Sala de baño en la dependencia de mujeres de un pueblo macasarés cerca de Master Cornelis en Batavia

Esta fotografía de 1945 muestra mujeres y niños bañándose en el campo de internamiento de Kampong Macasar cerca de Batavia (hoy Yakarta) durante la Segunda Guerra Mundial. Después de que las Indias Orientales Neerlandesas se rindieran ante las fuerzas japonesas en 1942, muchos residentes holandeses fueron enviados a los campos de internamiento, donde permanecieron hasta el final de la guerra. En Kampong Macasar, que funcionó desde enero a agosto de 1945, más de 3600 mujeres y niños eran alojados en un espacio de menos de un kilómetro cuadrado. Esta fotografía pertenece a las colecciones del Instituto Real Neerlandés de Estudios de Asia Sudoriental y el Caribe (KITLV, por su sigla en holandés) en Leiden.

¡Fuera! Las Indias deben ser liberadas.

Este cartel de reclutamiento de 1945, realizado por el artista holandés Nico Broekman, muestra un soldado japonés al que están echando a patadas de la isla de Bali. La leyenda reza: «¡Fuera! Las Indias deben ser liberadas». A principios de 1942, durante la Segunda Guerra Mundial, Japón ocupó las Indias Orientales Neerlandesas. Después de la rendición, un gran número de submarinos y algunos aviones holandeses escaparon a Australia y continuaron luchando como parte de las unidades australianas. En el curso de la guerra los nacionalistas indonesios, apoyados por los japoneses, se apoderaron de parte del país. Las tropas aliadas invadieron Borneo en julio de 1945 y trajeron con ellos el restablecimiento de la dominación colonial holandesa. Los holandeses lucharon contra los nacionalistas de Indonesia durante los siguientes cuatro años. Las luchas cesaron en 1949, cuando los indonesios finalmente consiguieron la independencia. Este cartel pertenece a las colecciones del Instituto Real Neerlandés de Estudios de Asia Sudoriental y el Caribe (KITLV, por su sigla en holandés) en Leiden.