28 de mayo de 2014

Poemas de Hroswitha

Este manuscrito del siglo XI es el único sobreviviente que transmite el texto completo de las obras épicas y dramáticas de la primera poetisa alemana, Hroswitha de Gandersheim. Las correcciones y notas marginales fueron agregadas por el humanista Conrad Celtis, quien utilizó el manuscrito como copia del impresor para su edición de las obras de Hroswitha, realizada en Núremberg en 1501. El manuscrito había pertenecido al monasterio benedictino de san Emerano en Ratisbona, y llegó a Múnich en 1811. Nacida circa 935, Hroswitha fue una canonesa en la abadía alemana en Gandersheim. Escribió poemas, cuentos, obras de teatro e historias en latín durante el reinado del emperador Otón el Grande (962-973).

Los seis libros del Hexamerón (los seis días), de Ambrosio

En su Hexamerón, san Ambrosio habla de los seis días de la Creación. En este manuscrito, realizado en el monasterio benedictino de san Emerano en Ratisbona (Baviera), los seis días están ilustrados con dibujos en pluma, a toda página; el ciclo termina con una representación del descanso del Creador en el séptimo día. Se pueden encontrar representaciones del Hexamerón desde finales del siglo XI en adelante, como un nuevo tema de la iluminación románica, sobre todo en las Biblias o en obras litúrgicas, como los cantorales y misales. Sin embargo, la escuela de iluminación de Ratisbona, responsable de esta obra de arte, era famosa por la ilustración de elaborados temas teológicos y, como era de esperar, el ciclo se transmite aquí en un texto exegético. La técnica favorita era el dibujo lineal, que alcanzó su apogeo en Ratisbona durante el siglo XII. Los dibujos del Hexamerón se destacan por la monumentalidad de las representaciones y por el delicado uso de tintas con variación de color en los tonos rojo y violeta o rojo y marrón.

Victorio de Aquitania. Marciano Capela. Remigio de Auxerre. Gregorio Magno

Este manuscrito comienza con un texto de una página cuyo autor es Victorio de Aquitania (siglo V). El resto de la obra consta de dos partes independientes. La primera parte, escrita en la segunda mitad del siglo XI, presenta una obra de Marciano Capela (siglo V) sobre las siete artes liberales, seguida de un importante comentario sobre este texto de Remigio de Auxerre (circa 841-908). Entre el texto y el comentario hay un dibujo en pluma a toda página, que representa a numerosos dioses y demonios de la Antigüedad. Debido a sus características estilísticas, el dibujo se atribuye, en términos generales, a la escuela de ilustración de Ratisbona. La segunda parte del manuscrito (folios 56-109), creada alrededor de 1100 en el sur de Alemania, contiene las homilías de san Gregorio Magno (circa 540-604). El manuscrito había pertenecido al monasterio benedictino de san Emerano en Ratisbona y llegó a Múnich en 1811.