18 de febrero de 2016

El golfo Pérsico. Un boceto histórico desde los primeros tiempos hasta el comienzo del siglo XX

Sir Arnold Talbot Wilson (1884-1940) fue un administrador colonial, soldado y político británico. Se graduó en la Real Academia Militar de Sandhurst en 1903 y se desempeñó como oficial del Ejército británico en la India. Fue trasladado al Departamento Político de la India y, luego, fue enviado al golfo Pérsico. De 1918 a 1920, Wilson se desempeñó como comisionado civil británico en Bagdad. A pesar de que se le atribuye la mejora de la administración del país, fue criticado por la violenta represión de la revuelta iraquí de 1920 contra los británicos. Si bien en la Conferencia de Paz celebrada en París en 1919, al finalizar la Primera Guerra Mundial, se aceptó su sugerencia de cambiar el nombre griego «Mesopotamia» al árabe «Irak», el Gobierno británico rechazó su propuesta de no conceder la independencia a Irak, y fue destituido. Tiempo después, Wilson fue miembro del Parlamento. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, se unió a la reserva de voluntarios de la Real Fuerza Aérea. Se desempeñó como oficial piloto y murió en combate en el norte de Francia. El golfo Pérsico. Un boceto histórico desde los primeros tiempos hasta el comienzo del siglo XX es una historia concisa de la región. Wilson comienza con los escritos de geógrafos griegos, romanos y musulmanes, y continúa con una serie de capítulos sobre la llegada de las potencias europeas, empezando por los portugueses, los ingleses y los neerlandeses. Un último capítulo analiza el crecimiento de la influencia británica a partir del siglo XVIII. Otros temas tratados en el libro son la piratería, el comercio de esclavos y el crecimiento de los principados árabes.

Arabia Sudoccidental (Yemen y el Protectorado de Adén). Transliteración de nombres

Aquí se muestra la tercera edición (de octubre de 1941) de Arabia Sudoccidental (Yemen y el Protectorado de Adén), un folleto publicado por la Oficina Colonial británica. El objetivo del panfleto, que se produjo por primera vez en 1933, era estandarizar la ortografía de los nombres árabes entre los diversos departamentos y oficinas del Protectorado de Adén. Está dividido en dos partes: la parte I trata sobre «Nombres propios y tribales», y la parte II gira en torno a los «Topónimos». Un cuadro al inicio proporciona una referencia para la transliteración del alfabeto árabe al alfabeto latino, que sigue un sistema desarrollado por la Comisión Permanente de Nombres Geográficos y la Real Sociedad Geográfica. Esta edición, publicada en 1941, fue revisada por el teniente coronel M. C. (Morice Challoner) Lake, originalmente del Ejército indio británico, quien prestó servicio en diversos puestos militares y políticos en Adén entre 1913 y 1940 y, en ese momento, ocupaba el cargo de secretario político. Lake fue también el primer oficial al mando de los Reclutas del Protectorado de Adén, una fuerza militar que él mismo formó y organizó para la defensa local. La presencia británica en lo que hoy es Yemen comenzó en 1839, cuando Gran Bretaña ocupó esta zona estratégica para asegurar las rutas comerciales a la India. Al igual que los Estados de la Tregua del golfo Pérsico y las áreas tribales del noroeste de la frontera de la India, el Protectorado de Adén tenía su base en las disposiciones de los tratados británicos con las tribus locales; los primeros se firmaron en 1886. Hasta 1917, el Protectorado fue administrado por el Gobierno de la India británica; luego, el control se transfirió al Ministerio de Relaciones Exteriores británico. El sistema de protectorado terminó en la década de 1960, cuando la zona se independizó y pasó a ser conocida como Yemen del Sur. En 1990, se unió con la parte norte del país para formar el actual Estado de Yemen.

Biblia en sueco antiguo con comentarios

Este manuscrito contiene una versión abreviada, en sueco antiguo, del Pentateuco. Cuenta con tres opúsculos que sirven de nexo y están acompañados de los libros Josué, Jueces, Judit, Ester, Rut, los Macabeos y Apocalipsis. La traducción del Pentateuco —o el parafraseo, ya que la traducción en el sentido moderno de la palabra se producía solo marginalmente en la Edad Media— se remonta a principios del siglo XIII. Se desconoce el nombre del autor de la paráfrasis. Los tres opúsculos históricos y filosóficos son obra de San Agustín y de Santo Tomás de Aquino. Al igual que los textos bíblicos, estos también son paráfrasis imprecisas de sus originales en latín. Los otros libros del Antiguo Testamento que aparecen en el manuscrito fueron traducidos a finales del siglo XIV (circa 1500): Josué y Jueces por Nicolaus Ragvaldi (fallecido en 1514), confesor general del monasterio de Vadstena en Suecia; y Ester, Rut, Judit y los Macabeos por Jöns Budde (circa 1437-1491), un monje del monasterio brigidino de Nådendal, en Finlandia. Se desconoce la identidad del traductor del Libro de las Revelaciones. El manuscrito es la primera traducción conocida al sueco de la Biblia o de una gran parte de esta. El colofón indica que Ingegärd, una monja oriunda de Vadstena hija de Torsten Bowastason, costeó la producción. La madre de Ingegärd donó el pergamino, y una monja desconocida de Vadstena fue la escriba. En el colofón, pide a sus lectores que la recuerden en sus oraciones. El manuscrito está decorado con dos xilografías coloreadas a mano. Una de ellas, que se le atribuye al artista alemán Hans Sebald Beham (1500-1550) o a su escuela, constituye la única copia conocida de este grabado. El manuscrito estaba en posesión del monasterio brigidino en Vadstena y fue adquirido por la Biblioteca Real (Biblioteca Nacional de Suecia) en 1780.

Codex Aureus

Codex Aureus es uno de los más opulentos manuscritos ingleses en existencia. Fue producido alrededor del año 750 en el sur de Inglaterra, probablemente, en Canterbury. El manuscrito fue ejecutado en hojas intercaladas de color púrpura y blanco, en escritura uncial, en tinta negra, roja, blanca, dorada y plateada. Se conservan dos de los cuatro retratos a toda página de los evangelistas. Están realizados en estilo anglosajón con marcados elementos bizantinos e italianos. La escritura uncial, que en algunas páginas está organizada en un diseño conocido como carmina figurata (poemas en figuras), las miniaturas de los evangelistas y el uso de pergamino púrpura emulan el esplendor de los manuscritos imperiales de la última parte de la Antigüedad. Tres de las hojas están mutiladas: si bien les falta la mitad o la mayor parte del contenido, el texto está intacto. En su estado original, el manuscrito debe de haber tenido al menos otras cinco hojas o más. Al principio, hay una hoja de cortesía, que tal vez se haya agregado después de la época medieval. Sin embargo, falta la hoja de cortesía del final. Según una inscripción anglosajona del siglo IX, el Codex Aureus quedó en posesión de los vikingos después de una redada, pero fue restituido a la Catedral de Canterbury alrededor de un siglo después. Se supone que, posteriormente, el códice se conservó en la Catedral de Canterbury durante toda la Edad Media. Se desconoce su historia posmedieval hasta casi el final del siglo XVII. En 1690, Johan Gabriel Sparwenfeld (1655-1727), enviado sueco y distinguido lingüista y filólogo, adquirió el manuscrito, de la famosa biblioteca de Gaspar de Haro, séptimo marqués del Carpio (1629-1687), en Madrid. En 1705, Sparwenfeld donó el Codex Aureus a la Biblioteca Real (Biblioteca Nacional de Suecia).

Colección de leyes

Este manuscrito de Fuero Juzgo (Colección de leyes), que pertenece a las colecciones de la Biblioteca Nacional de Suecia, fue ejecutado alrededor del año 1300 y es uno de los manuscritos más antiguos que existen de este texto en castellano. El Fuero Juzgo fue, en principio, una traducción del antiguo código legal visigodo Liber Iudiciorum o Lex Visigothorum, del año 654, que, después de la Reconquista, se aplicó por primera vez como la ley local en las regiones conquistadas. Fue promulgado por el rey Fernando III de Castilla en 1241 y fue utilizado hasta finales del siglo XIX, cuando el Código Civil español lo sustituyó. Los visigodos tuvieron una larga e importante historia como legisladores de todas aquellas regiones donde ejercieron su influencia. La base de su ley escrita fue el derecho romano, si bien la ley visigoda también estaba muy influenciada por el derecho canónico romano católico. Incluso durante los siglos de dominación musulmana, los cristianos podían utilizar el derecho visigodo siempre y cuando no entrara en conflicto con la ley musulmana. El manuscrito de Estocolmo está ejecutado sobre papel y tiene 169 hojas. Está decorado con dos miniaturas: una muestra al rey visigodo Sisenando (reinó entre 631 y 636) como legislador, y la otra ilustra un caso de infracción del derecho de asilo. Johan Gabriel Sparwenfeld (1655-1727), filólogo, lingüista y diplomático sueco, compró el manuscrito en Madrid en 1690. Antes, había pertenecido al estadista español conde-duque de Olivares (1587-1645). El rey de Suecia le había encargado a Sparwenfeld que adquiriera reliquias de la época de los godos en el extranjero, ya que se los consideraba uno de los antepasados de los suecos. Al no recibir el reembolso de sus gastos, retuvo los libros que adquirió y, en 1705, los donó a la Biblioteca Real (Biblioteca Nacional de Suecia) y a la Biblioteca de la Universidad de Uppsala.

«Hortus Regius» o árbol genealógico de la reina Cristina con emblemas políticos

Hortus Regius (El jardín real) fue un regalo que su creador, el diplomático Shering Rosenhane (1609-1663), le hizo a la reina Cristina alrededor de 1645. Con este manuscrito elegante, Rosenhane quería celebrar el primer año de la reina en el trono. El volumen comienza con un retrato de cuerpo entero de la reina Cristina. Hortus Regius es un libro de emblemas, donde cada emblema consta de elementos textuales y pictóricos. Los elementos de la literatura clásica, medieval y contemporánea, de carácter sentencioso, útil para una reina, se combinan con las ilustraciones del pintor holandés Pieter Holsteyn el Joven (circa 1614-1673). El Hortus Regius pretende ser una especie de espejo para príncipes: un libro de instrucciones para un soberano, donde el tono está determinado por la virtud y donde los principios esenciales son la paciencia y la prudencia. Si bien el manuscrito se basa, en gran parte, en otros libros de emblemas internacionales, las ilustraciones están, en cierta medida, adaptadas al contexto sueco. El subtítulo de la obra, «Árbol genealógico de la reina Cristina con emblemas políticos», indica la importancia de la genealogía en el género emblemático. El manuscrito está encuadernado en cuero marroquí rojo y consta de dos partes principales. La primera de ellas contiene gran cantidad de ilustraciones que se alternan con árboles genealógicos y emblemas. Los emblemas están acompañados por citas en latín, italiano, francés y español. La segunda parte del volumen es una lista de las casas principescas europeas de la época. Más tarde, el manuscrito estuvo en manos de J. Alströmer, quien lo ofreció como regalo al futuro rey Gustavo III de Suecia en 1769. En el siglo XVIII, la Biblioteca Nacional de Suecia lo adquirió, junto con el resto de la biblioteca del rey.