El calendario solar azteca

El Códice Tovar, atribuido al jesuita mexicano del siglo XVI Juan de Tovar, contiene información detallada acerca de los ritos y las ceremonias de los aztecas (también conocidos como mexicas). El códice está ilustrado con 51 pinturas en acuarela a toda página. Las pinturas, con una fuerte influencia de los manuscritos pictográficos anteriores a la conquista, presentan una calidad artística excepcional. El manuscrito se divide en tres secciones. La primera sección es una historia de los viajes de los aztecas antes de la llegada de los españoles. La segunda sección es una historia ilustrada de los aztecas. La tercera sección contiene el calendario Tovar, que cuenta con un calendario civil azteca con los meses, las semanas, los días, las letras dominicales y los festivales religiosos del año cristiano de 365 días. Esta ilustración, de la tercera sección, muestra el calendario azteca con los símbolos de cada mes. Los aztecas usaban dos calendarios para computar los días del año. Xiuhpohualli (el primer calendario, o el calendario solar) constaba de 365 días, divididos en 18 meses de 20 unidades cada uno, más un período adicional de cinco días inútiles o aciagos al final del año, llamados Nemontemi. Tonalpohualli (el segundo calendario o «el calendario que cuenta los días») se componía de 260 días, combinaciones de 13 números y 20 símbolos. Ambos calendarios se alineaban cada 52 años.

La guerra contra Coyoacán

El Códice Tovar, atribuido al jesuita mexicano del siglo XVI Juan de Tovar, contiene información detallada acerca de los ritos y las ceremonias de los aztecas (también conocidos como mexicas). El códice está ilustrado con 51 pinturas en acuarela a toda página. Las pinturas, con una fuerte influencia de los manuscritos pictográficos anteriores a la conquista, presentan una calidad artística excepcional. El manuscrito se divide en tres secciones. La primera sección es una historia de los viajes de los aztecas antes de la llegada de los españoles. La segunda sección, una historia ilustrada de los aztecas, conforma el cuerpo principal del manuscrito. La tercera sección contiene el calendario Tovar. Esta ilustración, de la segunda sección, representa la batalla de Coyoacán. Se muestran soldados peleando con garrotes y escudos ante un templo en llamas. Los soldados, algunos de los cuales son mujeres, están de pie a la orilla de un río. También se muestran garrotes, el glifo de una colina visto desde el costado y soldados muertos. El soldado en jefe lleva un tocado de plumas o quetzal. El erudito Jacques Lafaye, el editor de la edición facsímil del manuscrito Tovar, elaboró la hipótesis de que el líder de los soldados podría ser Tlacaélel.

Moctezuma I, el quinto rey azteca (reinó entre 1440 y 1469)

El Códice Tovar, atribuido al jesuita mexicano del siglo XVI Juan de Tovar, contiene información detallada acerca de los ritos y las ceremonias de los aztecas (también conocidos como mexicas). El códice está ilustrado con 51 pinturas en acuarela a toda página. Las pinturas, con una fuerte influencia de los manuscritos pictográficos anteriores a la conquista, presentan una calidad artística excepcional. El manuscrito se divide en tres secciones. La primera sección es una historia de los viajes de los aztecas antes de la llegada de los españoles. La segunda sección, una historia ilustrada de los aztecas, conforma el cuerpo principal del manuscrito. La tercera sección contiene el calendario Tovar. Esta ilustración, de la segunda sección, muestra a Moctezuma I (también visto como Moctezuma I el Viejo), sosteniendo una lanza o cetro, de pie sobre una estera y junto a un trono de mimbre; y a un sacerdote que lleva el traje del dios del Sol ofreciéndole una corona con adornos de oro. A su lado está su símbolo: una flecha que atraviesa la noche estrellada. Moctezuma lleva una charretera de plumas de quetzal y un hueso que le atraviesa la nariz. Moctezuma I (quién reinó entre 1440 y 1469), cuyo nombre significa «señor que muestra ira», fue el quinto rey azteca (el texto lo identifica incorrectamente como el sexto) y el sobrino de Itzcóatl. Se cree que el hombre que le da la corona en esta pintura es Nezahualcóyotl, gobernante de Texcoco y aliado de Moctezuma.  Nezahualcóyotl lleva el manto de Tonatiuh, el dios del Sol. Acamapichtli, el primero de la dinastía azteca, y su descendiente, Axayácatl, son los únicos otros dos emperadores que aparecen con coronas ornamentadas con adornos de oro en el manuscrito de Tovar. Se dice que el hueso que atraviesa la nariz de Moctezuma simboliza al hombre, según la tradición de Texcoco.

Panquetzaliztli, el izamiento de banderas, el decimoquinto mes del calendario solar azteca

El Códice Tovar, atribuido al jesuita mexicano del siglo XVI Juan de Tovar, contiene información detallada acerca de los ritos y las ceremonias de los aztecas (también conocidos como mexicas). El códice está ilustrado con 51 pinturas en acuarela a toda página. Las pinturas, con una fuerte influencia de los manuscritos pictográficos anteriores a la conquista, presentan una calidad artística excepcional. El manuscrito se divide en tres secciones. La primera sección es una historia de los viajes de los aztecas antes de la llegada de los españoles. La segunda sección es una historia ilustrada de los aztecas. La tercera sección contiene el calendario Tovar, que cuenta con un calendario civil azteca con los meses, las semanas, los días, las letras dominicales y los festivales religiosos del año cristiano de 365 días. En esta ilustración, de la tercera sección, un hombre viejo y demacrado sostiene un estandarte adornado con franjas azules y banderines. Lleva un collar de cuentas azules con pendientes de oro. Sobre la cabeza del hombre hay una cabra. El texto describe el mes como uno en el que los capitanes de guerra celebran. El mes, identificado como diciembre con el símbolo astrológico de Capricornio, se llama Panquetzaliztli (el izamiento de banderas). Estaba dedicado a Huitzilopochtli, el dios del Sol y de la guerra. El color azul se puede asociar con este dios, cuyo nombre significa «Parte izquierda del colibrí azul».

Quahuitlehua, elevación de los árboles, el primer mes del calendario solar azteca

El Códice Tovar, atribuido al jesuita mexicano del siglo XVI Juan de Tovar, contiene información detallada acerca de los ritos y las ceremonias de los aztecas (también conocidos como mexicas). El códice está ilustrado con 51 pinturas en acuarela a toda página. Las pinturas, con una fuerte influencia de los manuscritos pictográficos anteriores a la conquista, presentan una calidad artística excepcional. El manuscrito se divide en tres secciones. La primera sección es una historia de los viajes de los aztecas antes de la llegada de los españoles. La segunda sección es una historia ilustrada de los aztecas. La tercera sección contiene el calendario Tovar, que cuenta con un calendario civil azteca con los meses, las semanas, los días, las letras dominicales y los festivales religiosos del año cristiano de 365 días. Esta ilustración, de la tercera sección, muestra un estandarte con rayas rojas y blancas en un mástil rojo, adornado con un penacho de plumas de colores diversos, con haces de maíz y frutas, y un cuadrado con dos peces. Este mes se identifica como febrero y se llama Quahuitlehua (la elevación de los árboles o el cese de las aguas). También se lo conocía como Atlcahualo, Atlcualo, Xilomaniztli, Cohuailhuitl, Atlmotzacuaya o Xochzitzquilo. Este mes estaba dedicado a Tláloc, el dios de la lluvia, por quien se sacrificaban niños ahogándolos, aunque aquí el comentario no menciona este ritual.

Chicomóztoc: Los orígenes de las tribus que se asentaron en México o en las cercanías

El Códice Tovar, atribuido al jesuita mexicano del siglo XVI Juan de Tovar, contiene información detallada acerca de los ritos y las ceremonias de los aztecas (también conocidos como mexicas). El códice está ilustrado con 51 pinturas en acuarela a toda página. Las pinturas, con una fuerte influencia de los manuscritos pictográficos anteriores a la conquista, presentan una calidad artística excepcional. El manuscrito se divide en tres secciones. La primera sección es una historia de los viajes de los aztecas antes de la llegada de los españoles. La segunda sección, una historia ilustrada de los aztecas, conforma el cuerpo principal del manuscrito. La tercera sección contiene el calendario Tovar. Esta ilustración, de la segunda sección, representa a Chicomóztoc, con hombres y mujeres. Chicomóztoc, que significa «siete cuevas» (el lugar del que los aztecas creían provenir), era la palabra náhuatl para la boca o el útero. En el mito azteca de la creación, los mexicas dejaron las entrañas de la tierra y se establecieron en Aztlán, de donde adquirieron el nombre azteca y desde donde llevaron a cabo una migración hacia el sur en busca de un signo del lugar en el cual debían volver a asentarse.

Acamapichtli, el primer rey azteca (reinó entre 1376 y 1395)

El Códice Tovar, atribuido al jesuita mexicano del siglo XVI Juan de Tovar, contiene información detallada acerca de los ritos y las ceremonias de los aztecas (también conocidos como mexicas). El códice está ilustrado con 51 pinturas en acuarela a toda página. Las pinturas, con una fuerte influencia de los manuscritos pictográficos anteriores a la conquista, presentan una calidad artística excepcional. El manuscrito se divide en tres secciones. La primera sección es una historia de los viajes de los aztecas antes de la llegada de los españoles. La segunda sección, una historia ilustrada de los aztecas, conforma el cuerpo principal del manuscrito. La tercera sección contiene el calendario Tovar. Esta ilustración, de la segunda sección, representa a Acamapichtli, sosteniendo una lanza o cetro, de pie sobre una estera. Sobre él hay una mano que sostiene cañas. A la derecha hay pieles de jaguar. Acamapichtli (que reinó entre 1376 y 1395), cuyo nombre significa puñado de cañas, era descendiente de los emperadores toltecas; su elección como el primer gobernante de la dinastía de México-Tenochtitlán le dio autoridad al gobierno azteca. Está vestido con la ropa de los sumos sacerdotes. Los diseños de las sandalias están asociados con el dios Quetzalcóatl y con sus antepasados ​​toltecas. El jaguar, el águila y la serpiente son símbolos poderosos de la religión azteca.

Huitziláihuitl, el segundo rey azteca (reinó entre 1395 y 1417)

El Códice Tovar, atribuido al jesuita mexicano del siglo XVI Juan de Tovar, contiene información detallada acerca de los ritos y las ceremonias de los aztecas (también conocidos como mexicas). El códice está ilustrado con 51 pinturas en acuarela a toda página. Las pinturas, con una fuerte influencia de los manuscritos pictográficos anteriores a la conquista, presentan una calidad artística excepcional. El manuscrito se divide en tres secciones. La primera sección es una historia de los viajes de los aztecas antes de la llegada de los españoles. La segunda sección, una historia ilustrada de los aztecas, conforma el cuerpo principal del manuscrito. La tercera sección contiene el calendario Tovar. Esta ilustración, de la segunda sección, representa a Huitziláihuitl, sosteniendo una lanza o cetro, de pie sobre una estera y junto a un trono de mimbre. Sobre él hay un colibrí. Huitziláihuitl (o Huitzilihuitl, quien reinó entre 1395 y 1417), cuyo nombre deriva del símbolo del colibrí del dios azteca Huitzilopochtli (dios del Sol y de la guerra), fue el segundo emperador de los aztecas. Está vestido con la ropa de los sumos sacerdotes. Los diseños de las sandalias están asociados con el dios Quetzalcóatl y con sus antepasados ​​toltecas.

Chimalpopoca, el tercer rey azteca (reinó entre 1417 y 1427)

El Códice Tovar, atribuido al jesuita mexicano del siglo XVI Juan de Tovar, contiene información detallada acerca de los ritos y las ceremonias de los aztecas (también conocidos como mexicas). El códice está ilustrado con 51 pinturas en acuarela a toda página. Las pinturas, con una fuerte influencia de los manuscritos pictográficos anteriores a la conquista, presentan una calidad artística excepcional. El manuscrito se divide en tres secciones. La primera sección es una historia de los viajes de los aztecas antes de la llegada de los españoles. La segunda sección es una historia ilustrada de los aztecas. La tercera sección contiene el calendario Tovar, que cuenta con un calendario civil azteca con los meses, las semanas, los días, las letras dominicales y los festivales religiosos del año cristiano de 365 días. Esta ilustración, de la segunda sección, representa a Chimalpopoca, sosteniendo una lanza o cetro, de pie sobre una estera y junto a un trono de mimbre. Sobre él hay un escudo humeante. Chimalpopoca (quien reinó entre 1417 y 1427), cuyo nombre significa escudo humeante, fue el tercer emperador de los aztecas. Aquí se lo representa con la ropa de los sumos sacerdotes.

Itzcóatl, el cuarto rey azteca (reinó entre 1427 y 1440)

El Códice Tovar, atribuido al jesuita mexicano del siglo XVI Juan de Tovar, contiene información detallada acerca de los ritos y las ceremonias de los aztecas (también conocidos como mexicas). El códice está ilustrado con 51 pinturas en acuarela a toda página. Las pinturas, con una fuerte influencia de los manuscritos pictográficos anteriores a la conquista, presentan una calidad artística excepcional. El manuscrito se divide en tres secciones. La primera sección es una historia de los viajes de los aztecas antes de la llegada de los españoles. La segunda sección, una historia ilustrada de los aztecas, conforma el cuerpo principal del manuscrito. La tercera sección contiene el calendario Tovar. Esta ilustración, de la segunda sección, representa a Itzcóatl, sosteniendo una lanza o cetro, de pie sobre una estera y junto a un trono de mimbre. Tiene la mano derecha escondida debajo de su tilma (manto). Sobre él hay una serpiente de obsidiana. Itzcóatl (quien reinó entre 1427 y 1440), cuyo nombre significa serpiente de obsidiana, fue el cuarto rey de los aztecas. Está vestido con la ropa de los sumos sacerdotes y se le atribuye la destrucción de los antiguos registros náhuatl, la consolidación de la autoridad legal en un líder totalitario, y el establecimiento de la práctica de las «guerras floridas», que se libraron para obtener sacrificios humanos.