4 de octubre de 2012

Océano Atlántico Norte: Hoja noreste [parte]

Ésta es una de las cuatro cartas en manos de la Biblioteca de la Sociedad Geográfica Estadounidense, que utilizó el aviador estadounidense Charles Lindbergh (1902–1974) para planificar su histórico vuelo trasatlántico. Lindbergh fue un piloto de avión que, en 1926, se enteró del premio de USD 25 000 para el primer vuelo sin escalas entre Nueva York y París. Con el apoyo de un grupo de hombres de negocios de St. Louis, Misuri, Lindbergh hizo construir un avión especial que llamó The Spirit of St. Louis (El espíritu de San Luis) en honor a sus patrocinadores. El 21 y 22 de mayo de 1927, Lindbergh logró hacer el primer vuelo en solitario sin escalas a través del Atlántico, cubriendo 5790 kilómetros desde Roosevelt Field, Nueva York, hasta Le Bourget, París, en 33,5 horas. Este mapa muestra las medidas extremas que Lindbergh utilizó para alivianar su aeronave. Para eliminar hasta la última onza de peso innecesario de su avión, Lindbergh llegó al extremo de cortar las secciones del mapa que no necesitaría en el vuelo. Las notas en este mapa dicen: «Parte del mapa no utilizada para el vuelo de Nueva York a París, 1927. C.A.L.» y «Regalo de Charles A. Lindbergh, 18 de diciembre de 1950.»

Carta de los husos horarios del mundo

La nota en este mapa dice: «Utilizado para trazar la ruta de vuelo de Nueva York a París, San Diego, California, 1927 C.A.L.» Charles Lindbergh (1902-1974) fue el aviador estadounidense que realizó el primer vuelo en solitario sin escalas a través del Océano Atlántico el 21 y 22 de mayo de 1927. Mientras Ryan Airlines de San Diego, California, estaba construyendo su avión, el Spirit of St. Louis (El espíritu de San Luis) Lindbergh estaba ocupado obteniendo cartas y trazando su curso. En su libro The Spirit of St. Louis (El espíritu de San Luis) de 1953, Lindbergh describe haber comprado varias cartas del Atlántico Norte en un local en San Pedro, entre las que se encontraba esta carta de husos horarios del mundo: «El vendedor saca dos hojas rectangulares. Son las proyecciones de Mercator y (sí, tengo suerte) llegan lo suficiente tierra adentro como para incluir Nueva York y París. Entonces, como si tropezara con una pepita de oro, veo una proyección gnomónica que cubre a ambas… Al rebuscar todavía más, encontré una carta de los husos horarios del mundo, una carta de la variación magnética y otras que muestran los vientos dominantes en el Atlántico en abril, mayo y junio. Los compré todos». Lindbergh planificó su ruta en esta carta de husos horarios en segmentos de 500 millas de largo, que siguen la ruta del círculo máximo desde Nueva York a París. No indicó la cantidad de cartas que había comprado en San Pedro, pero parece que compró las dos cartas de proyección de Mercator, en las que trazó su curso previsto en segmentos de 100 millas y que efectivamente llevó en el vuelo.

16 de octubre de 2012

«¡Feliz Año Nuevo a nuestros gallardos soldados!» Si se une ahora, este deseo puede hacerse realidad

Este cartel, creado a principios de 1915, que diseñó e imprimió Johnson, Riddle &Company para la Comisión Parlamentaria de Reclutamiento en el Reino Unido, muestra a soldados británicos que marchan hacia la victoria en la Primera Guerra Mundial. Después de que Gran Bretaña declarara la guerra a Alemania el 4 de agosto de 1914, se usaron este tipo de carteles para alentar a los hombres a alistarse en las fuerzas armadas. La imaginería visual optimista prometía la victoria en el nuevo año, siempre que se unieran a la lucha suficientes hombres. En los primeros meses del conflicto, muchas personas del Reino Unido creían que la guerra terminaría para Navidad. Claramente no fue así. A principios de 1915, la Fuerza Expedicionaria Británica estaba trabada en intensos combates en el frente occidental en Francia. En enero de 1916, el Parlamento aprobó la Ley del Servicio Militar, que entró en vigor el 2 de marzo de 1916: recurrió a la conscripción y terminó así con la habitual salida británica de contar con voluntarios durante la guerra. La ley especificaba que los hombres de entre 18 y 41 años eran susceptibles de ser llamados para prestar servicio en el ejército. Los hombres casados​​, viudos con hijos o que trabajaban en determinadas profesiones estaban exentos.

«El niño en su puerta» 400 000 huérfanos muertos de hambre, sin ayuda estatal disponible. Campaña para recaudar $30 000 000

El Comité Estadounidense de Ayuda para Armenia y Siria se estableció en 1915 con la cooperación del Departamento de Estado de los Estados Unidos, con el objetivo de brindar ayuda humanitaria a los armenios que eran expatriados por la fuerza de Anatolia a otras partes del Imperio otomano durante la Primera Guerra Mundial. El parlamento otomano aprobó una ley por la cual los fondos recaudados en el ámbito privado de los Estados Unidos podrían ser distribuidos a los armenios desplazados a través de la Embajada de los EE. UU. en Constantinopla. El comité, que recaudó millones de dólares en mítines públicos e iglesias, publicó este cartel como parte de una campaña para recaudar fondos en Baltimore, Maryland, en febrero de 1917. El cartel menciona a los 400 000 huérfanos hambrientos e indica que «no existe ayuda estatal disponible», y hace hincapié en la necesidad de contribuciones voluntarias. El cartel identifica a Armenia, Grecia, Siria y Persia como las zonas de necesidad. Después de la Primera Guerra Mundial, el Comité Estadounidense de Ayuda para Armenia y Siria recibió una escritura de constitución por parte del Congreso de los EE. UU. y cambió su nombre por el Comité Estadounidense de Ayuda para el Cercano Oriente. Se atribuye a la organización haber cuidado a 132 000 huérfanos armenios en Tiflis, Constantinopla, Beirut, Damasco, Jerusalén y otros lugares del Cercano Oriente.

«Son tiempos duros, Su Majestad: usted nos deja sin nada que hacer»

Este cartel de propaganda estadounidense de la Primera Guerra Mundial muestra a un diablo, acompañado por dos demonios más pequeños, que le dicen al káiser Guillermo II de Alemania que los estaba dejando sin trabajo por hacer. A la izquierda se muestra el hogar de los demonios, una cueva cuya abertura está cubierta de telarañas, sobre la que cuelga un letrero: «Se alquila». La cueva se llama «Apartamentos Gehenna», una palabra que en la Biblia hebrea identifica al Infierno. El káiser tiene una espada con sangre que sale por debajo de su capa. También se muestra el brazo izquierdo del káiser, que era más corto por una deformidad de nacimiento y que a menudo trataba de ocultar usando guantes blancos para que el brazo pareciera más largo. La metáfora de que el káiser era un demonio –un hombre que había causado la guerra y era responsable de supuestas atrocidades cometidas por el ejército alemán– desempeñó un papel importante en la propaganda británica y francesa, y más tarde en la estadounidense, cuyo objetivo era suscitar el entusiasmo popular por la guerra. El cartel fue parte de una serie producida por Barron Gift Collier (1873-1939), un empresario publicitario estadounidense que también tuvo un papel importante en el desarrollo del estado de Florida en los EE. UU. en las décadas de 1920 y 1930.

Kościuszko y Pułaski: lucharon por la libertad en los Estados Unidos

Este cartel en polaco, producido en Brooklyn, Nueva York, en 1917, poco después de que los Estados Unidos entraran en la Primera Guerra Mundial, estaba dirigido a los muchos inmigrantes que hablaban polaco y que vivían en los Estados Unidos en esa época. «Kościuszko y Pułaski: lucharon por la libertad en los Estados Unidos. ¿Puede ayudar a los Estados Unidos a luchar por la libertad en Polonia? Si comemos menos azúcar, trigo, carne y grasas, podremos apoyar a nuestros hermanos que luchan junto con los ejércitos aliados». Este mensaje invoca los nombres de dos polacos: Tadeusz Kosciusko y Kazimierz Pulaski, quienes lucharon en el bando estadounidense en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. Este cartel identifica su lucha en pos de la austeridad en tiempos de guerra para apoyar el esfuerzo de los EE. UU. en la guerra contra Alemania. El retrato es el de Kościuszko, un joven oficial polaco a quien se lo recuerda más por haber supervisado la construcción de las fortificaciones en la decisiva Batalla de Saratoga. El cartel fue patrocinado por la Administración de Alimentos de los EE. UU.: un organismo gubernamental establecida en agosto de 1917 por el presidente Woodrow Wilson con el objetivo de asegurar el abastecimiento, la distribución y la conservación de alimentos durante la guerra. El artista fue George John Illian, un prolífico ilustrador que realizó numerosos carteles de la Primera Guerra Mundial.