Memorando sobre la cuestión planteada por los judíos sobre el destino divino (Zikr Su’al al-Yahudi min al-Qadha’ wa-al-Qadr)

Este corto manuscrito contiene manzumah (respuestas en verso) a preguntas sobre el destino, la suerte y la predestinación. La obra es anónima. Al parecer, esta controvertida área de la metafísica había sido abordada por un erudito religioso judío sin nombre de tendencias predestinacionistas. El autor de esta obra expone los argumentos contra el determinismo estricto de aquellos que él llama ahl al-sunnah (pensadores ortodoxos). Para apoyar su refutación aporta versos y pasajes de varias fuentes; principalmente, se refiere a dos obras en detalle. El autor de la primera es ibn Lubb al-Gharnati, y a veces se la titula Taqyid fi Masa’il al-Qadha’ wa-al-Qadr (Investigación sobre la cuestión del destino divino). La segunda manzumah se atribuye a Yahm ibn Safwan, una personalidad polémica de principios del islam. Esta es una imputación dudosa, en primer lugar, porque ibn Safwan no es conocido por haber dejado ningún rastro literario y, segundo, porque él mismo fue fustigado por los ahl al-sunnah. La primacía del destino divino sobre el libre albedrío ha sido un tema de debate y discusión desde el nacimiento de la filosofía islámica. El texto principal del manuscrito está acompañado por notas marginales y comentarios al final.

Estudio detallado de la revelación auténtica

Este manuscrito de una obra de Abu Ishaq Ibrahim ibn Qurqul (1111-1174) del siglo XIV es un análisis de los problemas léxicos que surgen de los textos canónicos de los hadices de al-Bukhari y Muslim ibn al-Hajjaj. La obra de ibn Qurqul sigue el modelo de una obra más famosa, Mashariq al-Anwar `ala Sahih al-Athar (Luz crepuscular sobre la auténtica revelación), de Qadi ‘Ayad. Esta es la tercera y última parte de una serie que comienza con la letra ‘ayn y sigue hasta el final del alfabeto. Como es habitual, el texto comienza con un análisis de la morfología de una palabra, seguido de ejemplos de quienes son autoridad en hadices y de otros escritores, y termina con algunos ejemplos de cómo se la utiliza en contexto. Ibn Qurqul nació en Andalucía (actual España) y enseñó, predicó y escribió en ciudades de la península Ibérica y Marruecos. Murió en Fez. Esta obra ha sido reimpresa varias veces, pero nunca tuvo una edición crítica. Este manuscrito tiene 193 hojas numeradas, y faltan los folios 19 a 27. La primera hoja está decorada con un marco dorado alrededor de un texto decorativo remarcado, que, por desgracia, está tan dañado que es ilegible. El resto del texto está realizado en una cuidadosa escritura naskh. La numeración de las hojas no es contemporánea a la copia. El volumen presenta evidencia de reparaciones y restauraciones. La nota con el título y el autor, así como el índice, se agregaron en una fecha posterior.

Comentario sobre diferencias gramaticales

Este manuscrito, el Sharh al-hudud al-nahawiyah (Comentario sobre diferencias gramaticales), de Jamal al-Din al-Fakihi (1493/4−1564/5), constituye un resumen para aclarar cuestiones gramaticales. El autor, oriundo de La Meca, pasó parte de su vida en El Cairo. No se sabe mucho más de su vida, sus viajes ni sus enseñanzas. Si bien su erudición se limita a unas pocas obras sobre gramática, que no parecen haber tenido un impacto duradero en la materia, fue muy respetado por sus contemporáneos. El Sharh es conocido por los títulos alternativos Sharh Kitab al-Hudud fi al-Nahw (Comentario sobre el libro «Diferencias gramaticales») y Hudud al-Nahw (Diferencias gramaticales). El manuscrito nunca fue conocido por los estudiosos. Las notas biográficas y bibliográficas que acompañaron a la edición del Sharh publicado en 1993 por el erudito egipcio Mutawalli al-Damiri, por ejemplo, no contienen ninguna mención de este manuscrito. Otras copias del Sharh se conservan el bibliotecas egipcias o sauditas. El texto está realizado en una clara escritura naskh con rúbricas frecuentes. No se ofrece el nombre del copista ni la fecha. El manuscrito está encuadernado con otras tres obras: un fragmento de un tratado sobre «En el nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso», Tratado y notas sobre las oraciones y Testigos: comentario de ibn Aqil sobre al-Alfiyah, de ibn Malik.

Los secretos escondidos del pensamiento claro

Kashf al-asrar ‘amma khafiya ‘an al-afkar (Los secretos escondidos del pensamiento claro) aborda numerosos temas relacionados con las Escrituras, la devoción y los ritos. El autor, Muḥammad ibn Aḥmad ibn al-ʻImād al-Aqfahsī (1378-1462), afirma en su introducción: en el libro, «proporciono respuestas a cuestiones problemáticas y temas complicados que escapan a la mente racional de los doctos y los sabios, confundiéndolos». Utiliza un formato de preguntas y respuestas: plantea una pregunta, menciona citas de autoridades anteriores y luego proporciona sus propias explicaciones o interpretaciones. Se conocen pocos detalles de la vida o la carrera de al-Aqfahasi, más allá de que nació en Aqfahas (o Iqfahas, una aldea del Egipto Medio) y se trasladó a El Cairo, donde estudió con el erudito y maestro ʻUmar ibn Raslān al-Bulqini (1324-1403). Al-Aqfahsi siguió la tradición legal de la escuela Shafi’i. Murió en El Cairo. Se dice que fue kathir al-ittila’ (inteligente y bien informado), descripción que sus obras en existencia confirman. Sus escritos abarcan diversos temas. Incluyen obras pastorales sobre el matrimonio, obras sobre la comida y los buenos modales en la mesa, una historia natural de los animales y una obra sobre la historia del río Nilo. Este manuscrito de Kashf al-asrar está realizado en escritura magrebí (del norte de África), con numerosas rúbricas. Al comienzo del volumen, hay una página de notas en diferentes escrituras realizadas en el año 1689. La última página del manuscrito tiene notas sobre el ritual de oración en escritura naskh. Lamentablemente, no hay un colofón con información acerca de dónde o cuándo se copió la obra. Está encuadernada con otras obras más cortas, también escritas en magrebí.

Resumen sin título en verso sobre las obligaciones islámicas

Este manuscrito en árabe, sin título, es una urjūza (versificación) de Muqaddimat ibn Rushd (Introducción de ibn Rushd). Es una obra sobre la jurisprudencia islámica malikí de ibn Rushd al-Jadd (el abuelo), también conocido como Abū al-Walīd Muḥammad ibn Aḥmad (circa 1058-circa 1126), que no debe confundirse con su famoso nieto, el filósofo Abu al-Walid ibn Rushd (1126-1198). Esta versificación, conocida comúnmente como Naẓm muqaddimat ibn Rushd (La versificación de la introducción de ibn Rushd), se atribuye a ʻAbd al-Rahman ibn ʻAlī al-Ruqʿī al-Fāsī (fallecido en Fez, Marruecos, alrededor del 2 de julio de 1455). El poema describe los deberes de los musulmanes en el cumplimiento de los ritos fundamentales de la religión, como la oración, el ayuno, la limosna, la peregrinación y los procedimientos para las abluciones antes de rezar. Las prescripciones son detalladas. Por ejemplo, las estrofas sobre la al-zakat (limosna) incluyen la porción exacta de ganancia que se reservará de la agricultura y la cría de animales, con instrucciones específicas para productos como dátiles, aceitunas, aceite de oliva, ganado y camellos. Las secciones sobre la al-wudhu’ (ablución) ofrecen detalles sobre las partes del cuerpo que deben ser aseadas y en qué orden, la pureza del agua utilizada en el lavado y qué hacer en lugares sin agua. El poema tiene 19 páginas y está realizado en escritura magrebí (del norte de África) con bordes simples y títulos temáticos en rojo. El manuscrito está encuadernado con otras tres obras: Los secretos escondidos del pensamiento claro; Fetua sobre el milenio y Memorando sobre la cuestión planteada por los judíos sobre el destino divino.

Fetua sobre el milenio

Kashf ‘an mujawazat hadha al-ummah al-alf (Fetua sobre el milenio) es una parte de una obra genealógica más amplia, Lubb al-Lulab fi Tahrir al-Ansab (La esencia de la construcción de genealogías). Trata sobre los Días Finales en la escatología suní. La fetua (opinión legal) tiene sus orígenes en una cuestión planteada a su autor, al-Suyuti (1445-1505), en relación con la resurrección del profeta Mahoma dentro de un lapso de mil años posteriores a su muerte. Al-Suyuti señala el interés de muchos en la cuestión del milenio. Rechaza esta creencia, diciendo que se basa en una tradición batil (imperfecta). Fundamenta su decisión en el testimonio de muchos transmisores confiables de hadices, o en quienes habían oído la palabra del Profeta. En la escatología islámica, no se precisa cuándo acaecerán los Días Finales. El fin del mundo incluye secuencias conocidas por los cristianos, pero se diferencia por la introducción de la figura de al-Mahdi. El profeta Mahoma no desempeña ningún papel en los acontecimientos finales. Al-Suyuti afirma que la creencia es infundada, ya que los signos del Yawm al-Qiyamah (Día de la Resurrección) faltan o han sido alterados por acontecimientos históricos. Este manuscrito está encuadernado con otras tres obras: Los secretos escondidos del pensamiento claro; Resumen sin título en verso sobre las obligaciones islámicas y Memorando sobre la cuestión planteada por los judíos sobre el destino divino. Como ocurre con otras obras encuadernadas en este volumen, el manuscrito incluye una página de anotaciones no asociadas con el autor ni con el tema del texto. En este caso, se refieren a las propiedades medicinales de los gallos, con recetas para el uso de la sangre o partes del cuerpo como remedios para la esterilidad, la impotencia y otros padecimientos.

Corrección de «El método», es decir, «Minhaj al-talibin», de al-Nawawi

Este manuscrito consiste en cinco volúmenes de una obra en seis volúmenes (falta el segundo) sobre la ley islámica. Es un manual práctico para jueces de la tradición legal de la escuela Shafi’i. Ofrece principios y precedentes, con algunas de las digresiones lingüísticas y de otro tipo que se encuentran frecuentemente en la escritura legal. La obra abarca muchos temas, que incluyen el tratamiento de los prisioneros de guerra, las bebidas alcohólicas y el ajedrez. El manuscrito se atribuye al jurista 'Umar ibn al-Raslan Bulqini (1324-1403), pero pudo haber sido escrito por otro de los varios eruditos de su familia, ya que no hay indicios de la autoría exacta o, incluso, del título. Las opiniones legales de la obra se basan en numerosas fuentes, pero tienen sus raíces en Kitab al-Umm (al-Umm, que significa «el ejemplar»), de Muhammad ibn Idris al-Shafi’i (767/8−820), y en la obra Minhaj al-Talibin (manual del siglo XIII sobre la ley de herencia de la escuela Shafi’i), de al-Nawawi. La obra nunca fue editada. El supuesto autor fue el progenitor de una familia de eminentes juristas que, a veces, son confundidos entre sí en la literatura biográfica. Es considerado el jurista más famoso de su época: se le pedía su opinión con tal frecuencia que no tuvo tiempo de terminar muchas de las obras que comenzó. A excepción del cuarto, cada volumen está encabezado por la inscripción waqf (legado), firmada por un tal 'Abd al-Basit ibn Khalil al-Shafi. Los volúmenes cuentan con una buena encuadernación y con guardas de papel marmolado. El texto está realizado por diferentes escribas. Probablemente el cuarto volumen se haya copiado de forma separada, en otro momento. Tiene muchos daños por gusanos, rasgaduras y carece de la declaración del legado.

Fragmento de un tratado sobre «En el nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso»

Este manuscrito está compuesto por  40 páginas de una obra mayor sobre la exclamación piadosa «bi-ism Allah al-Rahman al-Rahim» («En el nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso»), a la que se llama formalmente basmala. El manuscrito tiene muchas hashiyah (notas marginales) de un autor desconocido sobre el sharh (comentario) anónimo de una obra mayor y sin título, también de autor desconocido. Para los musulmanes, recitar la basmala es más que recordar el nombre de Dios. Algunos comentaristas clásicos sostienen que la basmala es una parte integral del propio Corán —esta oración aparece al comienzo de todos los capítulos (excepto de uno)—. Este punto es analizado en el manuscrito. El autor del comentario abarca temas como el uso del término en al-kutub al-samawiyah (la Biblia) y sus características lingüísticas. Hoy en día, el musulmán devoto comienza cada día con la frase y la repite al comienzo de cada actividad. La basmala es también un motivo artístico y arquitectónico que se ha utilizado desde los primeros días del islam. El manuscrito está realizado en escritura magrebí (del norte de África) y contiene observaciones sobre los propietarios.

Comentario sobre Testigos: comentario de ibn ‘Aqil sobre «al-Alfiyah», de ibn Malik

Este manuscrito es una copia del comentario de ibn 'Aqil (circa 1294-1367) sobre la famosa obra al-Alfiyah, de ibn Malik, un poema de 1000 líneas sobre los principios de la gramática árabe. Tanto al-Alfiyah como el comentario son textos estándar en el plan de estudios tradicional islámico. El título del comentario, «Testigos», hace referencia a la búsqueda que hacían los eruditos de shawahid (testigos) antiguos y confiables de quienes pudieran depender para la autenticación de la gramática y el léxico de la lengua árabe. Ibn Malik (fallecido en 1274) buscaba que su poema fuera una herramienta de enseñanza más que un trabajo de investigación. El hecho de que los estudiantes tuvieran que memorizar las 1000 líneas ha dado lugar a controversias en los tiempos modernos respecto del papel de la memorización mecánica y de la proliferación de comentarios en la pedagogía medieval. No se sabe mucho acerca del comentarista, ibn 'Aqil. Parece haber sido una especie de sibarita, que murió con muchas deudas. El manuscrito está realizado en escritura del norte de África, con numerosas anotaciones. Está incompleto: le faltan las primeras y las últimas páginas. Algunas están manchadas, y las notas al margen han recibido grandes daños durante la encuadernación. El texto está borroneado en partes porque la tinta se ha corrido. El contenido difiere significativamente de la primera edición impresa de la firma Bulaq de El Cairo. El manuscrito está encuadernado con otras tres obras: Tratado y notas sobre las oraciones; Comentario sobre diferencias gramaticales, de al-Fakihi; y un fragmento de un tratado sobre «En el nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso».

Tratado y notas sobre las oraciones

Este manuscrito trata sobre las oraciones utilizadas universalmente por los musulmanes. La primera sección abarca la al-hamdu lil-Allah, recitada en muchas ocasiones para dar gracias a Dios por alguna bendición, como llegar a salvo de un viaje. La frase significa literalmente «alabado sea Dios», y la utiliza en diversas formas gente de todos los credos. Después de analizar el significado y el uso según los gramáticos Sibawayh y Khalil ibn Ahmad, pioneros de la lingüística árabe del siglo VIII, el autor distingue entre el uso «correcto» y su aplicación en el habla cotidiana. La obra analiza diversos mutaradifat (sinónimos) de alabanza, tales como el shukr (agradecimiento), que, si bien han sido motivo de controversia entre los comentaristas debido a su redundancia, aún hoy gozan de amplio uso en algunos dialectos árabes. El contraste entre el lenguaje común y el cumplimiento estricto de las normas gramaticales y léxicas es un tema recurrente en el texto. La segunda sección del volumen analiza otra oración, específica de los musulmanes, Salat ‘ala al-Nabi (bendiciones sobre el Profeta), que se utiliza en muchas ocasiones para honrar la primacía de Mahoma en la creación. Esta oración ha sido impuesta por el propio Corán (33:56) a los musulmanes. Ha ocasionado controversia, ya que plantea una paradoja: en lugar de, simplemente, recordar las virtudes del Profeta, ofrece oraciones de alabanza. El minucioso estudio de las oraciones formulistas dio origen a una vasta bibliografía, que abarca los grandes nombres de la erudición, la predicación y el misticismo islámicos. El manuscrito está realizado en escritura magrebí (del norte de África). No se mencionan título, autor, copista ni fecha. Las notas marginales son meras anotaciones, más que comentarios completos. El manuscrito está encuadernado con otras tres obras: un fragmento de un tratado sobre «En el nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso»; El Shawahid, de ibn Aqil, con comentario, y el Comentario sobre diferencias gramaticales, de al-Fikihi.