18 de agosto de 2014

Fetua sobre el milenio

Kashf ‘an mujawazat hadha al-ummah al-alf (Fetua sobre el milenio) es una parte de una obra genealógica más amplia, Lubb al-Lulab fi Tahrir al-Ansab (La esencia de la construcción de genealogías). Trata sobre los Días Finales en la escatología suní. La fetua (opinión legal) tiene sus orígenes en una cuestión planteada a su autor, al-Suyuti (1445-1505), en relación con la resurrección del profeta Mahoma dentro de un lapso de mil años posteriores a su muerte. Al-Suyuti señala el interés de muchos en la cuestión del milenio. Rechaza esta creencia, diciendo que se basa en una tradición batil (imperfecta). Fundamenta su decisión en el testimonio de muchos transmisores confiables de hadices, o en quienes habían oído la palabra del Profeta. En la escatología islámica, no se precisa cuándo acaecerán los Días Finales. El fin del mundo incluye secuencias conocidas por los cristianos, pero se diferencia por la introducción de la figura de al-Mahdi. El profeta Mahoma no desempeña ningún papel en los acontecimientos finales. Al-Suyuti afirma que la creencia es infundada, ya que los signos del Yawm al-Qiyamah (Día de la Resurrección) faltan o han sido alterados por acontecimientos históricos. Este manuscrito está encuadernado con otras tres obras: Los secretos escondidos del pensamiento claro; Resumen sin título en verso sobre las obligaciones islámicas y Memorando sobre la cuestión planteada por los judíos sobre el destino divino. Como ocurre con otras obras encuadernadas en este volumen, el manuscrito incluye una página de anotaciones no asociadas con el autor ni con el tema del texto. En este caso, se refieren a las propiedades medicinales de los gallos, con recetas para el uso de la sangre o partes del cuerpo como remedios para la esterilidad, la impotencia y otros padecimientos.

Memorando sobre la cuestión planteada por los judíos sobre el destino divino (Zikr Su’al al-Yahudi min al-Qadha’ wa-al-Qadr)

Este corto manuscrito contiene manzumah (respuestas en verso) a preguntas sobre el destino, la suerte y la predestinación. La obra es anónima. Al parecer, esta controvertida área de la metafísica había sido abordada por un erudito religioso judío sin nombre de tendencias predestinacionistas. El autor de esta obra expone los argumentos contra el determinismo estricto de aquellos que él llama ahl al-sunnah (pensadores ortodoxos). Para apoyar su refutación aporta versos y pasajes de varias fuentes; principalmente, se refiere a dos obras en detalle. El autor de la primera es ibn Lubb al-Gharnati, y a veces se la titula Taqyid fi Masa’il al-Qadha’ wa-al-Qadr (Investigación sobre la cuestión del destino divino). La segunda manzumah se atribuye a Yahm ibn Safwan, una personalidad polémica de principios del islam. Esta es una imputación dudosa, en primer lugar, porque ibn Safwan no es conocido por haber dejado ningún rastro literario y, segundo, porque él mismo fue fustigado por los ahl al-sunnah. La primacía del destino divino sobre el libre albedrío ha sido un tema de debate y discusión desde el nacimiento de la filosofía islámica. El texto principal del manuscrito está acompañado por notas marginales y comentarios al final.

Estudio detallado de la revelación auténtica

Este manuscrito de una obra de Abu Ishaq Ibrahim ibn Qurqul (1111-1174) del siglo XIV es un análisis de los problemas léxicos que surgen de los textos canónicos de los hadices de al-Bukhari y Muslim ibn al-Hajjaj. La obra de ibn Qurqul sigue el modelo de una obra más famosa, Mashariq al-Anwar `ala Sahih al-Athar (Luz crepuscular sobre la auténtica revelación), de Qadi ‘Ayad. Esta es la tercera y última parte de una serie que comienza con la letra ‘ayn y sigue hasta el final del alfabeto. Como es habitual, el texto comienza con un análisis de la morfología de una palabra, seguido de ejemplos de quienes son autoridad en hadices y de otros escritores, y termina con algunos ejemplos de cómo se la utiliza en contexto. Ibn Qurqul nació en Andalucía (actual España) y enseñó, predicó y escribió en ciudades de la península Ibérica y Marruecos. Murió en Fez. Esta obra ha sido reimpresa varias veces, pero nunca tuvo una edición crítica. Este manuscrito tiene 193 hojas numeradas, y faltan los folios 19 a 27. La primera hoja está decorada con un marco dorado alrededor de un texto decorativo remarcado, que, por desgracia, está tan dañado que es ilegible. El resto del texto está realizado en una cuidadosa escritura naskh. La numeración de las hojas no es contemporánea a la copia. El volumen presenta evidencia de reparaciones y restauraciones. La nota con el título y el autor, así como el índice, se agregaron en una fecha posterior.