13 de junio de 2012

Mendigo que se ganaba la vida informando a los transeúntes de noticias, actualidad y rumores de la ciudad, en forma lírica. Pekín, 1874

En 1874 y 1875, el gobierno ruso envió una misión de investigación y comercio a China para buscar nuevas rutas terrestres hacia el mercado chino, informar sobre las perspectivas para el comercio en aumento y sobre las ubicaciones para consulados y fábricas, y para recopilar información acerca de la Rebelión de los dunganes, que por entonces azotaba partes del oeste de China. Liderada por el teniente coronel Iulian A. Sosnovskii del Estado Mayor del Ejército, la misión de nueve hombres incluía un topógrafo, el capitán Matusovskii; un oficial científico, el Dr. Pavel Iakovlevich Piasetskii; intérpretes chinos y rusos; tres suboficiales cosacos; y el fotógrafo de la misión, Adolf Erazmovich Boiarskii. La misión partió desde San Petersburgo hasta Shanghái, pasando por Ulán Bator (Mongolia), Pekín y Tianjin, y luego siguió rumbo a lo largo del río Yangtsé, por la gran Ruta de la seda, y a través del oasis de Hami, hasta el lago Zaysan y de vuelta a Rusia. Boiarskii tomó cerca de 200 fotografías que constituyen un recurso único para el estudio de la China de este período. La mayoría de las fotografías se incluyen en este álbum, que más tarde se convirtió en parte de la Colección Thereza Christina Maria, reunidas por el emperador Pedro II de Brasil, quien las entregó a la Biblioteca Nacional de Brasil.

Sirviente llevando un recipiente. China, 1874-1875

En 1874 y 1875, el gobierno ruso envió una misión de investigación y comercio a China para buscar nuevas rutas terrestres hacia el mercado chino, informar sobre las perspectivas para el comercio en aumento y sobre las ubicaciones para consulados y fábricas, y para recopilar información acerca de la Rebelión de los dunganes, que por entonces azotaba partes del oeste de China. Liderada por el teniente coronel Iulian A. Sosnovskii del Estado Mayor del Ejército, la misión de nueve hombres incluía un topógrafo, el capitán Matusovskii; un oficial científico, el Dr. Pavel Iakovlevich Piasetskii; intérpretes chinos y rusos; tres suboficiales cosacos; y el fotógrafo de la misión, Adolf Erazmovich Boiarskii. La misión partió desde San Petersburgo hasta Shanghái, pasando por Ulán Bator (Mongolia), Pekín y Tianjin, y luego siguió rumbo a lo largo del río Yangtsé, por la gran Ruta de la seda, y a través del oasis de Hami, hasta el lago Zaysan y de vuelta a Rusia. Boiarskii tomó cerca de 200 fotografías que constituyen un recurso único para el estudio de la China de este período. La mayoría de las fotografías se incluyen en este álbum, que más tarde se convirtió en parte de la Colección Thereza Christina Maria, reunidas por el emperador Pedro II de Brasil, quien las entregó a la Biblioteca Nacional de Brasil.

Afilador de cuchillos con sus herramientas. China, 1874-1875

En 1874 y 1875, el gobierno ruso envió una misión de investigación y comercio a China para buscar nuevas rutas terrestres hacia el mercado chino, informar sobre las perspectivas para el comercio en aumento y sobre las ubicaciones para consulados y fábricas, y para recopilar información acerca de la Rebelión de los dunganes, que por entonces azotaba partes del oeste de China. Liderada por el teniente coronel Iulian A. Sosnovskii del Estado Mayor del Ejército, la misión de nueve hombres incluía un topógrafo, el capitán Matusovskii; un oficial científico, el Dr. Pavel Iakovlevich Piasetskii; intérpretes chinos y rusos; tres suboficiales cosacos; y el fotógrafo de la misión, Adolf Erazmovich Boiarskii. La misión partió desde San Petersburgo hasta Shanghái, pasando por Ulán Bator (Mongolia), Pekín y Tianjin, y luego siguió rumbo a lo largo del río Yangtsé, por la gran Ruta de la seda, y a través del oasis de Hami, hasta el lago Zaysan y de vuelta a Rusia. Boiarskii tomó cerca de 200 fotografías que constituyen un recurso único para el estudio de la China de este período. La mayoría de las fotografías se incluyen en este álbum, que más tarde se convirtió en parte de la Colección Thereza Christina Maria, reunidas por el emperador Pedro II de Brasil, quien las entregó a la Biblioteca Nacional de Brasil.

Un mendigo. Pekín, China, 1874

En 1874 y 1875, el gobierno ruso envió una misión de investigación y comercio a China para buscar nuevas rutas terrestres hacia el mercado chino, informar sobre las perspectivas para el comercio en aumento y sobre las ubicaciones para consulados y fábricas, y para recopilar información acerca de la Rebelión de los dunganes, que por entonces azotaba partes del oeste de China. Liderada por el teniente coronel Iulian A. Sosnovskii del Estado Mayor del Ejército, la misión de nueve hombres incluía un topógrafo, el capitán Matusovskii; un oficial científico, el Dr. Pavel Iakovlevich Piasetskii; intérpretes chinos y rusos; tres suboficiales cosacos; y el fotógrafo de la misión, Adolf Erazmovich Boiarskii. La misión partió desde San Petersburgo hasta Shanghái, pasando por Ulán Bator (Mongolia), Pekín y Tianjin, y luego siguió rumbo a lo largo del río Yangtsé, por la gran Ruta de la seda, y a través del oasis de Hami, hasta el lago Zaysan y de vuelta a Rusia. Boiarskii tomó cerca de 200 fotografías que constituyen un recurso único para el estudio de la China de este período. La mayoría de las fotografías se incluyen en este álbum, que más tarde se convirtió en parte de la Colección Thereza Christina Maria, reunidas por el emperador Pedro II de Brasil, quien las entregó a la Biblioteca Nacional de Brasil.

Cocina portátil y comensales. Pekín, 1874

En 1874 y 1875, el gobierno ruso envió una misión de investigación y comercio a China para buscar nuevas rutas terrestres hacia el mercado chino, informar sobre las perspectivas para el comercio en aumento y sobre las ubicaciones para consulados y fábricas, y para recopilar información acerca de la Rebelión de los dunganes, que por entonces azotaba partes del oeste de China. Liderada por el teniente coronel Iulian A. Sosnovskii del Estado Mayor del Ejército, la misión de nueve hombres incluía un topógrafo, el capitán Matusovskii; un oficial científico, el Dr. Pavel Iakovlevich Piasetskii; intérpretes chinos y rusos; tres suboficiales cosacos; y el fotógrafo de la misión, Adolf Erazmovich Boiarskii. La misión partió desde San Petersburgo hasta Shanghái, pasando por Ulán Bator (Mongolia), Pekín y Tianjin, y luego siguió rumbo a lo largo del río Yangtsé, por la gran Ruta de la seda, y a través del oasis de Hami, hasta el lago Zaysan y de vuelta a Rusia. Boiarskii tomó cerca de 200 fotografías que constituyen un recurso único para el estudio de la China de este período. La mayoría de las fotografías se incluyen en este álbum, que más tarde se convirtió en parte de la Colección Thereza Christina Maria, reunidas por el emperador Pedro II de Brasil, quien las entregó a la Biblioteca Nacional de Brasil.

Un grupo de mendigos. Pekín, 1874

En 1874 y 1875, el gobierno ruso envió una misión de investigación y comercio a China para buscar nuevas rutas terrestres hacia el mercado chino, informar sobre las perspectivas para el comercio en aumento y sobre las ubicaciones para consulados y fábricas, y para recopilar información acerca de la Rebelión de los dunganes, que por entonces azotaba partes del oeste de China. Liderada por el teniente coronel Iulian A. Sosnovskii del Estado Mayor del Ejército, la misión de nueve hombres incluía un topógrafo, el capitán Matusovskii; un oficial científico, el Dr. Pavel Iakovlevich Piasetskii; intérpretes chinos y rusos; tres suboficiales cosacos; y el fotógrafo de la misión, Adolf Erazmovich Boiarskii. La misión partió desde San Petersburgo hasta Shanghái, pasando por Ulán Bator (Mongolia), Pekín y Tianjin, y luego siguió rumbo a lo largo del río Yangtsé, por la gran Ruta de la seda, y a través del oasis de Hami, hasta el lago Zaysan y de vuelta a Rusia. Boiarskii tomó cerca de 200 fotografías que constituyen un recurso único para el estudio de la China de este período. La mayoría de las fotografías se incluyen en este álbum, que más tarde se convirtió en parte de la Colección Thereza Christina Maria, reunidas por el emperador Pedro II de Brasil, quien las entregó a la Biblioteca Nacional de Brasil.