16 de octubre de 2012

Vista de toda la región de Suruga

Este mapa de la provincia de Suruga, situada en la zona de la actual prefectura de Shizuoka, presenta una vista elevada del Monte Fuji; el área circundante está mapeada sobre una superficie horizontal, con el relieve mostrado gráficamente. Este estilo, típico de mediados del siglo XIX, no proporciona información geográfica exacta. El dibujo de la montaña es desproporcionadamente grande, lo que sugiere la impresión que causaba en el cartógrafo y la importancia que tenía para la población. El mapa señala los nombres de ciudades y carreteras, templos y santuarios, y antiguos castillos, fortalezas y campos de batalla, así como los nombres de los picos del monte Fuji. Suruga fue una de las provincias de las que con mayor frecuencia se hicieron mapas a principios de la era moderna de Japón, sin duda debido a la atracción popular de la montaña y a su importancia como lugar sagrado de peregrinación.

Mapa pictórico de la provincia de Yamashiro

Los kuni ezu son mapas provinciales estandarizados, compilados por orden del sogunato Tokugawa en Edo (actual Tokio). La primera orden llegó en 1606, tres años después de que se estableciera el sogunato, y fue seguida por pedidos de revisiones en 1636, 1649, 1702 y 1838. Los daimyō (nobles territoriales que gobernaban sobre vastos predios de propiedad privada y un gran número de vasallos) debían realizar estudios en las zonas bajo su control administrativo y presentar mapas para el gobierno junto con los registros de rendimiento de arroz. Con el tiempo, estos mapas oficiales fueron ampliamente difundidos entre el público, y, a partir del siglo XVIII se comenzó a publicar una gran cantidad de copias. Los mapas dibujados a mano, como esta representación manuscrita en acuarela y tinta, estaban menos disponibles para la población general que las copias impresas. Este mapa muestra la provincia de Yamashiro (en la prefectura de Kioto), donde se había ubicado la capital imperial, con el Norte orientado hacia la izquierda. La zona amarilla en el centro marca el área del palacio imperial y las principales calles de los alrededores. Los nombres de las aldeas están escritos en leyendas ovaladas, con códigos de color por distrito. Los caminos que llevaban más allá de la provincia también están marcados.

Mapa pictórico de la región del río Abe-kawa

Este mapa pictórico representa la región del río Abe-kawa de Japón, situado en la que hoy es la prefectura de Shizuoka. La pendiente y el flujo rápido del Abe-kawa han causado numerosas inundaciones en la región del delta, y desde el período Edo (1603-1868) se han construido diques abiertos con el fin de proteger los campos de cultivo y aldeas. Tokugawa Ieyasu (1543–1616), fundador del sogunato Edo, implementó un importante proyecto de control de inundaciones y ordenó que se construyera un terraplén a lo largo del Abe-kawa, en 1606, que determinó la ruta actual del río. Este mapa es un boceto para un mapa oficial, y varios símbolos y nombres de aldeas están tachados o sobreescritos. El mapa tiene códigos de color según el paisaje y señala las tumbas importantes, lagunas con abundantes peces y mediciones esporádicas de distancia y koku (el volumen de arroz que la región podía producir). El castillo de la provincia de Suruga se encuentra en la sección amarilla en la parte superior derecha, y el kuzure (deslave) de Ōya, origen del río y uno de los tres grandes deslaves de Japón, está indicado con marcas marrones en el centro del borde izquierdo del mapa. El mapa está orientado con el Norte arriba, a la izquierda.

Mapa de la Ciudad y la Bahía de Cartagena de Indias

Esta mapa manuscrito, coloreado a mano en pluma y tinta, fue dibujado por Antonio de Ulloa (1716-1795) en 1735, basado en un mapa anterior de Juan de Herrera que databa de alrededor de 1721. Se muestra con gran detalle la bahía de Cartagena de Indias y el área costera adyacente de la actual ciudad de Cartagena, Colombia. El territorio era entonces parte del Virreinato de la Nueva Granada en el Imperio español. El mapa está orientado por una rosa de los vientos con el Norte apuntando hacia la izquierda. La longitud se establece en relación con el Real Observatorio Astronómico de Tenerife en las islas Canarias. Los sondeos y las líneas punteadas indican la profundidad del fondo del mar para la navegación. También se muestran caminos y bosques. El título, el autor y la escala del mapa se indican en la parte superior derecha, sobre un pedestal flanqueado por figuras de indios. Ulloa era un oficial naval español, que en 1735 fue nombrado miembro de la expedición científica al Perú, organizada por la Academia Francesa de Ciencias. Pasó casi una década en Sudamérica con la expedición. Ulloa estaba en camino de regreso a España en 1745, cuando el barco en el que viajaba fue capturado por los británicos. Fue llevado como prisionero a Inglaterra, donde pasó varios años. Se ganó el respeto y la amistad de muchos líderes científicos ingleses y fue nombrado miembro de la Real Sociedad de Londres. Finalmente se le permitió regresar a España y en 1784 publicó Relación histórica del viaje á la América Meridional, una descripción detallada de las personas, la geografía y la historia natural de Sudamérica sobre la base de su investigación en el continente. Este mapa puede haber sido el original del que aparece en el libro de Ulloa, Relación. El célebre cartógrafo español Tomás López (1730-1802) también utilizó el mapa de Ulloa para su posterior carta de la bahía y de la ciudad de Cartagena.

Vista superior del Castillo del Morro situado en la desembocadura de la bahía de La Habana

Este mapa manuscrito del siglo XVIII muestra el plano del Castillo del Morro, situado en la entrada de la bahía de La Habana, Cuba. Los españoles comenzaron la construcción de la fortaleza en 1585. El ingeniero militar italiano Battista Antonelli (1547-1616) fue el encargado de diseñar las fortificaciones. La estructura fue originalmente concebida como una pequeña fortaleza rodeada por un foso seco, pero se amplió y reconstruyó en varias ocasiones y se convirtió en una gran fortaleza de mucha importancia estratégica para la isla. El mapa está orientado con el Norte a la izquierda e inclinado hacia arriba en un ángulo agudo. En el lado derecho están el título y una «Explicación» que indica, a través de un código numérico, los bastiones, los puentes, las cisternas y las baterías de la fortaleza, con una breve descripción de algunas de estas características. El mapa está dibujado en pluma sobre papel, con dibujos a escala en tinta negra y el fondo en gris, rosa, verde y naranja sepia.

Una carta hidrográfica y corográfica de las islas Filipinas

Este magnífico mapa del archipiélago filipino, dibujado por el padre jesuita Pedro Murillo Velarde (1696-1753) y publicado en Manila en 1734, es primero y más importante mapa científico de Filipinas. Las Filipinas se encontraban en ese momento en una parte vital del Imperio español, y el mapa muestra las rutas marítimas desde Manila hasta España y Nueva España (México y otros territorios españoles en el Nuevo Mundo), con leyendas. En el margen superior hay una gran orla con el título del mapa, coronado por el escudo real español, flanqueado a cada lado por un ángel con una trompeta, desde las que se despliega una inscripción. El mapa no solo es de gran interés desde el punto de vista geográfico, sino también como un documento etnográfico. Está flanqueado por doce grabados, seis a cada lado, ocho de los cuales representan a los distintos grupos étnicos que vivían en el archipiélago y cuatro de los cuales son descripciones cartográficas de determinadas ciudades o islas. Según las leyendas, los grabados de la izquierda muestran: sangleyes (filipinos chinos) o chinos; cafres (un término despectivo para los no musulmanes), un camarín (de la región de Manila), y un lascar (del subcontinente indio, un término raj británico); mestizos, un mardica (de extracción portuguesa); un japonés; y dos mapas locales: uno de Samboagan (una ciudad en Mindanao) y el otro del puerto de Cavite. En el lado derecho hay: varias personas en traje típico; tres hombres sentados (un armenio, un mogol, y un malabar, de una ciudad textil india); una escena urbana con diversos pueblos; una escena rural con representaciones de animales domésticos y salvajes; un mapa de la isla de Guajan (es decir, Guam) y un mapa de Manila.