30 de julio de 2012

Salterio flamenco

Este salterio flamenco de la biblioteca del Colegio Irlandés en París se realizó en Brujas (hoy Bélgica) alrededor del 1500. El manuscrito está escrito en latín sobre papel vitela y tiene una encuadernación del siglo XIX. Los salterios son libros religiosos, muy populares en la Edad Media, con los salmos (poemas que se cantan) de la Biblia y a menudo con otros textos devotos. El salterio está decorado suntuosamente e incluye una página iluminada por completo que representa el Árbol de Jesé y una miniatura del rey David, el autor principal de los salmos. Hay doce iluminaciones, cada una compuesta por dos paneles, que representan los meses del año y los signos del zodíaco. Nueve hojas tienen bordes decorados con flores, pájaros y mariposas. La última iluminación presenta el texto del Oficio de los Difuntos. El manuscrito fue encargado por un eclesiástico desconocido cuyo escudo de armas, un león rampante de color azul en un fondo plateado, está pintado nueve veces en el volumen.

31 de julio de 2012

El libro de los relojes de sol

Este manuscrito del siglo XIX es un tratado sobre gnomónica, la disciplina matemática sobre el cálculo de la proyección de sombras con el objetivo de medir el tiempo. La fecha relativamente reciente de la obra da fe de la gran y duradera importancia atribuida en el mundo islámico al cómputo del tiempo a través de la observación de la longitud de las sombras. El uso de la gnomónica y la construcción de relojes de sol se percibía como la forma más religiosamente correcta de calcular el momento adecuado de las oraciones, porque los textos religiosos ya definían las oraciones del mediodía (zuhr) y la tarde ('asr) en términos de la longitud de las sombras. Este tratado está dedicado a un estilo particular de reloj de sol: el munharifa (literalmente «inclinado») o vertical; sin embargo, la tradición islámica registra un gran número de tratados que también describen los llamados relojes de sol horizontales (conocidos como ruhāma o basīta). La tradición de los tratados sobre relojes de sol se inició en el siglo IX con el conjunto de cuadros para la producción de relojes de sol creados por el famoso matemático y astrónomo Muḥammad ibn Musá al-Khuwarizmi (en actividad entre el 813 y el 846). La obra que aquí se presenta comienza con una descripción general de la forma y las características de los relojes de sol verticales, seguida de cuadros para la construcción y colocación adecuadas de los relojes de sol. Los cuadros están delineados en tinta negra y roja y se pueden ver en algunos de los primeros folios. En algunos casos, estos cuadros ocupan toda la página del manuscrito.

Tratado para los observadores de la construcción del círculo de proyección

Este trabajo es un tratado sobre el importante tema de la medición del tiempo. Es un trabajo de astronomía técnica, en 19 folios, que se inicia haciendo hincapié en el significado religioso de los conocimientos del tiempo. Se divide en una introducción, dos capítulos y una conclusión. Se proveen procedimientos integrales para la construcción de tablas y su utilización. El trabajo se completó en 1473 (878 AH).

Compendio sobre el uso del artefacto llamado cuadrante almucantar

Este trabajo, realizado por un cronometrador en la Mezquita de Al-Azhar en El Cairo, es un texto importante e integral sobre la medición del tiempo. Presenta el útil dispositivo de la división de un cuarto de círculo de proyección en secciones denominadas almucantars (muqanṭarāt). La obra, de 100 páginas folio, contiene 30 capítulos y una conclusión. La obra fue compuesta en 1440-1 (844 AH) y copiada en 1757 (1170 AH).

La Guía de viaje para dibujar el círculo de proyección

Este es un trabajo sobre la medición del tiempo y la determinación de la dirección de la oración (qibla), destinado particularmente a las personas que viajan. El autor, Abu al-‛Abbās Shihāb al-Dīn Ahmad b. Zayn al-Dīn Rajab b. Tubayghā al-Atābakī, conocido como al-Majdī o Ibn al-Majdī (1366-1447 [767-850 A.H.]), era descendiente de una poderosa familia que tenía lazos con los gobernantes Mamlūk y era un reconocido y destacado matemático, geómetra y astrónomo. Prestó servicio como el cronometrador de la Mezquita de Al-Azhar. Este trabajo es un resumen de su otro gran libro, Irshād al-ḥā’ir ilā ma‘rifat waḍ‘ khuṭūṭ faḍl al-dā’ir (Guía de los perplejos sobre el dibujo del círculo de proyección), pero también contiene material que no está en el otro libro. En el presente manuscrito, finalizado en algún momento antes de 1637-38 (1047 AH) por Ḥasan ibn abī al-Bajṭīṭī, que alguna vez perteneció a ‘Abd-Allāh al-Ṭūlūnī y luego, desde 1644 (1054 A.H.), a ‘Alī ibn Ḥājj Yūsuf al-Labūdī. El trabajo se compone de tres capítulos: dibujo del círculo de proyección (faḍl al-dā’ir) en un plano paralelo al horizonte, que se llama un plano simple (basīṭa); dibujo en un lugar perpendicular, conocido como un plano desviado (munḥarifa); y dibujo en paralelo a otros planos. La conclusión aborda cuestiones tales como localizar el centro del círculo, la medición de la latitud, y otros temas. La obra contiene extensas tablas.

Máximo provecho del conocimiento de los círculos de proyección en la latitud 30 grados norte

Este trabajo, un tratado de astronomía práctica, trata cuestiones tales como la medición del tiempo y la determinación de la correcta dirección de la oración. El trabajo comienza con una breve introducción, pero la mayor parte del manuscrito contiene tablas utilizadas para determinar el tiempo. La sección introductoria contiene ejemplos ilustrativos sobre cómo usar las tablas.