27 de julio de 2016

La historia de la India británica

James Mill (1773-1836) fue un escritor y filósofo político de origen escocés, a quien también se conoce por ser el padre del filósofo y economista John Stuart Mill (1806-1873). Estudió en la Universidad de Edimburgo, obtuvo una licencia como ministro presbiteriano y trabajó cierto tiempo como predicador itinerante. En 1802, se trasladó a Londres, donde comenzó una carrera como escritor de panfletos, artículos y, finalmente, libros. En 1806, comenzó a escribir su obra monumental, La historia de la India británica, que publicó en 1817. Mill nunca había viajado a la India y desconocía todas las lenguas de ese lugar. Su objetivo era recolectar, leer y evaluar la gran cantidad de documentación escrita que existía sobre la India en idiomas europeos, con el objeto de producir una «historia crítica» exhaustiva —una que ofreciera juicios tanto de los eventos tratados como de las pruebas en las que se basaba el conocimiento de estos eventos—. La obra, de tres volúmenes, está organizada en seis libros. El primero se ocupa de las interacciones iniciales entre Gran Bretaña y la India, desde el viaje que hizo el comerciante Robert Thorne al territorio indio en 1527 hasta el establecimiento de la Compañía de las Indias Orientales a principios de 1700. El segundo libro versa sobre la historia, la religión, la literatura y la cultura de la antigua India y la civilización hindú en particular. El tercero abarca la conquista islámica y su gobierno, desde las incursiones en el siglo IX hasta el Imperio mogol. Esta parte termina con un capítulo titulado «Una comparación entre el estado de la civilización con los conquistadores mahometanos de la India y el estado de la civilización con los hindúes». El cuarto, quinto y sexto libro se dedican a la expansión y la consolidación del poder británico en la India, y al gobierno de la Compañía de las Indias Orientales. La obra contiene un glosario de términos, un gran mapa desplegable titulado «Mapa de la parte oriental de Persia con Afganistán, Bactriana, Transoxiana, etc.» al comienzo del primer volumen, y un «Mapa de Indostán» desplegable al inicio del segundo libro. Este último mapa fue compilado y grabado por el cartógrafo londinense John Arrowsmith. La «historia crítica» de Mill es reconocida por sus estrictos juicios sobre la cultura y la civilización hindúes, a las que tildaba de «descorteses» y «atrasadas». A pesar de sus muchas limitaciones, La historia de la India británica fue la obra de referencia sobre la historia india durante gran parte del siglo XIX.

Turquestán: notas de un viaje por el Turquestán ruso, Kokand, Bujará y Gulja

Eugene Schuyler (1840-1890) fue un diplomático, explorador, autor y erudito estadounidense, y uno de los primeros extranjeros invitados por el Gobierno ruso a conocer los territorios recién conquistados en Asia central. En 1873, mientras se desempeñaba como secretario de la legación estadounidense en San Petersburgo, Schuyler hizo un viaje de ocho meses por tierras entonces poco conocidas para los forasteros. Recopiló gran cantidad de información geográfica, escribió relatos de sus viajes para la Sociedad Geográfica Nacional y redactó un extenso informe confidencial para el Departamento de Estado de los EE. UU. Criticaba el tratamiento de los rusos para con los tártaros pero, en lo demás, veía la presencia rusa en Asia central como benigna. Turquestán: notas de un viaje por el Turquestán ruso, Kokand, Bujará y Gulja es una obra de dos volúmenes que contiene el relato que hace Schuyler de sus viajes. El primer volumen comienza en la estepa rusa y el río Volga antes de continuar hacia el territorio de Asia central propiamente dicho, con capítulos sobre el Sir Daria, Taskent, la vida musulmana en esa ciudad, los bazares y el comercio, Samarcanda, el valle del Zarafshan y Khodjent (o Khujand, Tayikistán), y Qurama (una cadena de montañas que se sitúa en lo que hoy es Tayikistán y Uzbekistán). El segundo volumen completa los estudios geográficos de la región con capítulos sobre Kokand, Bujará, Issyk Kul (hoy en Kirguistán) y Semiretch (hoy Semirechye, Kazajstán), y Gulja (hoy en China), y termina con secciones sobre la administración rusa, la política exterior rusa en Asia y la campaña jivana de 1873, en la que Rusia conquistó el kanato de Jiva. Ambos volúmenes contienen apéndices con materiales suplementarios y traducciones de documentos importantes. Por ejemplo, al final del primer volumen, se menciona a los primeros hombres europeos y chinos de la época medieval en visitar Asia central y se ofrece un resumen de los relatos de sus viajes. El libro, publicado en los Estados Unidos y en Gran Bretaña en 1876, incluye ilustraciones, tres mapas y un índice detallado.

Persia y la cuestión persa

George Nathaniel Curzon (1859-1925) fue un político, viajero y escritor británico que se desempeñó como virrey de la India de 1899 a 1905 y como secretario de Relaciones Exteriores entre 1919 y 1924. De joven, viajó mucho y escribió varios libros inspirados en sus viajes, como Rusia en Asia central (1889), Persia y la cuestión persa (1892) y Problemas del Lejano Oriente (1894). Aquí se presenta Persia y la cuestión persa, una obra de dos volúmenes basada en los seis meses que Curzon pasó en Irán como corresponsal del Times, el periódico londinense, a finales de 1899. Tal como afirma en el prólogo, la intención del autor era producir «la obra de referencia en inglés» sobre el tema. Después de dos capítulos introductorios, los capítulos 3-12 documentan las visitas y las observaciones de Curzon sobre regiones del país, como el viaje desde Ashkabad (hoy Asjabad, Turkmenistán) hasta Irán y sus días en Quchan, Mashhad, Jorasán, Sistán, Teherán, entre otros lugares. El primer volumen termina con capítulos separados sobre el sah y la familia real, el Gobierno, las instituciones y las reformas, las provincias del noroeste, el Ejército y los ferrocarriles. El segundo volumen empieza con otros siete capítulos (19-25) que relatan los viajes del autor a diferentes partes del país, como Isfahán, Shiraz, Bushir (hoy Bushehr) y las provincias del este, sudeste y sudoeste. Los capítulos restantes (26-30) tratan sobre la Marina; el golfo Pérsico; los ingresos, recursos y productos elaborados; el comercio y los negocios; y las políticas británica y rusa en Persia. Para Curzon, la esencia de «la cuestión persa» era la rivalidad entre los Imperios ruso y británico por la influencia sobre Persia, tema que analiza en detalle en el capítulo final. Allí también se ocupa de «dos vecinos asiáticos» de Persia, Afganistán y el Imperio otomano, que «conservan grandes extensiones de un territorio que alguna vez estuvo dentro de los dominios persas». Curzon concluye la obra con una nota esperanzada respecto al futuro desarrollo del país, pero advierte que se requiere paciencia y que «los esquemas colosales en pos de la rápida regeneración de Persia (...) solo terminarán en fracasos». También repara en el papel dominante de las concesiones extranjeras: «El capital persa debe destinarse a la explotación de los recursos persas, porque el monopolio de la financiación en manos de extranjeros exalta la envidia e incita a la usurpación». El libro incluye ilustraciones y mapas.

Dieciocho años en el Jáiber, 1879-1898

Sir Robert Warburton (1842-1899) fue un oficial del Ejército británico que, durante 18 años, se desempeñó como funcionario político o guardián del paso Jáiber, el principal paso de montaña que conectaba los territorios que hoy son Afganistán y Pakistán. Nacido en Afganistán, era hijo de un oficial británico y su esposa, una mujer afgana de familia noble y sobrina del emir Dost Mohammad Khan. Warburton fue educado en Inglaterra; se desempeñó como oficial militar y desempeñó funciones oficiales en la India británica y en Abisinia (hoy Etiopía) antes de que se le asignara el puesto en el Jáiber en 1879. Hogar de los pastunes afridi (un pueblo ferozmente independiente que se resistía al control externo), el paso había sido sujeto a las inclemencias del bloqueo por parte de este pueblo o a los enfrentamientos entre las tribus de las montañas. Warburton es reconocido por haber mantenido la frontera libre de conflictos y el paso abierto, principalmente por medio de vías diplomáticas, y no por la fuerza. Gracias a su origen afgano y a que hablaba bien el persa y el pastún, pudo ganarse poco a poco la confianza de los miembros de las tribus, quienes, por tradición, desconfiaban profundamente de los extraños. En agosto de 1897, un mes después de que Warburton se había retirado, estallaron los conflictos entre los afridis, que ocuparon el paso durante varios meses. Warburton fue convocado nuevamente y participó en la expedición a Tirah entre 1897 y 1898, cuando las fuerzas anglo-indias volvieron a abrir el paso. Warburton estaba especialmente orgulloso del papel que había desempeñado en la expedición con los Rifles de Jáiber, una fuerza paramilitar integrada por miembros de la tribu afridi que él había reclutado y comandado. Dieciocho años en el Jáiber, 1879-1898 es el relato que hace de su educación y su carrera. Comprende prácticamente a todas las personas y todos los eventos que ocuparon un lugar en las relaciones entre Afganistán y la India británica durante el último cuarto del siglo XIX. Warburton regresó a Inglaterra a causa de problemas de salud de larga data. Murió antes de terminar el libro. La obra se publicó de forma póstuma y está ilustrada con una serie de impactantes fotografías y un detallado mapa desplegable del Jáiber.

Relato de un viaje a Kalât

El viajero y explorador Charles Masson (seudónimo de James Lewis) fue el primer europeo en reconocer el valor del patrimonio arqueológico de Afganistán. No se sabe mucho sobre su infancia. Nació en Londres en 1800, y no hay dudas de que recibió una buena educación, la que incluyó estudios de latín, griego y francés. Tras una pelea con su padre, en 1821, se alistó como soldado de infantería en el ejército de la Compañía de las Indias Orientales. Se embarcó con destino a Bengala a comienzos de 1822. En julio de 1827, desertó, cambió de nombre y viajó hacia el oeste para dejar atrás la jurisdicción británica. Después de haber vagado por Rajastán y el territorio sije independiente, cruzó hacia Afganistán a través del paso Jáiber. Durante la década siguiente, viajó ampliamente por todo Afganistán. También estuvo en Persia (hoy Irán) y en Sind (hoy Pakistán). En octubre de 1838, abandonó el país. Mientras vivía en Karachi, escribió un relato sobre sus investigaciones arqueológicas y terminó su Relato de varios viajes por Beluchistán, Afganistán y el Punyab, en tres volúmenes, que fue publicado en Londres en 1842. Durante la primera guerra anglo-afgana (1839-1842), a principios de 1840, intentó regresar a Kabul, pero quedó atrapado a causa del sitio y la insurrección en el kanato de Kalât (hoy Pakistán) y permaneció cierto tiempo encarcelado por espía. En enero de 1841, cuando fue liberado, Masson escribió Relato de un viaje a Kalât, que publicó en 1843 y que, a pesar de ser un libro separado, se lo considera el cuarto volumen de su obra anterior. Fue crítico de las políticas que condujeron a la primera guerra anglo-afgana (1839-1842) y, en su prefacio, describe la revuelta en Kalat como «la precursora de la catástrofe» de Kabul. La primera parte del libro narra en detalle la insurrección y su represión, así como la difícil experiencia que atravesó el propio Masson. La segunda mitad se titula «Memoria de Beluchistán oriental o los territorios del kan brahui de Kalat» y contiene secciones sobre la geografía, las tribus, el gobierno y la historia, las antigüedades y los dialectos, la economía, los usos y las costumbres, y la historia natural y la mineralogía de la región. El libro contiene un detallado mapa desplegable.

Un viaje al nacimiento del río Oxus

John Wood (1811-1871) fue un oficial de la Marina de la Compañía de las Indias Orientales, que fue llamado en 1836 a participar en la misión a Afganistán liderada por Alexander Burnes. Sus instrucciones indicaban que se debía «remontar el Indo desde su desembocadura hasta Attock, dado que así podía adquirirse un conocimiento más perfecto del río, ya sea que se usara para el comercio o para la guerra...». Avanzó aguas arriba hacia la región de Kunduz, Afganistán, y en febrero de 1838 descubrió lo que pensó que era el nacimiento del río Oxus (Amu Daria), situado en la cordillera del Pamir, en lo que calculaba se correspondía con las coordenadas 37°27’ Norte y 73°40’ Este (muy probablemente en lo que hoy es Tayikistán). Luego, Wood renunció a la Marina de la India como consecuencia de una disputa sobre la política británica en Afganistán y lo que él creía que era la ruptura de las garantías que había dado, de buena fe, a los afganos sobre las intenciones británicas. Un viaje al nacimiento del río Oxus es el relato de Wood sobre su expedición y descubrimientos, que se publicó por primera vez en 1841. Aquí se presenta la segunda edición, que apareció en Londres en 1872. Wood fue uno de los primeros europeos en visitar diversas regiones remotas de lo que hoy son Pakistán y Afganistán. La obra incluye observaciones sobre la topografía y la hidrología, el clima, la actividad económica, la religión, la política y la historia, y los diferentes grupos étnicos que encontró, como los uzbekos, los tayikos, los hazaras, los kirguises, los kafires, los kazajos, entre otros. Además, contiene numerosas anécdotas interesantes, como, por ejemplo, los encuentros con jefes locales que afirmaban ser descendientes de Alejandro Magno. Wood calculaba que, en un momento, su equipo había alcanzado los 14 400 pies (4389 metros) de altura sobre el nivel del mar y ofrece especulaciones sobre los efectos de la altitud en el cuerpo humano, que eran prácticamente desconocidos en esa época. La obra presenta un mapa desplegable del curso superior del Oxus y otro de la ruta recorrida por Wood aguas arriba, en el Indo.