29 de enero de 2013

Antigüedades de Samarcanda. Madraza de Ulugh Beg. Inscripción en la parte superior de la hornacina principal. Final

Esta fotografía de los paneles de cerámica en la madraza de Ulugh Beg en Samarcanda (Uzbekistán) proviene de la parte arqueológica del Álbum de Turquestán. El estudio fotográfico en seis volúmenes se produjo entre 1871 y 1872, bajo el patrocinio del general Konstantín P. von Kaufman, el primer gobernador general (1867-1882) de Turquestán, como se conocían a los territorios del Imperio ruso en Asia Central. En el álbum se presta especial atención a la arquitectura islámica de Samarcanda, como los monumentos del siglo XIV y XV del reinado de Tamerlán y sus sucesores. En el centro de Samarcanda está el conjunto de Registán, compuesto por tres grandes ejemplos de una madraza (escuela religiosa). La madraza más antigua existente en la plaza de Registán lleva el nombre del rey astrónomo y nieto de Tamerlán, Ulugh Beg (ca. 1393-1449), quien la construyó entre 1417 y 1420. Durante el reinado de Ulugh Beg asistían unos 100 estudiantes a la madraza, que era considerada un importante centro de educación islámica. Los paneles de cerámica que se ven aquí pertenecen a la parte superior de la hornacina de la sala de instrucción del gran arco del iwan (salón abovedado, con paredes en tres lados y un extremo abierto). El delicado trabajo policromático tiene un panel con inscripción en escritura perso-árabe alargada, con motivos florales entrelazados. Debajo de la inscripción hay otro panel de loza con figuras geométricas colocadas en un diseño de zarcillo. Ambos paneles están bordeados por franjas con diseños geométricos y florales. En el extremo superior de la fotografía hay elementos de cerámica que conforman la base de la bóveda de la hornacina. El color predominante es azul oscuro.

Antigüedades de Samarcanda. Madraza de Ulugh Beg. Inscripción en la parte superior de la hornacina principal. Lado derecho

Esta fotografía de los paneles de cerámica en la madraza de Ulugh Beg en Samarcanda (Uzbekistán) proviene de la parte arqueológica del Álbum de Turquestán. El estudio fotográfico en seis volúmenes se produjo entre 1871 y 1872, bajo el patrocinio del general Konstantín P. von Kaufman, el primer gobernador general (1867-1882) de Turquestán, como se conocían a los territorios del Imperio ruso en Asia Central. En el álbum se presta especial atención a la arquitectura islámica de Samarcanda, como los monumentos del siglo XIV y XV del reinado de Tamerlán y sus sucesores. En el centro de Samarcanda está el conjunto de Registán, compuesto por tres grandes ejemplos de una madraza (escuela religiosa). La madraza más antigua existente en la plaza de Registán lleva el nombre del rey astrónomo y nieto de Tamerlán, Ulugh Beg (ca. 1393-1449), quien la construyó entre 1417 y 1420. Durante el reinado de Ulugh Beg asistían unos 100 estudiantes a la madraza, que era considerada un importante centro de educación islámica. Los paneles de cerámica que se ven aquí pertenecen a la parte superior izquierda de la hornacina de la sala de instrucción del gran arco del iwan (salón abovedado, con paredes en tres lados y un extremo abierto). El delicado trabajo policromático tiene un panel con inscripción en escritura perso-árabe alargada, con motivos florales entrelazados. Debajo de la inscripción hay otro panel de loza con figuras botánicas colocadas en un diseño geométrico. Ambos paneles están bordeados por franjas con diseños geométricos y florales. En el extremo superior de la fotografía hay elementos de cerámica que conforman la base de la bóveda de la hornacina. El color predominante es azul oscuro.

Antigüedades de Samarcanda. Madraza de Shaybani Kan y ruinas del sepulcro de Kuchkunji Kan. Vista de la sala de instrucción y de la cripta de Shaybani Khan

Esta fotografía de la madraza de Shaybani Khan en Samarcanda (Uzbekistán) proviene de la parte arqueológica del Álbum de Turquestán. El estudio fotográfico en seis volúmenes se produjo entre 1871 y 1872, bajo el patrocinio del general Konstantín P. von Kaufman, el primer gobernador general (1867-1882) de Turquestán, como se conocían a los territorios del Imperio ruso en Asia Central. En el álbum se presta especial atención a la herencia arquitectónica islámica de Samarcanda. Muhammad Shaybani, posteriormente conocido como Shaybani Kan (1451-1510), fue el fundador de la efímera dinastía shaybánida de Uzbekistán. En el año 1500, y nuevamente en 1505, capturó Samarcanda de manos del gobernante timúrida Babur. En 1510 Shaybani Kan murió en la batalla de Merv contra el sah persa Ismail I. Su cuerpo decapitado fue devuelto a Samarcanda para el entierro. La madraza (escuela religiosa) que se fundó en su honor tenía una sala de instrucción rodeada, en tres de sus lados, por un claustro de un piso de módulos (khujras) para los eruditos. En la parte inferior derecha de esta fotografía se ve un fragmento de la bóveda del techo de estos khujras. En el centro hay un terraplén elevado con sarcófagos de piedra un poco desordenados. A la izquierda se ve la fachada de la sala de instrucción de una estructura de entrada con su propia arcada. Cerca están las ruinas del mausoleo de Kuchkunji Kan, sucesor de Shaybani Kan. En el fondo hay un laberinto de patios y casas de adobe, cuyos techos planos están sostenidos por vigas de madera.

Antigüedades de Samarcanda. Sala de instrucción de la madraza de Shir Dar (lado oriental). Vista de los módulos de dos pisos que rodean la sala de instrucción

Esta fotografía del lado oriental de la sala de instrucción de la madraza de Shir Dar en Samarcanda (Uzbekistán) proviene de la parte arqueológica del Álbum de Turquestán. El estudio fotográfico en seis volúmenes se produjo entre 1871 y 1872, bajo el patrocinio del general Konstantín P. von Kaufman, el primer gobernador general (1867-1882) de Turquestán, como se conocían a los territorios del Imperio ruso en Asia Central. En el álbum se presta especial atención a la arquitectura islámica de Samarcanda, como los monumentos del siglo XIV y XV del reinado de Tamerlán y sus sucesores. En el centro de Samarcanda está el conjunto de Registán, compuesto por tres grandes ejemplos de una madraza (escuela religiosa). La segunda madraza del conjunto, Shir Dar, fue construida entre 1619 y 1636, durante la dinastía astrajánida. A pesar de un daño significativo que sufrió a través de los siglos, sigue siendo uno de los monumentos más profusamente decorados de Asia Central. Aquí se muestra una vista desde la sala de instrucción de una estructura de dos pisos, con arcos bordeados de tiras de cerámica policromática con intrincadas figuras decorativas. Más allá de estos arcos estaban las habitaciones destinadas a los eruditos.

Antigüedades de Samarcanda. Madraza de terracota (Tillia Kari). Fachada principal (sur). Detalle de las esquinas en las hornacinas de las ventanas

Esta fotografía de un detalle de la entrada principal a la madraza de Tillia Kari en Samarcanda (Uzbekistán) proviene de la parte arqueológica del Álbum de Turquestán. El estudio fotográfico en seis volúmenes se produjo entre 1871 y 1872, bajo el patrocinio del general Konstantín P. von Kaufman, el primer gobernador general (1867-1882) de Turquestán, como se conocían a los territorios del Imperio ruso en Asia Central. En el álbum se presta especial atención a la arquitectura islámica de Samarcanda, como los monumentos del siglo XIV y XV del reinado de Tamerlán y sus sucesores. En el centro de Samarcanda está el conjunto de Registán, compuesto por tres grandes ejemplos de una madraza (escuela religiosa). El tercer componente del conjunto de Registán, la madraza de Tillia Kari, se construyó entre 1646 y 1660, en donde antiguamente se encontraba un caravasar. La entrada al patio rectangular está enmarcada por un gran iwan (salón abovedado, con paredes en tres lados y un extremo abierto). Esta vista muestra un detalle de la arcada en la parte superior de la hornacina poligonal del iwan. La esquina triangular está en el lado izquierdo de un arco en punta que forma una de las arcadas de la hornacina. El mosaico realizado en mayólica policromática tiene no solo diseños florales, de zarcillos y geométricos, sino que además muestra escritura cursiva árabe dentro de una figura de ocho lóbulos. El mosaico está enmarcado por azulejos de cerámica que dan contorno a la estructura. Estas fotografías detalladas indican la seria intención de documentar y el dominio técnico de los fotógrafos del álbum.

Antigüedades de Samarcanda. Madraza de terracota (Tillia Kari). Fachada principal (sur). Medio. Inscripción a lo largo del interior y de la parte superior de la hornacina principal

Esta fotografía de la entrada principal a la madraza de Tillia Kari en Samarcanda (Uzbekistán) proviene de la parte arqueológica del Álbum de Turquestán. El estudio fotográfico en seis volúmenes se produjo entre 1871 y 1872, bajo el patrocinio del general Konstantín P. von Kaufman, el primer gobernador general (1867-1882) de Turquestán, como se conocían a los territorios del Imperio ruso en Asia Central. En el álbum se presta especial atención a la arquitectura islámica de Samarcanda, como los monumentos del siglo XIV y XV del reinado de Tamerlán y sus sucesores. En el centro de Samarcanda está el conjunto de Registán, compuesto por tres grandes ejemplos de una madraza (escuela religiosa). El tercer componente del conjunto de Registán, la madraza de Tillia Kari, se construyó entre 1646 y 1660, en donde antiguamente se encontraba un caravasar. La entrada al patio rectangular está enmarcada por un gran iwan (salón abovedado, con paredes en tres lados y un extremo abierto) flanqueado por una arcada de dos pisos con habitaciones para los eruditos. Esta fotografía muestra la parte superior de la hornacina del iwan, además de una parte de la arcada ubicada dentro de la hornacina poligonal. Los arcos en punta enmarcan las ventanas enrejadas y las puertas. Esta compleja superficie está cubierta con mayólicas policromáticas que forman intricados motivos geométricos y florales. La arcada termina con una tira horizontal que tiene una inscripción en caligrafía de estilo cursiva. Si bien el estado de conservación del trabajo en cerámica es relativamente bueno, falta la decoración de las bóvedas de arriba.