28 de mayo de 2014

La cuestión del Escalda

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. La cuestión del Escalda es el número 28 en una serie de más de 160 estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. El estudio proporciona un historial de los acuerdos jurídicos internacionales que regían el brazo occidental del río Escalda, la vía fluvial que da acceso al mar al puerto de Amberes. En el Tratado de Münster (1648), por el cual se reconocía la independencia de España de las siete Provincias Unidas de los Países Bajos (también conocidos como la República de Holanda), se cedió la orilla sur del río Escalda a los holandeses. Los holandeses usaron su control del río para negar a Amberes el acceso al mar, lo que servía tanto a sus intereses comerciales como estratégicos. Este acuerdo duró hasta la década de 1790, cuando Francia invadió los Países Bajos. Más adelante, Francia abrió el río para el comercio. Los holandeses recuperaron el control exclusivo del río en 1815, tras el final de las guerras napoleónicas. En 1831, cuando Bélgica se separó de los Países Bajos, volvió a surgir la cuestión del control sobre el río. En virtud de acuerdos negociados por las grandes potencias en 1839, los Países Bajos conservaron la soberanía sobre las dos orillas del brazo occidental del Escalda, pero el río propiamente dicho fue declarado curso de agua internacional, por lo que quedó garantizado el libre comercio. Estos acuerdos se mantuvieron en vigor hasta 1914 con el estallido de la Primera Guerra Mundial. Hay tres notas complementarias que se refieren a los tratados internacionales que regían la fortificación de Amberes y del puerto holandés de Flushing, así como los derechos de los holandeses para vigilar el tráfico marítimo en el brazo occidental del Escalda.

Rumanía

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. Rumanía es el número 23 en una serie de más de 160 estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. El libro contiene secciones que tratan sobre geografía física y política, historia política, además de condiciones políticas, sociales y económicas. Rumanía, que estuvo mucho tiempo bajo el control del Imperio otomano, declaró su independencia el 21 de mayo de 1877. Las grandes potencias reconocieron esta declaración de independencia en el Congreso de Berlín de 1878. Rumanía pactó una alianza secreta de defensa con Austria-Hungría en 1883, pero cambió su lealtad durante la Primera Guerra Mundial y, en agosto de 1916, entró en la guerra del lado de Rusia. En ese entonces, el país era una monarquía constitucional, gobernada por el rey Carlos I, donde la Iglesia ortodoxa era la religión oficial estatal. Una nota anexa a la sección sobre la historia política se ocupa de los tratados internacionales que regían la navegación en el río Danubio, que desemboca en el mar Negro en la costa de Rumanía. La sección sobre economía observa la creciente importancia de la industria del petróleo en la década anterior a la Primera Guerra Mundial, ya que la producción de petróleo crudo aumentó desde 493 000 toneladas métricas en 1904 hasta 1 847 000 de toneladas métricas en 1913.

Polonia rusa, Lituania y Rusia Blanca

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. Polonia rusa, Lituania y Rusia Blanca es el número 44 en una serie de más de 160 estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. El estudio trata sobre las partes del Reino de Polonia adquiridas por Rusia en las particiones de Polonia del siglo XVIII (y la confirmación del Congreso de Viena de esas particiones en 1815), además de las tres provincias lituanas del Imperio ruso (Grodno, Kaunas y Vilna) y las tres provincias (Vítebsk, Maguilov y Minsk) conocidas como la Rusia Blanca (actual Bielorrusia). El libro contiene secciones que tratan sobre geografía física y política, historia política, así como condiciones políticas, sociales y económicas. En 1914, la población de la Polonia rusa era de 13 335 400 habitantes, de los cuales un 75 por ciento eran polacos. Entre las poblaciones minoritarias del país había judíos, alemanes, lituanos y ucranianos (rutenos). En Lituania y la Rusia Blanca, la población de alrededor de12 000 000 de habitantes estaba conformada principalmente por bielorrusos, judíos y lituanos. Gran parte del estudio se refiere al futuro de esta región étnica y lingüísticamente diversa. En mayo de 1917, el Consejo Nacional de Lituania, en una convención en Petrogrado (San Petersburgo), lanzó un llamamiento a la independencia absoluta de Lituania, mientras que los partidos políticos polacos pedían la creación de una unión polaco-lituana. El estudio examina los méritos de estas posturas encontradas, y la posibilidad de conflicto con Rusia si se adoptaran las propuestas polacas. Después de la Conferencia de Paz de París, Polonia y Lituania se reconstituyeron como Estados soberanos independientes. El apéndice incluye los textos (en francés) de las declaraciones lituana y polaca sobre la independencia de posguerra.

Spitsbergen

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. Spitsbergen es el número 36 en una serie de más de 160 estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. Spitsbergen (ahora más conocido como Svalbard) es un archipiélago situado en el océano Ártico, al norte de Noruega y al este de Groenlandia. El libro contiene secciones que tratan sobre geografía física y política, las condiciones económicas, la historia política y una sección final de observaciones generales. La sección sobre la historia política resume el descubrimiento y la exploración del archipiélago y la participación de Gran Bretaña, Rusia y los países escandinavos. En el momento de la redacción del estudio, Gran Bretaña, Noruega, Suecia y Rusia reclamaban su soberanía sobre el archipiélago o derechos comerciales especiales. La sección final resume y evalúa estos reclamos. En el Tratado de Spitsbergen, firmado en 1920 al final de la Conferencia de Paz de París, los Estados Unidos, Gran Bretaña, Dinamarca, Italia, Japón, Noruega, los Países Bajos y Suecia acordaron que Spitsbergen fuera parte de Noruega, pero que las islas debían ser desmilitarizadas y que los ciudadanos de todos los países signatarios tenían el derecho de ejercer actividades económicas en ellas. Tal como se analiza en la sección relativa a las condiciones económicas, la más importante de estas actividades era la minería de carbón. Muchos otros países, incluida la Unión Soviética (Rusia), se adhirieron con posterioridad al tratado respecto del archipiélago de Spitsbergen (conocido como el Tratado de Svalbard), que sigue en vigor.

Tíbet

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. Tíbet es el número 70 en una serie de más de 160 estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. Si bien se define al Tíbet como «la meseta del Asia Central», el estudio señala que «tanto el nombre como la definición de las fronteras son extremadamente vagos». En ese entonces, el conocimiento occidental sobre la geografía del Tíbet todavía era bastante limitado. El libro contiene secciones que tratan sobre geografía física y política, historia política y condiciones económicas. Al comienzo de la parte de historia política hay una nota que aclara: «Esta sección debe ser leída junto con China, el número 67 de la serie». La sección sobre la historia política se ocupa de la historia antigua del Tíbet e incluye la introducción del budismo, proveniente de la India, en el año 622, las relaciones con el Imperio mongol, las relaciones con China bajo el gobierno de los manchúes y el crecimiento de la soberanía china. Los temas tratados en la historia reciente son las relaciones entre el Tíbet y la India británica, la expedición británica a Lhasa de 1903-1904, y la rivalidad entre Gran Bretaña, Rusia y China por la influencia sobre el Tíbet. La obra también analiza las negociaciones tripartitas en Shimla (India) en 1913-1914 entre los representantes de los gobiernos de China, el Tíbet y Gran Bretaña. La sección sobre las condiciones económicas incluye un análisis detallado de los caminos que comienzan en Lhasa y señala que estos «han formado durante siglos las vías tradicionales de comunicación con el mundo exterior, pero, en realidad, no son más que rutas o senderos marcados por montículos».

Colección de sermones, tratados, fórmulas litúrgicas y cánones. Fórmulas litúrgicas en eslavo (monumentos de Frisinga)

Este manuscrito, compilado en Frisinga, Baviera, por orden del obispo Abraham (fallecido en 994), es famoso por tres textos, los llamados manuscritos de Frisinga (también folios, fragmentos o monumentos de Frisinga). Estos son los primeros textos continuos en una lengua eslava escrita en alfabeto latino, y los documentos más antiguos en esloveno. Contienen una fórmula confesional (recto del folio 78), un sermón sobre el pecado y el arrepentimiento (desde el verso del folio 158 hasta el recto del 161), fórmulas de abjuración y confesión, y una oración penitencial (desde el verso del folio 160 hasta el recto del 161). Se cree que el segundo y más importante texto literario es una perífrasis de un texto antiguo en eslavo eclesiástico. Es probable que los textos en eslavo y las otras partes del manuscrito escritas en latín, que son a la vez de naturaleza religiosa y jurídica, hayan sido reunidos a modo de manual para los obispos, útil en un contexto misionero. Dado que algunos de los documentos legales en el códice se refieren a un intercambio de tierras en Carintia, parece plausible que el manuscrito haya sido escrito durante el exilio de Abraham en los Alpes orientales (974-983). El manuscrito permaneció en la biblioteca de la catedral de Frisinga hasta 1803.