3 de diciembre de 2012

Poesía selecta de Zafar

Muntakhib Kulliyat-I Zafar es una recopilación de poesía del último emperador mogol y último gobernante de la dinastía timúrida, Muhammad Bahadur Shah II (1775-1862), conocido generalmente como Bahadar Shah Zafar. Zafar, hijo de Akbar Shah II, el gobernante de un imperio en decadencia, fue un escritor prolífico y un gran poeta urdu. Fue influenciado por Sauda, Meer e Insha, eminentes poetas urdus del siglo XVIII y comienzos del XIX. Zafar también fue un conocido mecenas de poetas contemporáneos, entre ellos Ghalib, Dagh, Shah Naseer, Momin y Zauq. Llegó al trono en 1837, pero su control no llegó mucho más allá del fuerte rojo de Delhi. Después del motín de 1857 (también conocido como la Rebelión de los Cipayos), los británicos lo exiliaron a Rangún, donde vivió hasta sus últimos días. Gran parte de su obra poética se lamenta de la pérdida y el sufrimiento, y del dolor mental de estar en prisión. Escribió geets (poemas con un ritmo melodioso emotivo), pero la mayor parte de su prodigiosa producción fue en la forma cadenciosa de gazales. La mayor parte de su obra se perdió en el caos de 1857, pero los gazales que sobrevivieron se recopilaron en una colección en la que es evidente la elocuencia, el misticismo sufí y el estilo fluido que caracteriza su obra. En esta edición, el idioma urdu potencialmente desconocido se explica en términos farsi y árabes.

Servicio Topográfico Nacional de India: muestras de dibujo de mapas

El Servicio Topográfico Nacional de India se estableció en 1767 para ayudar a la Compañía Británica de las Indias Orientales en la realización de trabajos de investigación y para asignar territorio a los fines de la administración, la fiscalidad y la defensa. Hacia finales del siglo XIX se había logrado producir la cartografía de la mayor parte de la India británica. Este volumen, publicado en 1904 bajo la dirección del teniente coronel F. B. Longe (topógrafo general de la India), fue concebido como una guía de estilos de dibujo para emplear en el Servicio topográfico nacional de India. La «Nota explicativa» en la primera página dice que «las líneas deben ser nítidas y bien definidas, y la tinta utilizada debe ser totalmente negra». Se necesitaba un cuidado meticuloso en la elaboración de mapas que fueran a ser reproducidos por fotozincografía (un proceso que implica el uso de planchas de zinc), una técnica desarrollada en Gran Bretaña en la década de 1850 para la Ordnance Survey (agencia nacional de mapeado para Gran Bretaña), pero que cayó en desuso en ese país después de 1880. Se advertía a los funcionarios que «las placas con líneas o nombres poco nítidos, muy tenues o con cualquier imperfección requieren mucho trabajo de retoque» y que «antes de enviar el mapa para su publicación es preciso examinarlo con una lupa». El trabajo contiene 44 muestras, en su mayor parte procedentes de los mapas departamentales existentes, producidos por el Servicio topográfico nacional de India.

¿Quién es el asesino?

Panchkori Dey (también conocido como Babu Panch Kori Dey, 1873–1945) fue un escritor bengalí de ficción detectivesca, más conocido por dos de sus personajes: Arindam Bosu –un detective que vestía un dhoti, que trabajaba en India y Europa– y Jumelia, una delincuente astuta y perversa. Dey estaba influenciado por escritores europeos de novelas criminales del siglo XIX, como Wilkie Collins y Emile Gaboriau. Hatyakari Ke? (¿Quién es el asesino?) fue publicado por primera vez en bengalí alrededor de 1903; la edición que aquí se presenta es una traducción posterior al urdu. La trama gira en torno a un padre que organiza por codicia la boda de su hija con un muchacho sin personalidad, haciendo caso omiso de los deseos de su familia y amigos. El tema de la novela es el mal social de los matrimonios concertados, en particular el sufrimiento de las niñas involucradas.

La historia de la vida de Mackay de Uganda contada para varones

La historia de la vida de Mackay de Uganda contada para varones es una biografía de Alexander Murdoch Mackay (1849-1890), un misionero escocés pionero en Uganda. El libro, escrito por la hermana de Mackay, Alexina Mackay Harrison, y publicado en Londres en 1892, fue pensado para inspirar a los varones a seguir el ejemplo de Mackay y dedicar su vida al servicio de África. Comienza con una breve reseña de los primeros exploradores europeos en África: Mungo Park, que en 1796 se aventuró a navegar el río Níger, James Bruce, que en 1770 siguió el curso del Nilo Azul hasta su nacimiento, y otros exploradores, incluidos Speke, Grant, Stanley y Livingstone. Sigue un relato de los principios de la vida de Mackay en Escocia, y cuenta la influencia que tuvo en él una familia profundamente religiosa y altamente alfabetizada, y su temprano compromiso con la predicación del evangelio cristiano. Relata los estudios de Mackay en ingeniería en la Universidad de Berlín, su aprendizaje del alemán y los estrechos vínculos que desarrolló con la iglesia alemana y los círculos misioneros. En 1876, Mackay respondió a un llamado de la Sociedad Misionera Eclesiástica para prestar servicio en Uganda. En noviembre de 1878 llegó a África, donde pasó casi 14 años sin regresar ni una sola vez a su Escocia natal. El libro describe la amistad de Mackay con el rey Mutesa I de Buganda (reinó entre 1856 y 1884) y sus dificultades bajo el reinado del sucesor de Mutesa, el rey Mwanga, que persiguió ferozmente a la iglesia primitiva de Uganda. El último capítulo relata la obra de Alfred R. Tucker, obispo anglicano de África Ecuatorial Oriental entre 1890 y 1899 y primer obispo de Uganda entre 1899 y 1911, y de los seis primeros cristianos ugandeses que continuaron el trabajo de Mackay después de su muerte: Sembera Mackay, Henry Wright Duta, Mika Sematimba, Paulo Bakunga, Zachariah Kizito y Yohann Mwira.

Rugidos desde Uganda

Rugidos desde Uganda es un libro de reflexiones sobre diversos aspectos de la vida moderna, escrito por un inglés no identificado que vivió en Uganda a principios del siglo XX. El seudónimo del autor, Critolaos, está tomado de un antiguo filósofo griego más bien desconocido que fue miembro de la escuela de los escépticos. El primer capítulo, titulado «La civilización a la distancia», describe la experiencia del autor que vive en una choza baganda de paja, construida según sus instrucciones y a su gusto. Los capítulos sucesivos tratan de lo que el autor considera, desde su perspectiva individual como recluso en África, como los males de la civilización moderna europea y estadounidense: la publicidad, el mercantilismo, el deseo excesivo de dinero, un sistema educativo deficiente y los accidentes con vehículos a motor. El último capítulo narra la vida anterior del autor como un buscador de oro en la Columbia Británica, Canadá, con reflexiones sobre las posibilidades de «hacerse rico» y las injusticias que a menudo sobrevienen a los buscadores. Poco se sabe acerca de la verdadera identidad del autor, por qué fue a Uganda o cuánto tiempo permaneció, a pesar de que un erudito afirma que su verdadero nombre era H. B. Cater, el autor de un libro de 1905 sobre el desempleo publicado bajo el mismo seudónimo.

Tucker de Uganda: artista y apóstol, 1849-1914

Tucker de Uganda: artista y apóstol, 1849-1914 es una biografía de Alfred R. Tucker, el primer obispo de Uganda. El libro examina la vida de Tucker desde sus comienzos en Inglaterra, su formación y éxito como artista, sus estudios en Oxford, su trabajo como clérigo anglicano y su llamado a ir a África como misionero. Consagrado obispo de África Ecuatorial Oriental por el arzobispo de Canterbury el 25 de abril de 1890, Tucker partió a África ese mismo día. Hizo un viaje de reconocimiento del Protectorado de Uganda entre finales de 1890 y principios de 1891. Encontró al país en condiciones lamentables: sacudido por los conflictos entre los misioneros cristianos y los comerciantes árabes, las rivalidades entre protestantes y católicos romanos y las difíciles condiciones económicas. Durante los próximos siete años, Tucker hizo dos largas visitas a Uganda desde su base en Mombasa, Kenia. Desempeñó un papel decisivo en la construcción de la Iglesia anglicana, pero también fue testigo de la hambruna devastadora y los brotes de fiebre. En 1897, Tucker se convirtió en el primer obispo de la recién creada diócesis de Uganda. En 1899, se trasladó a Mengo, cerca de la actual Kampala, donde sirvió hasta 1911. Como obispo, trabajó para construir una iglesia autónoma de Uganda con sus propios líderes, y estableció escuelas y destacó la importancia de la educación. Se desempeñó sus últimos años como canónigo de la catedral de Durham, en el norte de Inglaterra, donde murió en 1914.