14 de diciembre de 2012

Construcción del puente sobre el río Daugava en la planta de energía hidroeléctrica de Kegums, octubre de 1936

Eduards Kraucs (1898-1977) fue un reconocido fotógrafo y cineasta letón que, entre 1936 y 1940, documentó la construcción de la planta de energía hidroeléctrica de Kegums en el río Daugava, en Letonia central. Esta fotografía, tomada en octubre de 1936, muestra la construcción del primer puente temporal de madera sobre el río. La planta respresentó una estructura de ingeniería única para los países bálticos y de Europa del Norte y requirió la colaboración de ingenieros letones y suecos. En la construcción se utilizaron soluciones tecnológicas que eran nuevas para Europa. La planta tuvo gran importancia en Letonia como símbolo de identidad estatal y nacional durante el primer período de la historia del estado independiente de Letonia (1918-1940). Su finalización marcó el inicio de un sistema de energía unificado a nivel estatal y del grupo Latvenergo. La creación de la planta generó un rápido crecimiento económico, que se tradujo en la electrificación de las diversas regiones de Letonia y en la mejora del bienestar de la población. Kraucs tomó imágenes de la obra una o dos veces por semana durante el período de construcción. La colección resultante, de 1736 negativos de fotografías en placa de vidrio, es el único ejemplo conocido en Europa de un registro fotográfico completo de un proyecto de construcción a gran escala. En 2009, la colección fue inscrita en el registro nacional letón de «Memoria del Mundo».

Sagrado Corán

Según la creencia islámica, el Sagrado Corán fue revelado por Dios al profeta Mahoma (570-632) mediante el ángel Gabriel durante un período de 22 años. El Corán habla en un lenguaje vehemente y conmovedor, trata sobre la realidad y los atributos de Dios, el mundo espiritual, los propósitos de Dios para con la humanidad, la relación del hombre y la responsabilidad hacia Dios, la venida del día del Juicio Final y la vida en el más allá. También contiene reglas para la vida, relatos sobre los primeros profetas y sus comunidades, y conocimientos y creencias fundamentales sobre el sentido de la existencia y de la vida humana. La devoción que el libro inspira entre los musulmanes se refleja en los numerosos y suntuosamente iluminados manuscritos del Corán que se produjeron, de los cuales la presente obra, creada en la ciudad iraní de Shiraz a mediados del siglo XIX, es un ejemplo. El manuscrito incluye muchas imágenes multicolores que muestran una amplia variedad de estilos de iluminación y el uso de diversos materiales de producción. La hermosa caligrafía pertenece a Abdol-Vahhab Naghmeh. La cubierta de laca pintada es una obra maestra por sí misma. Este exquisito manuscrito es parte de la colección de manuscritos de la Biblioteca y Archivo Nacional de la República Islámica de Irán.

Las maravillas de la creación

Zakarīyā ibn Muhammad al-Qazwīnī (circa 1203–1283), fue un distinguido erudito iraní, versado en poesía, historia, geografía e historia natural. Se desempeñó como experto legal y juez en varias localidades en Irán y en Bagdad. Después de viajar por toda Mesopotamia y Siria, escribió su famosa cosmografía en árabe, 'Aja'eb ol-makhluqat wa qara'eb ol-mowjudat (Las maravillas de la creación o, literalmente, Maravillas de las cosas creadas y los aspectos milagrosos de las cosas que existen). Este tratado, frecuentemente ilustrado y del cual hoy se conservan muchas copias, fue inmensamente popular. Fue traducido al persa, al turco y al alemán. El libro cubre temas tales como la astrología, la cosmología y las ciencias naturales. El tema central del libro se divide en dos grandes grupos: lo sublime y trascendental, y lo elemental o material. Desde el punto de vista de la vastedad de la información en su obra, a menudo se compara a al-Qazwīnī con el gran erudito romano Plinio el Viejo (23-79 d. C.) y con frecuencia se lo ha llamado el «Plinio de la Edad Media». Este manuscrito, una traducción al persa de 'Aja'eb, contiene curiosos dibujos y pinturas en el estilo persa, tanto monocromáticos como en acuarela. La copia es parte de la colección de manuscritos de la Biblioteca y Archivo Nacional de la República Islámica de Irán.

Las coplas espirituales

Posiblemente la contribución más importante a la literatura persa de Yalal ad-Din Muhammad Rumi, (el famoso poeta y místico de Irán, popularmente conocido en persa como Maulana y en inglés como Rumi, 1207-1273) sea su poesía Masnavi (Las coplas espirituales). Esta obra, que se dice que es la exposición en verso más extensa del misticismo en cualquier idioma, analiza y propone soluciones a muchos problemas complicados de la metafísica, la religión, la ética, la mística y otros campos. Masnavi pone de relieve los diversos aspectos ocultos del sufismo y su relación con la vida mundana. Para lograr sus propósitos, Rumi se basa en una variedad de temas y toma numerosos ejemplos de la vida cotidiana. El tema principal es la relación entre el hombre y Dios, por un lado, y entre los hombres, por el otro. Al parecer, Rumi creía en alguna forma de panteísmo y retrató las distintas etapas de la evolución del hombre en su camino hacia lo Fundamental. El impacto cultural generado por Rumi ha sido muy profundo en todo Oriente Medio, en el mundo islámico y, recientemente, en el mundo occidental. Este libro es una impresión en facsímil de un manuscrito de Masnavi hecha por el famoso calígrafo del siglo XIX Towhid Vesal. Contiene hermosas iluminaciones y elegantes viñetas. El original de este manuscrito es parte de las colecciones de manuscritos de la Biblioteca y Archivo Nacional de la República Islámica de Irán.

El tesoro de Khvarazm’Shah

Ismā‘īl ibn Ḥasan Jurjānī (circa 1042–circa 1136, también visto como Jorjānī y Gurjānī), a quien se lo suele conocer como Hakim Jurjānī, fue uno de los médicos más famosos del siglo XII en Irán. En el período comprendido entre la conquista islámica y la época de Jurjani, casi todos los libros científicos de autores iraníes eran escritos en árabe, incluyendo obras tan famosas como al-Qānūn fī al-tibb (El canon de la medicina) de ibn Sina (Avicena). La enciclopedia médica de Jurjānī', Zakhīrah-i Khvārazm’Shāhī (El tesoro de Khvarazm’Shah) fue el primer libro médico importante en el Irán posislámico escrito en persa, y pronto se convirtió en un recurso fundamental para los médicos iraníes, que lo utilizaron por muchos siglos. También fue traducido al hebreo, al urdu y al turco. La gran obra consta de diez partes. En un largo prefacio, Jurjānī describe en detalle el clima, la geografía y las enfermedades comunes de Khvarasm (actual Jorasán), la provincia del norte donde residía. Tras la presentación de estos antecedentes, explica la necesidad de escribir un libro de texto médico en su idioma nativo. La organización del Zakhīrah en diez partes es similar a la de la obra de Avicena, Canon. En la actual terminología médica, las diez partes hablan de los siguientes temas: (1) anatomía, fisiología y el conocimiento de los temperamentos, humores y elementos; (2) la fisiopatología general (que incluye un capítulo que describe los tipos de pulsos y otro sobre las causas de muerte); (3) la higiene y la nutrición (que incluye capítulos separados sobre las enfermedades infantiles, las de la edad y, especialmente, las que se contraen durante los viajes); (4) diagnósticos y pronósticos; (5) la fiebre y su clasificación; (6) tratamientos (el volumen de la enciclopedia más consultado por los médicos de la época); (7) enfermedades infecciosas; (8) enfermedades de la piel; (9) toxicología y (10) farmacología. El presente manuscrito, creado en el siglo XII, tiene notables ilustraciones e iluminaciones y es una de las más antiguas copias existentes de Zakhīrah. Es parte de las colecciones de manuscritos de la Biblioteca y Archivo Nacional de la República Islámica de Irán.

Miscelánea de Mulla Sadra

Muḥammad ibn Ibrāhīm Ṣadr al-Dīn Shīrāzī (1571–1640), comúnmente conocido como Mulla Sadra, fue un filósofo, teólogo y místico persa islámico que lideró el renacimiento cultural iraní en el siglo XVII. Mulla Sadra, el ejemplar principal de los Iluministas (o Eshraqi, la escuela de filósofos-místicos), suele ser considerado por los iraníes como el más grande filósofo que Irán haya producido y podría decirse que es el filósofo más importante e influyente en el mundo musulmán de los últimos cuatro siglos. Su escuela de filosofía que se llama Teosofía Trascendental. Se considera que la filosofía y la ontología de Mulla Sadra son tan importantes para la filosofía islámica como lo fueron las escrituras del filósofo alemán Martin Heidegger lo fueron para la filosofía occidental del siglo XX. La filosofía original de Mulla Sadra mezcla y transforma diferentes fuentes (el avicenismo, la filosofía iluminacionista de Suhrawardī, la metafísica sufí de ibn al-Arabi y la teología chiita) de un modo más ambicioso e ingenioso que el de los anteriores filósofos islámicos. El presente manuscrito, de puño y letra de Mulla Sadra, es una colección de varios escritos literarios y filosóficos, incluidos algunos propios, que él recopiló con los años. Incluye una breve pieza del reconocido maestro de Mulla Sadra, Mīr Dāmād, escrita este último. La obra se encuentra en las colecciones de manuscritos de la Biblioteca y Archivo Nacional de la República Islámica de Irán.