10 de febrero de 2014

Irán y Afganistán

Publicado en 1941, durante la primera parte de la Segunda Guerra Mundial, este mapa japonés de Irán y Afganistán se basa en un mapa publicado el año anterior por la Administración Principal de Geodesia y Cartografía de la Unión Soviética. A diferencia de los británicos y los rusos, los japoneses no tenían grandes conocimientos de esta parte de Asia ni contaban con experiencia suficiente. No obstante, esta fue una importante zona de interés estratégico para ellos durante la guerra. Las potencias del Eje –Alemania, Japón e Italia– creían que para la victoria definitiva deberían controlar el océano Índico y todo el continente de Asia. El 15 de diciembre de 1941, una semana después de que atacaran Pearl Harbor, los japoneses presentaron a los alemanes un proyecto de convenio militar que dividía el mundo en esferas de operaciones militares a lo largo de la línea de 70 grados de longitud. Japón sería responsable del territorio al este de esta línea, y Alemania e Italia, del territorio al oeste. La línea de 70 grados atravesaba la Unión Soviética al este de los Urales, así como Afganistán, un poco al este de Kabul. Según se dice, a los alemanes no les gustó el sistema, ya que partía territorios que, como Afganistán, formaban unidades orgánicas. Alemania habría preferido una línea que pasara a lo largo de la frontera oriental de Irán y siguiera la frontera norte de Afganistán, antes de virar hacia el norte a través de Rusia, hasta el Ártico. El convenio militar firmado por Alemania, Italia y Japón el 18 de enero de 1942 adoptó, en su mayor parte, la línea propuesta por Japón. Al final, las negociaciones no pasaron de la teoría, ya que Alemania e Italia fueron derrotadas en Occidente; y Japón, en Oriente, mucho antes de que pudieran poner en práctica sus planes para Siberia, Asia Meridional y Asia Central y el océano Índico.

Vista aérea de los abordajes a India, de Letts

Este mapa panorámico representa las rutas de acceso a la India británica a través de Afganistán: ofrece una vista aérea del territorio montañoso de la entonces Unión Soviética y el valle del río Indo (actual Pakistán). Letts, una famosa librería y editorial de diarios de Londres que John Letts fundó en 1796, produjo el mapa, probablemente en la década de 1920. Está claro que el mapa estaba diseñado para los aficionados y los estrategas de salón que, según la publicidad, podrían comprar por seis peniques un paquete de banderas para pegar en el mapa y planificar o seguir los movimientos militares. En primer plano hay dos soldados británicos en uniforme mirando al río Indo. Entre los accidentes geográficos que se ven a la distancia, se observan el paso Jáiber, la ciudad de Jalālābād, el río Amu Daria (que formaba parte de la frontera entre Afganistán y la Unión Soviética), el río Murgab, en lo que actualmente es Turkmenistán, y la disputada frontera entre Rusia (es decir, la Unión Soviética) y Afganistán. El temor a un ataque ruso a la India a través de Afganistán fue una gran influencia en la planificación estratégica británica durante el siglo XIX, que se prolongó hasta la primera mitad del siglo XX.

Mapa ilustrativo de la marcha de la sección india de la Comisión de Fronteras desde Quetta hasta Olerat y Badkis; de la frontera propuesta y como realmente está demarcada; y del viaje de regreso del autor desde Herat hasta el Caspio

A principios de la década de 1880, Gran Bretaña (que en ese entonces tenía el control efectivo de la política exterior de Afganistán) y el Imperio ruso abrieron las negociaciones para definir la frontera norte de Afganistán. Ambas partes formaron una Comisión Conjunta de Fronteras, que comenzó a trabajar en el otoño de 1885. Para enero de 1888, la comisión había establecido 79 indicadores de límites a lo largo de la frontera de 630 kilómetros desde el paso de Du'l-Feqar hasta el río Amu Daria. Este mapa de la mitad occidental de Afganistán, con anotaciones, muestra la ruta que tomó la mitad británica (es decir, india) de la comisión desde Quetta, en la India británica, hasta Herat, donde estableció su cuartel general, y más al norte, donde se llevó a cabo el reconocimiento. Las líneas de color se utilizan para indicar «la frontera como realmente está demarcada», «la frontera que pretenden establecer los rusos» y «la frontera que pretenden establecer los afganos». Es muy probable que el autor al que hace referencia el título del mapa sea sir Joseph West Ridgeway (1844-1930), quien sucedió a sir Peter Stark Lumsden como jefe de la parte india de la comisión y desempeñó un papel importante tanto en el estudio de investigación como en las negociaciones relativas a la frontera con el gobierno ruso en San Petersburgo.

El río Helmand

El río Helmand (también llamado Hirmand) nace en las montañas del centro-este de Afganistán, al oeste de Kabul. Recorre 1150 kilómetros; atraviesa el suroeste de Afganistán y una pequeña parte de Irán antes de desembocar en el lago pantanoso Helmand (Sīstān), en la frontera afgano-iraní. Este mapa del río fue preparado para una obra que presentó sir Clements Robert Markham (1830-1916) a la Real Sociedad Geográfica de Londres en febrero de 1879. La obra y el mapa se publicaron en las Actas de la sociedad de marzo de 1879. Markham fue un geógrafo británico que, durante un tiempo, trabajó en la Oficina de la India, donde ayudó a recopilar y organizar los muchos mapas, informes y estudios sobre la India. También se desempeñó como secretario (1863-1888) y presidente (1893–1905) de la Real Sociedad Geográfica. En su trabajo, Markham resumía lo que se sabía sobre el Helmand y sus afluentes, entre los que están los ríos Argandab, Tarnak, Arghastān. El mapa muestra el cauce del Helmand y sus afluentes y otras características geográficas importantes, que incluyen los desiertos, los residuos de sal y los pantanos. También se indican los caminos. La provincia de Helmand, la más grande de Afganistán, toma su nombre del río Helmand.

Mapa de Kafiristán

Kafiristán, o «La tierra de los infieles», era una región en el este de Afganistán, donde los habitantes habían conservado su cultura y su religión tradicionales y habían rechazado la conversión al islam. En 1896, el gobernante de Afganistán, emir 'Abd al-Raḥmān Khān (reinó entre 1880 y 1901), conquistó la zona y la puso bajo el control de Afganistán. Los kafires se hicieron musulmanes y, en 1906, la región pasó a llamarse Nuristán, lo que significa la «Tierra de luz»: una referencia a la iluminación que trajo el islam. Kafiristán fue visitada por expediciones británicas y misiones de estudio en las décadas de 1870 y 1880, y fue objeto de varias ponencias presentadas en las reuniones de la Real Sociedad Geográfica de Londres. Este mapa de la región fue publicado en 1881 por la firma londinense de Edward Stanford para la Real Sociedad Geográfica. El autor es Henry Sharbau (1822-1904), quien durante muchos años fue el principal cartógrafo de la sociedad.

Las tierras altas de Irán, incluidos los Estados de Persia, Afganistán y Beluchistán

Este mapa de 1846, coloreado a mano, muestra la meseta iraní, una formación geográfica y geológica que abarca partes de Persia (actual Irán), Afganistán y Beluchistán (en las actuales Irán y Pakistán). El mapa muestra ciudades de diversos tamaños, provincias y sus capitales, rutas de las caravanas, fortalezas, ruinas, ríos, montañas y otros accidentes geográficos. Se ofrecen tres escalas de distancias: millas inglesas, millas alemanas y farsangas persas (que también aparecen como parasangas y fursajs). El mapa pertenece al cartógrafo alemán Carl Ferdinand Weiland (1782-1847) y fue publicado en Allgemeiner Hand-Atlas der Erde und des Himmels nach den besten astronomischen Bestimmungen, neuesten Entdeckungen und kritischen Untersuchungen entworfen (Atlas general de la Tierra y los cielos, trazado según las determinaciones astronómicas más precisas, los últimos descubrimientos y las investigaciones más destacadas), del Instituto Geográfico de Weimar. Fundado en 1804, el instituto fue una importante editorial alemana de mapas, globos terráqueos y anuarios estadísticos, que llegó a ser conocido por la gran calidad de sus productos. Entre los geógrafos y los cartógrafos alemanes relacionados con el instituto, se encontraban Weiland, Adam Christian Gaspari y Heinrich Kiepert.