29 de noviembre de 2012

Calendario humorístico para el Año Nuevo

Petko Rachov Slaveikov (1827–1895) fue una de las figuras literarias búlgaras más renombradas del siglo XIX. Fue poeta, publicista, traductor, editor, dramaturgo y folclorista. Creía fervientemente en los ideales del movimiento del renacimiento nacional y muchas de sus obras reflejan sus aspiraciones por la educación del pueblo búlgaro y por la independencia política y religiosa de los turcos otomanos. Algunas de las obras más populares de Slaveikov fueron sus calendarios humorísticos, que contenían una variedad de estilos de escritura, como poemas, dibujos graciosos y horóscopos. Estos calendarios, junto con el periódico de Slaveikov, Gaida (Gaita), fueron las bases del humor y la escritura satírica de Bulgaria.

Canciones folclóricas búlgaras

Canciones folclóricas búlgaras es la compilación más importante de material folclórico búlgaro de la época del renacimiento nacional. Esta obra, compilada y editada por Dimitrii Miladinov (1810–1862) y su hermano Konstantin (1830–1862), contiene canciones populares, adivinanzas, juegos, y proverbios, provenientes tanto del este como del oeste de Bulgaria. Los Miladinov nacieron en Struga (actual Antigua República Yugoslava de Macedonia) en lo que entonces era el Imperio otomano. Con sus 665 canciones, Canciones folclóricas búlgaras tuvo una fuerte influencia en la literatura y la cultura búlgara, así como en el desarrollo de los estudios del folclore eslavo como disciplina académica. Los hermanos fueron detenidos por la presunta difusión de ideas paneslavistas en el Imperio otomano. Ambos murieron de tifus en prisión en 1862, en Constantinopla (actual Estambul). Tanto Bulgaria como la Antigua República Yugoslava de Macedonia consagran a los Miladinov como importantes figuras de la literatura nacional.

Calendario folclórico búlgaro para el año bisiesto de 1868

El Calendario folclórico búlgaro para el año de bisiesto de 1868 pertenece a una gran cantidad de populares calendarios folclóricos que produjo En’o Kŭrpachev (1833–1916), editor de Constantinopla (hoy Estambul) durante el renacimiento nacional búlgaro. El primer calendario búlgaro se publicó en 1818. Solo en la época del renacimiento nacional se publicaron más de 100 de estos. La ola de popularidad de los calendarios búlgaros comenzó en la década de 1840 y continuó bastante tiempo después del período de renacimiento. Los calendarios fueron un género popular como material de lectura en el siglo XIX e incluían gran variedad de contenidos: iban desde información sobre días festivos y fechas especiales hasta anécdotas, poemas, traducciones y las vida de los santos. Este calendario de 1868 tiene una lista de fechas y eventos históricos relacionados con Bulgaria, las predicciones para el nuevo año, un calendario de la Iglesia ortodoxa, un directorio de las ferias que se celebrarán durante el año, información actualizada sobre los servicios de telégrafo y correo, además de las compañías navieras. La pieza más interesante del calendario es un poema sobre la leyenda, ahora desacreditada, de Hilarion de Tŭrnovo (un griego), que decía que él supuestamente quemaba libros eslavos en la biblioteca del patriarca de Tŭrnovo. Este relato se originó en el renacimiento nacional y se utilizaba para difamar al clero griego.

Gran mapa geográfico universal

Matteo Ricci nació en Macerata, Italia, en 1552. En 1571, entró en la Compañía de Jesús y comenzó su noviciado en el Colegio de Roma, donde estudió teología y filosofía, así como matemática, cosmología y astronomía. En 1577, pidió que lo enviaran a Asia como misionero. Llegó al territorio portugués de Goa (la actual India) en septiembre de 1578, donde se ordenó en julio de 1580. Trabajó en Goa y en Cochin (hoy Kochi, India) por cuatro años, hasta que se lo convocó para unirse a la incipiente misión jesuita en China. Llegó a Macao en agosto de 1582 y pasó el resto de su vida en China: en Zhaoqing, Shaozhou, Nanjing y Pekín. Pasó sus últimos años (1601-1610) en Pekín donde, junto a su compañero jesuita Diego Pantoja, fueron los primeros occidentales autorizados a entrar en la Ciudad Prohibida. El método de Ricci para convertir chinos al catolicismo fue, en parte, impresionar a los académicos y funcionarios con los logros científicos y culturales de la Europa cristiana. En su casa de Zhaoqing exhibía un gran mapa del mundo occidental. Los visitantes chinos quedaban asombrados al ver a la Tierra representada como una esfera y al saber que el Imperio chino ocupaba una parte relativamente pequeña del mundo. Pidieron a Ricci que tradujera el mapa al chino; luego fue grabado e impreso en 1584. Todas las copias del mapa de 1584 se han perdido, al igual que todas las copias de la segunda versión que hizo Ricci en Nanjing en 1599. El mapa que se muestra aquí es uno de los seis ejemplares que se conocen de la tercera versión del mapa, que Ricci hizo en 1602 a pedido de Li Zhizao, un amigo chino que también era cartógrafo. La versión de 1602 es el mapa más antiguo en chino que ha sobrevivido y que describe las Américas y refleja los conocimientos geográficos adquiridos por los viajes europeos de descubrimiento de los siglos XV y XVI. cAquí se muestran los cinco continentes, Europa, Libia (África), Asia, América y el supuesto continente Magallánica al sur, además de los cuatro océanos: el Atlántico, el Pacífico, el Índico y el Ártico. Ricci completó el mapa con ingeniosas anotaciones en chino que reflejan qué tan informado (y desinformado) estaba el mundo occidental de la época acerca de varios países. Describió al Nilo como «el río más largo del mundo. Desemboca en el mar por siete meses. En este país no hay nubes ni lluvia en todo el año, por eso sus habitantes son expertos en astronomía». Sobre Canadá, escribió: «Los habitantes son amables y hospitalarios con los extranjeros. En general, hacen sus ropas con pieles y su ocupación es la pesca.» Además de sus notas sobre ciertos lugares, el mapa contiene información geográfica y astronómica de gran precisión y sofisticación, como un discurso sobre el tamaño y la forma de la Tierra, una explicación de la variedad en la duración de los días y las noches, una tabla con las distancias de los planetas desde la Tierra y recuadros con mapas de las perspectivas polares (Norte y Sur), incluidos para demostrar que la Tierra es redonda.

Pandectas

Este texto es una traducción al árabe de una obra cristiana que se escribió en griego en el siglo XI, conocida como Pandectas (o Pandektes) de Nicón de la Montaña Negra. El título en griego significa El (libro) universal. El título en árabe, al-Ḥāwī, tiene casi el mismo significado: El libro integral. El texto está dividido en 63 secciones y ofrece una exposición de la doctrina y la vida cristiana en función de extractos de la Biblia, los padres de la Iglesia y los cánones eclesiásticos. Fue popular entre los cristianos de lengua árabe, como lo demuestra el hecho de que también exista en varios otros manuscritos árabes.

Cinco obras doctrinales

Este manuscrito del siglo XVII es una colección de cinco trabajos doctrinales que se tradujo del griego al árabe. Tres de las obras pertenecen a Juan de Damasco (fallecido circa 750): Sobre la fe ortodoxa, Dialéctica y Contra los herejes. A menudo se leía a Juan de Damasco tanto en griego como en árabe (él mismo era bilingüe, aunque solo escribió en griego). Los otros dos textos son del monje Pablo de Antioquía, obispo de Sidón en el siglo XIII. Se trata de una carta titulada El Creador es uno y los cristianos no son politeístas (Mushrikīn), y un Esbozo de la fe cristiana, ambos dirigidos al lector musulmán.