29 de diciembre de 2015

Refugiados haciendo la fila para recibir comida en Bucarest, Rumanía

Durante la Primera Guerra Mundial, los refugiados de edad avanzada, como esta mujer de 75 años recién llegada a Bucarest, eran quienes más dificultades tenían para sobrevivir al riguroso viaje hacia la seguridad. Rumanía se unió al esfuerzo bélico de los aliados a finales de agosto de 1916. Partes del país se convirtieron en territorio ocupado por el enemigo. Al igual que en grandes áreas de Europa, los hogares judíos en Rumanía y las instituciones cívicas que apoyaban la vida comunitaria fueron destruidos. Las poblaciones civiles eran tratadas como enemigos y fueron amenazadas u obligadas a huir hacia lugares aún no atrapados en el conflicto. Entre los esfuerzos iniciales de ayuda para los judíos rumanos empobrecidos por la guerra estaban los comedores populares, la distribución de ropa y zapatos para los niños y los subsidios familiares para aquellos cuyo sostén de la familia había sido reclutado en las fuerzas armadas o confinado como prisionero de guerra. Estos esfuerzos fueron organizados por el Comité de Distribución Conjunta de Fondos Estadounidenses para Víctimas de Guerra Judías (que más tarde pasó a llamarse Comité de Distribución Conjunta Judío Estadounidense y que en ambos casos se abrevia como JDC, por sus siglas en inglés), creado en la ciudad de Nueva York poco después del comienzo de la Primera Guerra Mundial. Mientras que el imperio alemán, el austro-húngaro y el ruso controlaban vastos territorios y los Estados Unidos se mantenía neutral, el trabajo de ayuda del JDC se hacía a través del Departamento de Estado de Estados Unidos y de organizaciones filantrópicas europeas establecidas, como la Asociación de Colonización Judía en Petrogrado (San Petersburgo) y la Israelitische Allianz en Viena. Una vez que los Estados Unidos entró en la guerra, se hizo mucho más difícil hacer llegar fondos y suministros para los que vivían en las regiones ocupadas por las potencias centrales. Las condiciones de posguerra se vieron exacerbadas por la guerra territorial entre Rumanía y Hungría que siguió al armisticio de noviembre de 1918. La fotografía pertenece a los archivos del JDC, que contienen documentos, fotografías, películas, videos, relatos orales y objetos que dan testimonio del trabajo de la organización desde la Primera Guerra Mundial hasta la actualidad.

Niños comiendo en la escuela de Mendele en Bialystok, Polonia

En Polonia, las escuelas y guarderías infantiles eran un canal eficaz para proporcionar alimento a los niños durante la Primera Guerra Mundial y los años de la posguerra, un período de hambruna rampante. Es probable que la escuela comunitaria de Mendele, perteneciente a la Unión de la Juventud Judía de Białystok, fuera parte del Hogar y Orfanato para Niños de Mendele Mokher Seforim, bautizado en honor al amado autor en lengua ídish. Durante el período de entreguerras, Białystok tuvo un amplio sistema de educación judía de nivel primario. Muchas de estas escuelas estaban financiadas por la filantropía judía en el extranjero. El Comité de Distribución Conjunta de Fondos Estadounidenses para Víctimas de Guerra Judías (que más tarde pasó a llamarse Comité de Distribución Conjunta Judío Estadounidense y que en ambos casos se abrevia como JDC, por sus siglas en inglés), una organización humanitaria, apoyaba a las escuelas y proporcionaba comidas, ropa y zapatos para los estudiantes. El JDC fue creado al comienzo de la Primera Guerra Mundial por grupos de judíos estadounidenses que se unieron para brindar ayuda coordinada a los judíos en el extranjero que padecían privaciones y sufrimiento. Desde el momento en que los Estados Unidos entró en la guerra y hasta su fin, la financiación fue enviada a las organizaciones comunitarias y de ayuda regional en Polonia, Lituania y otros países afectados a través de una sucursal del JDC en Holanda, un país neutral. La fotografía pertenece a los archivos del JDC, que contienen documentos, fotografías, películas, videos, relatos orales y objetos que dan testimonio del trabajo de la organización desde la Primera Guerra Mundial hasta la actualidad.

Mercado al aire libre en un barrio incendiado, Polonia

El epígrafe de esta fotografía periodística dice: «Polacos distribuyen vegetales entre las ruinas de una ciudad destruida por un bombardeo en una de las batallas entre alemanes y rusos. Miles de ciudades y pueblos de Polonia todavía están en ruinas y deben ser reconstruidos. Esta será una de las primeras tareas de la nueva Polonia. Y serán necesarios el acero y demás materiales estadounidenses en la obra de reconstrucción, así como nuestra ayuda financiera. Debido a la posición más bien remota de Polonia en relación a Francia, Inglaterra y los Estados Unidos, y a las dificultades para obtener materiales de los fabricantes alemanes hasta que Alemania se haya recuperado de la guerra, la reconstrucción de Polonia será más lenta que la de las zonas devastadas en Francia, Bélgica e Italia. 19 de noviembre de 1918». El Comité de Distribución Conjunta de Fondos Estadounidenses para Víctimas de Guerra Judías (que más tarde pasó a llamarse Comité de Distribución Conjunta Judío Estadounidense y que en ambos casos se abrevia como JDC, por sus siglas en inglés), una organización humanitaria, contribuyó en gran medidad con los esfuerzos de reconstrucción, sobre todo en las comunidades judías afectadas. La imagen es de la agencia de fotografías Underwood & Underwood, un importante productor de diapositivas para estereopticón (una especie de linterna mágica), que entró en el campo de la fotografía periodística en 1910. La fotografía pertenece a los archivos del JDC, que contienen documentos, fotografías, películas, videos, relatos orales y objetos que dan testimonio del trabajo de la organización desde la Primera Guerra Mundial hasta la actualidad.

Barco de ayuda zarpa hacia el Cercano Oriente

El epígrafe de esta fotografía de una agencia de noticias afirma: «El USS Pensacola, que ahora se utiliza como barco de socorro para llevar comida y vestimenta a los países indigentes en el Cercano Oriente, zarpó de Nueva York con un cargamento valuado en más de dos millones de dólares. El Pensacola no es el primer barco en viajar al Cercano Oriente; otros dos lo han precedido. Las embarcaciones de ayuda están bajo los auspicios del Comité Estadounidense de Ayuda para el Cercano Oriente. La fotografía muestra el Pensacola saliendo del embarcadero de Hoboken para comenzar el largo viaje a Constantinopla, que es la primera escala». El Comité de Distribución Conjunta de Fondos Estadounidenses para Víctimas de Guerra Judías (que más tarde pasó a llamarse Comité de Distribución Conjunta Judío Estadounidense y que en ambos casos se abrevia como JDC, por sus siglas en inglés), una organización de ayuda humanitaria que se formó al inicio de la Primera Guerra Mundial para hacer frente a las necesidades de los judíos en el mandato británico de Palestina y Europa, participó en este esfuerzo de ayuda no sectaria aportando 300 000 dólares del costo del cargamento del Pensacola. La fotografía pertenece a los archivos del JDC, que contienen documentos, fotografías, películas, videos, relatos orales y objetos que dan testimonio del trabajo de la organización desde la Primera Guerra Mundial hasta la actualidad.

Primer cargamento de carne kosher enviado a Dánzig, Polonia

En 1919, cuando cientos de miles de judíos estaban atrapados entre las fuerzas beligerantes de Polonia y Rusia, los judíos de los Estados Unidos enviaron los alimentos que estos refugiados necesitaban desesperadamente. En esta fotografía, se cargan barriles de carne kosher salada a bordo del barco de vapor Ashburn en el puerto de Nueva York, para ser enviados a Dánzig (actual Gdansk, Polonia). En 1914 se formó el Comité de Distribución Conjunta de Fondos Estadounidenses para Víctimas de Guerra Judías (que más tarde pasó a llamarse Comité de Distribución Conjunta Judío Estadounidense y que en ambos casos se abrevia como JDC, por sus siglas en inglés). Su misión era enviar ayuda, como alimentos, ropa, medicamentos, fondos y suministros de emergencia a los judíos de Europa afectados por la guerra. Tras su paso, la guerra dejó muchas otras catástrofes —pogromos, epidemias, hambrunas, revolución y ruina económica— y, después de la guerra, el JDC siguió desempeñando un papel importante en la reconstrucción de las comunidades judías devastadas de Europa del Este y en la asistencia de los judíos en Palestina. La imagen, difundida por la agencia fotográfica Underwood & Underwood, pertenece a los archivos del JDC, que contienen documentos, fotografías, películas, videos, relatos orales y objetos que dan testimonio del trabajo de la organización desde la Primera Guerra Mundial hasta la actualidad. Desde su fundación, el JDC ha proporcionado ayuda y asistencia social en más de 90 países.

Tarjeta de identidad de un prisionero de guerra de la Primera Guerra Mundial

La sucursal de Vladivostok del Comité de Distribución Conjunta de Fondos Estadounidenses para Víctimas de Guerra Judías (que más tarde pasó a llamarse Comité de Distribución Conjunta Judío Estadounidense y que en ambos casos se abrevia como JDC, por sus siglas en inglés) expidió esta tarjeta en 1920 para un prisionero de guerra húngaro, Kiksa Biro. La tarjeta de identidad incluye una fotografía inusual y contiene información biográfica como el nombre del prisionero, su lugar y fecha de nacimiento, nacionalidad, domicilio, situación familiar y ocupación. Por medio de la sucursal en Vladivostok, el JDC ayudó a los prisioneros de guerra judíos en campos de Siberia durante y después de la Primera Guerra Mundial: enviándoles el correo a sus familias, ocupándose de su bienestar y organizando la atención hospitalaria para los muy enfermos. En Siberia había unos 10 000 judíos entre los 160 000 prisioneros de guerra que habían prestado servicio en el Ejército alemán y en el austro-húngaro. El Fondo de Repatriación de Prisioneros de Guerra en Siberia, una organización no sectaria apoyada principalmente por el JDC y la Cruz Roja Americana, fue creado en abril de 1920 con el objetivo de repatriar a todos los prisioneros de guerra desde Siberia hasta sus países de origen. Para lograrlo se fletaron barcos. Casi todos los prisioneros de guerra que deseaban regresar a sus hogares fueron capaces de hacerlo. Esta tarjeta es una de las 1000 tarjetas de prisioneros de guerra de la Primera Guerra Mundial guardadas en los archivos del JDC, que contienen documentos, fotografías, películas, videos, relatos orales y objetos que dan testimonio del trabajo de la organización desde la Primera Guerra Mundial hasta la actualidad.