8 de agosto de 2014

Carta de Damar Wulan

La Serat Damar Wulan (MSS.Jav.89), cuyas extraordinarias ilustraciones representan a la sociedad javanesa de finales del siglo XVIII, es uno de los manuscritos indonesios más bellos que tiene la Biblioteca Británica. Las imágenes están cargadas de humor, y el artista demuestra gran talento para representar expresiones faciales y posturas (como se observa, por ejemplo, en la mujer que duerme con un brazo sobre los ojos, y cuya sandalia se balancea apenas en un pie). Lo cotidiano está representado con fascinante detalle, desde jaulas de pájaros hasta macetas de jardín y telas, con maravillosas escenas de música y danza de enorme interés para los artistas actuales. Una nota contemporánea en inglés, que acompañó la donación del manuscrito en 1815, afirma: «Se dice que este libro tiene 200 años»; sin embargo, para el Dr. Russell Jones, las marcas de agua en las páginas manoseadas y sucias de papel holandés, «J HONIG» y «J H & Z», solo se han encontrado en manuscritos de Indonesia fechados en circa 1800-1855, por lo que es más probable, quizás, que este manuscrito date de finales del siglo XVIII. Los primeros expertos en textos javaneses hicieron caso omiso del carácter artístico de los manuscritos, pero, en el caso de Serat Damar Wulan, ese hecho fue irrefutable. El manuscrito comienza con la ascensión de la hija de Brawijaya (Kusuma Kancana Wungu) al trono del Imperio mayapajit. Está fechado en Jumahat-Manis, 9 Rabingulawal, sin año.

Representaciones de las donaciones del rey Mindon en diversos lugares, de 1853 a 1857

Este manuscrito birmano (Or 13681) de la Biblioteca Británica muestra siete escenas de donaciones del rey Mindon en varios lugares durante los primeros cuatro años de su reinado (1853-1857). El artista no solo representó las siete ceremonias específicas con mérito histórico del rey Mindon, sino que también describió en detalle el costo de las donaciones reales. Este parabaik (libro plegable) de mediados del siglo XIX tiene tapas de cuero rojo labrado. La tapa lleva el título «Representaciones de las donaciones del rey Mindon en varios lugares a partir del año 1215, primero [volumen I]» en letras doradas. Como el calendario de la era de Birmania [e. B.] comienza en el año 638 d. C., 1215 e. B. corresponde a 1853 d. C. El nombre de la reina Tharasein (Tharasein Mihpaya) aparece en la etiqueta de papel pegada en la contratapa del manuscrito. En 1853, los reyes donaron un monasterio (Waso kyaung) y una casa de descanso (Za yat), junto con una ofrenda de árboles a los monjes de Ratanatheinkha (escena 1); el costo de las donaciones fue de 3500 kyats. Hicieron la segunda y tercera donación en 1854, en Amarapura, la primera capital de Birmania. Obsequiaron la casa de descanso Thudhamma (Thudhamma za yat) y una imagen de Buda en ladrillo, ofrecieron comidas diarias a 70 monjes en el mes de wahso y entregaron túnicas de ordenación (Wahso thin gan) y los ocho artículos básicos (Payeithkaya shi pa) destinados a los monjes (escenas 2 y 3). El rey Mindon realizó su cuarta donación en 1855: ofreció numerosos regalos a los monjes budistas de Amarapura (escena 4). La quinta donación de la realeza tuvo lugar en 1856, en Amarapura. Entre las donaciones había un thein (salón para la ordenación), dos sardaik bhi dho (cofres dorados para manuscritos), manuscritos de hoja de palma, camas decoradas con mosaicos de vidrio y mosquiteros de encaje de oro. La escena 5 muestra a músicos y bailarines que van a entretener a los miembros de la realeza; también han recibido regalos los funcionarios de la corte y sus esposas. El rey Mindon hizo su sexta donación en 1857, en Mandalay: el monasterio Mingala Bon San y el salón de ordenación Dhamma Myitzu a Pyay Sayadaw. En la imagen (escena 6), se ve a los miembros de la realeza mientras reciben un homenaje y los entretiene una orquesta. Los monjes también recibieron los ocho artículos básicos y otros regalos. En 1853 el rey obsequió dos lagos (Zeya Nanda kan y Thiri Nanda kan) en el pueblo de Nyaung gan. Un año más tarde, en 1854, el rey también ofreció una charca en Hsinte siyinsu, en Amarapura (escena 7).

Tratado sobre masajes

La medicina tradicional tailandesa es una disciplina holística que conlleva el amplio uso de tratamientos con hierbas autóctonas y masajes de presión, combinados con aspectos de la espiritualidad y del bienestar mental. Influenciada por los conceptos indios y chinos de la sanación, la medicina tradicional tailandesa entiende la enfermedad no como una cuestión meramente física, sino también como un desequilibrio del paciente con su mundo social y espiritual. Los manuscritos médicos tailandeses escritos durante el siglo XIX ofrecen una visión general de diferentes métodos de tratamiento y prevención, de la comprensión y del conocimiento del cuerpo humano, de la combinación de mente y espíritu, y de las enfermedades. En 1831, el rey Rama III ordenó la compilación de diversos tratados de medicina para utilizarlos como material didáctico en las escuelas médicas reales, de reciente creación: Wat Phrachetuphon (Wat Pho) y Wat Ratcha-orot, en Bangkok. Wat Phrachetuphon se convirtió formalmente en la primera escuela médica real en 1889 y todavía hoy funciona allí una escuela de medicina tradicional tailandesa. El tratado que se presenta aquí ofrece instrucciones para masajes e incluye 30 ilustraciones del cuerpo humano con los puntos de masaje.

Ramayana

La tradición oral de la historia del Ramayana birmano se puede rastrear hasta el reinado del rey Anawrahta (en actividad entre 1044 y 1077), el fundador del primer Imperio birmano. La historia fue transmitida de forma oral de generación en generación antes de que se escribiera en prosa y verso y como una obra de teatro. La versión birmana escrita más antigua que se conoce del Ramayana es Rama Thagyin (Canciones del Ramayana), compilada por U Aung Phyo en 1775. Un ejemplar de la historia de Rama, en tres volúmenes, llamado Rama vatthu se escribió en hoja de palma en 1877. Este parabaik (libro plegable) de circa 1870 tiene 16 páginas con escenas pintadas de la historia del Ramayana y epígrafes cortos en birmano. Las cubiertas de papel están pintadas de rojo, amarillo y verde, con bordes florales y leones rampantes. Una portada tiene una inscripción en birmano, en tinta negra, con el título Rama Zat y una breve identificación del contenido, que se organiza de la siguiente manera: Rama pone la cuerda en el arco; el demonio Dusakhaya en la batalla; ofrendas de limosnas; secuestro en el carro, construcción de la calzada de piedra, y llegada a Thiho (Ceilán, o la actual Sri Lanka). Las representaciones teatrales del Ramayana surgieron en el período Konbaung (1752-1885), cuando el ministro real, Myawaddi Mingyi U Sa, convirtió al Ramayana Jataka en una típica obra clásica birmana y, además, compuso la música temática y canciones para su representación. Desde entonces, las representaciones del Ramayana han sido muy populares en la cultura birmana, y a menudo se celebran Yama zat pwe (representaciones teatrales del Rama) y espectáculos de marionetas. También se pueden encontrar escenas del Ramayana como motivos o elementos de diseño en tallas de madera y artículos lacados birmanos.

Anales malayos

En algún momento alrededor del año 1400, un príncipe de Sumatra llamado Parameswara fundó un asentamiento en la desembocadura del río Malaca, en la costa oeste de la península malaya. Uno de sus sucesores recibió el islam con los brazos abiertos, y Malaca pronto creció hasta convertirse en el mayor reino islámico de Asia Sudoriental. Llegó a ser conocido como la «Venecia de Oriente», y, como centro del comercio de especias, atrajo a los comerciantes de lugares tan remotos como Arabia, la India, China y Japón. La riqueza de Malaca resultó irresistible para los portugueses, que fueron los primeros europeos en circunnavegar el cabo de Buena Esperanza en el océano Índico. No conformes con ser simples partícipes del ajetreado comercio, los portugueses atacaron Malaca y la tomaron en 1511. El sultán malayo, Mahmud Shah, huyó hacia el sur, a Johor. A medida que la corte exiliada comenzó a afrontar la realidad de que su estadía forzada en Johor no sería temporal, les pareció cada vez más apremiante registrar para la posteridad los recuerdos aún vivos de la magnificencia de Malaca. Se produjo una crónica para dar testimonio de que el sultán y su familia, ahora instalados en el curso superior del río Johor, eran descendientes de una gloriosa línea de reyes malayos originaria del sur de Sumatra y pertenecientes al antiguo imperio de Srivijaya, que había logrado hacer de Malaca el centro de comercio más rico de Asia Sudoriental. Dio la casualidad de que el funcionario de la corte encargado de la tarea, Tun Seri Lanang, era, quizás, el más grande escritor malayo de todos los tiempos, y produjo en el siglo XVII lo que ahora se considera una obra maestra de la literatura malaya. Titulada en árabe Sulalat al-Salatin (Genealogía de los reyes), pero conocida popularmente como Sejarah Melayu (Anales malayos), esta obra no solo es un triunfo literario, sino también un manual del arte de gobernar malayo. Resume el pacto solemne entre el gobernante, que jura nunca deshonrar a sus súbditos, y su pueblo, que se compromete a no cometer nunca durhaka (traición). Se conocen más de 30 manuscritos de Sejarah Melayu, con numerosas versiones diferentes del texto, algunas diseñadas para reforzar las credenciales de otros reinos malayos alegando vínculos con la línea real ilustre de Malaca. La popularidad duradera de Sejarah Melayu también deriva de la habilidad de su autor para abordar episodios históricos clave y reformularlos, invariablemente para la mayor gloria de Malaca. Una de sus célebres anécdotas cuenta que, cuando una delegación de Malaca visitó China, se les ordenó que mantuvieran la reverencia; nadie tenía permitido mirar al emperador a la cara. Cuando este les preguntó qué deseaban comer, los astutos malayos dijeron que querían kangkung (espinaca), sin cortar, con las hojas enteras. Así, cada bocado les permitía alzar la cabeza para comer las largas hojas de espinaca y poder ver el rostro del emperador chino subrepticiamente.

La historia de Kiều

Truyện Kiều (La historia de Kiều), escrito por Nguyễn Du (1765−1820), es considerado el poema más significativo de la literatura vietnamita. Fue compuesto en estrofas Lục-bát (6-8) y su título original en vietnamita es Ðoạn Trường Tân Thanh (Otro llanto de un corazón roto). Sin embargo, es más conocido como Truyện Kiều o Kim Văn Kiều. La historia está basada en una novela china del período Ming, del siglo XVII, que Nguyễn Du descubrió mientras estaba en una misión de embajada a China en 1813. La trama retrata las caóticas circunstancias políticas y sociales de Vietnam en el siglo XVIII, surgidas de las luchas políticas internas. El tema de la historia es la devoción filial, uno de los principios fundamentales del confucianismo. Relata la vida y los obstáculos que debió sortear una joven bella y talentosa que sacrificó su dicha para salvar a su familia en desgracia. Para poder reunirse con su primer amor, tuvo que pasar por muchos sufrimientos, como ser arrastrada a la prostitución, casarse con un hombre que ya estaba casado y ser expulsada de un santuario budista. Sin embargo, este encuentro no le brindó a Kiều dicha terrenal y eligió dedicar su vida a servir a su familia como lo dictaba la devoción filial. Los críticos literarios han sostenido que el tema de la historia es una alegoría de la culpa y el conflicto de intereses de Nguyễn Du por aceptar trabajar para el nuevo régimen (la dinastía Nguyễn, 1802-1945), que había estado involucrado indirectamente en el derrocamiento de su antiguo amo. Este comportamiento era inaceptable en la sociedad vietnamita confuciana tradicional, ya que equivalía a traicionar la devoción filial. De ahí que el tema de la historia fuera un doloroso recordatorio para Nguyễn Du, quien nació en el seno de una familia mandarina prominente, y cuyo padre ocupó el cargo de ministro de alto rango bajo la dinastía Le. La copia del manuscrito de Truyện Kiều que se conserva en la Biblioteca Británica (número de referencia Or 14844) fue terminada alrededor del año 1894. Está escrita en Chữ Nôm (caracteres sino-vietnamitas). Cada página está bellamente ilustrada con escenas de la historia. La encuadernación consiste en una cubierta de seda en amarillo real con motivos de dragones. Nguyễn Quang Tuấn, un erudito vietnamita independiente que inspeccionó el manuscrito, opina que este manuscrito tiene cierta relevancia real porque el dragón en la portada tiene las cinco garras que normalmente se reservaban para uso imperial. Otra característica importante de este manuscrito es que lleva las anotaciones del famoso sinólogo francés Paul Pelliot (1878-1945), que compró el manuscrito en 1929.