William «Búfalo Bill» Cody

William Fredrick «Búfalo Bill» Cody (1846–1917) fue, en distintas épocas, trampero, minero, jinete del Pony Express, explorador, jefe de vagón, conductor de diligencias, legislador y soldado de la Guerra Civil estadounidense. Se ganó su apodo, Búfalo Bill, debido a su habilidad para abastecer carne de búfalo para los empleados del ferrocarril Kansas Pacific: en 18 meses, mató a más de 4000 búfalos. En 1883 lanzó el espectáculo «Buffalo Bill's Wild West Show» en Omaha, Nebraska, en donde vaqueros y nativos americanos representaban escenas del Oeste. El espectáculo recreaba rescates audaces, batallas heroicas y bailes de los pueblos nativos americanos que fascinaron a audiencias de todo el mundo. El espectáculo fue a Europa y tuvo gran éxito. Fue la principal contribución estadounidense a la celebración del Jubileo de Oro de la reina Victoria en 1887. La propia reina asistió a una función privada. La recreación que Cody hizo del Lejano Oeste fue puesta en escena durante la Exposición Universal de Chicago en 1893 y fue la comidilla de la ciudad. Este retrato de Cody de 1907 es de Frederick W. Glasier (1866-1950), un fotógrafo en Brockton, Massachusetts, que documentó los principales espectáculos al aire libre y circos. Muchas de sus fotografías aparecían en las publicaciones circenses de la época.

Alojamiento de invierno del circo Ringling, Sarasota, Florida

John Ringling (1866-1936), uno de los siete hermanos Ringling –figuras predominantes en el desarrollo del circo estadounidense a finales del siglo XIX y principios del XX– trasladó el alojamiento de invierno del circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey del alojamiento original en Bridgeport, Connecticut, a Sarasota, Florida. La visión de Ringling, tal como la recordó Fred Bradna (el director ecuestre del espectáculo) en su libro La gran carpa, era la de «organizar la disposición del alojamiento como si se tratara de un zoológico y que los visitantes paguen por verlo. Voy a construir un escenario al aire libre del tamaño exacto del Madison Square Garden, y el domingo se pueden practicar los actos ante un público... Sarasota se convertirá en una de las ciudades más hermosas de Florida». En la Navidad de 1927, el nuevo alojamiento de invierno abrió las puertas al público. Las familias podían ver los ensayos del circo, así como animales de todo el mundo, en lo que fue una de las principales atracciones turísticas de Florida de ese entonces. Sarasota se convirtió en el centro del circo estadounidense, y quedó inmortalizada en la película de Cecil B. DeMille de 1952 que ganó el Oscar: El mayor espectáculo del mundo (o El espectáculo más grande del mundo).. También fue el hogar de muchos artistas y familias circenses como los Concellos, los Wallendas y Emmett Kelly. Esta fotografía de 1933 muestra a un niño pequeño con una cebra del circo en el alojamiento de Sarasota.

Gran final del espectáculo: los buenos viejos tiempos

En el circo estadounidense el espectáculo consistía en una procesión que tenía lugar en la pista de hipódromo en el interior de la carpa del circo y en la que desfilaban la mayor cantidad de artistas y animales para los que el director del circo consiguiera un disfraz. El espectáculo, que se remonta a los primeros circos en los Estados Unidos, fue originalmente una espléndida representación de cuentos literarios o históricos destinada a entretener y educar a la audiencia. Los disfraces creados para los espectáculos a menudo eran exóticos y representaban culturas de todos los rincones del planeta. Los disfraces también podían ser traviesos y alterar la realidad, como el diseño que aquí se muestra para el gran final del circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey de 1952. En este espectáculo, que era el gran final del desfile, los elefantes están ataviados como langostas y cisnes. El diseño pertenece a Miles White (1914–2000), reconocido como uno de los diseñadores de disfraces circenses más talentosos. Creó también vestuarios para ballets, espectáculos sobre hielo, películas y espectáculos de Broadway (como los de Rodgers y Hammerstein: Oklahoma! y Carrusel).

Escena en la puerta trasera, en el circo estadounidense

En el circo estadounidense, el área directamente detrás de la carpa de circo o de la pista (donde los artistas preparaban y organizaban sus entradas a través de la «puerta trasera») pasó a ser conocida como el «patio trasero». Este negativo en placa de vidrio de 1928 revela una escena típica del patio trasero de un circo estadounidense justo antes de la presentación de un número de producción espectacular. El espectáculo consistía en una procesión que tenía lugar en la pista de hipódromo en el interior de la carpa del circo y en la que desfilaban la mayor cantidad de artistas y animales para los que el director del circo consiguiera un disfraz. El espectáculo, que se remonta a los primeros circos en los Estados Unidos, fue originalmente una espléndida representación de cuentos literarios o históricos destinada a entretener y educar a la audiencia. Aquí se presentan los caballos enjaezados, a punto de entrar en la carpa, seguidos de un elefante disfrazado. Se ven las estacas y cuerdas de guía, imprescindibles para mantener la carpa erecta. La foto es de Harry A. Atwell (1879-1957), fotógrafo oficial del circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey.

Escena a mitad del camino de entrada al circo

Esta fotografía de 1935 muestra a una multitud reunida a mitad de camino en dirección a la entrada de la carpa del circo Hagenbeck-Wallace. A la izquierda hay un cartel pintado que muestra a los fenómenos y atracciones del espectáculo secundario, al que se podía asistir antes del espectáculo principal por una suma adicional. A la derecha se pueden ver tiendas de concesión y taquillas. Detrás de la marquesina de entrada está la carpa de fieras que consistía en la exhibición «gratuita» de animales exóticos enjaulados, elefantes y otros animales importantes. En 1930, esta parte del circo se había convertido en una parte importante de la experiencia circense norteamericana. Con sede en Peru, Indiana, el circo Hagenbeck-Wallace fue en un momento el segundo circo más grande de Estados Unidos, después del Ringling Bros. and Barnum & Bailey. Sus orígenes se remontan al famoso entrenador de animales Carl Hagenbeck (1844-1913), cuyo circo fue comprado por Benjamin Wallace en 1907. El circo dejó de operar en 1938.

Circo Cole Bros.

Esta imagen de 1935 presenta una escena de un típico circo estadounidense de tamaño moderado del siglo XX. Una multitud observa mientras los carros de equipaje del circo Cole Bros. son colocados sobre vagones planos. Los vagones tienen inscripto Clyde Beatty & Allen King, que fueron dos de los entrenadores de animales más notables de la época. Detrás de los vagones planos están los vagones de animales que llevaban a los elefantes y a los caballos de carga. Esta escena se repetía diariamente, mañana y noche, en los terrenos del ferrocarril de las comunidades de todo Estados Unidos. El circo Cole Bros. fue creado en 1884 por William Washington Cole (1847-1915) como «Nuevos espectáculos colosales de W. W. Cole». 1935 fue la primera temporada en la que el legendario Beatty se asoció con el circo Cole Bros. En aquel entonces el circo se transportaba en 35 vagones de ferrocarril de doble longitud, y ofrecía un desfile gigante desde los terrenos del ferrocarril hasta donde se encontraba el circo. Entre los pueblos y ciudades visitadas por el circo Cole Bros. en 1935 estaban Benton Harbor, Michigan, Marietta, Ohio; Falls City, Nebraska y Little Rock, Arkansas.

Desfile callejero gratuito del circo Sells-Floto

Esta colorida litografía anuncia el próximo desfile del circo Sells-Floto con el fin de promover la venta de entradas entre los residentes locales para los espectáculos que tenían lugar dos veces al día. La ilustración refleja la grandeza del desfile del circo estadounidense en la década de 1920. El desfile está dirigido por un jinete que lleva un disfraz del siglo XVIII y un cartel de circo. Detrás del jinete hay un grupo de jinetes montados, elefantes –cuyos disfraces eran usados en un número de gran producción durante el espectáculo («vestuario del espectáculo»)–, una banda y varios carros de circo. Muchos de los elefantes y de los vagones promueven el nombre del circo. A diario, y antes de la primera actuación del día, el circo desfilaba por las calles de la comunidad local donde se encontraba y ofrecía tanto entretenimiento y grandeza como fuera posible. El circo Sells-Floto se formó en el año 1900 de una combinación del Espectáculo de perros y ponies de Floto y el circo Sells Brothers. Estuvo de gira por los Estados Unidos como circo independiente hasta 1921, cuando se incorporó a la American Circus Corporation. En septiembre de 1929, los circos de esta corporación fueron adquiridos por John Ringling, y en 1933 el Sells-Floto dejó de existir.

Carta de Otto Ringling, 26 de octubre de 1907

Otto Ringling (1858-1911) era hijo de un inmigrante alemán quien, junto a sus hermanos Albert, Alfred, Charles, John, August y Henry, creó el imperio del circo Ringling Bros. a finales del siglo XIX. Los hermanos compraron la competencia, el circo Barnum & Bailey, en 1907. Al principio manejaron los circos por separado, pero los fusionaron en 1919 para crear el circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey, que llegó a ser conocido como «El mayor espectáculo del mundo (o El espectáculo más grande del mundo)». Esta carta, escrita por Otto a sus hermanos en octubre de 1907, detalla cómo los activos del circo Barnum & Bailey, incluidas las fieras, los animales de granja, los vagones planos y las jaulas, podrían dividirse entre los espectáculos de propiedad de los hermanos Ringling. La carta ofrece una interesante visión de la perspectiva de Otto sobre la crisis económica que enfrentaban los Estados Unidos en ese momento y sus implicaciones para el negocio del circo. La carta, junto con muchos otros tesoros, fue encontrada por Sverre O. Braathen en el legendario alojamiento de invierno abandonado del circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey en Madison, Wisconsin, en 1932.

Carroza de espectáculo circense

Esta fotografía muestra una elaborada carroza en el «patio trasero» del circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey en septiembre de 1922. El espectáculo ser la apertura de la función y consistía en una procesión que tenía lugar en la pista de hipódromo en el interior de la carpa del circo y en la que desfilaban la mayor cantidad de artistas y animales para los que el director del circo consiguiera un disfraz. El espectáculo, que se remonta a los primeros circos en los Estados Unidos, fue originalmente una espléndida representación de cuentos literarios o históricos destinada a entretener y educar a la audiencia. La fotografía fue tomada por Charles Clarke (1878-1951), el receptor en el acto de trapecio The Clarkonians, quien también era un aficionado a la fotografía y que tomó cientos de imágenes que documentan las actividades de detrás de escena del circo.

Ringling Bros. Carro Retablo del león

Los desfiles para celebrar la llegada del circo a las ciudades en los Estados Unidos contaban con carros muy decorados que llevan a la banda y artistas del circo a lo largo de las calles principales y hasta la gran carpa del circo, atrayendo espectadores por el camino. Este carro «retablo del león» fue construido por Sebastian Wagon Works de Nueva York, aproximadamente en 1880, para el circo Adam Forepaugh. La plataforma telescópica que sostenía la figura de San Jorge luchando contra un dragón fue retirada hacia 1889, y la parte inferior se convirtió en la carroza de los músicos. El carro fue comprado por el circo Ringling Bros. en 1890 y utilizado como carroza principal de los músicos en su desfile callejero, tirado por un grupo de ocho caballos. A menudo conocido como el «Carro del león y el espejo», se lo quitó de circulación en 1915. Se almacenó en el antiguo alojamiento de invierno de Ringling en Baraboo, Wisconsin, hasta 1927, cuando lo compró George W. Christy, quien a su vez lo vendió al circo Cole Bros. en 1935. El carro fue donado finalmente al Museo Mundial del Circo de Baraboo en 1961, donde se restauró y se mantiene en exhibición hoy en día.