31 de agosto de 2016

Reminiscencias de cuarenta y tres años en la India

George Saint Patrick Lawrence (1804-1884) fue un oficial del Ejército indio-británico que prestó servicio en la primera guerra anglo-afgana (1839-1842), la segunda guerra anglo-sije (1848-1849) y el motín de la India (también conocido como la Rebelión de los Cipayos) entre 1857 y 1858. Durante la fase inicial de la primera guerra anglo-afgana, Lawrence fue asistente político y, luego, secretario militar de sir William Macnaghten, el enviado británico en Afganistán. Cuando el emir afgano Dost Mohammad Khan se rindió ante Macnaghten en noviembre de 1840, Lawrence reemplazó al líder afgano hasta que este se exilió a la India. Lawrence fue uno de los tres oficiales que acompañaron a Macnaghten a su funesta reunión con el general afgano Akbar Khan. Tras el asesinato de Macnaghten en diciembre de 1841, Lawrence fue tomado de rehén y permaneció en cautiverio durante ocho meses y medio. Su mala salud lo obligó a volver a Inglaterra en 1843, pero regresó a la India tres años después. Fue designado funcionario político adjunto en el Punyab, a cargo del importante distrito de Peshawar. Durante la segunda guerra anglo-sije, las tropas de Lawrence, compuestas principalmente por soldados sijes, cambiaron de bando, y Lawrence terminó prisionero del general sije Chattar Singh. Lawrence permaneció cautivo durante cinco meses y medio. Reminiscencias de cuarenta y tres años en la India es el relato que Lawrence hace de estos eventos, compilados a partir de sus cartas y de los diarios de William Edwards, juez en la administración pública de Bengala. La obra consta de 21 capítulos; de ellos, los 16 primeros giran en torno a los acontecimientos de la primera guerra anglo-afgana. Los capítulos 17-19 narran los sucesos de la segunda guerra anglo-sije. Los dos capítulos restantes hablan sobre la Rebelión de los Cipayos y terminan con la recaptura de la ciudad de Kotah (o Kota, la India) a manos de insurgentes en marzo de 1858. El libro se publicó en Londres en 1874.

Viaje a Turkmenistán y Jiva en 1819 y 1820

Nikolai Nikolaevich Muravʹev (1794-1866) fue un oficial y estadista ruso que dirigió una misión imperial a la costa oriental del mar Caspio y al kanato de Jiva entre 1819 y 1820. En esa época, era capitán del Estado Mayor del Ejército Imperial Ruso y estaba acompañado por el mayor Ponomarev, el comandante de Ganyá (en Azerbaiyán). El objetivo de la misión era asegurar las rutas comerciales de la región con Rusia. El general Aleksiei Petrovich Ermolov, el poderoso comandante del Cáucaso que ordenó la misión, imaginaba el establecimiento de un puerto comercial ruso en la costa este del mar Caspio. La misión partió de Tiflis, Georgia, el 17 de junio de 1819 y viajó por tierra a Bakú en la costa occidental del Caspio, donde una corbeta, un buque mercante y más tropas estaban a la espera. Las embarcaciones llegaron a la bahía de los Balcanes (hoy Kara Bogaz, Turkmenistán) en septiembre. Desde allí, Muravʹev continuó su recorrido por tierra hasta Jiva (hoy en Uzbekistán), donde pensaba reunirse con el kan, Muhammad Rahim. Sin embargo, no se le permitió entrar a la ciudad y quedó detenido durante 48 días. Una vez liberado, pudo regresar a su embarcación. Acompañado por dos enviados jivanos, Muravʹev navegó para encontrarse con sus hombres y llegó a Bakú en diciembre. El general Ermolov los recibió el 17 de enero de 1820. Voyage en Turcomanie et à Khiva (Viaje a Turkmenistán y Jiva) es el relato que hizo Muravʹev de su misión. El libro se divide en dos partes. En la primera, Muravʹev relata el viaje a la bahía de los Balcanes, la posterior expedición por tierra hasta Jiva y el regreso a Tiflis. Esta parte incluye copias de las cartas que el general Ermolov y el mayor Ponomarev le enviaron al kan de Jiva. La segunda parte es una descripción general del territorio de Jiva, su economía y sus fuerzas militares, y un relato de la guerra civil en el kanato. El libro también contiene un catálogo en latín de los animales de Asia central, notas que describen a los habitantes de la región y un mapa de la ruta que se extiende entre Tiflis y Jiva trazado por Muravʹev. G. Lecointe de Laveau tradujo el libro del ruso, que se publicó en París en 1823.

Un nuevo relato sobre la India oriental y Persia en ocho cartas. Nueve años de viajes, que comenzaron en 1672 y terminaron en 1681

John Fryer (circa 1650-1733) fue un viajero y escritor británico. Tras estudiar medicina en la Universidad de Cambridge, viajó a la India. Allí, trabajó primero como cirujano para la Compañía de las Indias Orientales, con la que su familia tenía muy probablemente algún tipo de conexión. Partió de Inglaterra en diciembre de 1672 y no regresó hasta agosto de 1682. Un nuevo relato sobre la India oriental y Persia en ocho cartas. Nueve años de viajes, que comenzaron en 1672 y terminaron en 1681 es el relato que Fryer hace de su estancia en Oriente. La obra está organizada en ocho cartas, la mayoría de las cuales se divide en capítulos. La primera misiva gira en torno al pasaje a la India. La segunda, tercera y cuarta cartas describen los días de Fryer en territorio indio. La quinta misiva es la más extensa y narra la estancia de Fryer en Persia, y ofrece descripciones detalladas de la capital safávida de Isfahán, Shiraz, y las ruinas de la antigua ciudad de Persépolis. La sexta carta está dedicada al regreso de Fryer a la India y a sus días en las ciudades de Bharuch, Baharampur y Surat, en lo que hoy es la India occidental. La séptima misiva aborda sucesos generales y observaciones, mientras que la octava narra el viaje de regreso a Inglaterra a través del cabo de Buena Esperanza y la isla Ascensión, Santa Elena y las Azores. La obra brinda abundantes detalles sobre la historia natural y es especialmente valiosa, ya que caracteriza la práctica de la medicina en Persia y en la India, lo que refleja la formación médica de Fryer. Los escritos de Fryer son famosos por la intensa curiosidad que reflejan y por sus observaciones sobre la geología, la meteorología y otros campos científicos. También describe la vida y las costumbres de los pueblos minoritarios de Persia, como los gabrs (zoroastrianos), los armenios, los georgianos y los judíos, y ofrece una perspectiva sobre las actividades de las potencias europeas rivales (portugueses, holandeses y franceses) en los países que visitó.