5 de septiembre de 2014

Símbolo católico indiano, en el cual se declaran los misterios de la fe contenidos en los tres símbolos católicos: apostólico, niceno y de san Atanasio

Symbolo catholico indiano, en el qual se declaran los mysterios dela fé, contenidos enlos tres symbolos catholicos, apostolico, Niceno y de S. Athanasio se publicó en Lima, Perú, en 1598. El libro contiene los textos de los tres símbolos más importantes de la Iglesia cristiana (el símbolo apostólico, el símbolo niceno y el símbolo atanasiano) en las lenguas quechua y aimara, junto con largas explicaciones en español. La primera imprenta de América del Sur fue establecida en Lima por Antonio Ricardo (circa 1540-1606), un italiano que había trabajado durante un tiempo como impresor con los jesuitas en la ciudad de México. Este libro forma parte de una colección de 39 primeras ediciones de la Biblioteca Nacional del Perú, producida en esta imprenta entre 1584 y 1619. La colección se inscribió en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2013. Estos libros, que están en latín, español y varias lenguas amerindias, forman una parte importante del registro del encuentro entre dos mundos: la civilización amerindia de los incas y la cultura europea representada por los conquistadores españoles. Constituyen importantes fuentes para el estudio de la difusión de ideas en el Imperio español: por un lado, el proceso de evangelización y la difusión de la religión católica y, por otro, el debate sobre los pueblos nativos y su condición de seres humanos. Varios de los libros proporcionan una visión de la organización política, cultural y social de la vencida civilización inca, así como un registro de las lenguas quechua y aimara que hablaban los incas.

Arte de la lengua aimara: un compendio de las frases en la misma lengua y sus significados equivalentes en romance

Arte de la lengua aymara, con una silva de phrases de la misma lengua, y su declaración en romance se publicó en Lima, Perú, en 1612. El autor del libro es Ludovico Bertonio (1552-1628), un misionero jesuita italiano que trabajó entre los nativos aimaras del sur del Perú y Bolivia, y que escribió varias obras importantes sobre la lengua aimara. La primera imprenta de América del Sur fue establecida en Lima por Antonio Ricardo (circa 1540-1606), un italiano que había trabajado durante un tiempo como impresor con los jesuitas en la ciudad de México. Este libro forma parte de una colección de 39 primeras ediciones de la Biblioteca Nacional del Perú, producida en esta imprenta entre 1584 y 1619. La colección se inscribió en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2013. Estos libros, que están en latín, español y varias lenguas amerindias, forman una parte importante del registro del encuentro entre dos mundos: la civilización amerindia de los incas y la cultura europea representada por los conquistadores españoles. Constituyen importantes fuentes para el estudio de la difusión de ideas en el Imperio español: por un lado, el proceso de evangelización y la difusión de la religión católica y, por otro, el debate sobre los pueblos nativos y su condición de seres humanos. Varios de los libros proporcionan una visión de la organización política, cultural y social de la vencida civilización inca, así como un registro de las lenguas quechua y aimara que hablaban los incas.

Sionismo

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. Sionismo es el número 162 en una serie de más de 160 estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. El libro incluye una reseña histórica del sionismo, que lo describe como «el movimiento nacionalista más antiguo de la historia». La sección «El sionismo en la Biblia» analiza el papel de profetas, como Moisés, Isaías y Malaquías, y el exilio de diez de las tribus de Israel después de la conquista de los asirios en el 720 a. C. y de las dos tribus restantes a manos de los babilonios en 606-588 a. C. Al exilio le siguió el regreso parcial de los judíos a Palestina, impulsado por los persas bajo el gobierno de Darío, a partir de 536 a. C. Las secciones siguientes tratan sobre la presencia judía en Palestina durante los dominios persa, griego y romano. El resto del libro examina el desarrollo del sionismo moderno en Europa, e incluye el papel de figuras importantes, como sir Moses Montefiore, Moses Hess y, sobre todo, Theodor Herzl. Entre los desarrollos organizativos importantes que se mencionan, están los congresos sionistas que comenzaron en 1897 y el establecimiento, ese mismo año, del Fondo Nacional Judío. El estudio termina con un análisis sobre el futuro de Palestina y sobre las posibilidades de aplicación de la famosa Declaración Balfour del 2 de noviembre de 1917. En ese documento, Arthur James Balfour, el secretario de Relaciones Exteriores, declara que el Gobierno británico «considera favorable el establecimiento de un hogar nacional para el pueblo judío en Palestina y hará todo lo posible para facilitar el logro de este objetivo...».

Arte de la lengua quechua

Arte de la lengua quichua se publicó en Lima, Perú, en 1619. El libro es obra de Diego de Torres Rubio (1547-1638), un sacerdote jesuita de origen español que llegó al Perú en 1579, donde se dedicó al estudio de las lenguas nativas, especialmente el aimara y el quechua. La primera imprenta de América del Sur fue establecida en Lima por Antonio Ricardo (circa 1540-1606), un italiano que había trabajado durante un tiempo como impresor con los jesuitas en la ciudad de México. Este libro forma parte de una colección de 39 primeras ediciones de la Biblioteca Nacional del Perú, producida en esta imprenta entre 1584 y 1619. La colección se inscribió en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2013. Estos libros, que están en latín, español y varias lenguas amerindias, forman una parte importante del registro del encuentro entre dos mundos: la civilización amerindia de los incas y la cultura europea representada por los conquistadores españoles. Constituyen importantes fuentes para el estudio de la difusión de ideas en el Imperio español: por un lado, el proceso de evangelización y la difusión de la religión católica y, por otro, el debate sobre los pueblos nativos y su condición de seres humanos. Varios de los libros proporcionan una visión de la organización política, cultural y social de la vencida civilización inca, así como un registro de las lenguas quechua y aimara que hablaban los incas.

Libro general de las conversiones de plata y oro de diferentes leyes y pesos, organizadas de menor a mayor, y de sus intereses expresados en porcentajes, y otras normas y recomendaciones indispensables para el Virreinato del Perú

Libro general delas reduciones de plata, y oro de diferentes leyes y pesos, de menor á mayor cantidad, y de sus interesses á tanto por ciento, con otras reglas, y avisos muy necessarios para estos reynos del Piru se publicó en Lima, Perú, en 1597. La primera imprenta de América del Sur fue establecida en Lima por Antonio Ricardo (circa 1540-1606), un italiano que había trabajado durante un tiempo como impresor con los jesuitas en la ciudad de México. Este libro forma parte de una colección de 39 primeras ediciones de la Biblioteca Nacional del Perú, producida en esta imprenta entre 1584 y 1619. La colección se inscribió en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2013. Estos libros, que están en latín, español y varias lenguas amerindias, forman una parte importante del registro del encuentro entre dos mundos: la civilización amerindia de los incas y la cultura europea representada por los conquistadores españoles. Constituyen importantes fuentes para el estudio de la difusión de ideas en el Imperio español: por un lado, el proceso de evangelización y la difusión de la religión católica y, por otro, el debate sobre los pueblos nativos y su condición de seres humanos. Varios de los libros proporcionan una visión de la organización política, cultural y social de la vencida civilización inca, así como un registro de las lenguas quechua y aimara que hablaban los incas.

Alegato y decisión de examinar y aprobar los milagros del muy piadoso padre Francisco Solano, miembro de la orden franciscana seráfica

Allegatio ivris, et consilium pro examinandis et approbandis miraculis religio fissimi viri Francisci Solano Seraphici Franciscani ordinis alumni (Alegato y decisión de examinar y aprobar los milagros del muy piadoso padre Francisco Solano, miembro de la orden franciscana seráfica) se publicó en Lima, Perú, en 1612. San Francisco Solano (1549-1610) fue un fraile franciscano de origen español que llegó a América del Sur en 1589, donde trabajó durante 20 años como misionero entre los nativos del noroeste de la Argentina y del Paraguay. Fue canonizado en 1726. Esta obra es un análisis de los milagros que, según se dice, había realizado el padre Solano. La primera imprenta de América del Sur fue establecida en Lima por Antonio Ricardo (circa 1540-1606), un italiano que había trabajado durante un tiempo como impresor con los jesuitas en la ciudad de México. Este libro forma parte de una colección de 39 primeras ediciones de la Biblioteca Nacional del Perú, producida en esta imprenta entre 1584 y 1619. La colección se inscribió en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2013. Estos libros, que están en latín, español y varias lenguas amerindias, forman una parte importante del registro del encuentro entre dos mundos: la civilización amerindia de los incas y la cultura europea representada por los conquistadores españoles. Constituyen importantes fuentes para el estudio de la difusión de ideas en el Imperio español: por un lado, el proceso de evangelización y la difusión de la religión católica y, por otro, el debate sobre los pueblos nativos y su condición de seres humanos. Varios de los libros proporcionan una visión de la organización política, cultural y social de la vencida civilización inca, así como un registro de las lenguas quechua y aimara que hablaban los incas.