La grande, noble y purificadora liberación de todos los pecados a través de Buda

Este maravilloso manuscrito contiene el texto de un sutra Mahayana del Kanjur (traducción de la palabra de Buda), es decir, las escrituras del budismo tibetano. Es especialmente notable, ya que no fue traducido directamente del sánscrito, como tantas otras obras del Kanjur, sino del chino. Los traductores obviamente no tenían texto original sobre el que basarse. En consecuencia, no se dio a la obra un título sánscrito, como solía ser el caso. Los manuscritos que solo contienen este texto son muy raros y, aun en este caso, se ha añadido una obra adicional; el segundo manuscrito comienza en el folio 214. La segunda obra, que consta de 13 folios, es 'Phags-pa bzang-po spyod-pa'i smon-lam-gyi rgyal-po (en sánscrito, Bhadracaryapranidhana-raja) o «El rey de los votos de buena conducta». El manuscrito cuenta con un diseño magnífico y la escritura es en oro sobre papel negro lacado. La tapa se compone de varias capas de papel revestidas con un material de papel de tela. La hoja frontal se ha insertado en la tapa. El texto está protegido por tres paños de seda de diferentes colores. En el centro de esta hoja hay una miniatura que representa a Buda Shakyamuni. Las hojas descansan en una especie de estuche envuelto en tela roja. El manuscrito está atado por una cinta con un broche de metal que muestra la cabeza de un demonio.

El arte de morir

Los libros xilográficos son volúmenes delgados, que comprenden típicamente de 20 a 50 páginas, producidos por el corte de texto y las imágenes en bloques de madera (un proceso conocido como xilografía). La producción de libros xilográficos llegó a su pico en un momento en el que la impresión con letras metálicas (tipos móviles) ya se había establecido, alrededor de las décadas de 1460 y 1470. En todo el mundo solo han sobrevivido alrededor de 600 copias de libros xilográficos, que se encuentran entre los productos más raros y más preciados de la imprenta. La Biblioteca Estatal de Baviera tiene 40 de estos libros y ocho fragmentos. Solo una cantidad limitada de copias podía imprimirse de la misma xilografía, ya que se dañaba fácilmente en el proceso de impresión o durante el almacenamiento. Por lo tanto, ya en el siglo XV las obras especialmente populares eran reimpresas a partir de bloques cortados de nuevo. El Ars moriendi (Arte de morir) sirve al propósito de preparar al lector para el momento de la muerte. Este fue un tema medieval central, ya que pocas cosas se temían más que una muerte súbita para la que la víctima no estaba preparada. En dos series de diez láminas cada una, agrupadas en pares y cada una con imágenes y texto, este libro ilustra las tentaciones que sufre la persona moribunda y proporciona orientación sobre cómo escapar de cada una de estas tentaciones. Las 20 láminas están precedidas por un prólogo en dos láminas y seguidas por un epílogo que ilustra, en dos láminas, el triunfo sobre la muerte.

El baile de la muerte

Los libros xilográficos son volúmenes delgados, que comprenden típicamente de 20 a 50 páginas, producidos por el corte de texto y las imágenes en bloques de madera (un proceso conocido como xilografía). La producción de libros xilográficos llegó a su pico en un momento en el que la impresión con letras metálicas (tipos móviles) ya se había establecido, alrededor de las décadas de 1460 y 1470. En todo el mundo solo han sobrevivido alrededor de 600 copias de libros xilográficos, que se encuentran entre los productos más raros y más preciados de la imprenta. La Biblioteca Estatal de Baviera tiene 40 de estos libros y ocho fragmentos. Totentanz (El baile de la muerte) trata un tema similar al de Ars moriendi (El arte de morir): la súbita muerte que cualquiera puede sufrir, sin importar su rango en el mundo. En cada una de las 24 imágenes, una personificación de la muerte danza con una persona de diferente posición social, y la arrastra hacia su muerte. La serie de víctimas empieza con un papa y un emperador, sigue con un abad, un noble y un agricultor, y termina con un niño indefenso y su madre. Solo se conocen dos copias de Totentanz en versión de libro xilográfico: esta de la Biblioteca Estatal de Baviera en Múnich, y un volumen en la Biblioteca de la Universidad de Heidelberg. Las dos copias representan ediciones diferentes, y las imágenes tienen muchas diferencias. La copia que se muestra aquí tiene algunas características particulares. El texto, que inicialmente estaba debajo de las ilustraciones, fue recortado; las imágenes también se cortaron y pegaron sobre hojas más grandes, y el texto se reprodujo a mano. Con base en la evidencia que ofrece la codicología, esto se hizo en el tercer cuarto del siglo XV, poco después de la producción del libro.

La vida heroica de sir Theuerdank

Entre los tantos esfuerzos realizados por el emperador del Sacro Imperio Romano Maximiliano I (1459-1519) para continuar su legado se encontraba el plan de un relato épico de la historia de su propia vida en forma de varias obras. De estas, solo Die geuerlicheiten vnd einsteils der geschichten des loblichen streytparen vnd hochberümbten helds vnd Ritters herr Tewrdannckhs (La vida heroica de sir Theuerdank) se completó. Johann Schönsperger, un impresor de Núremberg, hizo una primera impresión muy pequeña en 1517, para ser entregada a otros príncipes y soberanos después de la muerte del emperador. Escrita por Melchor Pfintzing, sobre la base del material proporcionado por el emperador Maximiliano, el Theuerdank narra las aventuras de Sir Theuerdank (Maximiliano) quien, mientras viajaba con su novia, la bella dama Ernreich (María de Borgoña), debió enfrentar y superar 80 obstáculos. Cada uno de los 118 capítulos está decorado con una xilografía (grabado en madera). Los dibujos preparatorios para las xilografías fueron creados por los artistas Leonhard Beck, Hans Schäufelein y Hans Burgkmair el Viejo. La tipografía negra del Theuerdank, diseñada por el calígrafo Vinzenz Rockner, tuvo mucha influencia en el desarrollo de la tipografía alemana.

Libro de animales

El artista, grabador, xilógrafo, editor y empresario Jost Amman (1539-1591) estuvo involucrado en un gran número de proyectos de impresión, varios de ellos junto con el editor Sigmund Feyerabend con sede en Fráncfort. Uno de esos proyectos fue el Thierbuch (Libro de animales). Impreso por primera vez en 1569, consta de cerca de 100 xilografías realizadas por Amman, a partir de diseños del pintor de Augsburgo Hans Bocksberger el Joven. Las ilustraciones muestran 70 tipos diferentes de animales, incluidos animales domésticos (como el caballo, el buey y el cerdo), animales salvajes (como el oso, el zorro y el águila), animales exóticos (como el babuino, el loro y el pavo), y hasta bestias míticas (como el dragón, el unicornio y el fénix). Cada ilustración está acompañada por un poema corto del poeta de Múnich, Georg Schaller. Los poemas combinan hechos y leyendas de autores antiguos, así como la literatura contemporánea emblemática. El libro parece haber tenido bastante éxito, y se reimprimió en 1592 y en 1617. La copia que aquí se presenta es de la edición de 1592.

Libro de armamentos del emperador Maximiliano I

Este manuscrito forma parte de los tantos esfuerzos realizados por el emperador del Sacro Imperio romano Maximiliano I (1459-1519) para continuar su legado. Compilado por Bartholomaeus Freysleben, el Hauszeugmeister (maestro imperial de armamentos), describe los numerosos arsenales imperiales del emperador, y se detallan las adiciones de artillería moderna y las armas que se hicieron durante el reinado de Maximiliano. Para subrayar su calidad de obsequio, más que como simple inventario, la obra fue ricamente iluminada, tarea en la que se involucró el pintor de la corte imperial Jörg Kölderer (circa 1465–1540). No se conoce la historia de este manuscrito. Posiblemente sea una copia del original, que en algún momento en el siglo XVI entró en posesión de la ciudad imperial libre de Ratisbona. Aunque está incompleto, se encuadernó y se incorporó a la biblioteca de la ciudad. En 1812 se transfirió de Ratisbona a la Biblioteca Estatal de Baviera.

La nave de los necios

Das Narrenschiff (La nave de los necios) del abogado de Basilea Sebastian Brant (1458-1521) fue uno de los primeros trabajos profusamente ilustrados que se imprimieron en el idioma alemán en el siglo XV, y uno de los más populares. Después de la primera edición, impresa en 1494 por el antiguo amigo de Brant de la universidad, Johann Bergmann, su sátira sobre la necedad humana pasó a gozar un éxito muy grande en Europa. Para 1574 habían aparecido más de 40 ediciones del texto, que incluían traducciones al latín, francés, inglés, holandés y bajo alemán. El texto describe el ficticio viaje por mar de 112 necios, cada uno representando un tipo de mala conducta humana, hacia la tierra prometida de «Narragonia». La sucesión de necios está dirigida por el lector necio: convencido de su sabiduría, se dedica a ahuyentar a las moscas que zumban alrededor de su mesa llena de libros, aunque no abre los libros para adquirir conocimientos. Brant no critica tanto la necedad, sino el hecho de seguir siendo un necio por no reconocer las propias faltas. Una de las razones del gran éxito de la obra fue, sin duda, la alta calidad de las xilografías que presentan y complementan el texto. Entre los artistas con los que Brant colaboró en este trabajo estuvo el joven Alberto Durero, quien poco después de la finalización de la obra dejó Basilea para ir a Núremberg. El libro se encuentra en la Biblioteca Estatal de Baviera en Múnich, Alemania.

Las sibilas y los profetas que predicen a Cristo el Salvador

Este manuscrito, titulado Sibyllae et prophetae de Christo Salvatore vaticinantes (Las sibilas y los profetas que predicen a Cristo el Salvador), es posiblemente producto del taller del iluminador francés Jean Poyer (circa 1445–1504) de Tours. Las sibilas eran mujeres videntes del mundo antiguo cuyas profecías, se creía, predecían la venida de Cristo. Esta obra tiene 25 grandes iluminaciones: una representación del arca de Noé y 12 ilustraciones a doble página. El lado izquierdo de cada una de las páginas dobles representa a una de las sibilas, que está emparejada en el lado derecho con una escena de la vida de Cristo y la historia de la salvación que se decía ella había profetizado. Las escenas de la derecha están acompañadas por un profeta del Antiguo Testamento y un evangelista. Es probable que el manuscrito haya sido adquirido por el elector Maximiliano I de Baviera (1573-1651), más como una obra de arte que como un libro. Por lo tanto, se guardó en la colección de arte del elector. Solo se incorporó a la biblioteca en 1785.

Manual de combate de 1467

Este manuscrito de 1467, Fechtbuch (Manual de combate) proporciona instrucciones para distintos métodos de lucha, sin armadura y con el uso de diferentes tipos de armaduras, y de a pie y a caballo. Una serie de ilustraciones comentadas se dedican al combate con espadas, dagas, picas y otras armas. Hasta están incluidas las reglas de un juicio por combate entre un hombre y una mujer. El autor, Hans Talhoffer (circa 1420-circa 1490), fue considerado en su época un espadachín invencible y uno de los mejores maestros de la llamada escuela alemana de esgrima. Gracias a su reputación, muchos nobles buscaban sus servicios como consejero y maestro. Entre ellos estaba el primer duque de Württemberg, Everardo el Barbudo (1445-1496), que encargó este manuscrito. La propia historia del manuscrito es curiosa: inicialmente formó parte de la biblioteca de los duques de Baviera, pero fue robado durante la Guerra de los Treinta Años y terminó en Gotha. Recién en 1951 fue vendido de nuevo a la Biblioteca Estatal de Baviera, donde ahora se conserva.

Miscelánea teológica, circa 764-783

Este manuscrito misceláneo fue escrito en la época del obispo Arbeo (circa 764-783) en la ciudad diocesana bávara de Frisinga. Se destaca sobre todo por su escritura (una forma de minúscula anglosajona) y por su decoración típicamente insular: las iniciales están adornadas con animales y motivos entrelazados, y rodeadas de puntos rojos. Estas características insulares deben atribuirse a un escriba inglés, en ese entonces activo en el scriptorium de Frisinga, lo cual es notable ya que, en el siglo VIII, Frisinga estaba fuera de la zona de fuerte influencia de los misioneros ingleses. El nombre del escriba ha llegado hasta nosotros, lo que es inusual para ese período. En otros manuscritos de esta mano, el escriba añadió un colofón al final de su obra, en el que mencionaba su nombre: Peregrinus («Peregrino»). El texto en latín incluye escritos de Isidoro de Sevilla (circa 560-636), como su Synonyma, una meditación espiritual. San Isidoro, arzobispo de Sevilla, fue un erudito y teólogo, a quien se considera el último de los grandes padres de la iglesia latina. Su trabajo debió haber sido conocido entre los misioneros anglosajones, que jugaron el papel principal en la expansión del cristianismo a Alemania en el siglo VIII.