8 de agosto de 2014

Explicación de al-Khansa’ en exquisitas estrofas

Este libro es una colección impresa del poema de Tumāḍir bint ʿAmr ibn al-Ḥarth ibn al-Sharīd al-Sulamīyah titulado Anis al-Julasāʼ fī Sharḥ Dīwān al-Khansāʼ (Explicación de al-Khansa’ en exquisitas estrofas). Conocida históricamente como al-Khansā’ (la de la nariz respingona o la que se parece a una gacela), la autora es considerada una de las principales poetisas de finales de la Arabia preislámica. Se hizo musulmana después de conocer al profeta Mahoma, quien, según se dice, admiraba su poesía. El reconocimiento contemporáneo y posterior de su poesía se debió mucho a la fuerza de sus lamentos panegíricos. Sus dos hermanos murieron en luchas tribales antes de su conversión al islam. Después de eso, sus cuatro hijos murieron en batallas por la nueva fe. Su Diwan (Poemas completos) se ha reimpreso en numerosas ocasiones. En un elegante párrafo introductorio, el editor de esta edición de 1895, el padre Louis Cheikho, afirma que la poesía de al-Khansa’ «encendía la envidia en el alma de los poetas árabes [masculinos] y hacía que las mujeres irguieran la cabeza, orgullosas». Cheikho comenzó a estudiar su obra con una compilación anterior publicada en 1888. La importancia de esta edición no solo radica en la presentación de una recopilación más completa de su poesía y del comentario clásico sobre la misma, sino que también ofrece una mirada íntima a los métodos utilizados por un prominente orientalista para rastrear manuscritos perdidos, compararlos de manera crítica y proporcionar comentarios que aclaran el texto con referencias históricas, literarias y léxicas completas. Cheikho fue maestro del distinguido arabista ruso I. Y. Kratchkovsky, quien escribió en sus memorias sobre la fascinante sorpresa y posterior decepción cuando descubrió que tanto él como su mentor estaban trabajando en la misma poetisa árabe preislámica.

Mapa de la isla de Cuba

Carte de l'île de Cuba (Mapa de la isla de Cuba) apareció por primera vez en el Essai politique sur l'île de Cuba (Ensayo político sobre la isla de Cuba), de Alexander von Humboldt, publicado en París en 1826. El mapa fue producido por el cartógrafo y grabador francés Pierre M. Lapie (1779-1850), jefe de la Sección Topográfica en el Ministerio de Guerra francés. Muestra el contorno de la costa de Cuba trazado según las observaciones astronómicas de navegantes españoles y de Humboldt, quien visitó Cuba primero en 1800-1801 y luego en 1804. La investigación de Humboldt en Cuba expandió el conocimiento sobre la isla: su geografía, economía, flora, fauna, topografía, clima y suelo. Sus escritos le valieron el título de «segundo descubridor de Cuba». El gran naturalista y geógrafo alemán trazó la línea costera de Cuba con mayor nivel de precisión y determinó la ubicación exacta de ciudades y pueblos. Se destaca principalmente la de La Habana, que, en mapas anteriores, basados en mediciones y cálculos erróneos, se la había colocado a unos 20 kilómetros de su ubicación real. En la esquina inferior izquierda, hay un mapa en recuadro del puerto y la ciudad de La Habana.

Mapa de la isla de Cuba y territorios circundantes

José María de la Torre y de la Torre (1815-1873) fue un ilustre geógrafo, arqueólogo, historiador y educador cubano que dedicó gran parte de su vida intelectual al estudio de la historia local cubana. Esta obra cartográfica de 1841 de José María de la Torre tiene importancia desde el punto de vista histórico y geográfico. Describe en detalle los itinerarios de los viajes de Cristóbal Colón a las Américas. El mapa muestra las rutas de cada uno de los tres viajes de Colón, con las fechas en que llegó a cada lugar. Proporciona los topónimos originales, así como los nombres que Colón dio a las diferentes islas. También muestra la distribución de las culturas precolombinas en la fecha del primer viaje de Colón, según la interpretación de José María de la Torre. La originalidad de este mapa reside en su evocación del pasado aborigen que, en la fecha de realización, ayudó a reafirmar la cultura de los pueblos originarios de las Américas. También se muestran la isla de Jamaica y la parte occidental de La Española (Haití). La ilustración en la esquina superior izquierda representa el escudo de Cuba, otorgado a la isla por el rey de España en 1516.

El asistente de los jueces para cuestiones planteadas por los adversarios en el derecho

Mu’in al-hukam fi-ma yataraddudu bayn khusmin al-ahkam (El asistente de los jueces para cuestiones planteadas por los adversarios en el derecho) es un manual de procedimiento de ley islámica. Fue escrito en el siglo XV por ‘Ali ibn Khalil al-Tarabulsi, también conocido como ‘Ala’ al-Din ibn al-Hasan ‘Ali ibn Khalil al-Tarabulsi (o al-Tarabulusi), un jurista hanafí de Jerusalén. Después de la introducción de su libro con referencias a la singular importancia de la sharia (ley islámica) en el Corán y entre los profetas, al-Tarabulsi procede a explicar que escribió con el fin de aclarar los principios subyacentes de la profesión. Señala que, en general, la mayoría de los libros de derecho son simples compendios de casos y sentencias. En contraste, él busca explicar al-ghawamidh (los principios escondidos) de al-fann (su arte). Además de pretender lograr estas nobles aspiraciones, abarca cuestiones cotidianas, como la jurisdicción de los jueces, su estatus y la compensación por sus diversos servicios. Cita numerosas decisiones judiciales, a menudo sin discusión teórica. No se sabe mucho acerca de la vida de al-Tarabulsi, y esta puede ser su única obra sobreviviente. El libro fue «corregido, editado y revisado» por Husayn Afandi al-Asyuti y fue publicado por la imprenta Bulaq de El Cairo bajo la dirección de Husayn Husni, que fue, durante mucho tiempo, el supervisor. Esta edición fue publicada en 1883; la imprenta Bulaq la reimprimió en 1892.

La superabundancia de lo encomiable y el fortalecimiento de lo aún más digno de alabanza: colección de poesía

Este diván, Al-Faydh al- Muhammadi wa-al-Madad al-Ahmadi wa Huwa Diwan (La superabundancia de lo encomiable y el fortalecimiento de lo aún más digno de alabanza: colección de poesía), es un libro de poemas, la mayoría de los cuales son en alabanza al profeta Mahoma o en súplica de sus bendiciones y asistencia. Algunos de los versos se apartan de este tema, por ejemplo, las oraciones poéticas dirigidas a Ahmad al-Rifa’i, fundador de la famosa orden sufí donde el autor, Abū al-Hudá al-Ṣayyādī, fue un destacado (y polémico) líder. Abu al-Huda fue un escritor prolífico que progresó desde orígenes humildes en la Siria rural hasta convertirse en profesor y asesor del sultán Abdul Hamid II. Fue una figura religiosa de gran importancia y un agente de poder cuya influencia en la corte otomana no tenía rival. Fue el responsable de la designación a altos cargos de muchos de sus contemporáneos, especialmente Ahmad Izzat al-Abid (1851-1924), asesor sirio del sultán. La presencia de Abū al-Hudá como árabe en la corte imperial lo involucró en la política otomana-islámica, lo que causaba que sus decisiones se sintieran en muchas partes del Imperio. Mantuvo relaciones con las principales figuras del movimiento reformista islámico, como Mahmud Shukri al-‘Alusi (1856-1924) en Irak y Muhammad ‘Abdu (1849-1905) en Egipto. El liderazgo de los sufíes rifa'iyah provocó que las órdenes rivales trataran de socavar sus afirmaciones religiosas y su lugar en la corte. La historia no fue amable con Abū al-Hudá. Su rápido ascenso al poder, su posición clave de mecenazgo y las ambigüedades de sus escritos llevaron a que se lo tildara de oscurantista, reaccionario y fraude. Parece irónico que, a la fecha, la historiografía árabe ignore de tal manera a uno de los intermediarios favoritos del sultán con sus súbditos árabes. Incansable escritor y publicista, se le atribuyen más de 200 obras. Los poemas de esta colección son, en su mayoría, cortos. Las coplas y los versos cortos se intercalan con poemas más largos. Muchos de los versos fueron escritos con motivo de ocasiones especiales, como la festividad posterior al Ramadán, o para conmemorar un determinado acontecimiento.

Plano de La Habana

Esteban Pichardo (1799-1879) fue una de las figuras más importantes de Cuba en el campo de la investigación científica del siglo XIX y el principal representante en los campos de la geografía y la cartografía. Plano de La Habana es parte de una obra mayor en 35 hojas, Carta Geo-hidro-topográfica de la Isla de Cuba, que Pichardo publicó en 1874-1875. Pichardo adoptó un conjunto de símbolos geográficos muy similares a los utilizados en los mapas contemporáneos. Sus mapas, que reflejan un alto grado de sofisticación matemática, fueron una importante referencia cartográfica de Cuba hasta casi un siglo después. Sirvieron para determinar que la superficie terrestre de Cuba era de 124 500 kilómetros cuadrados, un cálculo muy alejado de la realidad (de acuerdo con los geógrafos contemporáneos, la superficie de Cuba es de 109 884 kilómetros cuadrados) pero de relevancia histórica para la época. El mapa muestra los topónimos contemporáneos, las urbanizaciones en diferentes partes de la ciudad en crecimiento, las calles, las construcciones importantes, las líneas de ferrocarril y el puerto.