29 de abril de 2016

Oraciones para Nouruz (Año Nuevo)

Este panel caligráfico está ejecutado en escritura naskh (india) negra sobre un papel rosado decorado con nubes doradas, que está pegado a un soporte celeste. Está fechado en 1211 d. H. (1796-1797) y lleva la firma de Muhammad Bakhsh en el extremo inferior izquierdo. En el extremo superior derecho, hay una invocación a ʻAli, Ya ʻAli al-aʻala (Oh, ʻAli, el Grande), que indica que la obra surgió de un entorno chiita. La rubaʻi (cuarteta en pentámetro yámbico) que sigue dice: «Oh, Estrella de la Constelación del Destino (dotada) de buena fortuna / levántate y regocíjate porque el Año Nuevo ha llegado. / Cada promesa que la Fortuna te ha hecho / ahora está próxima, si estuvo (alguna vez) distante». Este poema le desea a un gobernante (apodado «Estrella de la Constelación del Destino») eterna buenaventura y el cumplimiento de los buenos augurios del Nouruz (Año Nuevo). Es muy probable que este Nouruz corresponda al equinoccio de primavera (21 de marzo), que marca el comienzo del calendario solar según se celebra en Irán y en partes de la India. Al parecer, este panel caligráfico se produjo con motivo de esa celebración, con el objeto de desear prosperidad a un mecenas en el año venidero.

Carta de un amigo

Este fragmento caligráfico es una carta que le escribe un hombre a su amigo. La carta comienza con cuatro bayts (versos) de un gazal (poema lírico) que aconseja a los hombres ser buenos y no involucrarse en siyah kar (malas acciones). Estas líneas están ejecutadas con letras más pequeñas en diagonal y están separadas en cuatro columnas. Luego, la carta continúa en sentido horizontal. El remitente se disculpa por no haber escrito en mucho tiempo. En medio de su misiva, incluye versos del Shāhnāmah, de Firdawsi, que tienen un tono escatológico y promueven el temor a Dios y al Día del Juicio. El texto está ejecutado en escritura shikasta-nastaʻliq negra y pequeña, sobre un trozo de papel color marrón claro, pintado de manera tal que parece papiro, corteza o bambú. El panel de texto está pegado directamente sobre una hoja de papel de color púrpura con un soporte de cartón. Si bien la carta no tiene firma ni fecha, parece haber sido escrita en Persia (Irán) durante el siglo XVII o el XVIII.

Inshaʼ

Este fragmento caligráfico pertenece a una serie de 22 inshaʼ (composiciones literarias o cartas) escritas por los calígrafos Mir Kalan, Khan Zaman (hijo de Khan Khanan), Qaʼim Khan, Lutfallah Khan y Mahabat Khan. A juzgar por la escritura (nastaʻliq india), una impresión de sello con la fecha 1113 d. H. (1701 o 1702 d. C.) y una carta que menciona la ciudad de Janpur en la India, estos escritos fueron ejecutados en la India durante el siglo XVIII. Además, si el calígrafo Mir Kalan fuera el reconocido pintor en actividad a mediados del siglo XVIII en Lucknow, cobraría más fuerza la teoría de que esta serie de caligrafías, que se conserva en las colecciones de la Biblioteca del Congreso, es un corpus de materiales producidos por varios autores que trabajaron activamente en la India durante ese siglo. Las caligrafías suelen estar ejecutadas en escritura nastaʻliq apresurada sobre papel blanco, con marcos azules y un soporte de cartón de color rosado o salmón. Se destacan por estar en bastante mal estado y, en muchos casos, están muy dañadas por la podredumbre y las manchas de agua. Algunas tienen garabatos en los márgenes, mientras que otras tienen impresiones de sellos que fueron cortadas y pegadas sobre los cartones. En la mayoría de los casos, la atribución a un calígrafo se escribe en la parte superior, precedida por la expresión raqamahu (escrito por) o khatt-i (la caligrafía de). En la parte superior del recto, este fragmento en particular lleva la atribución a Khan Zaman, «khatt-i Khan Zaman». En el marco horizontal inferior, aparece un fragmento de una impresión de sello en la que se pueden distinguir los siguientes nombres: Muhammad bin... Shah Ghazi... Khan Fadavi. La composición sobre el papel blanco es una carta del autor a su baradar-i mihraban-i man (estimado amigo o hermano), en la que acusa recibo de una misiva. A continuación, afirma que él y su familia están bien, pero que se siente decepcionado porque su amigo no puede reunirse con ellos. Por esta razón, le ruega que envíe a un vakil (agente) en su lugar. El verso de esta pieza presenta graves daños que han sido causados por el agua. No obstante, es posible leer la atribución a Khan Zaman en la parte superior. En el marco horizontal inferior, se observan un garabato y un trozo de papel blanco pegado. La composición central se parece a la misiva que se sitúa en el recto del fragmento. El autor se dirige a su querido amigo o hermano para comunicarle que lo echa de menos y que desea volver a verlo. Como no puede reunirse con él, le pide que consiga un vakalat (apoderado o representante) para que lleve a cabo una acción que no especifica.

Inshaʼ

Este fragmento caligráfico pertenece a una serie de 22 inshaʼ (composiciones literarias o cartas) escritas por los calígrafos Mir Kalan, Khan Zaman (hijo de Khan Khanan), Qaʼim Khan, Lutfallah Khan y Mahabat Khan. A juzgar por la escritura (nastaʻliq india), una impresión de sello con la fecha 1113 d. H. (1701 o 1702 d. C.) y una carta que menciona la ciudad de Janpur en la India, estos escritos fueron ejecutados en la India durante el siglo XVIII. Además, si el calígrafo Mir Kalan fuera el reconocido pintor en actividad a mediados del siglo XVIII en Lucknow, cobraría más fuerza la teoría de que esta serie de caligrafías, que se conserva en las colecciones de la Biblioteca del Congreso, es un corpus de materiales producidos por varios autores que trabajaron activamente en la India durante ese siglo. Las caligrafías suelen estar ejecutadas en escritura nastaʻliq apresurada sobre papel blanco, con marcos azules y un soporte de cartón de color rosado o salmón. Se destacan por estar en bastante mal estado y, en muchos casos, están muy dañadas por la podredumbre y las manchas de agua. Algunas tienen garabatos en los márgenes, mientras que otras tienen impresiones de sellos que fueron cortadas y pegadas sobre los cartones. En la mayoría de los casos, la atribución a un calígrafo se escribe en la parte superior, precedida por la expresión raqamahu (escrito por) o khatt-i (la caligrafía de). El recto de esta composición se atribuye a Qaʼim Khan, tal como lo indica la inscripción en la parte superior: «fa'la Qaʼim Khan pa[sar]...» (hecho por Qaʼim Khan, hijo de...). En el extremo inferior izquierdo, hay un pequeño garabato. La composición aparece sobre un papel con vetas blancas y azules, decorado con flores de color salmón. Comienza con una alabanza a Dios, huwa al-ʻaziz (Él es el Glorificado), seguida de dos bayts (versos) poéticos sobre el firaq (el dolor de la separación), compuestos por el gran poeta persa Hafiz (fallecido circa 1390). Luego, el autor afirma que recibir la carta de su amigo fue para él como recibir una flor. Aunque esta inshaʼ (carta) está repleta de expresiones adornadas y elaboradas, hacia el final, el escritor admite que fue «hararahu bi al-ʻajalah» (escrita de forma apresurada). Al igual que el recto de este fragmento, el verso se atribuye a Qaʼim Khan y presenta la misma inscripción en la parte superior. La composición aparece sobre una hoja de papel blanco decorada con destellos azules. Es una inshaʼ dirigida a un tal Navab Sahib (un título que respalda aún más el posible origen indio de esta correspondencia). El autor dice que está encantado de haber recibido la carta de Navab Sahib, que ha sido como una gul-i khush bu (flor de dulce perfume), y que está ansioso por verlo. Da las gracias a Navab Sahib por haber actuado de forma tan considerada y concluye con la promesa de no olvidar su bondad.

Capítulos 1 y 114 del Corán

Este fragmento caligráfico está ejecutado en delicada escritura shikasta (literalmente, «quebrada») e incluye la basmala (en el nombre de Dios) inicial y los suras (capítulos) 1 y 114 del Corán. En la parte superior, aparece el primer capítulo del Corán, titulado «al-Fatihah» (La apertura). Dice: «¡En el nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso! / Alabado sea Alá, Señor del universo, / el Compasivo, el Misericordioso, / Señor del Día del Juicio, / a Ti solo servimos y a Ti solo imploramos ayuda. / Llévanos por la vía recta, / la vía de los que Tú has agraciado, no de los que han incurrido en la ira, ni de los extraviados». Debajo del Fatihah, se muestra uno de los capítulos más cortos del Corán, titulado Surat al-Nas (Capítulo de la humanidad). En él, se alaba a Dios como Malak al-Nas (Señor de los hombres) y protector contra Satanás, al-waswas (literalmente, «el que murmura»): «Dí: Me refugio en el Señor de los hombres, / el Rey de los hombres, / el Dios de los hombres, / de la perversidad del murmurador que se oculta, / que susurra en los corazones de los hombres, / entre los genios y los hombres». Probablemente, estos dos suras del Corán se muestran juntos porque son breves y se pueden memorizar y recitar con facilidad. Sin embargo, es bastante inusual encontrar versículos del Corán ejecutados en shikasta, una escritura muy fluida inventada en Persia (Irán) por el calígrafo del siglo XVIII Darvish ʻAbd al-Majid al-Taliqani. Durante los siglos XVIII y XIX, los ejemplares del Corán se ejecutaban, por lo general, en naskh o en nastaʻliq, ya que estas escrituras eran más legibles que la shikasta. Por esta razón, este fragmento se destaca como una prueba particular de que, en Irán, durante los siglos XVIII y XIX, algunas aleyas del Corán se ejecutaban en shikasta.

Cuarteta del ʼId (día festivo)

Esta rubaʻi (cuarteta en pentámetro yámbico) está realizada en escritura nastaʻliq negra y está enmarcada por bandas de nubes sobre un fondo dorado. No está firmada ni fechada, pero el estilo de escritura sugiere que fue realizada en Persia (Irán) durante los siglos XVI o XVII. La página de texto, provista de varios marcos monocromáticos, está pegada sobre una hoja de color rosado reforzada con cartón. En el extremo superior izquierdo del panel de texto, el poema comienza invocando a Dios a través de la expresión huwa al-muʻizz (Él es el Glorificado). Luego, sigue la cuarteta, que dice: «Que tu corazón sea como el mar y tu mano, como el mineral, / como el corazón y la mano de Dios, / Rey del mundo que ordena, / que tus designios se cumplan en todo el mundo por siempre». Esta cuarteta es una duʻaʼ (oración) para un gobernante. En ella, se compara su generosidad con la de Dios, y se desea que su autoridad, al igual que la de Dios, llegue a los confines del mundo.