5 de septiembre de 2014

Sermón del muy reverendo padre fray Pedro Gutiérrez Flórez, calificador del Santo Oficio y ministro provincial de los frailes menores de la provincia del Perú y el reino de Chile

Sermón que el muy reverendo Padre Fray Pedro Gutierrez Florez calificador del Sancto Officio, Ministro Provincial de los frayles Menores, de la provincia del Pirú y Reyno de Chile se publicó en Lima, Perú, en 1605. La primera imprenta de América del Sur fue establecida en Lima por Antonio Ricardo (circa 1540-1606), un italiano que había trabajado durante un tiempo como impresor con los jesuitas en la ciudad de México. Este libro forma parte de una colección de 39 primeras ediciones de la Biblioteca Nacional del Perú, producida en esta imprenta entre 1584 y 1619. La colección se inscribió en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2013. Estos libros, que están en latín, español y varias lenguas amerindias, forman una parte importante del registro del encuentro entre dos mundos: la civilización amerindia de los incas y la cultura europea representada por los conquistadores españoles. Constituyen importantes fuentes para el estudio de la difusión de ideas en el Imperio español: por un lado, el proceso de evangelización y la difusión de la religión católica y, por otro, el debate sobre los pueblos nativos y su condición de seres humanos. Varios de los libros proporcionan una visión de la organización política, cultural y social de la vencida civilización inca, así como un registro de las lenguas quechua y aimara que hablaban los incas.

Relación verdadera de una carta que envió el padre prior de la Orden de Santo Domingo, de la ciudad de Úbeda, al abad mayor de San Salvador, de la ciudad de Granada

Relacion verdadera de una carta que embio el padre prior dela orden de Santo Domingo, de la ciudad de Ubeda, al Abad mayor de San Salvador dela Ciudad de Granada se publicó en Lima, Perú, en 1617. La primera imprenta de América del Sur fue establecida en Lima por Antonio Ricardo (circa 1540-1606), un italiano que había trabajado durante un tiempo como impresor con los jesuitas en la ciudad de México. Este libro forma parte de una colección de 39 primeras ediciones de la Biblioteca Nacional del Perú, producida en esta imprenta entre 1584 y 1619. La colección se inscribió en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2013. Estos libros, que están en latín, español y varias lenguas amerindias, forman una parte importante del registro del encuentro entre dos mundos: la civilización amerindia de los incas y la cultura europea representada por los conquistadores españoles. Constituyen importantes fuentes para el estudio de la difusión de ideas en el Imperio español: por un lado, el proceso de evangelización y la difusión de la religión católica y, por otro, el debate sobre los pueblos nativos y su condición de seres humanos. Varios de los libros proporcionan una visión de la organización política, cultural y social de la vencida civilización inca, así como un registro de las lenguas quechua y aimara que hablaban los incas.

Grecia con los archipiélagos de las Cícladas y las Espóradas del Norte

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. Grecia con los archipiélagos de las Cícladas y las Espóradas del Norte es el número 18 en una serie de más de 160 estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. El libro trata los temas de geografía física y política, historia política, así como condiciones sociales, políticas y económicas. La parte sobre historia política se centra en el período comprendido entre la guerra en la que Grecia logró su independencia del Imperio otomano (1821-1829), y la primera y segunda guerras balcánicas (1912-1913), en las que adquirió tierras de Bulgaria y Turquía, lo que le significó casi la duplicación de su territorio y población. Las Cícladas y las Espóradas del Norte son archipiélagos del mar Egeo que quedaron bajo el control de Grecia tras las guerras balcánicas, pero cuya incorporación aún no había sido reconocida oficialmente por las grandes potencias. El apéndice incluye los textos de documentos importantes relativos a Grecia en el siglo XIX. Entre ellos, están el Protocolo de Londres del 22 de marzo de 1829, en virtud del cual las grandes potencias de Gran Bretaña, Francia y Rusia garantizaban el estatus de Grecia como una entidad autónoma bajo la soberanía del Imperio otomano; el Protocolo de Londres del 3 de febrero de 1830, en virtud del cual las tres mismas potencias garantizaban el estatus de Grecia como reino totalmente independiente; y el Tratado de Londres del 29 de marzo de 1864, por el cual Grecia obtuvo la soberanía de las islas Jónicas, un protectorado británico desde 1815. Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, Grecia permaneció neutral, pero se unió a la guerra a favor de Gran Bretaña y Francia en junio de 1917. El estudio no cubre la participación propiamente dicha de Grecia en la guerra.

Turquía en Europa

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. Turquía en Europa es el número 16 en una serie de más de 160 estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. En 1914, cuando comenzó la guerra, el Imperio otomano había perdido la mayor parte de sus una vez extensos territorios en la península balcánica, y su dominio solo se extendía a la actual Turquía europea y a la región de Tracia (actual Grecia). El libro ofrece una visión general de la geografía física y política de estas regiones; una breve historia política del Imperio, desde su fundación en 1300 hasta principios del siglo XX, y un capítulo más largo sobre las condiciones económicas. La sección «Objetivos de guerra de los Jóvenes Turcos» cita ampliamente el memorando distribuido en las provincias turcas el día después de que el Imperio otomano declarara la guerra al Imperio británico, Rusia y Francia. Esta sección enfatiza la centralidad de los motivos panislámicos y panturanios, y concluye que «el ideal de los Jóvenes Turcos de repetir en condiciones modernas las conquistas turanias de Gengis Kan y Tamerlán» ha fracasado. «Turanias» hace referencia a un movimiento cuyo objetivo era la unión de todos los pueblos turanios, que, según se dice, incluían a los pueblos túrquicos y otros relacionados.

Holanda

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. Holanda es el número 25 en una serie de más de 160 estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. Holanda o el Reino de los Países Bajos, como se lo conocía formalmente, se mantuvo neutral durante la guerra. El libro trata los temas de historia política, condiciones sociales y políticas, así como condiciones económicas. La sección sobre historia política examina el período comprendido entre la instauración de la República de los Siete Países Bajos Unidos (o Provincias Unidas) en 1581, después de la larga lucha por la independencia de España, hasta el reinado de Guillermina, que comenzó en 1898 y continuó hasta después de la Primera Guerra Mundial. Entre los temas tratados, están el surgimiento de la República Neerlandesa, las relaciones con Gran Bretaña y Francia, la dominación francesa bajo el gobierno de Napoleón, la instauración del Reino de los Países Bajos en 1814, y el movimiento separatista de las provincias del sur para formar el Reino de Bélgica en 1830-1831. La sección sobre condiciones sociales y políticas hace hincapié en la división de la población en una mayoría protestante y una gran minoría católica romana en crecimiento, y el importante papel de las divisiones religiosas en los partidos políticos y en la educación pública. La sección sobre las condiciones económicas es breve: cubre principalmente el exitoso esfuerzo de Holanda por restablecer su solvencia después de la costosa ruptura con Bélgica y su compromiso con una política de libre comercio.

España

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. España es el número 34 en una serie de más de 160 estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. Este estudio relativamente breve abarca la historia política y las condiciones sociales y políticas. Narra la historia de España desde la abdicación del rey Carlos IV en 1808 hasta el reinado de Alfonso XIII, que comenzó en 1902, un período turbulento que incluyó la intervención de Napoleón en el país, revueltas internas, rebeliones, crisis constitucionales, el alzamiento y la pérdida definitiva de la mayoría de las colonias españolas en América, la intervención en Marruecos, la guerra contra Estados Unidos y la pérdida del resto de sus colonias en Cuba y Filipinas. La sección sobre historia política resume estos acontecimientos y termina con una nota de esperanza: «parecía haber signos de que España por fin había alcanzado una condición de estabilidad y estaba a punto de entrar en un período de verdadera prosperidad». La sección sobre condiciones sociales y políticas analiza el poder de la Iglesia católica romana, el funcionamiento de la monarquía constitucional en virtud de la Constitución de 1876 y las «graves penurias» de gran parte de la población. Se describe a España como un país pobre, en el que la escasez se debía tanto a causas naturales como a la «mala administración y la obstinada adhesión a una política económica equivocada». España permaneció neutral durante la Primera Guerra Mundial.