Carta de un amigo

Este fragmento caligráfico es parte de una carta de un hombre a su amigo. Fue ejecutado en escritura shikasta-nastaʻliq fina, típica de las composiciones del siglo XVIII en Persia (Irán). El texto consta de cuatro líneas y está rodeado por bandas de nubes sobre un fondo dorado con motivos de vides en azul.  La misiva comienza con una invocación a Dios, Huwa (Él), en el extremo superior derecho, y continúa: «Como ha pasado mucho tiempo / durante el que no he (podido) escribir una carta de algún valor / y porque un amigo entre amigos quiere escribir a / las personas amables para saber cómo están...».

El comienzo del Gulistán de Saʻdi

El famoso Gulistán (El jardín de las rosas), una obra didáctica escrita en prosa y verso, fue compuesta en 1258 por el jeque Saʻdi Shirazi (circa 1213-1292), un poeta y prosista persa contemporáneo del famoso poeta Jalāl al-Dīn Rūmī (1207-1273). Contiene una serie de historias moralizantes que guardan similitudes con las fábulas del escritor francés Jean de La Fontaine (1621-1695). En las tierras persas, las máximas de Saʻdi eran muy valoradas, y los manuscritos de sus obras fueron ampliamente copiados e ilustrados. Saʻdi señala que compuso el Gulistán para impartir normas de conducta de la vida tanto a los reyes como a los derviches. La obra, que consta de ocho capítulos, una introducción y una conclusión, fue utilizada como herramienta para enseñar y comentar. En cada capítulo, se narran una serie de historias, máximas y advertencias. Este fragmento es la primera página de la introducción del Gulistán. Comienza en la parte superior con una basmala (en el nombre de Dios) y continúa con una alabanza de Saʻdi a Dios. Afirma: «Alabado sea Dios de Majestad y Gloria. Obedecerle suscita acercamiento y gratitud por los crecientes beneficios recibidos. Cada inhalación prolonga la vida, y cada expiración alegra nuestra naturaleza. Cada respiro confiere dos ventajas, y por cada una debemos gratitud: ¿A quién pertenecen la mano y la lengua capaces de cumplir con la obligación de agradecerle a Él?». El texto está ejecutado en escritura taʻliq negra sobre un papel ebru o abri (jaspeado) en blanco y marrón. La cursiva fluida es típica de las composiciones indias del siglo XVIII. Los trazos rojos sirven para separar visualmente las líneas de texto diagonales y verticales. El texto está enmarcado con un borde de color salmón y está pegado sobre un soporte de cartón decorado con papel morado claro.

Cuarteta para el ser amado

Este fragmento caligráfico incluye una rubaʻi (cuarteta en pentámetro yámbico) que describe la pugna por ganar el favor del ser amado. En la parte superior, los versos comienzan con una invocación a Dios, «Huwa» (Él), y al abjad (equivalente numérico) 111. Luego, el poema dice: «Quien tiene un vaso (de vino) / goza de placer y alegría eternos. / Entre nosotros, el vino, los devotos y los piadosos, / ¿a quién escogería el ser amado?». Los versos están ejecutados en escritura nastaʻliq negra sobre un papel color beis y están delineados con bandas de nubes sobre un fondo pintado de dorado. El panel de texto está rodeado por varios marcos monocromáticos y está pegado sobre una hoja de color rosado más grande con soporte de cartón. El calígrafo, Hasan Shamlu, firmó su obra en el extremo inferior derecho del panel de texto con la expresión mashaqahu (escrito por). Hasan Shamlu (fallecido circa 1666 o 1667) fue un calígrafo experto en escritura nastaʻliq, cuyo estilo era muy similar al de su antecesor, Mir ‘Imad al-Hasani (fallecido en 1615). Las obras de Hasan Shamlu son bastante atípicas. Las obras de Hasan Shamlu son bastante atípicas. Las de Mir ‘Imad, por otro lado, son más usuales y están bien representadas en las colecciones de la Biblioteca del Congreso. Ambos calígrafos ostentan un conjunto de obras caligráficas producidas en escritura nastaʻliq en la (Gran) Persia del siglo XVII.

Ejemplo de carta esperanzada

Este fragmento caligráfico pretende ser un ejemplo de cómo debe escribirse una carta a un amigo. El texto, ejecutado en una fluida escritura shikasta-nastaʻliq en tinta negra, está rodeado de bandas de nubes sobre un fondo pintado de dorado. Está enmarcado con varios bordes de color anaranjado, azul y dorado, y está pegado sobre una hoja de papel rosado más grande con un soporte de cartón. La carta comienza con dos versos de poesía sobre la esperanza que surge después de la decepción. Estos dicen: «Mira al pájaro del corazón, las alas y las plumas quemadas / Aún tiene la esperanza de (volver al) nido...». Este ejemplo de carta continúa con las expresiones que debe usar el escritor que echa de menos a un amigo y desea volver a verlo. La firma del calígrafo aparece de forma vertical en la parte superior del panel de texto e indica: «mashaqahu al-ʻabd al-aqall... ‘Abdallah al-musammah bi-khatim al-anbiyaʻ» (escrito por el modesto siervo ‘Abdallah, conocido como «el Sello de los Profetas»). El calígrafo, que lleva el mismo nombre que el profeta Mahoma, agregó una nota en la que dice que escribió su composición en el mes de Muharram. Si bien no está especificado el año, la escritura es característica de las obras caligráficas persas del siglo XVIII.

Cuarteta sobre el logro de la unidad divina

Este fragmento caligráfico incluye una rubaʻi (cuarteta en pentámetro yámbico) sobre la transformación espiritual. En la parte superior derecha, una invocación a Dios, Huwa al-ʻaziz (Él es el Glorificado), antecede a los versos de la cuarteta, que dicen: «Cuando el fin del dolor se convirtió en la razón de mi cura / mi depresión se transformó en altura, y mi incredulidad se volvió fe / El espíritu y el corazón y el cuerpo eran la piedra en el camino (hacia Dios) / Mas ahora el cuerpo es corazón; el corazón, espíritu; y el espíritu, el “Espíritu de Espíritus”». El místico describe su camino hacia Dios como hijab (obstruido) a causa de su ser físico. Solo una vez que haya logrado transformarse en espíritu puro, puede unirse a Dios, el Jan Janan (el Espíritu de los Espíritus). El tema de la revelación divina y de la unidad a través de la metamorfosis espiritual es típico de los poetas ʻirfani (místicos), como Jalal al-Din Muhammad Rumi (conocido comúnmente en persa como Mawlana y, en inglés, como Rumi, 1207-1273). Debajo de la cuarteta, el calígrafo (Mir) ‘Imad al-Hasani ha firmado la obra con su nombre y un pedido para recibir el perdón de Dios. Mir ‘Imad nació en 1552, pasó un tiempo en Herat y en Qazvín, y, finalmente, se estableció en Isfahán (que entonces era la capital de la Persia safávida). Allí, fue asesinado en 1615 por haberse entrometido en las intrigas del tribunal. Era experto en la escritura nastaʻliq, y sus obras fueron admiradas y copiadas por sus contemporáneos. Más tarde, los mogoles coleccionaron sus trabajos. En las colecciones internacionales, muchas de las obras están firmadas por él, aunque no está claro si todas las piezas son realmente de su autoría.

Versos de Shaykh Bahaʻi

Este fragmento caligráfico tiene versos compuestos por Shaykh Bahaʼi, un poeta místico persa del siglo XI. El poema describe las diversas formas en que una persona puede expresar su amor a Dios: «Oh, el blanco de la flecha de Tu pena (es) el corazón de Tu(s) amante(s) / Las personas se fascinan ante Tu presencia, pero Tú estás ausente en tiempo y espacio / A veces, me retiro a mi monasterio; otras, habito una mezquita / Eso significa que te busco en cada hogar / Todo el mundo habla de su amor por Ti en (su propio) idioma / El amante, a través de su canto lastimero; y el trovador, a través de (su) melodía». Los versos están ejecutados en escritura nastaʻliq negra, en diagonal, sobre un papel de color crema decorado con delicados motivos florales y hojas en dorado. Los espacios creados por la intersección de las líneas diagonales de texto y el marco rectangular están cubiertos con triángulos iluminados (o piezas en miniatura). El panel de texto central está enmarcado por varios bordes, incluido uno exterior que contiene más versos en persa, que han sido cortados de forma individual y pegados en los paneles rectangulares. La composición está plasmada sobre una hoja de papel de color beis con flores doradas y soporte de cartón. No tiene ni firma ni fecha. Sin embargo, el estilo decorativo y de la escritura es característico de las caligrafías realizadas durante el período safávida (siglo XVI) en Persia.

Frontispicio iluminado

Este frontispicio iluminado estaba hecho para un diván (compendio) de poemas, que incluía kulliyat (colecciones) de muqatʻat (fragmentos de versos) y qasaʼid (poemas líricos), entre otras formas poéticas. Los paneles rectangulares individuales que se encuentran sobre el borde vertical izquierdo del frontispicio llevan el nombre de cada kitab (libro) de versos en tinta blanca. Estos paneles están pintados directamente sobre el cartón, que sirve como soporte para el resto del frontispicio recuperado. Por esta razón, es probable que no hayan pertenecido a la pieza original. El frontispicio presenta un medallón central, decorado con siete pétalos azules que nacen de un círculo de color anaranjado, cuyo perímetro está rodeado de una franja dorada. El perímetro externo está decorado en rojo y cuenta con delicados remates que irradian del círculo central. Los extremos del panel central también están cubiertos con diseños iluminados, que sirven de marco de un panel liso con forma de rombo. En torno al panel rectangular, hay otros medallones decorativos que ornamentan aún más los márgenes de la página, que está pegada al cartón antes mencionado. Es posible que este frontispicio haya pertenecido a un manuscrito persa realizado en el siglo XVI o XVII.

Ejercicios «mufradat»

Este fragmento caligráfico es una página tapiz iluminada, que cuenta con mufradat (ejercicios de letras) en tres líneas horizontales y fragmentos de poesías persas escritos en diagonal dentro de los coloridos triángulos de los extremos (llamados «piezas en miniatura»). Es uno de los dos fragmentos del mismo álbum que se conserva en las colecciones de la Biblioteca del Congreso. Los álbumes de ejercicios mufradat incluyen al-huruf al-mufradah o, según la tradición otomana, huruf-i muqattaʻa (las letras individuales) del alfabeto árabe en secuencia. A esto le siguen las letras compuestas o, según la tradición turca, murekkebe (literalmente «pares»). Los libros de ejercicios comenzaron a aparecer en tierras otomanas y persas ya en el siglo XVII. Se utilizaban como modelo para iniciar a los estudiantes en la práctica de la husn al-khatt (bella escritura) y asegurar la transmisión del conocimiento caligráfico a través de los siglos. Este fragmento incluye combinaciones de dos letras: se usan la b, la t gutural y la s gutural, además de las letras restantes del alfabeto dispuestas en tres registros horizontales. Inmediatamente debajo de cada franja horizontal de letras compuestas, aparece una serie de versos persas de varios autores. Se citan la poesía de Abu Saʻid Abu al-Khayr (967−1049) y Shaykh Awhad al-Din. Awhad al-Din es también conocido como el antiguo poeta persa Hakim Awhad al-Din Anvari (fallecido en 1189 o 1190), que compuso un kulliyat (compendio de poemas). A menudo, dichos poemas aparecen citados en obras poéticas iluminadas o ilustradas que se produjeron durante los gobiernos timúrida y safávida en Irán. La franja horizontal inferior, que contiene motivos sobre un fondo negro y dos medallones festoneados de oro, se compone de dos paneles rectangulares que han sido recortados de otra obra y pegados sobre la hoja. Este procedimiento demuestra que los materiales fueron seleccionados de diversas fuentes y «reciclados» para otras obras, como este álbum poético de letras.

Ejercicios «mufradat»

Este fragmento caligráfico es una página tapiz iluminada, que cuenta con mufradat (ejercicios de letras) en tres líneas horizontales y fragmentos de poesías persas escritos en diagonal dentro de los coloridos triángulos de los extremos (llamados «piezas en miniatura»). Es uno de los dos fragmentos del mismo álbum que se conserva en las colecciones de la Biblioteca del Congreso. Los álbumes de ejercicios mufradat incluyen al-huruf al-mufradah o, según la tradición otomana, huruf-i muqattaʻa (las letras individuales) del alfabeto árabe en secuencia. A esto le siguen las letras compuestas o, según la tradición turca, murekkebe (literalmente «pares»). Los libros de ejercicios comenzaron a aparecer en tierras otomanas y persas ya en el siglo XVII. Se utilizaban como modelo para iniciar a los estudiantes en la práctica de la husn al-khatt (bella escritura) y asegurar la transmisión del conocimiento caligráfico a través de los siglos. Este fragmento incluye combinaciones de dos letras: se usan la h, la s gutural y la sh, además de las letras restantes del alfabeto dispuestas en tres registros horizontales. Inmediatamente debajo de cada franja horizontal de letras compuestas, aparece una serie de versos persas de varios autores. Uno de ellos está identificado con el epíteto Saʻd al-Haqq wa-al-Din, que puede hacer referencia al gran poeta persa Saʻdi (fallecido en 1292). La franja horizontal inferior, que contiene motivos sobre un fondo azul oscuro y dos medallones festoneados de oro, se compone de dos paneles rectangulares que han sido recortados de otra obra y pegados sobre la hoja. Este procedimiento demuestra que los materiales fueron seleccionados de diversas fuentes y «reciclados» para otras obras, como este ejercicio poético de letras. En el margen derecho, aparece el número 13, que indica que el folio probablemente haya sido una de las muchas páginas de un álbum ahora disperso.

«Levha» (panel)

Este levha (panel de caligrafía) dice: «Ya ʻAli, ruhi fadakah» (Oh, ʻAli, mi espíritu se sacrifica por ti). Las letras están dispuestas de forma artística para cubrir el panel caligráfico, lo que dificulta la lectura de la frase. Los signos diacríticos (de vocalización) también rellenan los espacios vacíos de la composición. A pesar de que el significado está supeditado a la forma, esta frase vocativa que le ruega lealtad a ʻAli resalta el mensaje chiita del panel. El artista, Muhammad Ibrahim, ha incluido su sello y ha fechado la composición en el 1134 d. H. (1721-1722) sobre el borde vertical izquierdo. Ambos bordes verticales están decorados con papel jaspeado (ebru o abri) en azul y blanco; la composición tiene como soporte un grueso cartón forrado con papel rosado. En el margen izquierdo aparece el número 205, que sugiere que este fragmento caligráfico era uno de los muchos que habían formado parte de un álbum de caligrafías. La impresión de sello cuadrada de Muhammad Ibrahim se observa en otro fragmento caligráfico, que también se conserva en las colecciones de la Biblioteca del Congreso y que incluye una imagen especular de la expresión «Ali wali Allah » (ʻAli es el viceregente de Dios). Los paneles caligráficos chiitas, como estos dos de Muhammad Ibrahim, pueden encontrarse en Irán y en la India, en álbumes encuadernados y expuestos en muros.