11 de agosto de 2011

Libro búlgaro de frases para las personas que deseen hablar griego

El Libro búlgaro de frases para las personas que deseen hablar griego es un libro de frases y un manual para escribir cartas comerciales en griego de 1845, destinado a los búlgaros. Si bien no fue la primera ayuda empresarial de esta clase que se publicó en búlgaro, su importancia yace en su su autor: Konstantin Fotinov (circa 1790–1858), educador búlgaro y editor de la primera revista búlgara, Liuboslovie (Filología). Fotinov reconoció que, para poder competir con los griegos en la esfera del comercio, los búlgaros necesitaban dominar el griego, que se utilizaba en gran medida en los principales centros comerciales y puertos del Imperio otomano. Las últimas 26 páginas del libro son ejemplos bilingües (en búlgaro-griego) de correspondencia comercial.

Aritmética búlgara

Los libros de texto de aritmética fueron un género popular durante el renacimiento nacional búlgaro del siglo XIX, cuando se creía que todo el mundo, en especial los futuros hombres de negocios, necesitaban saber matemática básica. Aritmética búlgara es el cuarto que se publicó en esta época, en 1845. El autor, Khristodul Kostovich Sichan-Nikolov (1808–1889), era monje, maestro, escritor y publicista. A menudo contaba con la ayuda de Neofit Rilski, escritor, educador y sacerdote, en sus actividades académicas. Antes de escribir su propio texto, Sichan-Nikolov fue el editor del libro de Khristaki Pavlovich Aritmética, o el estudio de los números, de 1833, el primer libro de aritmética que se publicó en búlgaro. La aritmética de Sichan-Nikolov fue lo suficientemente popular como para que se realizara una segunda edición en 1856, pero su valor duradero reside, primordialmente, en el prefacio de la primera edición, que contribuyó al debate sobre la forma del nuevo idioma literario búlgaro. Más tarde, el autor se asoció con los misioneros protestantes norteamericanos y británicos en Bulgaria y editó su revista, Zornitsa (Estrella diurna).

Libro de recreación para 1846

El Libro de recreación para 1846 fue el segundo de una serie que comenzó a publicarse el año anterior, en 1845. El antólogo Konstantin Ognianovich (1798-1858) era de origen serbio y creía en la educación para los búlgaros. Contribuyó al renacimiento nacional búlgaro mediante la producción de obras poéticas y antologías populares que fomentaban la lectura y el orgullo nacional búlgaro. Como parte de la tradición de la publicación de calendario, los volúmenes de la serie lideraron la transformación del género: de un primer enfoque en contenido liviano llegaron a la producción de antologías populares con contenido serio, entre las que se encontraban traducciones literarias, obras poéticas originales y otros elementos de interés para los lectores. Algunas piezas abogaban por la independencia de la iglesia búlgara de las influencias griegas.

Gramática del idioma eslavo

Ivan N. Momchilov era un célebre maestro y escritor de libros de texto durante el renacimiento nacional búlgaro del siglo XIX. Como educador, reconoció la necesidad de que sus alumnos tuvieran un manual básico sobre eslavo eclesiástico y se puso a escribir la obra. La Gramática del idioma eslavo de 1847 fue el primer libro de texto de Momchilov y la primera gramática de eslavo eclesiástico publicada en Bulgaria y por un búlgaro. Se compiló con varias otras gramáticas como base, a saber: las del ruso Ivan Stepanovich Peninskii, del ruso Nikolai Ivanovich Grech y del serbio Avraam Mrazović. El eslavo eclesiástico es un idioma litúrgico que se transformó a lo largo de los siglos a partir del eslavo eclesiástico antiguo, cuyos primeras manifestaciones escritas datan del siglo IX. Es un idioma arcaico y de gran carga literaria que no se corresponde con las lenguas eslavas orales.

Fábulas de Esopo

Las Fábulas de Esopo se encuentran entre los libros favoritos para la educación de los niños en todo el mundo. Las primeras traducciones de las fábulas publicadas en Búlgaro se encuentran en el Manual con instrucciones varias, de Petur Beron, de 1824, conocido como el Manual del pez. La primera publicación separada, dedicada sólo a las historias de Esopo, es esta compilación de 1852 de Petko Slaveikov (1827–1895), célebre poeta, publicista, traductor, folclorista y líder de la ilustración búlgara. Slaveikov tradujo las fábulas en estilo literario y con un marcado tono búlgaro. El libro no cuenta con ilustraciones y no fue sino hasta 1854 que se incluyeron grabados en una traducción posterior de Esopo al búlgaro.

Gustavo Adolfo, por la gracia de Dios, Rey de los suecos, los godos y los vándalos; Gran Príncipe de Finlandia; Duque de Estonia y Carelia, y Señor de Ingria

Durante su época de grandeza imperial, en el siglo XVII y comienzos del XVIII, Suecia era una importante potencia europea. El crecimiento de Suecia coincidió, en su mayoría, con el gobierno del rey Gustavo Adolfo, de 1611 a 1632. Bajo su liderazgo, Suecia aumentó su capacidad militar, se apoderó de territorios importantes en el continente europeo, y defendió al luteranismo en un momento de grandes conflictos de confesionalidad. Este grabado en cobre representa al rey en el apogeo de su carrera. El grabado es de Lucas Kilian, un artista holandés que se formó en Italia y vivió la mayor parte de su vida en Augsburgo. En el fondo se puede ver la ciudad de Frankfurt am Main, que inicialmente resistió la conquista del rey. Fiel a su estilo, el propósito de este retrato real ecuestre era el de fortalecer la imagen pública del rey, no como ícono nacional, sino más bien como agente del poder europeo hegemónico. Gustavo Adolfo fue asesinado en noviembre de 1632, en la Batalla de Lützen, que enfrentó a Suecia y a los estados protestantes alemanes contra las fuerzas del Sacro Imperio Romano y la Liga Católica.