27 de julio de 2016

El sur de Afganistán y la frontera noroeste de la India

El sur de Afganistán y la frontera noroeste de la India es un panfleto que está compuesto por dos obras distintas: «El sur de Afganistán. La ruta Tal-Chotiali», y un documento titulado «La frontera noroeste de la India». La primera obra es una reimpresión de dos artículos que aparecieron originalmente en la Army and Navy Magazine y que argumentan la importancia de la ruta entre Tal y Chotiali como una conexión entre el sur de Afganistán y la India británica. El autor, Griffin W. Vyse, aboga por la presencia permanente de las tropas británicas en Tal (hoy en Pakistán), a fin de controlar el extremo oriental de esta ruta, que se extiende desde la India hasta Kandahar, pasando por Pishin. Vyse se había desempeñado como ingeniero de campo en una parte de la fuerza de campo de Tal-Chotiali, en el sur de Afganistán, durante la segunda guerra anglo-afgana (1878-1880). Basa sus argumentos en la información que obtuvo durante su servicio. Comienza con un análisis general de los pasos entre la India y Afganistán, y señala que, hasta muy recientemente, los escritores europeos solo conocían tres pasos: Jáiber, Gumal y Bolán. Indica la existencia de numerosos pasos adicionales (que incluyen 92 solo en la frontera entre Afganistán y Beluchistán) y sostiene que la ruta entre Tal y Chotiali es la más importante. La obra contiene un análisis detallado de la geografía de la región con variadas referencias históricas sobre las rutas tomadas por los líderes militares para cruzar las montañas que separan Afganistán de la India, que se remontan a la época del emperador Babur en 1505. El segundo ensayo es un ataque encarnizado a la importancia que la política británica le asignaba a los distritos de la frontera del noroeste que, según Vyse, eran mucho más pobres y más difíciles de controlar que el sur de Afganistán y Beluchistán. El panfleto está subtitulado «Una refutación a los errores cometidos en el Parlamento» y tiene una dedicatoria para el marqués de Hartington, secretario de Estado de la India. Contiene un gran croquis desplegable trazado por Vyse, que muestra el sur de Afganistán y el norte de Beluchistán, así como la ruta entre Tal y Chotiali.

Inglaterra y Rusia en Asia central

Demetrius Charles Boulger (1853-1928) fue un orientalista británico que escribió de forma prolífica, en especial, sobre cuestiones relacionadas con el Imperio británico. Junto con sir Lepel Henry Griffin (1838-1908), un funcionario británico en la India, fundó la Asiatic Quarterly Review, que también editó durante un tiempo. Aquí se presenta Inglaterra y Rusia en Asia central, una obra de Boulger compuesta en dos volúmenes, que fue publicada en 1879, durante la segunda guerra anglo-afgana (1878-1880). Boulger era un imperialista irredento con contundentes opiniones en contra de Rusia. En este libro, predice una «inminente» guerra anglo-rusa que, según su opinión, Gran Bretaña debía emprender en un momento en el que todavía era «fuerte como para resolver la cuestión de Asia central totalmente a [su] favor». El primer volumen está dedicado, en gran medida, a los aspectos relacionados con Rusia. Sus 11 capítulos abarcan temáticas tales como las últimas exploraciones rusas en Asia central, el Amu Daria, el Gobierno ruso de Turkestán, la fuerza militar rusa en Asia central y las relaciones de Rusia con Jiva y Kokand, Bujará y Persia. Este volumen tiene siete apéndices que contienen documentos oficiales, como los textos de los tratados celebrados por Rusia con los kanatos de Jiva y Bujará. Al final del primer volumen, se incluye el mapa oficial ruso «más reciente» de Asia central. El segundo volumen abarca cuestiones relacionadas principalmente con Gran Bretaña y la India británica. Cuenta con diez capítulos que tratan cuestiones tales como las recientes exploraciones británicas en Asia central, el Ejército anglo-indio, Afganistán, e Inglaterra y Persia. En el último capítulo, «La rivalidad de Inglaterra y Rusia», se resumen las disputas más importantes y se advierte acerca de las intenciones rusas. Dos apéndices contienen los textos de los tratados de Gulistán y Turcomanchai, que Rusia le impuso a la Persia kayar en 1813 y en 1828 respectivamente. Un tercer apéndice, titulado «Una opinión francesa sobre Inglaterra y Rusia en Asia central», contiene un análisis de la situación estratégica en la región, que fue publicado por el influyente diario francés Le Journal des débats en la primavera de 1878. Al comienzo del segundo volumen, también hay un mapa desplegable de Persia y Afganistán. Al final, la guerra anglo-rusa que Boulger predijo nunca se concretó, ya que Rusia nunca amenazó seriamente a la India. Además, eventos posteriores como la guerra ruso-japonesa (1904-1905), la Primera Guerra Mundial y la Revolución rusa hicieron que ambas potencias se concentraran en otras regiones.

La cuestión afgana

La cuestión afgana es un panfleto que contiene el texto de un discurso pronunciado por George Thomas Baring, primer conde de Northbrook (1826-1904), en Winchester, Reino Unido, el 11 de noviembre de 1878. Northbrook, un prominente político liberal, fue virrey de la India desde 1872 hasta 1876. Se oponía a las opiniones provenientes de Londres, expresadas cada vez con más vehemencia: se decía que la expansión rusa en Asia central debía ser contrarrestada por Gran Bretaña, a fin de asegurar los accesos al noroeste de la India, incluso a través de la posible expansión a Afganistán. En el discurso, Northbrook repasa la historia de la política británica en Afganistán desde 1840 y el final de la primera guerra anglo-afgana en 1842, y, en particular, hace una cronología de su propia política como virrey, que implicaba no presionar para que se estableciera una misión residente británica en Kabul ni insistir con que el gobernante de Afganistán debía recibir a oficiales británicos en su corte. A continuación, examina la controversia que había surgido en el verano de 1878, cuando en Londres se supo que una misión rusa había llegado a Kabul el 22 de julio. Las autoridades británicas inmediatamente decidieron enviar una misión propia a la capital de Afganistán, pero, el 21 de septiembre, funcionarios afganos les negaron la entrada al país en el paso Jáiber. Los británicos lanzaron un ultimátum con ciertas exigencias al gobernante de Afganistán, el emir Ali Sher Khan. De no cumplirse, iniciarían un conflicto armado el 20 de noviembre. Northbrook critica al Gobierno por hacer poco para determinar la intención de los rusos y de los afganos, por no entablar una comunicación adecuada con el emir y por utilizar la controversia en torno a las misiones como pretexto para librar una guerra. Termina su discurso preguntando «si la guerra es justa y si es necesaria» y concluye con las siguientes palabras: «Dada la actual información, de dominio público, se me hace imposible pronunciar una opinión decidida o positiva». Northbrook siguió siendo crítico con respecto a la guerra y, cuando los liberales volvieron al poder bajo el gobierno de William Gladstone en abril de 1880, abogó por la retirada completa y rápida de las tropas británicas de Afganistán.

Historia de la guerra en Afganistán, desde su inicio hasta su conclusión

Historia de la guerra en Afganistán, desde su inicio hasta su conclusión es una narración de la primera guerra anglo-afgana (1839-1842). El libro se basa en el diario y las cartas de un alto oficial británico cuyo nombre se desconoce, que supuestamente prestó servicio durante muchos años en el Ejército británico en la India. El libro, publicado en Londres en 1843, fue editado por Charles Barnes Nash (1815-1892), un abogado británico que tuvo una participación activa en los asuntos de las empresas públicas británicas. Se compone de 14 capítulos y comienza con una descripción general del país y de sus habitantes, y una historia del Imperio durrani (1747-principios del siglo XIX), el estado precursor de la Afganistán moderna. La guerra comenzó cuando los británicos emprendieron una invasión que buscaba derrocar al gobernante afgano, el emir Dost Mohammad Khan, y reemplazarlo por el sah Shujāʻ, un antiguo gobernante que supuestamente apoyaba a Gran Bretaña. Al principio, los invasores tuvieron éxito. Invistieron al sah Shujaʻ con el cargo de gobernante de Jalalabad y obligaron a Dost Moḥammad a huir del país. Pero este regresó a Afganistán en 1841 para liderar un levantamiento contra los invasores y contra el sah Shujaʻ. La rebelión obligó a las tropas británicas, que luego fueron aniquiladas por tribus afganas, a retirarse hacia la India. El conflicto bélico resultó inútil, ya que Dost Mohammad volvió a gobernar Afganistán. Historia de la guerra en Afganistán, desde su inicio hasta su conclusión relata las fases de la guerra en orden cronológico, desde la declaración de guerra en Simla, en la India británica, hasta la completa retirada británica de Afganistán en octubre de 1842.

Inglaterra y Rusia en Oriente

Henry Creswicke Rawlinson (1810-1895) fue un erudito y diplomático británico, más conocido por sus contribuciones al campo de la asiriología. En 1827, entró al servicio de la Compañía de las Indias Orientales, donde se desempeñó en varios puestos. Entre 1833 y 1839, participó de la reorganización del Ejército persa, y en 1843, fue nombrado funcionario político de la Compañía de las Indias Orientales en la Arabia turca. Luego, ocupó el cargo de cónsul general en Bagdad, donde, además de sus funciones oficiales, participó en expediciones arqueológicas y trabajó para descifrar tablillas cuneiformes en acadio. Volvió a Inglaterra en 1856, y en 1858, fue electo miembro del Parlamento como representante por el Partido Conservador. Fue brevemente embajador británico en Persia, donde se distinguió por su actitud inflexible con respecto a Rusia, a la que consideraba una amenaza creciente para la seguridad de la India británica y para los intereses británicos en la región. Inglaterra y Rusia en Oriente, publicado en 1875, es una colección de cinco ensayos de Rawlinson sobre asuntos persas, afganos y de Asia central. Tres de los ensayos son reimpresiones de artículos aparecidos en Calcutta Review y en Quarterly Review, mientras que los dos restantes fueron escritos para este volumen. Rawlinson pone énfasis en la evidente amenaza rusa y sostiene que «en el caso de que se produzca un avance ruso sobre Herat, será indispensable para la seguridad de la India que retomemos nuestra ocupación militar en Afganistán occidental...». El cuarto capítulo de la obra, «Asia central», es la parte más académica y menos polémica del libro. Ofrece un panorama general de la geografía de toda la región, que Rawlinson define como situada «entre el Imperio ruso al norte y el Imperio británico-indio al sur, e incluso, quizás, una parte de la provincia persa de Jorasán al oeste y el Turquestán chino al este». Rawlinson brinda numerosos detalles acerca de la región, que obtuvo de las principales autoridades británicas, rusas, alemanas y francesas, así como del conocimiento que adquirió durante sus propios viajes y observaciones. Un apéndice contiene tratados regionales completos o extractos de tratados que datan de 1853-1874.

Recuerdos de la campaña en Kabul, 1879 y 1880

Recuerdos de la campaña en Kabul, 1879 y 1880 es un relato de primera mano de la segunda guerra anglo-afgana (1878-1880). El autor, Joshua Duke, era un oficial británico que trabajaba en el Servicio Médico de Bengala, ligado a «nuestro ejército nativo en la India». La guerra comenzó en noviembre de 1878, cuando Gran Bretaña, temerosa de ver lo que parecía ser una creciente influencia rusa en Afganistán, invadió el país desde la India británica. La primera etapa del conflicto terminó en mayo de 1879 con el Tratado de Gandamak: este permitía a los afganos mantener la soberanía interna, si bien los obligaba a ceder a los británicos el control de la política exterior. La lucha se reanudó en septiembre de 1879, después de un levantamiento antibritánico en Kabul que causó la muerte de sir Louis Cavagnari, el enviado británico residente en Kabul a cargo de negociar el Tratado de Gandamak, y de casi todos los soldados británicos residentes. La fuerza de campo de Kabul, comandada por el general sir Frederick Roberts y compuesta por regimientos del Ejército británico y del Ejército indio, fue enviada a Kabul para restablecer el orden y vengarse. Recuerdos de la campaña en Kabul ofrece un vívido testimonio de los principales incidentes de la guerra. Entre ellos, se destacan el sangriento asedio al acantonamiento de Sherpur en diciembre de 1879, cuando las fuerzas afganas lanzaron un ataque sobre las fuerzas anglo-indias que casi resultó exitoso; la marcha desde Kabul hasta Kandahar en agosto de 1880, y la decisiva batalla de Kandahar, que puso fin a la guerra en septiembre de 1880. Además de su narrativa de las operaciones militares, Duke proporciona su perspectiva como oficial médico. Por ejemplo, cuenta cómo las fuerzas afganas trataban las heridas con métodos tradicionales. La obra está ilustrada con una fotografía de Roberts en la portada, y contiene mapas y dibujos de importantes batallas y fortalezas. El apéndice incluye una explicación resumida de las causas de las dos guerras anglo-afganas, el texto completo del Tratado de Gandamak y copias de la correspondencia entre las autoridades rusas y afganas, que los británicos encontraron durante la ocupación de Kabul.