1 de noviembre de 2012

Historia general de las cosas de Nueva España por el fray Bernardino de Sahagún: el Códice Florentino

Historia general de las cosas de Nueva España es una obra enciclopédica sobre la gente y la cultura del centro de México compilada por el fray Bernardino de Sahagún (1499-1590), un misionero franciscano que llegó a México en 1529, ocho años después de que Hernán Cortés finalizara la conquista española. El manuscrito, al que comúnmente se llama Códice Florentino, llegó a manos de los Médici a más tardar en 1588 y ahora se encuentra en la Biblioteca Laurenciana de Florencia. Sahagún comenzó a realizar investigaciones sobre las culturas indígenas en la década de 1540, utilizando una metodología que, en opinión de los estudiosos, es precursora de la técnica moderna en el campo antropológico. Sus motivos eran principalmente religiosos: creía que, para convertir a los nativos al cristianismo y erradicar su devoción a los dioses falsos, era necesario entender esos dioses y la influencia que tenían en el pueblo azteca. Si bien gran parte de la cultura nativa le producía rechazo llegó a admirar muchas cualidades de los aztecas. Según lo que expresa en el prólogo al Libro I de su obra, los mexicanos eran considerados bárbaros, gente de muy poco valor; sin embargo, él consideraba que, en materia de cultura y refinamiento, estaban un paso adelante de otras naciones que presumían de ser muy diplomáticas. Sahagún obtuvo la ayuda de dos grupos indígenas importantes: los ancianos (principales) de numerosas ciudades de México central y los estudiantes nahuas y exalumnos del Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco, donde Sahagún trabajó durante gran parte de su estadía en México. Los principales respondían cuestionarios que preparaba Sahagún sobre la cultura y la religión, y sus respuestas eran registradas en su propia forma pictórica de escritura. Los estudiantes nahuas interpretaban las imágenes y ampliaban las respuestas, transcribiendo fonéticamente el náhuatl con caracteres latinos. Sahagún luego revisaba el texto en náhuatl y agregaba su propia traducción al español. Todo el proceso llevó casi 30 años y finalmente se completó entre 1575 y 1577 con una copia nueva y completa del manuscrito preparado. Este manuscrito fue llevado a España por el fray Rodrigo de Sequera, comisario general de los franciscanos y partidario de la obra de Sahagún. Los 12 libros del códice se encuadernaron originalmente en cuatro volúmenes, aunque más adelante se volvieron a encuadernar en tres. La obra está organizada en dos columnas: a la derecha está el texto original en náhuatl y a la izquierda, la traducción de Sahagún al español. La mayoría de las magníficas 2468 ilustraciones, realizadas por los alumnos, están en la columna de la izquierda, cuyo texto es más corto. Las ilustraciones combinan los rasgos sintácticos y simbólicos de la antigua tradición nahua de pintura-escritura con las cualidades formales de la pintura renacentista europea.

6 de noviembre de 2012

El libro de términos medicinales y nutricionales

Este manuscrito es una copia de Kitab al-jami li-mufradat al-adwiya wa al-aghdhiya (El libro de términos medicinales y nutricionales): una enciclopedia alfabética del autor andaluz ‘Abd Allāh ibn Aḥmad ibn al-Bayṭār al-Mālaqī (circa 1197-1248), que contiene los nombres y las propiedades de más de 1000 plantas y sustancias de valor medicinal. El autor cita a muchos científicos anteriores, entre los que están Dioscórides, Galeno y Avicena. Ibn al-Bayṭār nació en Málaga (de ahí la referencia a al-Mālaqī en su nombre), y el texto contiene numerosas referencias a Andalucía y a topónimos andaluces, como Ronda. La presente copia manuscrita consta de 91 páginas de 25 renglones cada uno y está incompleta, ya que solo contiene una pequeña fracción del original. Concluye un poco abruptamente cerca del final de las entradas que empiezan con la letra bā, en el ítem bīsh. En este punto, el texto original de Ibn al-Baytār dice: «Algunos médicos han dicho que al-bīsh crece en las tierras de China… lo comen cuando está verde en la tierra de Halāhal cerca de Sind». La última página del presente manuscrito tiene un final espurio con un texto modificado de la siguiente manera: «Lo comen mientras está verde, durante siete días, en las mañanas y las noches, porque, como hemos dicho, es beneficioso». Parecería que la alteración se hizo para disimular el carácter incompleto del manuscrito. El breve colofón dice: «Oraciones y paz para nuestro maestro Mahoma y para su familia y sus compañeros. Este libro se terminó con la ayuda del Señor y la gloria de Su auxilio. Amén». La portada del manuscrito lleva el nombre de quien fuera su anterior dueño, Ibrahim Pasha (1789-1848), el hijo mayor de Muhammad Ali Pasha, célebre gobernador de Egipto.

Una traducción al árabe de las tablas astronómicas de Ulugh Beg

Este manuscrito contiene una traducción del persa al árabe, que data de los siglos XV o XVI, realizada por Yaḥyā ibn Alī al-Rifā‘ī de la introducción de las famosas zīj (tablas astronómicas o registros de acontecimientos diarios) de Ulugh Beg (1394-1449). En la introducción a su obra, al-Rifā‘ī menciona que llevó a cabo el proyecto por orden del astrónomo egipcio Shams al-Dīn Muḥammad ibn Abū al-Fatḥ al-Ṣūf ī al-Miṣrī (fallecido circa 1494), que estuvo involucrado en el estudio y la revisión de las zīj de Ulugh Beg para las coordenadas geográficas de El Cairo. La presente copia manuscrita de la traducción de al-Rifā‘ī consta de 29 páginas con 31 renglones por página. La portada lleva los sellos de los propietarios anteriores, entre los que están Uthmān al-Fanawī, un juez de Egipto, y Muḥammad ‘Alī Pāshā, el wālī (gobernador) de Egipto durante el período de 1811-1848. El colofón indica que la trascripción se completó a finales del mes de Muḥarram del año 1134 d. H. (mediados de noviembre de 1721) y que el nombre del escriba es Yūsuf ibn Yūsuf al-Maḥallī al-Shāfi‘ī, conocido como al-Kalārjī. Anexado a esta obra hay otro manuscrito en la misma encuadernación, pero en una caligrafía diferente, que comienza en la página 43. El colofón del segundo manuscrito, un poco confuso, indica que también es una traducción del persa al árabe de una parte de las zīj de Ulugh Beg, pero el traductor en este caso es Ḥasan ibn Muḥammad al-Faṣīḥī al-Niẓāmī, conocido como Qāḍī Hasan (juez Hasan). La fecha de la traducción parece ser el final de 1015 d. H. (1607), y esta copia data de 1126 d. H. (1714). La afirmación anterior sugiere que la parte sobreviviente de este manuscrito se basó en una traducción diferente de la de Qāḍī Ḥasan.

La epístola introductoria a las operaciones sinusoidales

Este manuscrito es una copia de al-Risāla al-Fatḥīya fī al-a‘māl al-jaybīya (La epístola introductoria a las operaciones sinusoidales) de Muḥammad ibn Muḥammad ibn Aḥmad Abu ‘Abd Allāh, Badr al-Dīn (1423–1506), conocido como Sibṭ al-Māridīnī o el nieto de al-Māridīnī, en honor al padre de su madre, que fue un famoso astrónomo. El manuscrito consta de 16 páginas de 14 renglones cada una, e incluye una introducción y 20 bābs (capítulos o artículos). Varían en longitud, de unos pocos reglones a una página, y abarcan temas tales como la determinación de los puntos cardinales y la qibla (dirección de La Meca), utilizando el cuadrante de senos. Al parecer, Sibt al-Māridīnī nació en Damasco pero vivió la mayor parte de su vida en El Cairo, donde trabajó como muwaqqit (persona encargada de regular los relojes y anunciar los horarios para la oración) en la mezquita al-Azhar. Al igual que su abuelo, fue un autor prolífico que escribió acerca de numerosos temas, como fiqh (jurisprudencia) y astronomía. Han sobrevivido copias manuscritas de muchas de sus obras, y existen copias de este manuscrito en varias colecciones de Europa y Oriente Medio. Solamente en posesión de la Biblioteca Nacional de Egipto, la Dār al-Kutub, se encuentran diez copias de esta obra, lo que sugiere que quizás haya sido uno de los escritos más populares del autor. La portada de este manuscrito muestra la impresión de sello del erudito y humanista kurdo-egipcio Aḥmad Taymūr (1871-1930), lo que indica que fue él quien la legó a la Dār al-Kutub. La portada también tiene un artículo, escrito por la misma persona que escribió el texto principal, acerca de la etimología de la palabra al-jayb (la función seno) y una breve nota en la parte superior izquierda sobre la magnitud de la función seno para varios ángulos diferentes. En su introducción, el autor ofrece un título alternativo para su obra: Risāla fī al-‘amal bi al-rub‘ al-mujayyab (Epístola sobre la operación del cuadrante de senos).

El libro de los tiempos

Esta es una copia manuscrita de Kitāb al-Azmān ("El libro de los tiempos", también conocida como Kitāb al-Azmina) de Yuḥannā Ibn Māsawayh (fallecido circa 857), el famoso médico del período abasí. La obra pertenece a la tradición islámica de hemerología: el estudio del calendario, especialmente con el objetivo de determinar las fechas o los momentos más auspiciosos para llevar a cabo diferentes acciones. En su introducción, el autor afirma: «Quienes se desempeñan en el ámbito del conocimiento y la filosofía y los médicos de Persia, India, y Rūm [Asia Menor] han dicho que el año se puede dividir en cuatro secciones: primavera, verano, otoño, [e] invierno. Luego, han designado lo que le corresponde a cada una de estas secciones en cuanto a los signos zodiacales, y estos son tres, y [también han designado para cada una] las fases de la Luna (al-anwāʾ), que son siete. Y expresaron, para cada una de sus partes constitutivas, las acciones que son oportunas para ser llevadas a cabo». Lo que sigue es una sección sobre cada estación, en donde se enumera la cantidad de días, los signos zodiacales, las fases de la Luna y el humor galénico asociados con cada una de las ellas, y sus correspondientes características de calor, sequedad, frío y humedad. En la sección sobre el invierno leemos, por ejemplo, que se asemeja al «agua, ya que es frío y húmedo, y en esta estación se evoca a la tos, así como a la pleuresía». Le sigue una sección más larga donde se enumeran los al-shuhūr al-rūmīya (meses romanos) en sus formas levantinas, y se dan más detalles sobre el significado y las prácticas habituales de cada día. Por ejemplo, en la entrada para Tishrīn al-awwal (octubre) se afirma que en el primer día del mes el viento del este comienza a soplar y las personas descienden de los tejados, y que en el décimo día se conmemora el día en que Abraham partió con su hijo para sacrificarlo. Ibn Māsawayh afirma que se deben reducir al mínimo las relaciones sexuales en este mes y evitar el consumo de sandías y pepinos con crema y la carne de vaca, así como granos que no sean arroz. También prohíbe el consumo de agua fría en este mes. El colofón de este manuscrito no incluye una fecha, pero indica el nombre del escriba: Ṣāliḥ Salīm ibn Salīm ibn Sa‘īd al-Shāmī al-Dimashqī. En la portada de esta copia están escritas las palabras: Maktabat Taymūr (la biblioteca de Taymūr). Una impresión del sello parcialmente legible contiene el nombre Taymūr y la fecha de 1912, lo que indica que este manuscrito fue legado a la Dār al-Kutub (Biblioteca Nacional de Egipto) por el erudito y humanista kurdo-egipcio Aḥmad Taymūr (1871-1930).

El libro de la prueba de los secretos de la ciencia de pesos y medidas (parte 3)

Este manuscrito consiste en una sección del Kitāb al-burhān fī asrār ‘ilm al-mīzān (Libro de la prueba de los secretos de la ciencia de pesos y medidas) del alquimista persa Aydamur ibn ´Alī ibn Aydamur al-Gildakī (que también aparece como al-Jaldakī, fallecido circa 1342). Su nombre indica que nació en Jaldak, en lo que actualmente es Afganistán. A lo largo de 17 años, al-Gildakī viajó a Irak, Asia Menor, África Occidental, Egipto, Yemen, Hiyaz y Siria. Estos viajes están relatados en otra de sus obras, Kitāb nihāyat al-ṭalab fī sharḥ kitāb al-muktasab (Los límites de la búsqueda en referencia a la explicación del libro del [conocimiento] adquirido). Al-Gildakī' es considerado uno de los últimos alquimistas islámicos sobresalientes. La primera parte de su Libro de la prueba se refiere en gran parte a la relación entre el Creador y el mundo de la creación, así como a las relaciones entre los planos superiores e inferiores de la existencia en sus diversas manifestaciones. La segunda parte es sobre Ali (el yerno del Profeta y figura central en las tradiciones esotéricas del Islam) y el filósofo griego Apolonio de Tiana. La tercera parte es un comentario sobre Nihāyat al-ṭalab wa aqṣā ghāyāt al-arab (La búsqueda máxima y el más remoto esquema) de Jābir ibn Ḥayyān (circa 737-circa 815), de origen persa. La obra también contiene información sobre la relación de los metales con sus planetas correspondientes y otros datos químicos. El presente manuscrito se compone de la tercera parte de la obra de al-Gildakī. Sin embargo, faltan varias de las primeras páginas. El colofón nos habla de «la finalización de la redacción de esta tercera parte del libro de… Aḥmad ibn Aḥmad ibn Ibrāhīm Jarībāt al-Shāfi‘ī al-Kātib al-Azharī de la copia del jeque… Muḥammad ibn Abū al-Khayr al-Mālikī al-Miqātī al-Sharīf». El colofón indica también que el escriba terminó el manuscrito a los 29 días de Muharram de 998 d. H. (8 de diciembre de 1589 d. C.). La primera página existente lleva el sello del Ministerio de Hábices y Asuntos Islámicos (awqāf), con el número de artículo 828 de la biblioteca Zakiya, por lo que identifica así el manuscrito como un legado del estadista egipcio Ahmad Zaki Pasha (1867-1934).