29 de abril de 2016

Versos de Jami

Este fragmento caligráfico contiene versos compuestos por el famoso poeta persa Jami (fallecido en 1492 [897 d. H.]). Su nombre aparece en el panel horizontal inferior, que lleva la frase: «Jami no intenta buscar fama». Los versos de los dos registros diagonales, que aparecen en el panel de texto central, describen la unión mística con Dios: «Si tu deseo es conocerlo, dilo / Si necesitas algo de Dios, dilo / Cuando el místico [el “imbuido de éxtasis”] oyó el nombre del Señor / suspiró y se fundió en lo divino ante el recuerdo de Dios». Los versos están ejecutados en escritura nastaʻliq negra sobre papel marrón y están enmarcados por bandas de nubes sobre un fondo dorado. Los espacios libres entre los registros diagonales y el marco interno presentan iluminaciones en azul, dorado y negro. Uno de los bordes que enmarcan el panel de texto, pintado de blanco y dorado, contiene versos inscritos en registros independientes. El marco exterior es de color azul profundo y está decorado con flores blancas y rojas; está pegado a una hoja de papel más grande, de color rosado, decorada con flores doradas y un soporte de cartón. Este fragmento no tiene fecha ni firma. Sin embargo, parece haber sido producido en el siglo XVI o el XVII en Irán y luego agregado a un muraqqaʻ (álbum) de caligrafía.

Elogio a un gobernante

Este fragmento caligráfico contiene un naʼt (panegírico) persa de un rey, a quien describe como la sayah (sombra) de Dios en la Tierra. Los versos dicen: «Oh, Dios, Tú has mirado (hacia abajo) con misericordia / porque extiendes esta sombra al pueblo / Como un esclavo, busco tu bondad / Oh, Dios, Tú, Sombra Eterna». Los versos están realizados en escritura nastaʻliq negra sobre una hoja de papel de color beis y están enmarcados en nubes sobre un fondo pintado de dorado. En el extremo superior derecho, se observa una invocación a huwa al-hadi (Dios como guía), ejecutada en una escritura conocida como khatt al-taj (literalmente «escritura corona»), en la que las letras se entrelazan para formar diademas ornamentales. La escritura khatt al-taj es una invención caligráfica relativamente moderna que aparece, por lo general, en muestras producidas durante los siglos XIX y XX. En el extremo inferior izquierdo del panel de texto, el calígrafo firmó su obra con la siguiente inscripción: fidavi dargah Muhammad Husayn tab' namud (inscrito [producido] por el devoto esclavo en [tu] presencia [o corte], Muhammad Husayn). A pesar de que no hay otros registros, es posible que Muhammad Husayn haya sido un calígrafo activo en Irán o en la India a comienzos del siglo XX.

«Sarloh» (frontispicio) iluminado

Este frontispicio iluminado, de doble página, era la apertura de un texto que nunca se transcribió. Es probable que estuviera destinado a acompañar algún poema épico persa, como el Khamsah (Quinteto), de Nizami, o el Shāhnāmah (Libro de los reyes), de Firdawsi. También es posible que haya enmarcado las páginas introductorias de un texto histórico o de un tratado exegético. El diseño no se ajusta a la composición típica del comienzo del Corán, que suele incluir un medallón central para el primer capítulo, titulado «al-Fatihah» (La apertura). A la iluminación que aquí se muestra se la llama sarlawh o sarloh, que literalmente indica la presencia de una barra o un panel en la parte superior de una página. De hecho, el panel decorativo en la parte superior del lado derecho del folio está muy ornamentado, con remates entrelazados y volutas geométricas, sobre una base que alterna el tono azul, el dorado y el rojo. Inmediatamente debajo del sarloh, hay una orla rectangular dorada vacía, cuya función original era contener el título de la obra. Los márgenes de los folios están rodeados de vides con hojas y flores. Los tonos azul y rosa claros dan a la composición un aspecto iridiscente. Este tipo de iluminación, que combina rojos y azules, así como tonos más claros de azul y rosado, está presente en manuscritos persas del siglo XVIII. A diferencia de los motivos iluminados más antiguos, en los que se imponen los azules profundos y los negros, la paleta más clara de esta pieza revela algunas de las innovaciones en el color de los frontispicios iluminados tras el declive del estilo timúrida.

«Bayts» (versos) de poesía

Este fragmento caligráfico es un ejemplar único en las colecciones de la Biblioteca del Congreso, ya que no se utilizó tinta para su elaboración. En lugar de ello, el texto está ejecutado en un estilo conocido como khatt-i nakhani (caligrafía con uña). Conforme a esta técnica, se utiliza una uña o un estilete de metal para crear impresiones topográficas sobre una hoja de papel monocromática (por lo general, blanca). Si bien no se sabe mucho acerca de esta práctica caligráfica sin tinta, una serie de muestras firmadas y fechadas que se conservan en colecciones internacionales (por ejemplo, en la Biblioteca Pública de Nueva York, en el Museo Histórico de Berna, en Suiza, y en el Palacio de Golestán, en Teherán) demuestran que el khatt-i nakhani prosperó durante el siglo XIX en Persia (Irán). Entre 1849 y 1851, el calígrafo ʻAli Akbar Darvish produjo al menos tres álbumes para el gobernante kayar Nasir al-Din Shah, que reinó entre 1848 y 1896. Fajr-i Jahan, la hija del gobernante kayar Fath Ali Shah (que reinó entre 1797 y 1834), también dominó la técnica y creó un álbum de diez pinturas y caligrafías ejecutadas «con uña». Esta práctica kayar, posiblemente relacionada con la expansión de la litografía y de la imprenta, descarta las herramientas tradicionales, como la pluma de caña y la tinta, en favor de un enfoque más abstracto y experimental de la caligrafía. Este ejemplo particular de khatt-i nakhani en escritura nastaʻliq tiene un bayt (verso) de poesía en la segunda y en la cuarta línea, que está vinculado con dos tak bayts (versos simples) en la primera y en la tercera línea. Si bien no es sencillo descifrarlos, los versos describen el vagabundeo humano. La segunda y la cuarta línea dicen: «(Porque) un amigo me ha colocado una cuerda alrededor del cuello, / me arrastra a donde él desea». Mientras tanto, la primera y la tercera línea indican: «No tengo opción en mis viajes: / Él decide que mi hogar, a veces, sea la Kaaba y, otras, un monasterio».

La trampa del amor

Este fragmento caligráfico contiene una serie de versos poéticos escritos en sentido diagonal, horizontal y vertical en diferentes paneles de papel de color beis y dorado. En la parte superior y en la parte inferior, dos paneles dorados horizontales presentan los siguientes bayts (versos): «El cuerpo bajo (tus) prendas, / “está solo, no tiene igual”, ¡qué bello es!». El poema se vale del potencial simbólico de la expresión árabe que proclama la unidad de Dios («Él está solo y no tiene igual»), para describir la belleza divina del ser amado. En el panel de texto principal, una ruba’i (cuarteta) ejecutada en diagonal en escritura nastaʻliq negra y grande narra la humillación de la pasión salvaje del amor: «Llegaste cabalgando y tomaste mi corazón y mi cuerpo para ti / Cortaste la cuerda de la razón y la amarraste a la pasión del corcel / Ocultaba las lágrimas en mi túnica (y) súbitamente pasaste embriagándome (de amor) / Caí en desgracia; yo, con mi túnica húmeda, entre un centenar de túnicas puras». En el extremo inferior izquierdo del panel de texto principal, una pieza dorada en miniatura lleva la firma de un tal Muhyi, que asegura haber escrito el texto y pide perdón por sus pecados. Podría tratarse de Muhyi al-Din al-Khurasani o de Mawlana Muhyi, en actividad circa 1550-1600. Por lo tanto, es posible que este fragmento haya pertenecido a un muraqqaʻ (álbum) de caligrafía producido en Irán durante el período safávida.

Versos de Baba Tahir

Este fragmento caligráfico tiene varios extractos, tanto en prosa como en verso. En el panel central azul, los versos del poeta persa del siglo XI Baba Tahir describen su impotencia y su inferioridad: «Soy esa hormiga que sucumbe bajo el pie / No la abeja que hiere con su aguijón». Sobre el panel central y debajo de él, aparecen otros versos en persa y, en el panel vertical izquierdo, hay un registro que contiene una elaborada duʻaʼ (oración en prosa), mediante la que se desea prosperidad y felicidad a un rey. Los textos están ejecutados en escritura nastaʻliq negra sobre papeles de varios colores que han sido decorados con motivos en pintura dorada. Están recortados de forma individual y aparecen pegados en una sola composición. Los triángulos formados por la intersección de las diagonales del texto y los marcos rectangulares presentan iluminaciones en azul y dorado. El panel de texto está pegado sobre una hoja de papel más grande de color crema, que está ornamentada con detalles dorados, y tiene un soporte de cartón. Este fragmento no tiene fecha ni firma. Sin embargo, parece haber sido producido en los siglos XVI o XVII en Irán y agregado posteriormente a un muraqqaʻ (álbum) de caligrafía.