11 de agosto de 2011

El actor Ichikawa Danjūrō en el papel de Kudō Suketsune

El término ukiyo-e, literalmente «pinturas del mundo flotante», hace referencia a un género del arte japonés que floreció en el período Edo (1600-1868). Como indica la frase «mundo flotante», el ukiyo-e, con sus orígenes en la cosmovisión efímera del Budismo, capturaba la dinámica fugaz de la vida urbana contemporánea. Si bien eran asequibles y satisfacían los gustos de la «gente común», estos grabados tienen detalles artísticos y técnicos de una sofisticación impresionante. Sus temas comprenden desde retratos de cortesanas y actores hasta la literatura clásica. Los Yakusha-e (pinturas de actores) eran asequibles: podían costar un plato de fideos. Se consideraban artículos efímeros que debían venderse de inmediato como souvenires y disfrutarse por poco tiempo. Funcionaban para publicitar a los actores contemporáneos de kabuki, quienes se percibían como íconos culturales. Este grabado innovador de yakusha-e es de Shunjō, quien prosperó en los años 1780. Muestra el reflejo del actor Ichikawa Danjōrō en el espejo, vestido como Suketsune, un personaje de la obra kabuki Soga no Taimen (Reunión de los Soga). La obra se basa en una popular crónica de guerra situada en el siglo XII, en donde los hermanos Soga buscan vengar a su padre, que fue asesinado por Suketsune. Tradicionalmente, el actor de mayor reputación en el teatro desempeñaba el papel de Suketsune.

Toragaishi

El término ukiyo-e, literalmente «pinturas del mundo flotante», hace referencia a un género del arte japonés que floreció en el período Edo (1600-1868). Como indica la frase «mundo flotante», el ukiyo-e, con sus orígenes en la cosmovisión efímera del Budismo, capturaba la dinámica fugaz de la vida urbana contemporánea. Si bien eran asequibles y satisfacían los gustos de la «gente común», estos grabados tienen detalles artísticos y técnicos de una sofisticación impresionante. Sus temas comprenden desde retratos de cortesanas y actores hasta la literatura clásica. El grabado es una página que pertenece a un álbum ilustrado, Alegoría de Ōiso y Gorō. Es uno de los primero ejemplos de sumizuri-e (grabados monocromáticos): las figuras están dispuestas en una composición simple y clara. Los personajes Tora de Ōiso y Gorō pertenecen a una popular crónica de guerra, Soga Monogatari (Historia de los hermanos Soga), en la cual los hermanos Soga intentan vengar la muerte de su padre. El romance trágico entre Tora y Jyūrō, el hermano mayor de Gorō, brinda profundidad emocional al relato.

Tres actores

El término ukiyo-e, literalmente «pinturas del mundo flotante», hace referencia a un género del arte japonés que floreció en el período Edo (1600-1868). Como indica la frase «mundo flotante», el ukiyo-e, con sus orígenes en la cosmovisión efímera del Budismo, capturaba la dinámica fugaz de la vida urbana contemporánea. Si bien eran asequibles y satisfacían los gustos de la «gente común», estos grabados tienen detalles artísticos y técnicos de una sofisticación impresionante. Sus temas comprenden desde retratos de cortesanas y actores hasta la literatura clásica. Este grabado presenta un actor masculino principal que sostiene un contenedor de sake o una tetera y dos onna-gata (actores masculinos de kabuki en roles femeninos) tocando el shamisen (laúd de tres cuerdas). Si bien Okumura Masanobu (1686-1764) comenzó su carrera como ilustrador de libros y escritor de ficción popular, más tarde experimentó con varios temas y técnicas de grabado, entre los que se encontraba urushi-e (pinturas en laca). Este era un estilo popular en la década de 1720, según el cual se aplicaba una capa de pegamento a ciertas áreas negras de una composición con el fin de darles una textura satinada. Masanobu incluyó el logo de calabaza de su editorial, Okumura-ya, en el extremo central inferior de esta imagen.

Llamada de la grulla

El término ukiyo-e, literalmente «pinturas del mundo flotante», hace referencia a un género del arte japonés que floreció en el período Edo (1600-1868). Como indica la frase «mundo flotante», el ukiyo-e, con sus orígenes en la cosmovisión efímera del Budismo, capturaba la dinámica fugaz de la vida urbana contemporánea. Si bien eran asequibles y satisfacían los gustos de la «gente común», estos grabados tienen detalles artísticos y técnicos de una sofisticación impresionante. Sus temas comprenden desde retratos de cortesanas y actores hasta la literatura clásica. El autor de estos dos grabados es Okumura Masanobu (1686–1764). El más grande muestra a Benkei, el legendario monje y guerrero, luchar contra otro guerrero, mientras que el sobre presenta una grulla en vuelo. Benkei era el custodio del general Minamoto no Yoshitsune y su lealtad y fuerza sobrehumana lo convirtieron en un tema popular del teatro kabuki y noh (obras con máscaras). El grabado de Benkei es un ejemplo de tan-e (grabados rojos), una técnica que se caracterizaba por la combinación de tinta negra y pigmentos rojos, anterior al desarrollo de nishiki-e (grabados a todo color) en 1765. Existe la especulación no confirmada de que el grabado de Benkei se distribuía dentro del sobre, Tsuru no hitokoe (Llamada de la grulla).

La Muchacha Gyokkashi Eimo

El término ukiyo-e, literalmente «pinturas del mundo flotante», hace referencia a un género del arte japonés que floreció en el período Edo (1600-1868). Como indica la frase «mundo flotante», el ukiyo-e, con sus orígenes en la cosmovisión efímera del Budismo, capturaba la dinámica fugaz de la vida urbana contemporánea. Si bien eran asequibles y satisfacían los gustos de la «gente común», estos grabados tienen detalles artísticos y técnicos de una sofisticación impresionante. Sus temas comprenden desde retratos de cortesanas y actores hasta la literatura clásica. Este nishiki-e (grabado a todo color) muestra a Gyokkashi Eimo, una muchacha con talento para la caligrafía, sentada junto con su instructora de caligrafía. Se encuentra en el formato pequeño normalizado que Torii Kiyonaga (1752–1815) prefería en su mediana edad. En este tiempo, produjo retratos realistas de la vida cotidiana en Edo. Su estilo franco se puede observar en los gestos naturales y la apariencia un poco desarreglada del kimono, un tanto suelto.

Copa de sake

El término ukiyo-e, literalmente «pinturas del mundo flotante», hace referencia a un género del arte japonés que floreció en el período Edo (1600-1868). Como indica la frase «mundo flotante», el ukiyo-e, con sus orígenes en la cosmovisión efímera del Budismo, capturaba la dinámica fugaz de la vida urbana contemporánea. Si bien eran asequibles y satisfacían los gustos de la «gente común», estos grabados tienen detalles artísticos y técnicos de una sofisticación impresionante. Sus temas comprenden desde retratos de cortesanas y actores hasta la literatura clásica. Este grabado forma parte de la serie Meriyasu Eshō (selección de pinturas asociadas con meriyasu, la canción nagauta). Meriyasu era un género de música que se utilizaba principalmente en el teatro kabuki, para generar la atmósfera de una escena lírica o contemplativa. Santō Kyōden (1761–1816), también conocido como Kitao Masanobu, produjo esta obra en su corta carrera como diseñador de ukiyo-e, entre 1780 y 1784. Al igual que su maestro Kitao Shigemasa, prefirió dibujar bijin-ga (pinturas de mujeres hermosas) en un estilo elegante y adulto. Dedicó el resto de su vida prácticamente a ilustrar libros y, en un lugar más destacado, a escribir gesaku (ficción popular).