Primera Guerra Mundial

Esta fotografía de los archivos de la Sociedad de Naciones muestra a un soldado que fue asesinado en la Primera Guerra Mundial. La guerra se extendió durante más de cuatro años, entre agosto de 1914 y noviembre de 1918. Fue causa de la muerte de más de nueve millones de combatientes y de hasta siete millones de civiles, que fallecieron en la guerra o como consecuencia de ella. Con la esperanza de asegurar que tal conflicto destructivo nunca se repitiera, Woodrow Wilson, presidente de los EE. UU., y otros líderes establecieron la Sociedad de Naciones durante la Conferencia de Paz de París de 1919, con el objetivo de que se convirtiera en el eje de un orden internacional de posguerra. Sin embargo, la organización resultó ineficaz, al punto de no poder evitar el estallido de una guerra aún más destructiva en 1939. La Sociedad de Naciones se disolvió oficialmente en abril de 1946, ante la creación, posterior a la Segunda Guerra Mundial, de las Naciones Unidas. Los archivos de la Sociedad se transfirieron a las Naciones Unidas y se encuentran en su oficina de Ginebra. Se inscribieron en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2010.

Carta de Alfred Nobel dirigida a Bertha von Suttner, en la que crea el Premio Nobel de la Paz

Alfred Nobel (1833-1896) fue un ingeniero y empresario de origen sueco, famoso por haber inventado la dinamita. A los 43 años, Nobel puso un anuncio en un periódico que decía: «Caballero de edad, rico, muy culto, busca dama madura, versada en lenguas, como secretaria y ama de llaves». La condesa Bertha Kinsky, austríaca, se postuló y obtuvo el puesto. La condesa trabajó para Nobel solo durante un breve lapso antes de regresar a Austria para casarse el conde Arthur von Suttner. Bertha von Suttner se convirtió en una de las más prominentes activistas internacionales por la paz a finales del siglo XIX y comienzos del XX. También fue la autora de un famoso libro Die Waffen nieder (¡Abajo las armas!), publicado en 1889, y vicepresidente de lo que hoy en día es la Oficina Internacional por la Paz. Nobel y von Suttner siguieron siendo amigos cercanos y mantuvieron una correspondencia durante décadas. En esta carta, escrita en francés y fechada el 7 de enero de 1893, Nobel expone su idea de establecer un premio para los que hubieran hecho contribuciones importantes a la causa de la paz en Europa. La misma Bertha von Suttner recibió el Premio Nobel de la Paz en 1905, nueve años después de la muerte de su amigo. La carta se conserva en los archivos de la Sociedad de Naciones en Ginebra. Los archivos se inscribieron en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2010.

En el Congreso Internacional de la Paz, en Estocolmo

Los Congresos Internacionales de la Paz eran reuniones internacionales para promover la paz que se llevaron a cabo en diferentes capitales europeas a finales del siglo XIX y comienzos del XX. Estos congresos establecieron el pacifismo liberal como una escuela distintiva de pensamiento en la política europea y una fuerza crucial en las relaciones internacionales durante varias décadas. Entre los asistentes, había grupos religiosos de paz, organizaciones de trabajadores, funcionarios de gobiernos, autores y otras personas importantes; la asistencia creció hasta la Primera Guerra Mundial, cuando los congresos se interrumpieron a causa de un conflicto de lealtades entre los delegados. El primer congreso de la paz de importancia se celebró en Londres en 1843. El primero en recibir el nombre oficial de Congreso Internacional de la Paz se celebró en París en 1889. Durante el tercer congreso, que se celebró en Roma, en 1891, Fredrik Bajer (1837-1922), activista por la paz y miembro del parlamento danés, creó la Oficina Internacional Permanente de la Paz (PIPB, por sus siglas en inglés), una organización centralizada de grupos por la paz que abogaban por el desarme, los tribunales internacionales de justicia y el arbitraje obligatorio de las controversias entre Estados. La PIPB recibió el Premio Nobel de la Paz en 1910. Aquí se muestra a un grupo de asistentes del Decimoctavo Congreso Internacional de la Paz en Estocolmo, Suecia, el 1 de agosto de 1910. Se desconoce la identidad de los retratados. La fotografía se conserva en los archivos de la Sociedad de Naciones en Ginebra. Los archivos se inscribieron en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2010.

Sir Eric Drummond

Sir Eric Drummond (1876–1951) fue el primer secretario general de la Sociedad de Naciones. Se graduó del Eton College e ingresó en el Ministerio de Relaciones Exteriores británico en 1900. Ascendió hasta convertirse en el secretario privado del ministro de Asuntos Exteriores, sir Edward Grey, entre 1915 y 1916 y continuó en ese cargo con el sucesor de Grey, Arthur Balfour, de 1916 a 1918. Como miembro de la delegación británica a la Conferencia de Paz de París de 1919, se vio involucrado en la redacción del Pacto de la Sociedad de Naciones. Con un fuerte respaldo de los líderes británicos y estadounidenses, fue nombrado secretario general de la Sociedad en mayo de 1919. Los logros de Drummond incluyen la creación de la Secretaría Permanente multinacional del organismo internacional y el establecimiento de modelos de relaciones entre la Secretaría y otros órganos de la Sociedad, el Consejo y la Asamblea, y con las misiones permanentes de los Estados miembros. Drummond trató de utilizar su cargo para ayudar a resolver las disputas presentadas ante la Sociedad, como la invasión japonesa a Manchuria en 1931. Dejó su cargo el 30 de junio de 1933, regresó al Ministerio de Relaciones Exteriores británico y se convirtió en el embajador británico en Italia en octubre de ese año. Esta fotografía de Drummond pertenece a los archivos de la Sociedad de Naciones, que se conservan en la oficina de Ginebra de las Naciones Unidas. Los archivos se inscribieron en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2010.

La historia del teatro ucraniano

Esta obra, escrita por el crítico literario, escritor y traductor ucraniano Ivan Steshenko, es el primer volumen de una historia de varios volúmenes proyectados sobre el teatro ucraniano. El volumen consta de cinco capítulos. El primero se refiere a los aspectos conceptuales e históricos generales, como el auge del teatro y la transformación de los antiguos rituales de culto en actuaciones. El segundo capítulo trata sobre los ritos folclóricos latino-germanos y eslavos y su contenido. El tercer capítulo habla del teatro como un medio para la difusión del cristianismo en Ucrania. El cuarto capítulo proporciona información sobre el desarrollo del teatro en varios pueblos eslavos. El libro concluye con un análisis de la obra de Teófanes Prokopóvich, también conocido como Feofán, arzobispo de Nóvgorod (1681-1736). Feofán fue el autor de la tragicomedia Vladimir, basada en la historia de la introducción de la ortodoxia en Rusia por san Vladimir en el siglo X, que se considera una obra maestra del teatro barroco ucraniano. Feofán fue también teórico de la literatura y la oratoria, poeta y escritor satírico.

El pueblo ucraniano en el pasado y en el presente

Este libro es el segundo tomo de una enciclopedia, en ruso y en dos volúmenes, sobre el pueblo ucraniano. Los autores de los artículos eran prominentes eruditos ucranianos y rusos. Entre ellos, estaban S. Rudnitskii, que escribió acerca de la geografía de Ucrania; O. Rusov, V. Ohrimovich y S. Tomashevskii, quienes escribieron sobre estadísticas de la población; F. Vovk, cuyo artículo versaba sobre las características antropológicas y etnográficas específicas de los ucranianos; y O. Shakhmatov, que aportó la historia de la lengua ucraniana. El libro tiene numerosas ilustraciones. Si bien durante la Primera Guerra Mundial se interrumpió la producción de la enciclopedia, el segundo volumen se publicó en 1916.

Una colección del Museo Arqueológico, utilizada para enseñar en los cursos avanzados para mujeres en Kiev

Este libro contiene un extenso ensayo y ocho ilustraciones sobre las ropas y los adornos usados ​​por las mujeres en la antigua Rusia. La información está basada en las excavaciones arqueológicas de kurganes, o montículos funerarios, que contenían objetos domésticos de los antiguos eslavos. Los objetos representados son del Museo Arqueológico de Kiev. Tal como indica el título, el libro fue utilizado para la enseñanza de cursos para mujeres en Kiev. Los cursos avanzados para mujeres se iniciaron en Kiev y en otras ciudades de Ucrania en 1878, como parte de un movimiento más amplio en el país para expandir las oportunidades educativas para las mujeres. Entre 1907 y 1910, las mujeres comenzaron a ser admitidas en los cursos avanzados de medicina, y obtuvieron el derecho de asistir a conferencias sobre temas agrícolas, técnicos y comerciales. El libro describe la ropa y joyas de las mujeres, que incluyen los zapatos, botones y hebillas, tocados y vestidos encontrados en kurganes eslavos en Kiev, Chernígov y otras provincias.

Teatro y arte dramático: una colección de artículos críticos sobre el teatro y la literatura dramática

Mikola Kindratovich Voroniy (1871-1938) fue un destacado poeta, escritor, actor y director ucraniano. Este libro es una recopilación de sus artículos más importantes sobre el arte del teatro y la literatura dramática. Entre los temas tratados están el trabajo de actores y directores, la literatura dramática como el género más complejo de expresión literaria y artística, y la naturaleza y el papel de la audiencia. El autor llega a conclusiones generales a partir de su análisis y comenta las formas en que el teatro podría desarrollarse en el futuro. Voroniy recibió su educación universitaria en Viena y Lviv. Fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento en Odesa, en junio de 1938. Fue una de las tantas víctimas asesinadas en la Unión Soviética durante la Gran Purga de 1936-1939.

Discurso de Su Majestad, Haile Selassie I, emperador de Etiopía, en la Asamblea de la Sociedad de Naciones, durante la sesión de junio-julio de 1936

A principios de la década de 1930, el dictador italiano Benito Mussolini estaba decidido a expandir el Imperio italiano en África mediante la anexión de Etiopía. En diciembre de 1934, se produjo un enfrentamiento entre las fuerzas armadas italianas y etíopes en Walwal. Fueron los italianos quienes provocaron este enfrentamiento que tuvo lugar en el lado etíope de la frontera con la Somalia Italiana. Mussolini declaró que el incidente había sido «un acto de legítima defensa» y, por lo tanto, no estaba sujeto al arbitraje conforme a los acuerdos internacionales. Italia exigió una compensación y el reconocimiento formal de la zona como italiana. Cuando el emperador Haile Selassie se negó a ceder ante estas exigencias, Italia comenzó a movilizar sus fuerzas. Como miembro de la Sociedad de Naciones, Etiopía llevó el caso ante el Consejo, pero Mussolini ignoró todas las propuestas de la Sociedad para resolver la crisis. El 3 de octubre de 1935, las fuerzas italianas invadieron Etiopía desde Eritrea y Somalia Italiana. La capital, Adís Abeba, cayó en mayo de 1936. El emperador Haile Selassie, quien se encontraba en Ginebra, se dirigió a la Asamblea y le pidió ayuda, pero fue en vano: la Sociedad se negó a actuar, y la mayoría de los países miembros reconocieron la conquista italiana. Aquí se presenta el texto del apasionado discurso del emperador a la Asamblea, que pronunció el 30 de junio de 1936. Se expresó en amárico: el texto en este idioma se ubica en el lado izquierdo de las páginas. La traducción al francés está a la derecha. El texto se guarda en los archivos de la Sociedad, que se transfirieron a las Naciones Unidas en 1946 y se encuentran en su oficina de Ginebra. Se inscribieron en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2010.

El marqués Garroni y Benito Mussolini

Alois Derso (1888-1964) fue un famoso dibujante y escritor satírico húngaro que trabajó para la Sociedad de Naciones durante las décadas de 1920 y 1930. Se especializaba en dibujos satíricos de prominentes líderes mundiales y de reuniones de la Sociedad, como la Conferencia para la Reducción y Limitación de los Armamentos que tuvo lugar en 1932. Esta caricatura representa al dictador italiano Benito Mussolini (1883-1945) y al marqués Eugenio Camillo Garroni (1852-1935), el embajador italiano en Turquía y delegado de la Conferencia de Lausana de 1922-1923. Se retrata a Garroni como un hombre bajo, corpulento y servil, sosteniendo y besando la mano de Mussolini, mientras el dictador mira con una expresión arrogante en su rostro. Los caricaturistas, escritores y otras figuras públicas fuera de Italia solían burlarse de Mussolini por sus declaraciones rimbombantes y su postura militarista. Se desconoce la fecha exacta de la caricatura. El documento se guarda en los archivos de la Sociedad, que se transfirieron a las Naciones Unidas en 1946 y se encuentran en su oficina de Ginebra. Los archivos se inscribieron en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2010.