14 de enero de 2013

Antigüedades de Samarcanda. Mausoleo del emir Tamerlán Kuragan (Gur-Emir). Inscripción en los costados y el interior de la hornacina de la entrada principal

Esta fotografía de un detalle del arco de entrada principal a la sala de instrucción del mausoleo de Gur-Emir en Samarcanda (Uzbekistán) proviene de la parte arqueológica del Álbum de Turquestán. El estudio fotográfico en seis volúmenes se produjo entre 1871 y 1872, bajo el patrocinio del general Konstantín P. von Kaufman, el primer gobernador general (1867-1882) de Turquestán, como se conocían a los territorios del Imperio ruso en Asia Central. En el álbum se presta especial atención a la herencia arquitectónica islámica de Samarcanda, incluido el Gur-Emir («sepulcro del gobernante» en persa). Si bien se lo conoce principalmente como el lugar de entierro de Tamerlán, Gur-Emir fue un proyecto que él comenzó en 1403 para conmemorar la muerte de su amado nieto, el sultán Muhammad, quien falleció a los 27 años. Cuando en 1405 el propio Tamerlán fue enterrado allí, Gur-Emir se convirtió, en efecto, en el mausoleo de los timúridas. Aquí se muestra el lado izquierdo de la hornacina del interior del arco del iwan (salón abovedado, con paredes en tres lados y un extremo abierto) de la estructura de entrada. A pesar del daño en la fachada, los cuatro niveles que se ven aquí presentan una serie de adornos de cerámica policromática. El panel del arco en punta, en la parte inferior, tiene motivos florales dentro de un intrincado diseño geométrico. El panel superior cuenta con una cuadrícula decorativa y elementos florales. El siguiente panel contiene una inscripción en escritura perso-árabe alargada entrelazada con un motivo floral. En el nivel superior hay una tira horizontal compuesta de segmentos de loza con figuras florales radiantes.

Antigüedades de Samarcanda. Mausoleo del emir Tamerlán Kuragan (Gur-Emir). Inscripción en los costados y el interior de la hornacina de la entrada principal

Esta fotografía de un detalle del arco de entrada a la sala de instrucción del mausoleo de Gur-Emir en Samarcanda (Uzbekistán) proviene de la parte arqueológica del Álbum de Turquestán. El estudio fotográfico en seis volúmenes se produjo entre 1871 y 1872, bajo el patrocinio del general Konstantín P. von Kaufman, el primer gobernador general (1867-1882) de Turquestán, como se conocían a los territorios del Imperio ruso en Asia Central. En el álbum se presta especial atención a la herencia arquitectónica islámica de Samarcanda, incluido el Gur-Emir («sepulcro del gobernante» en persa). Si bien se lo conoce principalmente como el lugar de entierro de Tamerlán, Gur-Emir fue un proyecto que él comenzó en 1403 para conmemorar la muerte de su amado nieto, el sultán Muhammad, quien falleció a los 27 años. Cuando en 1405 el propio Tamerlán fue enterrado allí, Gur-Emir se convirtió, en efecto, en el mausoleo de los timúridas. Aquí se muestra el lado derecho de la hornacina del interior del arco del iwan (salón abovedado, con paredes en tres lados y un extremo abierto) de la estructura de entrada. Los cuatro niveles que se ven aquí presentan una serie de adornos en cerámica. El panel del arco en punta (en la parte inferior) tiene motivos florales dentro de un diseño geométrico. El panel superior cuenta con una cuadrícula decorativa y elementos florales. El siguiente panel contiene una inscripción en escritura perso-árabe alargada entrelazada con un motivo floral. El nivel superior está compuesto de segmentos de loza con elementos florales simétricos. Este diseño continúa en la superficie principal de la hornacina (extremo izquierdo).

Antigüedades de Samarcanda. Mausoleo del emir Tamerlán Kuragan (Gur-Emir). Inscripción en los costados y el interior de la hornacina de la entrada principal

Esta fotografía de un detalle del arco de entrada a la sala de instrucción del mausoleo de Gur-Emir en Samarcanda (Uzbekistán) proviene de la parte arqueológica del Álbum de Turquestán. El estudio fotográfico en seis volúmenes se produjo entre 1871 y 1872, bajo el patrocinio del general Konstantín P. von Kaufman, el primer gobernador general (1867-1882) de Turquestán, como se conocían a los territorios del Imperio ruso en Asia Central. En el álbum se presta especial atención a la herencia arquitectónica islámica de Samarcanda, incluido el Gur-Emir («sepulcro del gobernante» en persa). Si bien se lo conoce principalmente como el lugar de entierro de Tamerlán, Gur-Emir fue un proyecto que él comenzó en 1403 para conmemorar la muerte de su amado nieto, el sultán Muhammad, quien falleció a los 27 años. Cuando en 1405 el propio Tamerlán fue enterrado allí, Gur-Emir se convirtió, en efecto, en el mausoleo de los timúridas. Aquí se muestra parte de la fachada a la izquierda del arco del iwan (salón abovedado, con paredes en tres lados y un extremo abierto) de la estructura de entrada. El arco en punta del panel inferior contiene figuras florales de loza policromática, dentro de un intrincado diseño geométrico. El dañado panel superior muestra un diseño geométrico rectilíneo con elementos florales. Los paneles están enmarcados por un borde con motivos florales conectados por un delicado diseño de zarcillos. Si bien las fotografías no son en color, la riqueza de detalles proporciona información importante sobre la ornamentación en cerámica original de los monumentos arquitectónicos de Samarcanda.

Antigüedades de Samarcanda. Mausoleo del emir Tamerlán Kuragan (Gur-Emir). Decoraciones en la hornacina de la entrada principal

Esta fotografía del trabajo en cerámica en el arco de entrada a la sala de instrucción del mausoleo de Gur-Emir en Samarcanda (Uzbekistán) proviene de la parte arqueológica del Álbum de Turquestán. El estudio fotográfico en seis volúmenes se produjo entre 1871 y 1872, bajo el patrocinio del general Konstantín P. von Kaufman, el primer gobernador general (1867-1882) de Turquestán, como se conocían a los territorios del Imperio ruso en Asia Central. En el álbum se presta especial atención a la herencia arquitectónica islámica de Samarcanda, incluido el Gur-Emir («sepulcro del gobernante» en persa). Si bien se lo conoce principalmente como el lugar de entierro de Tamerlán, Gur-Emir fue un proyecto que él comenzó en 1403 para conmemorar la muerte de su amado nieto, el sultán Muhammad, quien falleció a los 27 años. Cuando en 1405 el propio Tamerlán fue enterrado allí, Gur-Emir se convirtió, en efecto, en el mausoleo de los timúridas. Aquí se muestra la parte superior de la fachada del interior de la hornacina del iwan (salón abovedado, con paredes en tres lados y un extremo abierto) de la estructura de entrada. La tira horizontal en la parte inferior se compone de una fila de paneles verticales de loza que contienen radiantes motivos florales policromáticos. Los paneles están coronados con arcos en punta que forman un intrincado diseño de azulejos de cerámica dentro de un enrejado geométrico. En la esquina derecha se ven los restos de una estructura abovedada conocida como mocárabe, también denominada bóveda con forma de «estalactita» por la presencia de elementos decorativos suspendidos. La esquina superior muestra la pared de ladrillo subyacente.

Antigüedades de Samarcanda. Mausoleo del emir Tamerlán Kuragan. Vista de la fachada sur del mausoleo

Esta fotografía del mausoleo de Gur-Emir en Samarcanda (Uzbekistán) proviene de la parte arqueológica del Álbum de Turquestán. El estudio fotográfico en seis volúmenes se produjo entre 1871 y 1872, bajo el patrocinio del general Konstantín P. von Kaufman, el primer gobernador general (1867-1882) de Turquestán, como se conocían a los territorios del Imperio ruso en Asia Central. En el álbum se presta especial atención a la herencia arquitectónica islámica de Samarcanda, incluido el Gur-Emir («sepulcro del gobernante» en persa). Si bien se lo conoce principalmente como el lugar de entierro de Tamerlán, Gur-Emir fue un proyecto que él comenzó en 1403 para conmemorar la muerte de su amado nieto, el sultán Muhammad. Al ser enterrado allí el propio Tamerlán en 1405, Gur-Emir se convirtió, en efecto, en el mausoleo de los timúridas. Aquí se muestra una vista sur del mausoleo, con restos de un gran arco del iwan (salón abovedado, con paredes en tres lados y un extremo abierto) a la izquierda, en la fachada occidental. En el fondo, a la izquierda, se encuentra el único minarete sobrevieviente de los cuatro originales. A pesar de los grandes daños sufridos durante los siglos en esta zona de gran actividad sísmica, la parte central del conjunto sobrevivió, incluso el tambor y la gran cúpula acanalada con revestimiento de azulejos cerámicos azules. El tambor tiene enormes inscripciones en cerámica en escritura perso-árabe alargada, mientras que las paredes de su base octogonal están cubiertas con escritura cúfica en bloque, que forma palabras de la proclamación de la fe islámica. Los hombres en la base del tambor dan una idea de su escala.

Antigüedades de Samarcanda. Mausoleo del emir Tamerlán Kuragan. Vista de la fachada norte del mausoleo

Esta fotografía del mausoleo de Gur-Emir en Samarcanda (Uzbekistán) proviene de la parte arqueológica del Álbum de Turquestán. El estudio fotográfico en seis volúmenes se produjo entre 1871 y 1872, bajo el patrocinio del general Konstantín P. von Kaufman, el primer gobernador general (1867-1882) de Turquestán, como se conocían a los territorios del Imperio ruso en Asia Central. En el álbum se presta especial atención a la herencia arquitectónica islámica de Samarcanda, incluido el Gur-Emir («sepulcro del gobernante» en persa). Si bien se lo conoce principalmente como el lugar de entierro de Tamerlán, Gur-Emir fue un proyecto que él comenzó en 1403 para conmemorar la muerte de su amado nieto, el sultán Muhammad, quien había construido una madraza (escuela religiosa) y un khanaka (complejo conmemorativo) en aquel lugar a fines del siglo XIV. Al ser enterrado allí el propio Tamerlán en 1405, Gur-Emir se convirtió, en efecto, en el mausoleo de los timúridas. Esta vista de la fachada norte del mausoleo muestra los efectos del importante daño que sufrió con los siglos, incluido el colapso de la parte superior del gran arco del iwan (salón abovedado, con paredes en tres lados y un extremo abierto). No obstante, queda mucho de la rica ornamentación de cerámica policromática, como porciones de revestimiento de azulejos en el harrado de la bóveda principal. Los lados del arco y la fachada de la hornacina son particularmente impresionantes, cubiertos con una serie de paneles de loza que contienen intrincadas figuras florales y geométricas. Sobre el arco en punta del portal hay inscripciones en escritura perso-árabe alargada.