18 de agosto de 2014

La fontana de oro

Aquí se presenta el manuscrito original autógrafo de La fontana de oro, la primera novela del gran escritor español Benito Pérez Galdós (1843−1920). El manuscrito data de 1868; la novela se publicó en 1870. Galdós fue una figura literaria importante en la España del siglo XIX, comparable en el alcance y la calidad de su producción literaria a Charles Dickens en Gran Bretaña y a Honoré de Balzac en Francia. Nació en Las Palmas de Gran Canaria, Canarias, España, y vivió la mayor parte de su vida en Madrid. La fontana de oro muestra la capacidad de Galdós para observar y plasmar en su obra de ficción su visión de la realidad, que siguió desarrollando en Episodios nacionales, una serie de 46 novelas históricas que tienen lugar en el período comprendido entre la Batalla de Trafalgar (1805) y la época contemporánea de Galdós. La fontana de oro trata sobre el personaje de Fernando VII (1784-1833), rey de España en 1808 y de 1814 a 1833. El manuscrito se conserva en las colecciones de la Casa-Museo Pérez Galdós, en Gran Canaria.

Retrato de Benito Pérez Galdós

Este retrato del escritor Benito Pérez Galdós fue realizado por el pintor valenciano Joaquín Sorolla y Bastida en 1894. Nacido en Las Palmas de Gran Canaria el 10 de enero de 1843, Galdós se convirtió en una importante figura de la literatura española, y fue el autor de más de 80 títulos que incluyen novelas, episodios nacionales y obras de teatro. Su trabajo abarca muchas características y tendencias diferentes, que incluyen un realismo que recuerda a ciertas novelas del Siglo de Oro español, así como la influencia de los escritores rusos y franceses del siglo XIX. Otros temas importantes en la ficción de Galdós son la preocupación por las corrientes religiosas y místicas presentes en toda la literatura española y su interés por el Regeneracionismo (un movimiento político e intelectual en España que trataba de comprender las razones de la caída del país como gran potencia). En conjunto, estos elementos llevaron a la creación de obras comprometidas con las preocupaciones políticas, sociales y cotidianas de los lectores de finales del siglo XIX y principios del siglo XX en España. En su pintura, Sorolla supo captar la actitud serena y observadora del gran escritor realista. La pintura original se conserva en la Casa-Museo Pérez Galdós en Las Palmas, Gran Canaria, y es una de las piezas más importantes y conocidas que se exhiben en el museo.

Vista del puerto de La Luz y ciudad de Las Palmas de Gran Canaria

Este paisaje en acuarela, pintado circa 1889, fue realizado por Eliseo Meifrèn y Roig (1859-1940), un artista catalán que se especializó en paisajes marinos impresionistas. Representa una vista parcial de la bahía de Las Isletas y el puerto de La Luz, cerca del extremo noreste de la isla Gran Canaria, con la casa del práctico y las barcazas inglesas para el comercio del carbón. En la distancia se ve la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, capital de la provincia española de Las Palmas. El puerto de La Luz, planeado inicialmente en la década de 1850, fue construido entre 1883 y 1903, en gran parte por el impulso de Fernando de León y Castillo (1842-1918), un influyente político local. Allí existió un puerto desde finales del siglo XV. En un momento fue la base de escala para los barcos que viajaban entre España y sus colonias del Nuevo Mundo. A finales del siglo XIX se convirtió en escala tradicional de los barcos en ruta hacia América, África y Europa. El contrato para construir el puerto de La Luz fue adjudicado a la empresa inglesa Swanston and Company, y la obra estuvo dirigida por Juan de León y Castillo, ingeniero y hermano de Fernando. Esta pintura se conserva en las colecciones de la Casa-Museo León y Castillo, en Gran Canaria.

Plano del puerto de refugio de La Luz y de las obras proyectadas

Este documento es un plano original para el puerto de La Luz, situado en la bahía de Las Isletas en Las Palmas de Gran Canaria (Canarias, España). Fue trazado por el ingeniero Juan de León y Castillo (1834-1912), quien concibió la construcción de un dique exterior de 1240 metros de longitud, partiendo de un muelle de abrigo anterior en dirección norte-sur. Completaría el abrigo portuario un muelle transversal o contramuelle de 600 metros de longitud con rumbo oeste-este, que separaría el puerto del antepuerto. La construcción del puerto comenzaba en el istmo de Guanarteme, cerca del «castillo» de Santa Catalina, y tenía muelles intermedios. Desde hace cinco siglos, la bahía de La Luz y el puerto de Las Palmas de Gran Canaria han sido la base tradicional de escala y avituallamiento de buques en su paso por el Atlántico Medio. A partir de finales del siglo XIX cobró especial importancia como estación carbonera de buques en ruta hacia América, África y Europa. La construcción del puerto de La Luz se realizó entre 1883 y 1903. El puerto es, sin lugar a dudas, la obra de ingeniería más conocida de cuantas proyectara el ingeniero Juan de León y Castillo, responsable de planificar, supervisar e implementar el proyecto. Su fama reside en la escala que tiene, en el uso superior de la ingeniería hidráulica, y en su éxito como motor para el crecimiento y la transformación de la economía insular. En la actualidad, La Luz es el cuarto puerto más activo de España y el número 100 del mundo en el tráfico de contenedores. Cada año pasan por él más de un millón de pasajeros que viajan entre las islas y la península Ibérica. El plano se conserva en las colecciones de la Casa-Museo León y Castillo, en Gran Canaria.

Oficinas de la compañía consignataria y naviera de Elder

Esta fotografía, tomada en 1907, muestra el interior de las oficinas de una compañía naviera y consignataria inglesa en el puerto de La Luz, cerca de la punta noreste de Gran Canaria (Canarias, España). El puerto de La Luz, también conocido como puerto de Las Palmas, fue construido entre 1883 y 1903 por la empresa inglesa Swanston and Company. Estratégicamente ubicado a unos 100 kilómetros al oeste de Marruecos, en el océano Atlántico, entre los continentes de Europa, África y las Américas, el archipiélago canario era importante como una estación carbonera para los barcos de vapor que transitaban largas distancias. El carbón se extraía principalmente en el Reino Unido, y se enviaba a Canarias para vender, principalmente por parte de empresas británicas, a los barcos de vapor que iban al puerto a reabastecerse de combustible. La mayor parte de las compañías consignatarias y navieras de La Luz también eran británicas. Lo más probable es que las oficinas que aquí se muestran sean las de Elder Dempster & Company y sus afiliados. Con sede central en Liverpool, la compañía contaba con una sucursal en el archipiélago canario, que, entre otras cosas, introdujo las bananas en Inglaterra en 1884. Las actividades comerciales vinculadas al tráfico portuario contribuyeron decisivamente a la transformación social de Gran Canaria a finales del siglo XIX. La fotografía pertenece a las colecciones de la Fundación para la Etnografía y el Desarrollo de la Artesanía Canaria (FEDAC).

Fiesta al aire libre en el British Club de Las Palmas de Gran Canaria

A comienzos del siglo XX, el British Club fue el centro de la vida social de la colonia británica en Gran Canaria, una de las islas de Canarias. Situado junto al Hotel Metropole de Las Palmas de Gran Canaria, y cercano a la Iglesia inglesa (protestante), constituyó un lugar para el ocio y la recreación, así como para las reuniones de negocios de sus miembros. Esta fotografía de la década de 1890 muestra a hombres y mujeres, vestidos con elegancia, bailando en una fiesta al aire libre en el club. En el fondo, a la izquierda, está el océano Atlántico. Entre los famosos visitantes británicos a Canarias, estuvo la novelista y escritora de misterio Agatha Christie, quien pasó varias semanas en 1927 y se quedó en el Metropole. Dos de sus colecciones de historias cortas, El enigmático Sr. Quin (1930) y Miss Marple y trece problemas (1932), se desarrollan en parte en las islas. La fotografía pertenece a las colecciones de la Fundación para la Etnografía y el Desarrollo de la Artesanía Canaria (FEDAC).