13 de mayo de 2014

Cartas, ensayos y sermones de San Gregorio Nacianceno

Este manuscrito del siglo XVIII es una colección de cartas, ensayos y sermones de San Gregorio Nacianceno (fallecido circa 389). Se cree que el manuscrito es la primera traducción al árabe del original en griego, que aún no se ha editado ni publicado. Es el segundo de una obra en dos volúmenes. Gregorio Nacianceno, también conocido como Gregorio el Teólogo, es reconocido como Padre de la Iglesia, tanto en la tradición oriental como en la occidental. Nació en Capadocia (Anatolia oriental), donde pasó gran parte de su vida. Fue compañero de clase de emperadores y de san Basilio el Grande. Al igual que Basilio, se crió en el seno de una familia cristiana, recibió una educación clásica y fue famoso por su firme defensa de las posturas ortodoxas sobre la doctrina de la Trinidad y de la naturaleza de Cristo. Los maiamer (ensayos) de este volumen abarcan temas teológicos, como las herejías de Apolinario y Arrio; el matrimonio; y reflexiones sobre la familia asmonea. También se incluyen un mensaje al clero en la Pascua; el discurso de despedida de Gregorio como obispo de Constantinopla en el año 381; un panegírico a su amigo y mecenas, san Basilio; y otro a san Cipriano. Al final hay comentarios sobre la vida y obra de Gregorio. Gregorio recibió grandes honores por su conocimiento religioso y su talento literario. Esta obra forma parte de la Colección Iryan Moftah de Manuscritos y Libros Coptos de la Universidad Estadounidense de El Cairo.

Pentateuco

Este manuscrito es una traducción al árabe de los primeros cinco libros del Antiguo Testamento (Pentateuco), denominado, en la primera hoja, «La sagrada Torá». El libro contiene poca información sobre su producción, más allá de una nota al final que indica que es de origen copto. En la parte superior de la primera hoja aparecen diseños cruciformes enmarcados, que son las únicas ilustraciones de la obra. Hay títulos de capítulos y de versículos en rojo, así como palabras guía y algunas instrucciones para la recitación durante ayunos y fiestas. En la hoja 25 del Génesis, tanto la calidad de la escritura como la del papel está deteriorada: la tinta del texo, que parece ser obra de otra persona, está corrida; el papel tiene manchones y el borde de las hojas presenta cortes imprecisos. La portada y la contratapa, que pertenecen al mismo período que el manuscrito, están formadas por capas de papel grueso cubiertas de un delgado cuero rojo. Las tapas están grabadas en relieve con un motivo de roseta, diseño común en la época en que fue realizado el libro (alrededor de 1800). Para la fecha en que se produjo la copia, los cristianos nativos de Egipto habían reemplazado la lengua copta y sus dialectos, utilizados en épocas anteriores, por el árabe (excepto para el uso litúrgico). No es posible determinar a partir de la obra propiamente dicha si la traducción se hizo del griego, de una versión en idioma copto, o si se trata simplemente de una copia de otra traducción al árabe. Esta obra forma parte de la Colección Iryan Moftah de Manuscritos y Libros Coptos de la Universidad Estadounidense de El Cairo.

Cartas, enseñanzas pedagógicas y dichos de san Antonio de Egipto

Este manuscrito comienza con las 20 cartas «a los hijos que siguen el camino apacible [de Antonio]... y las oraciones que nos alejan del ejemplo de Satanás». En su mayoría, las cartas son cortas: muchas de ellas no superan los cinco folios. Según una nota introductoria, están dirigidas tanto a hombres como a mujeres. La obra está realizada en un trazo firme, pero fluido. Toda letra o sección importante está resaltada en rojo. No hay glosas marginales contemporáneas, pero los comentarios y las correcciones (algunos en inglés) en lápiz fueron hechos por Fahim Moftah, cuyo nombre aparece en la hoja de guarda. A las cartas le siguen ta’lim ruhani (indicaciones espirituales) «y wasayah [exhortaciones sagradas] tomadas de los dichos de san Antonio el Grande». El manuscrito termina con historias y consejos devocionales en forma de preguntas y respuestas, que demuestran la fe sencilla y la sabiduría pragmática. San Antonio (circa 250-355/6) es reconocido como uno de los fundadores del monacato cristiano y es venerado como tal hasta nuestros días. Gracias a una biografía escrita por san Atanasio de Alejandría (fallecido en 373), los detalles de la vida y las enseñanzas de Antonio están más completos que los de la mayoría de los primeros líderes de la Iglesia, a pesar de que la erudición moderna ha puesto en duda detalles de la biografía. Más allá de los problemas de exactitud, fue gracias a la Vida, de Anastasio, que se extendió en todo el mundo cristiano la influencia de Antonio sobre el ascetismo monástico. Todavía se imprimen y venden ampliamente las obras atribuidas a Antonio. Este manuscrito forma parte de la Colección Iryan Moftah de Manuscritos y Libros Coptos de la Universidad Estadounidense de El Cairo.

Libros históricos del Antiguo Testamento

Este manuscrito bíblico contiene partes de los libros históricos de Josué, Jueces, Samuel y Reyes del Antiguo Testamento. El principio y el final del volumen están incompletos. Se desconoce quién fue el escriba, cuyo nombre podría haber aparecido en el colofón faltante. La copia se realizó en 1748 (Josué) y 1749 (Segundo Libro de los Reyes). Hay palabras guía pero las páginas no están numeradas. Los capítulos están marcados de manera incongruente. La obra está escrita con cuidado, pero parece haber tenido poco uso, como lo indica el hecho de que no haya manchones de tinta en el canal, que se observan en otros manuscritos de la Colección Iryan Moftah de Manuscritos y Libros Coptos de la Universidad Estadounidense de El Cairo. La encuadernación es de especial elaboración. Se cierra como un sobre, cubriendo el canal, diseño tradicional de la región y la época. El cuero de la portada y de la contratapa tiene medallones grabados en relieve con colgantes, además de esquinas con dorado que muestran un daño importante. Durante los siglos XVIII y XIX, las traducciones al árabe del Antiguo y del Nuevo Testamento de que disponían los coptos estaban basadas en varias tradiciones, como la del copto primitivo, la del siríaco, la del griego y hasta la del latín. Por lo general, los escribas no indicaban las fuentes de sus versiones en árabe, y los estudiosos aún no han realizado un análisis crítico de los textos bíblicos usados ​​por los cristianos egipcios durante el período inmediatamente anterior a la apertura de Egipto hacia Europa.

Evangelio según San Marcos

Esta copia manuscrita del Evangelio según San Marcos puede fecharse en el siglo XVIII. El texto está copiado con claridad y encerrado en un marco con doble línea roja. Los folios están numerados con números coptos. El manuscrito tiene muchas notas marginales y referencias al Antiguo Testamento en árabe; se emplean números coptos para las citas de capítulos y versículos. Puede que Wadi’ Muftah, cuyo nombre aparece en las guardas delanteras, haya añadido las notas marginales. El texto está completo y en excelentes condiciones. La encuadernación está realizada en cuero marrón y se cierra como un sobre. No se ofrecen el nombre del escriba, ni la fecha o el lugar de la copia. En el texto del Evangelio, los títulos de los capítulos están indicados en rojo. San Marcos el Evangelista motiva una veneración especial por haber fundado la Iglesia copta en el siglo I d. C. La breve biografía que precede al Evangelio abarca su nacimiento y su apostolado con Jesucristo, su residencia en Alejandría (Egipto) y su martirio. La historia es muy similar a la que se relata en las versiones modernas de su vida y refleja el papel central que representó en la historia de la Iglesia copta. El resto del material preliminar incluye un índice con una breve explicación de los acontecimientos de cada capítulo. Esta obra forma parte de la Colección Iryan Moftah de Manuscritos y Libros Coptos de la Universidad Estadounidense de El Cairo.

Evangelio según San Lucas

Este manuscrito del Evangelio según San Lucas puede fecharse en el siglo XVIII. El texto está escrito con claridad y encerrado en un marco de doble línea roja. Los folios están numerados con números coptos. El manuscrito tiene muchas notas marginales y referencias al Antiguo Testamento en árabe; se emplean números coptos para las citas de capítulos y versículos. Puede que Wadi’ Muftah, cuyo nombre aparece en las guardas delanteras, haya añadido las notas marginales. El texto está completo y en excelentes condiciones, aunque la última página está copiada por una persona diferente y le falta el borde. La encuadernación está realizada en cuero marrón y se cierra como un sobre. Puede que esta obra haya sido parte de un conjunto de volúmenes. No se ofrecen el nombre del escriba, ni la fecha o el lugar de la copia. En el texto del Evangelio, los títulos de los capítulos están indicados en rojo. Hay un largo índice. Lucas está identificado en el título del texto de este Evangelio como «San Lucas, el médico y uno de los Setenta [Discípulos]». Esta breve descripción se amplía en la biografía introductoria, donde se relata que san Pedro eligió a Lucas como uno de los setenta apóstoles, y que Lucas escribió su Evangelio en griego en Alejandría, Egipto, en el año 14 del reinado del emperador Claudio. Se dice que siguió a Pedro en su prédica en Macedonia y que fue martirizado en Roma. Esta obra forma parte de la Colección Iryan Moftah de Manuscritos y Libros Coptos de la Universidad Estadounidense de El Cairo.