31 de agosto de 2016

Historia de la poesía otomana

Elias John Wilkinson Gibb (1857-1901), orientalista de origen escocés, nació y estudió en Glasgow. Tras sus estudios de árabe y persa, se interesó por la lengua y la literatura turcas, en especial, por la poesía y, en 1882, publicó Poemas otomanos traducidos en verso al inglés, guardando su forma original. Esta obra fue la antesala del clásico que aquí se presenta, Historia de la poesía otomana, que se publicó en Londres entre 1900 y 1909, en seis volúmenes. Gibb murió de fiebre escarlatina en Londres a los 44 años, y solo el primer volumen de su obra maestra apareció antes de su muerte. Su familia confió a su amigo Edward Granville Browne (1862-1926), un distinguido orientalista por derecho propio que había realizado un estudio especial sobre el babismo, la tarea de publicar de forma póstuma los cinco volúmenes restantes. Browne caracteriza la obra como «uno de los estudios críticos más importantes, sino el más importante, sobre literatura mahometana producido en Europa durante los últimos 50 años». En el primer volumen, Gibb ofrece una prolongada y convincente introducción sobre la temática. En ella, sostiene que la poesía otomana a menudo ascendió y decayó al ritmo del poder otomano. Divide a la poesía otomana en dos grandes escuelas: la antigua o asiática (circa 1300-1859), que, en general, se caracterizó por su deferencia de las influencias persas; y la nueva o europea (a partir de 1859), que recibió influencias de la poesía francesa y del resto de Occidente. Según Gibb, la escuela antigua o asiática atravesó cuatro períodos: uno de formación (1300-1450), otro en el que las obras adoptaban el modelo del poeta persa Jami (1450-1600), uno dominado por la influencia de los poetas persas Urfi Shirazi y Saʼib Tabrizi (1600-1700), y otro de incertidumbre que se extendió hasta 1859. La posterior escuela europea fue inaugurada por Ibrahim Sinasi (1826-1871), que en 1859 produjo una pequeña pero trascendental colección de poesía francesa traducida en verso al turco. La influencia de esta colección fue muy amplia, al punto de cambiar por completo el rumbo de la poesía otomana. Gibb es conocido por sus traducciones magistrales, que, de manera brillante, comunican al inglés tanto el sentido como la forma de la poesía otomana, persa y árabe. Durante casi un siglo tras su muerte, un fideicomiso de la familia financió la Serie en Memoria de Gibb, compuesta de ediciones y traducciones al inglés de textos en árabe, persa y turco.

Gobierno británico en la India: la historia de los virreyes y las Casas de Gobierno

George Nathaniel Curzon (1859-1925) fue un político, viajero y escritor británico que se desempeñó como virrey de la India de 1899 a 1905 y como secretario de Relaciones Exteriores entre 1919 y 1924. La obra, titulada de forma algo confusa como Gobierno británico en la India: la historia de los virreyes y las Casas de Gobierno, fue uno de los últimos libros que escribió Curzon. Lo terminó tras renunciar a su puesto en el Ministerio de Relaciones Exteriores en enero de 1924 y fue publicado de forma póstuma. Editado en dos volúmenes, es un estudio de Calcuta, la capital de la India británica entre 1772 y 1911, y la sede de los gobernadores y virreyes que representaban a la Compañía Británica de las Indias Orientales y, luego, al Gobierno británico, de principios del siglo XVIII a comienzos del XX. Tal como Curzon afirma en el prefacio, su idea de escribir el libro se remontaba a sus días en la India, cuando tomó la decisión de escribir la historia de la Casa de Gobierno, que había acogido a los gobernantes de la India durante exactamente un siglo. La describe como «ese edificio señorial y, por lejos, la mejor de las sedes gubernamentales del Imperio, cuyo diseño se inspira en mi propia casa de Kedleston, en Derbyshire». Además de ser un estudio de la Casa, el libro contiene notas y observaciones sobre virreyes y gobernadores tales como Robert Clive, Warren Hastings y lord William Bentinck. El último capítulo del primer volumen, titulado «Convenciones, ceremonias y entretenimiento», es una descripción general muy interesante de la vida ceremonial en la residencia del virrey, que combinaba tradiciones británicas e indias. Otros capítulos giran en torno al famoso Agujero Negro de Calcuta o mencionan brevemente acontecimientos históricos importantes, como el motín de la India y las guerras anglo-afganas.

Comentario del padre Monserrate, de la Compañía de Jesús, sobre su viaje a la corte de Akbar

Antonio Monserrate (1536-1600) fue un sacerdote portugués que emprendió, junto con el padre Rodolfo Acquaviva y el padre Francisco Enríquez, la primera misión jesuita a la corte del emperador Akbar (1542-1605; reinó entre 1556 y 1605), también conocido como Akbar el Grande. Monserrate partió de Goa el 17 de noviembre de 1579 y llegó a Fatehpur Sikri, la capital del Imperio mogol, el 4 de marzo de 1580. Akbar, quien había invitado a los misioneros, los recibió cordialmente en la corte. Muy pronto, el padre Monserrate fue designado tutor de Murad, el segundo hijo del emperador. También acompañó a Akbar en su expedición militar a Kabul en 1581. Llegó hasta Peshawar con el emperador y hasta Jalalabad con la retaguardia del Ejército mogol. Monserrate permaneció en la corte de Akbar hasta abril de 1582, cuando regresó a Goa. Aquí se presenta la traducción al inglés de Commentarius, de Monserrate, un relato de sus días en la corte mogola. Comenzó a escribirlo poco después de haber regresado a Goa y lo terminó en diciembre de 1590, mientras era prisionero de los turcos en Arabia. El texto de la obra nunca fue enviado a Europa, pero, de alguna manera, llegó a Calcuta, donde fue descubierto a principios del siglo XX. La Sociedad Asiática de Bengala publicó por primera vez la versión en latín en 1914. La narrativa de Monserrate es una fuente primaria importante para el estudio de Akbar y su corte e imperio. En particular, es de gran valor el detallado informe del Ejército mogol y su composición y organización. Monserrate describe a Akbar como un hombre físicamente imponente—«con un aspecto apropiado a su dignidad real, por lo que se puede reconocer fácilmente, incluso a primera vista, que él es el rey»—, accesible para sus súbditos y un gran mecenas de la educación. Afirma que el emperador adquiría conocimientos gracias a los manuscritos que le leían, ya que no sabía leer ni escribir. El sacerdote terminó su manuscrito con 23 páginas de información sobre los antepasados de Akbar, que se remontaban a Gengis Kan y a Tamerlán. Sin embargo, los editores consideraron que estos pasajes no eran pertinentes ni reflejaban de forma fidedigna el paso de Monserrate por la corte, y los relegaron a un apéndice.

Afganistán: una tierra antigua con costumbres modernas

Afganistán: una tierra antigua con costumbres modernas fue publicado por el Ministerio de Planificación del Real Gobierno de Afganistán en 1961 para ofrecer, como se indica en el prólogo, un «panorama de la ‘escena afgana’ pasada y presente». El libro retrata una Afganistán dinámica y en proceso de modernización, cuyo pueblo y Gobierno están «decididos a recuperar el tiempo perdido» tras un largo período, que se dice que comenzó a principios del siglo XIX, cuando la suerte del país «se vio en dificultades» y «las esperanzas y aspiraciones de su pueblo varias veces encontraron consuelo únicamente en guerras sucesivas, costosas y sangrientas en pos de la independencia». El libro está escrito en inglés y en pastún, e incluye capítulos breves y bien ilustrados sobre la geografía, la cultura, la historia, el pueblo, el desarrollo social, la economía, el sistema de gobierno y los asuntos internacionales del país. El énfasis está puesto tanto en el desarrollo —la construcción de carreteras, aeropuertos, universidades, puentes y otras formas de infraestructura— como en la educación y la capacitación de la fuerza laboral. Las mujeres están descritas como miembros activos de la sociedad y de la economía, trabajadoras y consumidoras. La sección sobre asuntos internacionales destaca la situación de Afganistán como miembro del grupo de naciones no alineadas e incluye fotografías que muestran al rey Mohammed Zahir Shah, al primer ministro Mohammed Daoud y al ministro de Asuntos Exteriores Sardar Mohammed Naim con los líderes de China, Egipto, Turquía, lo que entonces era la Unión Soviética, los Estados Unidos y otros países. La obra concluye de la siguiente manera: «El esfuerzo y la tensión de los acontecimientos históricos han unido al pueblo afgano con el solo propósito de eliminar las deficiencias del presente, que hemos heredado del pasado. Afganistán tiene esperanzas en su futuro, pero su optimismo es cauteloso».

Viaje al norte de la India, por tierra desde Inglaterra, a través de Rusia, Persia y Afganistán

El capitán Arthur Conolly (1807-circa 1842) fue un oficial de inteligencia de la Compañía Británica de las Indias Orientales. Después de haber asistido brevemente al Rugby School y al Seminario Militar Addiscombe en Inglaterra, en 1823, partió a la India y se alistó como cadete en el sexto regimiento ligero nativo de Bengala. Tras estar de baja por enfermedad en Inglaterra, en 1829, Conolly obtuvo permiso para regresar a la India por vía terrestre, a través de Rusia y Asia central. Aquí se presenta Viaje al norte de la India, por tierra desde Inglaterra, a través de Rusia, Persia y Afganistán, el relato que hace Conolly de su travesía, editado en dos volúmenes. Conolly viajó de Inglaterra a San Petersburgo en barco y, desde allí, recorrió por tierra Rusia y la región del Cáucaso. Finalmente, arribó a Herat, Afganistán, en septiembre de 1830 y a la India en enero de 1831. Conolly describe los incidentes de su expedición, como su intento fallido de viajar disfrazado por el kanato de Jiva, y hace observaciones de las poblaciones suníes y chiitas musulmanas de la región. La expedición de Conolly fue una misión de reconocimiento llevada a cabo en el contexto de la creciente rivalidad geopolítica entre el Imperio británico y el ruso por el control de Asia central. De hecho, se le atribuye a Conolly haber acuñado la frase «Gran Juego» para describir esta rivalidad. Posteriormente, Conolly intentó unir a los kanatos de Bujará, Jiva y Kokand, que estaban enfrentados, para contrarrestar la invasión rusa en la India británica. En 1841, se dispuso a rescatar al coronel Charles Stoddart, un oficial británico que había sido encarcelado por el emir de Bujará. Los dos hombres terminaron en prisión y, un año más tarde, fueron decapitados en una plaza pública frente a la Fortaleza del Arca de Bujará.

Suplemento de la historia general de los hunos, los turcos y los mongoles

Muhammad Yusuf ibn Khawajah Baqa fue un historiador y munshi (secretario de la corte) en actividad a mediados del siglo XVII y comienzos del siglo XVIII en la corte de Muqim Khan, el kan de Balkh (reinó circa 1702-1707), en el norte de lo que hoy es Pakistán. Munshi Muhammad Yusuf es famoso por su Taz̲kirah-ʼi muqīmʹkhānī (Historia de Muqim Khan), una crónica de la historia política, cultural y social de Transoxiana durante los reinados de los shaybánidas (circa 1500-1599) y sus sucesores, los astracánidas (circa 1599-1747), ambas dinastías turco-mongolas. Esta región, que los griegos y los romanos conocían como Transoxiana (Tierra más allá del Oxus), y los árabes, como Ma waraʼ al-nahr (Tierra más allá del río), abarcaba aproximadamente lo que hoy son Tajikistán, Uzbekistán, el sudoeste de Kazajstán y el sur de Kirguistán. Supplément à l'histoire générale des Huns, des Turks et des Mogols (Suplemento de la historia general de los hunos, los turcos y los mongoles) consta de dos comentarios sobre la Taz̲kirah, de Munshi Muhammad Yusuf. El primero, en francés, habla sobre la Taz̲kirah y consta de una introducción y tres partes. El segundo comentario, Tuḥfat azhār al-tadhkirat al-muqīmiyah li ṭullāb ʻilm al-lughati al-fārisiyah (Ramillete de fuentes de referencia de la historia de Muqim Khan para los estudiantes de la lengua persa), está escrito en persa (aunque su título está en árabe) y resume las fuentes históricas utilizadas en el primer comentario. El autor de ambos comentarios es Joseph Senkowski (1800-1858), más conocido como Osip Ivanovich Senkovskii, un orientalista ruso-polaco. Senkowski, profesor de la Universidad Imperial de San Petersburgo, fue famoso por las parodias sobre sus colegas orientalistas y por los fantásticos cuentos que escribió y publicó bajo el seudónimo de barón Brambeus. La introducción del primer comentario analiza la Taz̲kirah y el método de Senkowski. Cada una de las tres partes están dedicadas a diferentes personas: los shaybánidas, los astracánidas y el gobernante de Bujará, ‘Ubaydullah Khan (reinó entre 1702 y 1711). El segundo comentario es un resumen de las biografías de varios gobernantes, compiladas por Senkowski. No está claro si los «estudiantes» que menciona en el título son los suyos; en ese caso, el comentario podría ser un libro de texto. El Suplemento fue publicado por la Academia Imperial de Ciencias de San Petersburgo en 1824.