Mapa geográfico de Nueva Francia hecho por el señor De Champlain de Saintonge, capitán ordinario de la Marina del rey

Nueva Francia nació hace más de cuatro siglos como resultado de la determinación y el talento de Samuel de Champlain (1574-1635), natural de Saintonge, Francia. Champlain zarpó desde Honfleur hacia Canadá el 15 de marzo de 1603 y, después de una travesía de 40 días cruzando el Atlántico, llegó a Tadoussac. Primero, exploró unos 50 o 60 kilómetros remontando el río Saguenay. Luego, viajó río arriba por el San Lorenzo hasta llegar a un lugar cercano a la actual Montreal. En el trayecto, iba recogiendo información que recibía de los nativos sobre la geografía de las tierras que quería explorar. En el verano de 1608, comenzó la construcción de la Habitation de Québec, el puesto comercial que luego se convertiría en la ciudad de Quebec. Este sitio funcionó como punto de partida para que los franceses se asentaran en el continente y exploraran el interior. Al regresar a Francia, Champlain se dirigió a la corte real para presentar sus planos para la creación de una colonia norteamericana. Como recuerdos de Canadá, le ofreció al rey un cinturón de pelo de puercoespín, dos pequeños pájaros y una cabeza de pescado. Aquí se presenta el magnífico mapa del país que Champlain le mostró al rey y al conde de Soissons para obtener la aprobación de sus planes. En 1612, Champlain hizo grabar el mapa para que pudiera ser incluido en el relato de sus viajes, que Jean Berjon publicó al año siguiente. El mapa se orienta hacia el norte magnético (el de la brújula), en lugar del norte geográfico (indicado por la línea oblicua que atraviesa el mapa), y destaca los lugares que visitó Champlain, como las costas de Terranova y de Acadia (actual Nueva Escocia), y el río San Lorenzo con sus principales afluentes. En el oeste del mapa, se muestra el río Ottawa, también conocido como Rivière des Algonquins (río de los algonquinos), que fue reconocido por un joven explorador e intérprete francés, Nicolas de Vignau. En el extremo oeste, hay dos lagos, trazados de acuerdo con la información obtenida de los nativos. Los lagos están conectados por medio de un sault de au («cascada», en francés antiguo), es decir, las cataratas del Niágara. También aparecen las primeras versiones conocidas de algunos nombres. Por ejemplo, Percé, Cap-Chat (escrito Cap de Chate y bautizado en honor a Aymar de Chaste, teniente general de Nueva Francia en 1603), el río Batiscan, el lago Champlain y el lago San Pedro. También se indican las zonas habitadas por las diferentes tribus aborígenes norteamericanas de la época: los iroqueses al sur del lago Champlain, los montagnais en la orilla sur del río San Lorenzo, los algonquinos en el río Ottawa, los etchemines y los suriqueses en la costa atlántica y los hurones en la región de los Grandes Lagos. En el borde inferior, así como en otros sectores del mapa, hay dibujos de plantas, frutas, vegetales y animales marinos, que demuestran la riqueza sin explotar de los territorios que los franceses reclamaban. También están retratadas dos parejas de nativos americanos en poses típicas de la época.

Historia de la nación de los métis en el oeste canadiense

Histoire de la nation métisse dans l'Ouest canadien (Historia de la nación de los métis en el oeste canadiense) presenta la historia de un pueblo nacido de una combinación cultural única y una feroz lucha por la supervivencia. Los métis de Canadá eran los descendientes mestizos de las mujeres nativas y los colonos europeos que viajaban hacia Canadá desde Francia y, más tarde, desde Gran Bretaña, para explorar y llevar a cabo actividades comerciales. Los europeos querían aprovechar la riqueza del vasto oeste canadiense, y gran parte de la obra se centra en las tensiones provocadas por la expansión frenética de los blancos hacia este territorio y la integración de las provincias de las praderas a la Confederación canadiense. Estas tensiones provocaron las revueltas organizadas por el rebelde métis Louis Riel (1844-1885), quien, más tarde, se convirtió en uno de los fundadores de la Canadá moderna. El libro consta de tres partes y una conclusión. La primera parte comprende la formación de la nación de los métis a partir de la combinación de elementos blancos e indígenas. La segunda parte gira en torno a la vida y la historia de la nación de los métis. La tercera parte es mucho más extensa y cubre el «martirio» de este pueblo indígena durante la insurrección de 1885. El autor, Auguste-Henri de Trémaudan (1874-1929), fue un abogado, periodista, editor y hombre de letras canadiense que produjo biografías, historias y obras sobre temas históricos de Canadá. Falleció antes de poder terminar esta obra. El capítulo final fue escrito por la Union Nationale Métisse Saint-Joseph du Manitoba y se basó en las notas y los borradores que había dejado Trémaudan, que aparecen publicados como un apéndice. El libro contiene una amplia bibliografía.

Labrador y Anticosti. Diario de viaje, historia, topografía, pescadores canadienses y acadianos, montagnais

Labrador et Anticosti. Journal de voyage, histoire, topographie, pêcheurs canadiens et acadiens, indiens montagnais (Labrador y Anticosti. Diario de viaje, historia, topografía, pescadores canadienses y acadianos, montagnais) es un relato, ilustrado con numerosas fotografías, del viaje de dos meses que hizo en 1895 el clérigo y naturalista Victor-Alphonse Huard (1853-1929) por la región que hoy se conoce como Côte-Nord. Esta vasta zona se encuentra en Quebec, unos cientos de kilómetros al noreste de la ciudad de Quebec. Durante sus viajes, Huard entabló relaciones con ancianos, fareros, misioneros y otras personas que conoció: ellas le permitieron escribir las historias de las comunidades con las que entró en contacto. Huard también dedicó una gran parte de su libro a la vida de los innu, un pueblo nativo también conocido como los montagnais, que había habitado la zona durante miles de años. El libro ofrece descripciones técnicas de la pesca de bacalao, salmón, arenque y róbalo, así como de la caza, y muestra una perspectiva única de los pueblos y las actividades económicas de esta región periférica. La obra contiene un índice detallado y un mapa desplegable de la región de Labrador y Anticosti. Huard fue un sacerdote católico romano, profesor, administrador de escuelas, naturalista, autor, editor y curador de museos. Como erudito, se destacó principalmente por ser un científico naturalista que escribió numerosos libros y artículos sobre entomología y otros campos.

Carnaval de invierno de Montreal, febrero de 1887

Aquí se presenta el programa oficial del carnaval de invierno de Montreal de 1887. Está decorado con el primer escudo de armas de la ciudad de Montreal. Constituye un buen ejemplo de la cultura visual victoriana, con su diseño algo recargado pero elegante, que incluye detalles dorados y motivos florales, la sombra de personas con raquetas de nieve y el Palacio de Hielo en el fondo. El programa es un testimonio de la expansión de los deportes de invierno en Montreal, como el curling, el tobogán y el hockey sobre hielo, que era un juego relativamente nuevo. El primer carnaval de invierno de Montreal tuvo lugar en 1883. El éxito de esta celebración de los deportes de invierno también sirvió como inspiración para que otras ciudades norteamericanas organizaran iniciativas similares: Saint Paul, Minnesota, tuvo su carnaval de invierno en 1886, y la ciudad de Quebec, en 1894. El programa de cuatro páginas, que está en inglés, enumera los eventos que se realizarán por la mañana, la tarde y la noche durante seis días, de lunes a sábado, del 7 al 12 de febrero. Entre las actividades que se enumeran están los toboganes, los torneos de patinaje, la presencia de una jauría de perros esquimales y su conductor, el gran baile en el hotel Windsor y la cena anual de cierre para hacer entrega de los premios, seguida de un «gran espectáculo de pirotecnia» en el Palacio de Hielo. El programa destaca la presencia de «iluminación eléctrica», que todavía era una novedad para la época.

Quinto carnaval de invierno anual de Montreal y fiesta del Palacio de Hielo, 1889

Esta cromolitografía publicita el carnaval de invierno de Montreal de 1889. Muestra a un hombre con raquetas de nieve que sostiene un cartel. El carnaval se anuncia como «una fiesta sobre hielo». En el fondo, se puede ver el Palacio de Hielo —una característica destacada de los carnavales— con fuegos artificiales en el cielo y personas en trineos, esquíes y patines en primer plano. Este notable cartel es un testimonio vivo de la enorme tarea publicitaria que se llevaba a cabo antes del carnaval de invierno. Fue adquirido en 2007 por el Archivo y la Biblioteca Nacional de Quebec en una subasta en la ciudad de Nueva York. Las empresas de transporte y los medios de comunicación norteamericanos, así como las figuras públicas locales, los empresarios, los funcionarios de la ciudad y los clubes deportivos, estaban ansiosos por obtener publicidad y ganancias del evento. El cartel es un excelente ejemplo de las aptitudes técnicas de la American Bank Note Company y promociona el pequeño ferrocarril Concord, de 56 kilómetros, en Nuevo Hampshire. El carnaval de invierno de Montreal cambió la forma en que se percibía el invierno en Quebec. Buscaba atraer a los visitantes a la ciudad en pleno invierno, una estación que, de lo contrario, habrían evitado. Entre 1883 y 1889, se organizaron cinco carnavales de este tipo. En 1886, fueron interrumpidos debido a una epidemia de viruela. En 1888, las empresas de trenes retiraron la financiación y los carnavales fueron cancelados. El muy publicitado carnaval contaba con la presencia de numerosos turistas estadounidenses. Para el evento se organizaban trenes especiales, y se ofrecían pasajes con descuento.

Peces de agua dulce de Canadá

André-Napoléon Montpetit (1840-1898) fue escritor y periodista, y padre del economista y profesor Édouard Montpetit. Un ávido entusiasta de la pesca con caña, Montpetit mostró su excepcional talento para observar peces, sus comportamientos y sus hábitats. Esta obra, que es específica de Quebec, ilustra el rico conocimiento empírico del autor, así como su familiaridad con los trabajos sobre peces de los naturalistas europeos y norteamericanos. El libro está escrito con elegancia y fue aclamado tanto por pescadores como por naturalistas. Contiene delicados grabados, muchos de ellos a color, y un índice. La obra comienza con un capítulo introductorio que trata temas como el tamaño y la forma, el desove y la reproducción, las diferentes partes del cuerpo, la respiración y la circulación de la sangre. También se mencionan cuestiones tales como si los peces pueden emitir sonidos y su nivel de inteligencia. A la introducción le siguen capítulos sobre los diversos peces de agua dulce de Canadá, como el besugo, la carpa, la anguila, la perca, el esturión, el salmón, la trucha y muchos otros. A lo largo del libro se ofrecen consejos sobre la manera de atrapar a los diferentes tipos de peces: con cebos, señuelos, líneas, anzuelos, redes, entre otros métodos.

Un canadiense errante

Grabada en un cilindro de cera alrededor de 1905, esta interpretación de Joseph Saucier (1869-1941) y una orquesta de acompañamiento es una de las grabaciones más antiguas conocidas de Un Canadien errant (Un canadiense errante), una canción popular escrita en 1842 por Antoine Gérin-Lajoie con la melodía de J’ai fait une maîtresse (He encontrado una amante). La canción, cuya temática es la Rebelión del Bajo Canadá que ocurrió entre 1837 y 1838, se convirtió en una de las más populares de la Canadá francesa de finales del siglo XIX. Desde entonces, se ha grabado muchas veces. Este cilindro fonográfico es parte de la colección de Jean-Jacques Schira. El cilindro fonográfico, antecesor del disco, fue el primer medio para grabar y escuchar sonidos. Saucier nació en Montreal. Fue un barítono y director de coros canadiense. Antes de perseguir una carrera como cantante, se formó como pianista con su padre. Se presentó como solista en diferentes iglesias de Canadá y con la Orquesta Sinfónica de Montreal, estudió canto en París e hizo presentaciones en Francia, Gran Bretaña y los Estados Unidos. Fue organista y director del coro de la iglesia St.-Louis du Mile-End en Montreal y, posteriormente, trabajó como director del coro de la iglesia St.-Louis-de-France. Se cree que fue el primer cantante canadiense en grabar en Canadá, alrededor de 1904, cuando se hizo esta grabación.

Montreal, antigua y moderna: recreativa, convincente, fascinante. Una guía única para el gerente editorial

Montreal, antigua y moderna: recreativa, convincente, fascinante. Una guía única para el gerente editorial es un homenaje a la ciudad de Montreal, que era la sexta ciudad más grande del continente norteamericano en 1915, cuando se publicó el libro. Ese año, acababa de terminarse una gran serie de proyectos de construcción en el sector de la ciudad que ahora se conoce como Vieux-Montréal (Vieja Montreal). Los impresionantes edificios de oficinas recién construidos daban a la ciudad un aspecto muy moderno. El libro ofrece más de 1000 grabados y fotografías de los edificios y de las figuras públicas de la ciudad. Las fotografías y las breves biografías de los principales ciudadanos ocupan gran parte del libro. La obra tiene diez capítulos, que cubren temas tales como la fundación y la historia antigua de la ciudad; Montreal como una ciudad «imperial» de gran importancia económica y comercial para Canadá; la historia de las calles y las avenidas relevantes de la ciudad; el desarrollo comercial; Montreal 100 años antes; la vida religiosa y social; el sistema educativo; la ciudad de Maisonneuve (un municipio relativamente nuevo situado al este de la ciudad); la vida musical y teatral, y las profesiones cultas de la ciudad.

La firma de Hergé en el libro de visitas de La Compagnie Paquet

Aquí se muestra la firma de Hergé en el libro de visitas de La Compagnie Paquet. Hergé es el seudónimo de Georges Rémi (1907-1983), el dibujante belga que creó el personaje de Tintín y que fue autor de la serie de libros de historietas Les Aventures de Tintin (Las aventuras de Tintín). Fundada en 1850 por Zéphirin Paquet, La Compagnie Paquet fue una de las empresas minoristas más exitosas de Quebec en el siglo XX. La compañía estuvo a cargo de cuatro generaciones de Paquet y Laurin durante sus 131 años de existencia. En la década de 1950, empleaba a más de 800 personas en su tienda de la calle Saint-Joseph, en el barrio de Saint-Roch, tanto en sus instalaciones de envío como en sus diversas sucursales. La empresa vendía un poco de todo: productos textiles, ropa de cama, prendas de vestir y accesorios, muebles, comestibles, menaje y más. Al igual que otras empresas, La Compagnie Paquet conservaba un libro de visitas para quienes participaban en eventos especiales. La presencia de Hergé durante un evento de firma de libros en la primavera de 1965 fue, sin duda, uno de los acontecimientos más memorables.

Mapa de la ciudad de Quebec

Plan de la ville de Québec (Mapa de la ciudad de Quebec) es un mapa manuscrito creado en 1727. Muestra la Ciudad Alta de Quebec y los muros de la ciudad, la Ciudad Baja, cerca de la confluencia del río San Lorenzo con el río San Carlos, y sus llanuras de marea. En el lado izquierdo del mapa, sobre el río San Lorenzo, hay una rosa de los vientos; el norte está orientado a la derecha. El mapa fue trazado por Gaspard-Joseph Chaussegros de Léry (1682–1756), quien, como ingeniero en jefe del rey, tenía la misión de expandir la ciudad y construir fortificaciones alrededor de ella. El mapa muestra una futura ciudadela y un nuevo muro en el oeste, además de los planes de expansión de la Ciudad Baja. Las estructuras existentes, los proyectos que el ingeniero proponía, como el castillo y el fuerte de Saint-Louis, y las baterías de artillería de Royale, Dauphine y Vaudreuil se identifican por medio de letras y números en la leyenda. También se muestran los reductos de Royale, Dauphine y el cabo Diamant, la colina de la potasa (actual Côte de la Potasse), los depósitos del rey, los depósitos de pólvora, la casa del oficial de intendencia, el palacio del obispo, la Catedral de Notre-Dame, la iglesia de los recoletos, la iglesia y la escuela jesuitas, el seminario, el monasterio de las ursulinas y el Hôtel-Dieu (hospital) con el monasterio de los agustinos. Asimismo, se señalan la iglesia de la Ciudad Baja (Notre-Dame-des-Victoires) y el «filles de la congrégation» (un establecimiento que albergaba a las jóvenes inmigrantes francesas hasta que se casaran), la ciudadela propuesta, el muro y la fortificación de la ciudadela que ya existían, así como la nueva muralla por construirse. Se utilizan distintos colores para los trabajos de construcción existentes (en rojo) y los proyectados (en amarillo). Quebec fue fundada en 1608 por el explorador francés Samuel de Champlain en el mismo sitio donde yacía un fuerte construido por Jacques Cartier en 1535. La ciudad se convirtió en la capital de Nueva Francia. Es una de las urbes más antiguas de Canadá y, de hecho, de toda América del Norte, y es la única que ha conservado todas sus fortificaciones, incluso su muralla exterior. La escala está indicada en toesas, una antigua unidad de medida que equivale a unos 1,95 metros.