26 de octubre de 2012

Historia general de las cosas de Nueva España por el fray Bernardino de Sahagún: el Códice Florentino. Libro VI: retórica y filosofía moral

Historia general de las cosas de Nueva España es una obra enciclopédica sobre la gente y la cultura del centro de México compilada por el fray Bernardino de Sahagún (1499-1590), un misionero franciscano que llegó a México en 1529, ocho años después de que Hernán Cortés finalizara la conquista española. El manuscrito, al que comúnmente se llama Códice Florentino, consta de 12 libros dedicados a diferentes temas. El Libro VI se ocupa de la retórica y la filosofía moral. Contiene textos que Sahagún recolectó alrededor de 1547, en la primera etapa de su investigación de la cultura indígena, a partir de recitaciones orales de los ancianos nahuas. Según Sahagún, estos textos, conocidos como Huehuetlahtolli (palabra antigua), encarnaban: la retórica, la filosofía moral y la teología del pueblo mexicano, en las que hay muchas características curiosas que muestran las bellezas del lenguaje y las muy delicadas cuestiones relativas a las virtudes morales. Si bien le provocaba rechazo la religión azteca, la sabiduría y la belleza de los textos antiguos impresionó en gran medida a Sahagún, quien cita extensamente, por ejemplo, las palabras de un padre nahua a una hija que ha alcanzado la edad de la razón. En el folio 80, reverso, hay una ilustración de padres aconsejando a sus hijos. En la encuadernación original, el Libro VI estaba al comienzo del segundo volumen. Por eso empieza con una dedicatoria a Rodrigo de Sequera, comisario general de la orden franciscana y gran admirador de la obra de Sahagún. Originalmente el Libro I contenía una dedicatoria similar al comienzo, más tarde esa dedicatoria fue arrancada, por lo que la única versión sobreviviente puede hallarse en una copia posterior del códice.

Historia general de las cosas de Nueva España por el fray Bernardino de Sahagún: el Códice Florentino. Libro XI: de las cosas naturales

Historia general de las cosas de Nueva España es una obra enciclopédica sobre la gente y la cultura del centro de México compilada por el fray Bernardino de Sahagún (1499-1590), un misionero franciscano que llegó a México en 1529, ocho años después de que Hernán Cortés finalizara la conquista española. El manuscrito, al que comúnmente se llama Códice Florentino, consta de 12 libros dedicados a diferentes temas. El libro XI, el más largo del códice, es un tratado de historia natural. Siguiendo la división tradicional de conocimiento común en muchas obras enciclopédicas europeas, el Códice Florentino trata sobre «todo lo divino (o más bien idólatra), humano y natural de Nueva España». Por lo tanto, después haber hablado de seres superiores y de seres humanos, Sahagún examina los animales, las plantas y todos los tipos de minerales. Para el análisis de las hierbas medicinales y los minerales, Sahagún se basó en el conocimiento de los médicos indígenas, y creó lo que el erudito Miguel León-Portilla ha llamado una especie de farmacología prehispánica. El análisis de los animales se basa en leyendas aztecas sobre varios animales, tanto reales como míticos. El libro es una fuente de especial importancia para comprender cómo los mesoamericanos usaban los recursos naturales antes de la llegada de los europeos. Muchos animales criados en Europa, como vacas, cerdos, pollos y caballos, eran desconocidos para los pueblos mesoamericanos. En su lugar, criaban conejos, xoloitzcuintle (una raza de perro sin pelo), aves y, en particular, pavos. Complementaban su dieta con jabalíes, ciervos, tapires, aves, ranas, hormigas, grillos y serpientes. Se cazaban otros animales principalmente por su piel, como el jaguar y otros felinos, o por sus plumas. El Libro XI contiene numerosas ilustraciones de animales, incluidos mamíferos (el jaguar y el armadillo), aves, reptiles, anfibios, peces e insectos.

Historia general de las cosas de Nueva España por el fray Bernardino de Sahagún: el Códice Florentino. Libro VII: el Sol, la Luna y las estrellas, y la unión de los años

Historia general de las cosas de Nueva España es una obra enciclopédica sobre la gente y la cultura del centro de México compilada por el fray Bernardino de Sahagún (1499-1590), un misionero franciscano que llegó a México en 1529, ocho años después de que Hernán Cortés finalizara la conquista española. El manuscrito, al que comúnmente se llama Códice Florentino, consta de 12 libros dedicados a diferentes temas. El Libro VII trata sobre el Sol, la Luna y las estrellas. Contiene un relato de la creación del Sol y de la Luna durante lo que los aztecas llamaban la «quinta edad del mundo», que Sahagún extrajo de poemas y leyendas antiguas que los ancianos compartieron con él. La ilustración en el folio 228, verso, representa al conejo en la Luna. Los antiguos mesoamericanos afirmaban que en la Luna llena se podía ver el contorno de un conejo: un efecto visual que resulta de la combinación de las manchas oscuras causadas por la apariencia de las elevaciones y los cráteres en la superficie de la Luna, pero a la que ellos le adjudicaban una razón mitológica. En el relato de los aztecas, antes de la creación del día, los dioses se reunieron en Teotihuacán a crear el Sol para que pudiera iluminar el mundo. Para que esto sucediera, alguien se tenía que sacrificar. El dios Tezcuciztécatl (también conocido como Tecciztécatl) se ofreció de voluntario, pero también era necesario otro dios. Todos tenían miedo y nadie más se ofreció, entonces recurrieron a Nanahuatzin, que estaba cubierto de pústulas, y él aceptó con dignidad. Ambos dioses se prepararon para el sacrificio haciendo penitencia durante cuatro días. Tezcuciztécatl utilizó plumas, oro y fragmentos afilados de piedras preciosas y de coral, mientras que Nanahuatzin utilizó materiales humildes y ofreció su sangre y pus. Se encendió una gran hoguera y todos los dioses se reunieron a su alrededor a medianoche, pero cuando llegó el momento de que Tezcuciztécatl se arrojara al fuego para transformarse en el Sol, vaciló y se detuvo. Nanahuatzin, en cambio, se arrojó valientemente al fuego y comenzó a brillar. Solo entonces Tezcuciztécatl, que era envidioso, hizo lo mismo para transformarse en un segundo Sol. Los dioses no habían contado con que hubiera dos luces de igual brillo en el cielo, por lo que uno de ellos tomó un conejo y lo lanzó al segundo Sol para disminuir su brillo: así es cómo la Luna llego a ser lo que es, con la visible forma de un conejo en su cara.

Historia general de las cosas de Nueva España por el fray Bernardino de Sahagún: el Códice Florentino. Libro VIII: de los reyes y señores

Historia general de las cosas de Nueva España es una obra enciclopédica sobre la gente y la cultura del centro de México compilada por el fray Bernardino de Sahagún (1499-1590), un misionero franciscano que llegó a México en 1529, ocho años después de que Hernán Cortés finalizara la conquista española. El manuscrito, al que comúnmente se llama Códice Florentino, consta de 12 libros dedicados a diferentes temas. El Libro VIII se refiere a los reyes y nobles, las formas de gobierno, las elecciones de los gobernantes, y las costumbres y los pasatiempos de la nobleza. Además de estar interesado en estos temas en sí mismos, las motivaciones de Sahagún tenían que ver con consideraciones lingüísticas que le permitieran describir tantos aspectos de la vida azteca como pudiera. Explicó que solo de esta manera podía traer a la luz todas las palabras de este lenguaje con sus significados literales y metafóricos, y todas sus formas de hablar y la mayor parte de sus antigüedades, buenas y malas. El Libro VIII está repleto de ilustraciones relacionadas con el estilo de vida azteca. Las pinturas de los folios 219, 261 y 280–281 están relacionadas con la vestimenta. Muestran el telar, cómo se hacían las vestimentas y los diseños textiles usados ​​por la nobleza. La mayoría de la población azteca solo podía usar ropa hecha de hilo de pita, sin teñir y sin adornos, pero los nobles usaban ropa de algodón de colores, decorada con parches de conchas o de hueso y plumas. La ilustración en el folio 269, reverso, muestra un juego llamado patolli (que Sahagún describe como parecido a los dados) en el que los jugadores apostaban joyas y otras pertenencias, dejando caer tres frijoles de gran tamaño en una gran cruz pintada sobre una estera. La ilustración en el folio 292, verso, muestra el juego denominado tlachtli, un juego de pelota que en un principio se vinculaba con el concepto mesoamericano del cosmos como el producto de un enfrentamiento entre fuerzas opuestas pero complementarias como, por ejemplo, la vida y la muerte, el día y la noche, la fertilidad y la esterilidad, y la luz y la oscuridad. La lucha se reproducía en el juego, donde dos equipos que representaban a las fuerzas cósmicas opuestas se enfrentaban en una cancha tratando de hacer rebotar una pelota de goma pesada tantas veces como fuera posible contra las paredes laterales de la cancha. Según Sahagún, el juego era un divertimento de la nobleza, que había perdido su anterior significado religioso.

Historia general de las cosas de Nueva España por el fray Bernardino de Sahagún: el Códice Florentino. Libro IX: de los mercaderes

Historia general de las cosas de Nueva España es una obra enciclopédica sobre la gente y la cultura del centro de México compilada por el fray Bernardino de Sahagún (1499-1590), un misionero franciscano que llegó a México en 1529, ocho años después de que Hernán Cortés finalizara la conquista española. El manuscrito, al que comúnmente se llama Códice Florentino, consta de 12 libros dedicados a diferentes temas. El Libro IX se trata de comerciantes, funcionarios encargados del oro y las piedras preciosas, y del trabajo en plumas. Los pochteca (comerciantes) eran un grupo importante en la sociedad azteca. Emprendían largos viajes en busca de mercancías y productos preciosos, y eran valorados por la información que reunían en las tierras que visitaban, que los aztecas a menudo utilizaban para planificar las guerras de conquista. En Mesoamérica no se conocían los animales de carga ni la rueda, por lo que las mercancías eran llevadas a pie por los tlameme (cargadores), que colocaban su carga en una cacaxtli (estructura de madera), sostenida por una cuerda que rodeaba los hombros y la frente del cargador. El folio 316, reverso, tiene una ilustración que muestra a los cargadores con sus cargas. El Arte plumario era una de las artes menores que se practicaban en la Mesoamérica precolombina. Los productos del arte plumario estaban reservados para la élite azteca (el rey, los nobles, los sacerdotes y los guerreros), que usaban elementos como capas, abanicos y tocados principalmente en las ceremonias. El folio 370, reverso, tiene una ilustración que muestra a artesanos trabajando en un tocado. En el Libro IX también se habla del fumar, práctica que los mesoamericanos hacían durante los banquetes y las ceremonias religiosas, con dos pipas llenas de hierbas y pastos o con puros hechos de hojas de tabaco enrolladas. La práctica de fumar está representada en el folio 336, reverso.

Historia general de las cosas de Nueva España por el fray Bernardino de Sahagún: el Códice Florentino. Libro X: del pueblo, sus virtudes y vicios, y otras naciones

Historia general de las cosas de Nueva España es una obra enciclopédica sobre la gente y la cultura del centro de México compilada por el fray Bernardino de Sahagún (1499-1590), un misionero franciscano que llegó a México en 1529, ocho años después de que Hernán Cortés finalizara la conquista española. El manuscrito, al que comúnmente se llama Códice Florentino, consta de 12 libros dedicados a diferentes temas. El Libro X trata acerca de la sociedad azteca y abarca temas como las virtudes y los vicios de la gente, la comida y la bebida, las partes del cuerpo humano, y las enfermedades y los remedios. En este libro, Sahagún describe el proceso de fabricación del chocolate a partir de granos de cacao, que también está representado en el folio 71, verso. La bebida hecha de cacao puro y especias se consideraba la mayor exquisitez y estaba reservada solo para los nobles. El Libro X trata también sobre la agricultura y la preparación de alimentos. La economía azteca se basaba principalmente en la agricultura. La agricultura era responsabilidad de los plebeyos, que cultivaban la tierra que se les asignaba y la tierra de los nobles y los gobernantes. El cultivo principal era el maíz, con el cual los aztecas hacían una especie de pan. La preparación de los alimentos era una tarea de mujeres y está representada en el folio 315, reverso. Los plebeyos tenían una dieta muy simple, pero la élite comía alimentos más ricos y abundantes. Sahagún incluye una larga lista de platos condimentados con diferentes salsas. El último capítulo del Libro X, sobre «las naciones que han venido a habitar esta tierra», incluye dos textos largos, que derivan de las preguntas que Sahagún hizo a los ancianos nahuas sobre la historia de Mesoamérica. Uno habla de Quetzalcóatl y los toltecas; el otro ofrece un repaso de la evolución cultural de los pueblos nahuas.