Remanentes algebraicos únicos en el comentario de Sibt sobre Yāsamīnīyya

Esta obra es un análisis del comentario escrito por el matemático egipcio Sibṭ al-Māridīnī, es decir, un comentario sobre otro comentario, sobre la urjūzah (introducción en verso) a la ciencia del álgebra, compuesta originalmente por el matemático bereber y hombre de letras Abū Muḥammad ‘Abd-Allāh al-Ishbīlī al-Marrakushī, también conocido como ibn al-Yāsamīn, quien murió en 1204 (600 d. H.). Al-Yāsamīn resumió sus conocimientos matemáticos en un tratado en verso conocido como el Yāsamīnīyya (El tratado de al-Yāsamīn). Hacia el final del siglo XV, los versículos de al-Yāsamīn fueron objeto de un comentario en prosa, Lum‘a al-Mardinīyya fī Šarh al-Yāsamīnīyya (El brillo de al-Mārdīnī en la explicación del tratado de al-Yāsamīn), de Muhammad ibn Muhammad ibn Ahmad Abū ‘Abdallāh Badr al-Dīn, también conocido como Sibt al-Mārdīnī. Su mayor contribución fue la descripción de la periodicidad de las fracciones sexagesimales. En el siglo XVIII, cuando apareció el supercomentario conservado en este manuscrito, este tratado todavía despertaba interés. Su autor, Muhammad ibn Sālim al-Hifnī, nació en 1689 o 1690 en el seno de una familia muy humilde de la provincia egipcia de Al Šarqiyya. Se mudó a El Cairo a comienzos de su adolescencia, donde trabajó como copista de manuscritos, hasta que un benefactor le permitió dedicarse exclusivamente a los estudios religiosos y jurídicos. Su carrera como jurista de la escuela Shāfiʻī y como miembro activo de la orden sufí de Khalwati lo llevaron a tener una de las posiciones intelectuales más prestigiosas en el mundo islámico. Se lo designó director de la Universidad Al-Azhar en El Cairo en 1757 y continuó en este cargo hasta su muerte en 1767 o 1768. Una página al principio de esta copia contiene información acerca de quiénes han sido sus dueños, declara que está destinada a ser un legado y dice que una vez perteneció a Musa ibn al-Sayyid Qasim Hajjaj: «malikí en la escuela de pensamiento, hasaní en el linaje, Ashariyyah en la creencia, andaluz en su origen».

El método supremo y la fuente pura sobre las reglas de notarización

Aḥmad ibn Yaḥyá al-Wansharīsī (1430/1431–1508) fue un jurista y erudito de la escuela malikí de jurisprudencia islámica. Nació en Jabal Wansharīs pero, cuando era niño, su familia se mudó a la cercana Tremecén en la actual Argelia occidental, donde más tarde estudió y enseñó derecho malikí. Su relación con el gobernante de Tremecén, el sultán Muhammad IV de la dinastía Banu Abd al-Wad, se deterioró en circunstancias que no están claras y, por consiguiente, huyó a Fez, Marruecos. Gracias a la ayuda de un antiguo estudiante suyo, Muhammad ibn al-Gardīs, al-Wansharīsī consiguió continuar su beca en Fez, donde escribió su obra principal, al-miyar al-murib (La norma clara), sobre derecho malikí. Al-miyar al-murib (La norma clara), sobre derecho malikí. Murió en Fez. Algunas de sus fetuas (edictos religiosos) son de particular importancia, ya que abordaban cuestiones relevantes para los musulmanes ibéricos que vivían bajo leyes no musulmanas después de la reconquista cristiana de Andalucía. Al-Manhaj al-Faaiq wa al-Manhal al-Raaiq fi Ahkam al-Wathaaiq (El método supremo y la fuente pura sobre las reglas de notarización) consta de 16 capítulos que abordan una gran variedad de normas y requisitos necesarios, desde la perspectiva del derecho islámico, para producir un documento legalmente aceptable. Entre algunos de estos requisitos están los rasgos y el carácter de un notario público, cómo debe obtener la licencia de notario público, cómo fechar un documento correctamente, cómo corregir errores en un documento y dónde colocar las correcciones, y qué debe y no debe hacer un notario público. Aquí se muestra una copia de principios del siglo XIX de la obra.

El tesoro luminoso con respuestas aceptables a las cuestiones de fe

Aḥmad ibn ʻAbd al-Laṭīf ibn Aḥmad al-Bashbīshī (1631–1685) fue un jurista islámico de la escuela Shāfiʻī de jurisprudencia. Nació y murió en la aldea de Bashbīsh en la región de al-Mahalla, en el delta del Nilo, en Egipto. Estudió jurisprudencia islámica de El Cairo y fue profesor en la sede de El Cairo de la mezquita al-Azhar, considerada por mucho tiempo la institución más importante del mundo islámico para el estudio de la teología suní. Al-Tuhfa al-Saniyya bi Ajwibat al-Masaa’il al-Mardhiyya (El tesoro luminoso con respuestas aceptables a las cuestiones de fe) es una colección de escritos sobre una variedad de temas relacionados con la práctica personal del islam, junto con las respuestas a esas preguntas. La obra comienza por detallar todas las preguntas, y luego procede a ofrecer la respuesta a las cuestiones una por una, citando el Corán y los hadices (tradiciones de Mahoma) para respaldar las respuestas. Entre los temas abordados está la cuestión de cuál fue la primera creación de Alá; si la profecía y el mensaje de Mahoma fueron un mismo concepto o dos conceptos diferentes; si las tradiciones de Mahoma fueron propias o más bien una revelación divina; y una serie de preguntas acerca de los ángeles, el día del Juicio Final, el más allá, entre otras. En la introducción se afirma que la obra fue encargada por el gobernante otomano de Egipto de la época, ʿAbd al-Raḥmān Pasha al-Tuwaishī (quien reinó entre 1650 y 1652).

Cuarteta para un rey

Esta pieza caligráfica tiene una ruba'i (cuarteta en pentámetro yámbico), realizada en diagonal en escritura nasta'liq negra y bordeada por bandas de nubes sobre un fondo dorado. El panel de texto tiene varios marcos monocromáticos y está pegado en una hoja más grande de color rosa reforzada por cartón. En la esquina superior derecha, una invocación a Huwa al-fard al-ahad (Dios, «el único e inimitable») inicia el poema. Los versos subsiguientes dicen: «Oh, Rey, que el séquito de la buena fortuna te acompañe. / Levántate si intentas conquistar el mundo. / Que en la cima de la perfección formes la presencia de tu gobierno. / Eres consciente y sirves a los corazones conscientes». Este homenaje poético a un rey lo anima a derrotar a su enemigo con la ayuda de su fiel séquito y de la buena fortuna. También le aconseja que sea consciente y sirva a su pueblo: «aquellos con corazones conscientes». En la esquina inferior izquierda el calígrafo ('Ali) declara que él escribió la obra. 'Ali es Mīr ʻAlī Ḥusaynī Haravī (circa 1476-1543), un calígrafo que desempeñó sus actividades en la ciudad de Herāt (actual Afganistán) durante el siglo XVI, hasta que el gobernante shaybánida 'Ubaydallah Khan Uzbek lo llevó a Bujará (actual Uzbekistán) en 1528/1529. Mīr ʻAlī no solo fue un maestro calígrafo, sino también un poeta por derecho propio que compuso varios qit'a (fragmentos) en honor a sus mecenas. Este puede ser uno de los poemas que escribió para un benefactor real.

Ferrocarril Minas y Río, Brasil, entre 1881 y 1884

El Ferrocarril Minas y Río, también conocido como el Ferrocarril de Rio Verde, se abrió al tráfico el 14 de julio de 1884, en presencia del emperador Pedro II (1825-1891), su hija (la princesa Isabel) y su esposo, el príncipe Gastão de Orléans, conde de Eu. La línea ferroviaria, que había sido construida por los británicos y era de su propiedad, unía Cruzeiro, en el interior del estado de São Paulo, y Três Corações do Rio Verde, atravesando la sierra de la Mantiqueira y varias ciudades y pueblos del sur del estado de Minas Gerais en su trayecto. La línea tuvo un papel importante en la apertura de las regiones productoras de café del sur de Brasil, y contribuyó así al crecimiento de la economía cafetera. Después del derrocamiento de la monarquía en 1889, el ferrocarril entró en dificultades financieras y, en 1901, fue adquirido por el gobierno federal. Hoy el ferrocarril es parte de la principal empresa ferroviaria de Brasil, Rede Ferroviária Federal S. A., y es utilizada para el transporte de carga y por los trenes de vapor turísticos que unen Soledade con São Lourenço, en Minas Gerais. Marc Ferrez (1843-1923), un artista brasileño de ascendencia francesa que documentó el desarrollo de Brasil como nación, fotografió el Ferrocarril Minas y Río a comienzos de la década de 1880. Este álbum, que tiene 37 fotografías del ferrocarril tomadas por Ferrez, es parte de la colección Thereza Christina Maria de la Biblioteca Nacional de Brasil. Esta colección está compuesta por 21 742 fotografías reunidas por el emperador Pedro II a lo largo de su vida, y que donó a la biblioteca nacional. La colección abarca una amplia variedad de temas. Documenta los logros de Brasil y de los brasileños en el siglo XIX, aunque también incluye muchas fotografías de Europa, África y América del Norte.

Gazales de Amir Khusraw Dihlavi

Este fragmento caligráfico tiene una serie de gazales (poemas líricos) compuestos por el poeta persa Amīr Khusraw Dihlavī (circa 1253–1325), cuyo seudónimo o firma («Khusraw») aparece arriba de la columna central de los versos en diagonal. Los gazales están ejecutados en escritura nasta'liq negra en tres columnas, con los versos sobre un papel color beis y rodeados por bandas de nubes sobre un fondo pintado en dorado. Varios paneles triangulares rellenan los espacios que quedan en la intersección de los versos diagonales y el marco rectangular. Estos paneles incluyen inscripciones que especifican que la parte restante del poema continúa más allá de la separación formal (espacial). En otros casos, como en la parte superior de la columna central de texto, se presenta un gazal diferente con una inscripción en tinta roja. La inscripción dice: «también para él» y pide perdón a Dios por los pecados de Amīr Khusraw. En la esquina inferior izquierda de la columna de la derecha aparece la firma del artista, que dice: mashaqahu al-'abd (escrito por el siervo) sultán 'Ali Mashhadi. El sultán 'Ali Mashhadi (que prosperó circa 1453–1519) sirvió en la corte del último soberano timúrida, el sultán Husayn Bāyqarā (que reinó entre 1470 y 1506) en Herāt (actual Afganistán), donde fue contemporáneo del famoso pintor Bihzād (fallecido circa 1535) y el prolífico poeta Jāmī (1414-1492). Fue el responsable de copiar varios manuscritos reales y componer inscripciones para ser colocadas en edificios reales. Fue un maestro de la escritura nasta'liq, y también compuso un tratado sobre las reglas de la escritura, las cualidades morales de los calígrafos, cómo hacer la tinta y el papel, y cómo utilizar la pluma de caña y otros implementos para la escritura. El texto está enmarcado por un borde ancho pintado en dorado y está pegado en una hoja de papel decorada con jaspeado en blanco, azul y rojo. Si bien el texto original fue ejecutado alrededor del año 1500 en Herāt, se pegó al papel jaspeado en una fecha posterior.

Versículos coránicos

Este fragmento caligráfico tiene los versículos 13-18 del capítulo 81 del Corán, titulado Al-Takwir (El oscurecimiento). El texto continúa con los versículos 18-21 en el verso del fragmento. Este sura (capítulo) ofrece una serie de imágenes gráficas del día del Juicio Final, cuando los añicos del mundo y de las almas se pesen en la balanza: «Y ya en las cercanías del Edén, / Cada alma sabrá, entonces, lo que ha hecho» (81:13–14). El estilo de escritura se asemeja a la que se conoce como escritura cúfica D. I., una variante primitiva de escritura cúfica del siglo IX. El texto, de seis líneas, está escrito en tinta negra, perfilado en bandas de nubes doradas y provisto de un marco multicolor. No hay marcas diacríticas, pero se indica la vocalización con puntos rojos. El marcador del versículo en la última línea del recto es una roseta dorada con el término khamsah (cinco) escrito en el centro. En la esquina inferior derecha, se ha formado un agujero donde antes había una letra.

Cuarteta que elogia a un rey

Este fragmento caligráfico tiene una ruba'i (cuarteta en pentámetro yámbico) en honor a un rey. Realizados en diagonal en escritura nasta'liq negra y bordeados por bandas de nubes sobre un fondo pintado más bien toscamente en púrpura; los versos dicen: «Oh, Rey, que las mañanas de tu fortuna / duren hasta la mañana de [el Día de] Reunión / Que la buena suerte te lleve hasta el límite máximo de la esperanza / y que el mal de ojo no te alcance». Con estas palabras, el poeta le desea al rey buena fortuna hasta el fin de los tiempos, literalmente hasta mahshar (el Día de Reunión en el Juicio Final) y protección eterna contra la envidia o chasm-i bad (el mal de ojo). En la esquina inferior izquierda, el calígrafo Rukn al-Din Mas'ud al-Tabib declara que ha copiado el namaqahu (texto) y le pide a Dios que perdone sus deficiencias. Lo apodaban al-Tabib («el doctor»), ya que provenía de una larga serie de médicos reales y él mismo tuvo un alto puesto en el diván, o corte, de Shah 'Abbās I (reinó entre 1587 y 1629) en Isfahán. Sin embargo, cuando el gobernante persa no se recuperó después de una enfermedad, pidió que Rukn al-Din devolviera su sueldo y lo obligó a abandonar la ciudad. Rukn al-Din se dirigió hacia Mashhad (noreste de Irán) y desde allí viajó a Balkh (actual Afganistán) y, finalmente, a India. Es reconocido como un maestro del estilo nasta'liq, y pudo haber ejecutado esta cuarteta elogiosa para Shah 'Abbās I antes de su destierro.

Buenos deseos para el Eid

Este fragmento caligráfico incluye cuatro versos en persa que desean a su dueño buena fortuna y felicidad con motivo del Eid (también visto como 'Id). Los versos comienzan con una alabanza a «huwa al-'aziz» (Dios, el glorificado), y dicen: «Oh, la alegría del Eid viene de tu nombre / El consuelo del mundo viene de tu tranquilidad / El borboteo del cielo llega a las esferas celestiales / El vino del azar está en tu copa». Los versos están realizados en escritura thuluth negra sobre un papel color beis, rodeados por bandas de nubes y sobre un fondo decorado con trozos pegados de papel jaspeado en blanco y azul. La esquina inferior derecha y la esquina superior izquierda del panel de texto se han perdido y fueron reparadas con dos piezas triangulares de papel de color beis. Las letras que faltan en estas dos esquinas también se han rellenado. Debajo del panel de texto aparece otro fragmento de texto recortado y pegado a la hoja de papel más grande y con cartón por detrás. Las dos líneas dicen: «Por Pari Beygum Sahib, ¡que tenga una larga vida!» Si bien el nombre del calígrafo y la fecha de la composición no se especifican, es posible que Pari Beygum Sahib se trate de la esposa de Amanullah Khan, el último emir (príncipe o rey) de la dinastía Barakzay (reinó entre 1919 y 1929), la familia gobernante del reino independiente de Afganistán entre 1839 y 1926. Era una ex pari (dama de honor) de la madre del soberano antes de convertirse en su beygum (consorte real). Murió durante el parto en Kabul en 1912. Es probable que esta muestra caligráfica haya sido realizada para ella en ocasión del Eid en Kabul, alrededor de 1900.

Cuarteta sobre la Divina Misericordia

Este fragmento caligráfico tiene una ruba'i (cuarteta en pentámetro yámbico) a la que le faltan unas pocas palabras debido a daños causados por agua. El poema comienza con una invocación a Dios como «Ya Malak al-Muluk» (el Rey de Reyes) y luego alaba la misericordia de Dios como una lluvia torrencial que permite a los seres humanos encontrar fana' (aniquilación) en lo Divino. Este florecimiento espiritual se parece al crecimiento de las plantas en la superficie de una piedra dura. En el reverso del fragmento aparece una inscripción que lo atribuye a «Mawlana Sultan Mīr ʻAlī», lo que intenta identificar al calígrafo, cuyo nombre se perdió o fue borrado del recto del fragmento. Si se acepta la veracidad de esta atribución, es posible conjeturar que esta obra fue ejecutada por el gran calígrafo persa Mīr ʻAlī Ḥusaynī Haravī (circa 1476-1543), quien desempeñó sus actividades en la ciudad de Herāt (actual Afganistán) durante el siglo XVI, hasta que el gobernante shaybánida 'Ubaydallah Khan Uzbek lo llevó a Bujará (actual Uzbekistán) en 1528/1529. Mīr ʻAlī  no solo fue un maestro calígrafo y creador de la escritura nasta'liq, sino también un poeta por derecho propio. Es probable que haya escrito estos versos para uno de sus benefactores con el propósito de establecer un paralelo poético entre la omnipotencia de Dios y la autoridad del gobernante terrenal.