2 de octubre de 2012

Sermones

Esta obra es parte de una colección de sermones del «monje» jesuita Būlus (Pablo) al-Sanīrī, como se lo llama aquí (fallecido en 1691). Está realizada en una letra cuidadosamente escrita y muy rubricada. Además del uso normal de la rúbrica para los títulos de sección, también aparecen en rojo tanto las citas de la Biblia como los versículos de referencia exactos en el margen. Las páginas iniciales y finales del volumen tienen algunos daños menores causados por agua. El manuscrito perteneció al monasterio de San Cipriano y Santa Justina de Dayr Kfifan, en el Líbano.

Oficio diario

Este manuscrito litúrgico es el oficio diario (Šḥimto) de los maronitas. Está en parte en siriaco, aunque algunas de las oraciones están en garshuni (árabe en caracteres siríacos). Cada página tiene el texto recortado en tinta roja. Al final del manuscrito, la tinta se ha corrido en varios lugares, y dentro del texto, hay folios con varios trozos faltantes (por ejemplo, folio 144 verso). La Iglesia maronita es una Iglesia católica oriental en comunión con la Santa Sede en Roma. Con centro en el Líbano, la iglesia toma su nombre de San Marón (fallecido en 410), un monje sirio, cuyos seguidores construyeron un monasterio en su honor que se convirtió en el núcleo de la Iglesia maronita.

Gramática siríaca

Este manuscrito, que tiene daño por podredumbre y le faltan folios al final, es una gramática del siríaco escrita en garshuni (árabe en caracteres siríacos). Hay un índice y, luego, un texto escrito a dos columnas. La tinta roja se ha desvanecido un poco y no es tan clara como la tinta negra. Los títulos de sección están tanto en siríaco como en árabe. El siríaco es un dialecto oriental del arameo, hablado por los cristianos en las tierras situadas entre el Imperio romano y el mar de Arabia desde el siglo I hasta el siglo XII. El garshuni se empezó a usar cuando el árabe se convirtió en la lengua hablada dominante en las tierras de la Creciente Fértil, antes de que se hubiera desarrollado una forma escrita de la lengua árabe. Todavía se encuentra en uso entre algunas congregaciones cristianas siríacas.

Gramática siríaca

Esta obra es una gramática del siríaco escrita en garshuni (árabe escrito con caracteres siríacos). Las palabras y expresiones siríacas están parcialmente vocalizadas, y los títulos de las secciones están en árabe y en siríaco. En el colofón la obra lleva el nombre de musawwada (borrador) y el texto tiene muchas correcciones y anotaciones. También se afirma que la copia se completó el 18 de ab, es decir, agosto de 1867. Se creó por primera vez en el monasterio de San Cipriano y Santa Justina en Dayr Kfifan, Líbano, y más tarde perteneció al monasterio de San Antonio de Qozhaya, en el norte del Líbano. El siríaco es un dialecto oriental del arameo, hablado por los cristianos en las tierras situadas entre el Imperio romano y el mar de Arabia desde el siglo I hasta el siglo XII. El garshuni se empezó a usar cuando el árabe se convirtió en la lengua hablada dominante en las tierras de la Creciente Fértil, antes de que se hubiera desarrollado una forma escrita de la lengua árabe. Todavía se encuentra en uso entre algunas congregaciones cristianas siríacas.

Investigaciones gramaticales

Este manuscrito escrito con claridad, que data de 1857, es una obra sobre cuestiones gramaticales de Gabriel Germán, o Jirmānūs, Farḥāt (circa 1670-1732), metropolitano de Alepo y fundador de la orden libanesa maronita. Los documentos del sínodo maronita del siglo XVI reflejan un nivel de árabe pobre, con el que a menudo se intercalan palabras siríacas. El metropolitano Farḥāt fue un escritor de la lengua árabe correcta y elegante, y un precursor de la iniciativa maronita del renacimiento árabe en el siglo XIX. La obra fue escrita en 1705 y luego impresa en 1836 en la imprenta protestante norteamericana en Malta, aunque también siguió siendo copiada a mano. Está dividida en buḥū (en singular, baḥṯ), que significa exámenes, y maṭālib (en singular, maṭlab), que significa problemas. Cada problema, planteado en un breve párrafo, trata sobre un tema gramatical en particular. La obra ha sido muy popular, como lo demuestra la gran cantidad de manuscritos existentes, orientales como europeas.

Manhattan situada sobre el río Norte

Joan Vinckeboons (1617-1670) fue un cartógrafo y grabador holandés proveniente de una familia de artistas de origen flamenco. Estaba empleado en la Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales y confeccionó mapas por más de 30 años para su utilización en el transporte mercantil y militar holandés. Fue compañero de negocios de Joan Blaeu, uno de los editores de mapas y atlas más importantes de la época. Vinckeboons dibujó una serie de 200 mapas manuscritos que se utilizaron en la producción de atlas, incluida la obra de Blaeu, Atlas Maior. Este mapa de 1639 en pluma y tinta y en acuarela muestra la isla de Manhattan tal como se veía unos 25 años después del establecimiento del asentamiento holandés de comercio de pieles conocido como Nueva Ámsterdam (hoy ciudad de Nueva York). También se muestran Staten Island, Coney Island, y el río del Norte (Hudson). El índice numerado en la parte inferior derecha indica los nombres de fincas y edificios y sus propietarios. Las letras en el índice indican la ubicación de Fort Amsterdam, tres molinos y el barrio de los esclavos del asentamiento. En algún momento el mapa fue parte de un atlas manuscrito perteneciente a la empresa holandesa de Gerard Hulst van Keulen, que publicó atlas marinos y manuales de navegación por más de dos siglos. Cuando se disolvió de la empresa, el atlas fue adquirido y dividido por Frederik Muller, un comerciante de libros de Ámsterdam. Muller desarmó el atlas y, en 1887, vendió al coleccionista y bibliógrafo Henry Harrisse 13 de los mapas del atlas que se atribuye a Vinckeboons. Este mapa pertenece a la Colección Henry Harrisse de la Biblioteca del Congreso.