11 de septiembre de 2012

Comentario sobre las Formas de base

Esta obra es un comentario sobre Ashkāl al-ta’sīs (Formas de base), un breve tratado de geometría de Shams al-Dīn Muḥammad b. Ashraf al-Ḥusaynī al-Samarqandī. El autor del comentario, Qāḍīzāda al-Rūmī (Ṣalāh al-Din Mūsā ibn Muḥammad, 1364–1436), fue uno de los principales astrónomos del famoso observatorio de Samarcanda. Había nacido en Bursa, donde su padre Maḥmūd fue un prominente juez (de allí el apelativo de Qāḍīzāda, que en persa significa «hijo de un juez»). El comentario se terminó en 1412 (814 d. H.) y, a juzgar por las muchas copias que sobrevivieron, fue inmensamente popular. La obra está dedicada al mecenas de Qāḍīzāda, Ulugh Beg, el astrónomo y constructor del observatorio de Samarcanda, quien se desempeñó como gobernador de Transoxiana desde 1409 hasta 1447, y como gobernante de la Persia timúrida entre 1447 y 1449. Ashkāl al-ta’sīs es un tratado sobre los 35 postulados fundamentales que Euclides hace en el primer libro de Elementos. Fue ampliamente copiado y aparece en las arcas de muchas colecciones de Europa y Asia. El presente manuscrito tiene numerosas figuras geométricas en tinta roja y negra, y contiene además muchas notas marginales en árabe. Se terminó en 1126 d. H. (1714-1715). Poco se sabe acerca de al-Samarqandī, el autor sobre cuya obra Qāḍīzāda escribió su comentario. Prosperó en el siglo XIII; en un manuscrito que está en la actualidad en Estambul (Laleli 2432), para el cual uno de los estudiantes al-Samarqandī pudo haber trabajado como copista, se afirma que al-Samarqandī murió el 22 de Shawwal de 702 d. H. (9 de junio de 1303).

El pequeño canon

Este libro contiene el texto en árabe del libro médico de Mahmud ibn Muhammad al-Jaghmini, QānūnchaQānūnja. El título hace referencia a la obra fundamental de Avicena sobre medicina, al-Qānūn, el Canon. El sufijo -cha es un diminutivo en persa, por lo que el título de la obra de al-Jaghmin puede traducirse como el Pequeño canon o Canon en miniatura. El nombre al-Jaghmini hace referencia al lugar de origen del autor, conocido durante su época como Corasmia, en la actual Uzbekistán. A menudo se ha adjudicado la autoría de Qānūncha a Mahmud ibn Muhammad ibn ʻUmar al-Jighmini, el astrónomo del siglo XIII (fallecido alrededor de 1221), que escribió una obra increíblemente popular, Mulakhkhaṣ fi al-hay’a (Epítome de la astronomía). Dicha adjudicación es controvertida. La popular obra médica del autor, Qānūncha, ha inspirado numerosos comentarios. Una nota marginal en uno de ellos, a cargo de Muhammad ibn Muhammad ibn al-Tabib al-Misri (Gotha, 1930), menciona el año de la muerte de al-Jaghmini 745 d. H. (1344-1345 d. C.). De ser correcta, daría por tierra con la hipótesis de la autoría por parte de ninguno de ellos. Qānūncha está escrito en diez capítulos: 1. Sobre filosofía natural; 2. Sobre anatomía; 3. Sobre la explicación de los estados del cuerpo; 4. Sobre el pulso; 5. Sobre la salud y la enfermedad; 6. Sobre enfermedades de la cabeza; 7. Sobre enfermedades de los órganos ubicados entre el pecho y el ombligo; 8. Sobre enfermedades de los órganos restantes; 9. Sobre las aflicciones visibles del cuerpo y de la protección contra ellas; y 10. Sobre las propiedades de los alimentos y bebidas. Cada uno de estos capítulos está dividido en secciones. Por ejemplo, el capítulo 5 (Sobre la salud y la enfermedad) tiene diez secciones: 1. Manejo de alimentos y bebidas; 2. Sobre ejercicio y masajes; 3. Sobre el baño; 4. Organización del sueño y la vigilia; 5. Sobre las articulaciones; 6. Manejo del embarazo y la lactancia; 7. Manejo de la infancia, la juventud y la tercera edad; 8. Sobre el tratamiento de enfermedades articulares; 9. Sobre flebotomía y ventosas; y 10. Sobre vómitos, diarrea y enemas. El capítulo 6 (Sobre enfermedades de la cabeza) tiene 13 secciones: 1. Dolores de cabeza; 2. Vértigo; 3. Melancolía; 4. Convulsiones; 5. Ataque cerebrovascular; 6. Parálisis; 7. Reuma; 8. Oftalmía; 9. Sobre la debilidad del ojo y el fluir de las lágrimas; 10. Sobre dolores de oído; 11. Sobre enfermedades de la nariz; 12. Sobre el dolor de muelas; y 13. Sobre la amigdalitis. El manuscrito tiene muchas notas marginales en turco y persa. Las páginas que llevan al texto principal incluyen un poema y un índice para Qānūncha, ambos en persa. El colofón comienza en árabe: «Esta copia de la obra médica llamada Qānūncha, que es una de las composiciones de Maḥmūd b. Muḥammad al-Chaghmīnī, se terminó en el cuarto del Ramadán del año 1275». Y sigue en persa: «Hecho por la mano de Mullā Muḥammad Sāliḥ ibn Mullā Muḥammad Naẓar el turcomano de Lab-i āb, en las dependencias de Kermine». Kermine se refiere a la actual Navoi, Uzbekistán, que estaba en ese entonces bajo el gobierno del emirato de Bujará.

La aclaración de los principios generales de la medicina

En la introducción de este manuscrito titulado al-Īḍāḥ fī kullīyāt al-ṭibb (La aclaración de los principios generales de la medicina), el autor se identifica como ‘Alī ibn Muḥammad ibn ‘Abdullāh al-Anwarī, pero no se sabe nada más de él. Como lo sugiere el título, la obra es un texto médico en la tradición del médico y filósofo del siglo II, Galeno, y del gran pensador y gran médico, Abū ʻAlī ibn Sīnā (conocido como Avicena, 980-1037). El manuscrito está organizado como una sección introductoria que contiene definiciones, seguida de secciones sobre conocimientos médicos teóricos y conocimientos médicos prácticos. La sección teórica se divide en cuatro partes, que tienen en cuenta temas de filosofía natural, como los cuatro elementos, y las cuestiones relativas al estado del cuerpo en la salud o la enfermedad. La sección práctica de la obra se divide en dos partes: la primera se centra en la preservación de la salud; y la segunda, en el tratamiento de la enfermedad. El manuscrito, en escritura naskh, contiene 23 renglones en cada página, con los títulos de las secciones destacados en tinta roja y numerosas notas marginales en persa y árabe. El colofón indica que el manuscrito fue terminado el 30 de julio de 1727, en Delhi.

«Alimentación para el enfermo» y «Alimentación para el sano»

Este volumen contiene copias de dos obras de Najīb al-Dīn Abū Ḥāmid Muḥammad ibn ‘Alī ibn ‘Umar al-Samarqandī: Aghdhīyat al-marḍā (Alimentación para el enfermo) y Aghdhīyat al-aṣiḥḥa’ (Alimentación para el sano). Al-Samarqandī fue un científico persa que perdió su vida durante las catastróficas invasiones mongoles de comienzos del siglo XIII. Aparentemente murió durante el sitio de Herāt en 1222. Fue un famoso médico y autor de muchos textos médicos. No se sabe nada más de su vida. El frontispicio de cada uno de los libros en el volumen está iluminado con un diseño de viñas entrelazadas en forma de voluta y un medallón en el que aparecen el nombre del autor y el título del libro. Las páginas de ambos libros suelen tener 25 renglones de texto, encuadrado en un borde rectangular. El copista firmó como ‘Abd al-‘Alī al-Kātib al-Shirāzī. La copia de la primera obra fue terminada el 12 de abril de 1601. Ambas obras contienen numerosas notas explicativas y en los márgenes en árabe, así como algunas en persa. También hay notas que registran la compra del libro por propietarios anteriores y un sello elaborado, pero que está borroso.

Tres libros sobre el alma

Muhammad ibn Ahmed ibn Rushd (también conocido por la versión latinizada de su nombre, Averroes, 1126–1198) fue un jurista, médico y filósofo musulmán de Córdoba (España), más famoso en Occidente por haber reintroducido a Aristóteles en obras médicas, tanto en Europa como en Oriente. Estudió teología, derecho y medicina, y escribió importantes obras en todos esos campos. Se desempeñó como juez religioso de Sevilla, entre 1169 y 1172, y como el juez principal de Córdoba, entre 1172 y 1182. En 1169, ibn Rushd comenzó a escribir una serie de comentarios sobre Aristóteles, cuyas obras probablemente había leído en traducciones al árabe y al siríaco del original griego. Por más de casi tres décadas produjo comentarios sobre casi todos los escritos de Aristóteles. Su método era producir comentarios cortos, medianos y largos sobre la misma obra, dirigidos a lectores con diferentes niveles de comprensión. Aristóteles, muy olvidado en el Occidente latino desde el siglo VI, experimentó un resurgimiento en los siglos XII y XIII, cuando sus obras fueron traducidas al latín y estudiadas por los filósofos y teólogos cristianos y judíos tales como Tomás de Aquino (1225-1274) y Maimónides (1135-1204). Desde entonces y hasta el siglo XVII, los eruditos europeos leyeron a Aristóteles en las ediciones que incluían comentarios de ibn Rushd y prosperó una escuela de pensamiento conocida como averroísmo en las principales universidades. Aquí se presenta la edición de 1521 del comentario de ibn Rushd sobre De Anima (Sobre el alma), publicado en Pavia, Italia. También incluye Theiser (Facilitación del tratamiento) del médico sevillano Abu Marwan Abd al-Malik ibn Zuhr (también llamado Avenzoar, 1090-1162) y un comentario sobre Averroes (ibn Rushd) de Marco Antonio Zimara (1460-1523), un aristotélico italiano que editó el obras de Aristóteles, Averroes y otros filósofos.

Nuevos métodos en medicina

Symphorien Champier (circa 1472–circa 1535) fue un médico francés, pionero en los campos de la historia médica y la bibliografía médica. Nació en Saint-Symphorien y estudió medicina en Montpellier. Después de desempeñarse como médico personal del duque de Lorena, se estableció en Lyon, donde ejerció la medicina y fundó L'Ecole des médicins de Lyon (La escuela de medicina de Lyon). En la Europa del siglo XVI, Lyon era un importante centro de publicación de libros de medicina, y Champier produjo varias de estas obras. Practica nova in medicina (Nuevos métodos en medicina) es una contribución temprana a la historia de la medicina. La portada describe la obra como un conjunto de «cinco libros de oro, sobre todos los distintos tipos de enfermedades, de autores griegos, latinos y árabes, antiguos y modernos». Champier estudió las obras árabes e islámicas más importantes de medicina, y reconoció las muchas contribuciones importantes de los científicos y médicos árabes en este campo. Aquí se exhibe la rara primera edición de Practica nova in medicina, publicada en Lyon en 1517. Uno de los colegas médicos de Champier en Lyon durante un tiempo fue el gran escritor renacentista François Rabelais, que satirizó a Champier en Gargantúa y Pantagruel nombrándolo como el autor de un tratado de ficción en latín sobre el uso de supositorios.