24 de agosto de 2011

Nepal y los países del Himalaya

Isabelle Massieu (1844–1932) fue una escritora y viajera que se convirtió en la primera mujer francesa en visitar Nepal. Desde 1892, llevó a cabo una serie de viajes desde su París natal que la llevaron a casi todas las partes de Asia y cuyo resultado fue la publicación de varios libros populares. Népal et pays himalayens (Nepal y los países del Himalaya) es un relato de primera mano de su viaje de 1908, desde el valle del Sutlej al norte de India, a través de Nepal, Bután y Sikkim, hasta el Tíbet. Massieu describe a la gente, los paisajes y la arquitectura de los lugares que visitó, la ciudad de Katmandú (capital de Nepal), el espectacular templo de Changu Narayana y actividades económicas como la producción de té. También contiene relatos de sus encuentros con Sven Hedin, un explorador, geógrafo y escritor de viajes de nacionalidad sueca; con Gustave Le Bon, un psicólogo social y antropólogo francés; con Sylvain Lévi, un indólogo francés y con Père Desgodins, un misionero católico, lexicógrafo y erudito sobre el pueblo tibetano. El libro tiene seis mapas y muchas fotografías e ilustraciones.

Un catálogo de manuscritos en hoja de palma y en papel seleccionado, pertenecientes a la Biblioteca de Durbar, Nepal

Mahāmahopādhyāya Hara Prasād Sastri, un erudito sobre el indio, en asociación con la Sociedad Asiática de Bengala, y Cecil Bendall, profesor de sánscrito en la Universidad de Cambridge en Inglaterra, hicieron una expedición de investigación a Nepal entre 1898 y 1899. Uno de los principales objetivos de la expedición era examinar y catalogar los manuscritos de hoja de palma de la Biblioteca de Durbar, muchos de los cuales habían sido adquiridos por el Mahārāja Sir Vīra Sumsher Jung Bahādur Rānā. Según Bendall, esta colección «en cuanto a la antigüedad de los documentos» no era «superada por ninguna biblioteca de sánscrito de cuya existencia se tenga conocimiento». Este libro, impreso en 1905, contiene el catálogo completo de los manuscritos, que están en varios idiomas de India y Nepal, que preparó Sastri. Se listan textos religiosos y obras sobre medicina, astronomía, teatro, poesía, retórica, política y otros temas. Algunos de los manuscritos más excepcionales, que incluyen varios en la histórica escritura gupta, se describen en profundidad. También se incluye una «Historia de Nepal y reinos de los alrededores (1000-1600 d. C.)», que compiló Bendall y se basa en los textos de los manuscritos de la Biblioteca de Durbar. La historia tiene cuadros con los reyes de Nepal y los de los reinos vecinos.

Monografía sobre el lugar de nacimiento de Buda Sakyamuni en el Tarai nepalés

En la década de 1870, el Estudio Arqueológico de India llevó a cabo una serie de expediciones para mejorar la comprensión de la historia antigua de la India y para fomentar la conservación de importantes monumentos y ruinas. En 1896, el arqueólogo alemán Alois Anton Führer (1853-1930) recibió el permiso del gobierno de las provincias del noroeste y Oudh y del gobierno de la India para llevar a cabo una expedición a Nepal. En general se le atribuye a Führer el descubrimiento del lugar de nacimiento de Buda. Siddhartha Gautama, el Buda, nació alrededor del 563 a. C. en los jardines de Lumbini, en las laderas nepalesas del Himalaya. El lugar de nacimiento se convirtió más tarde en un sitio de peregrinación; entre los peregrinos del 249 a. C. estaba el emperador Asóka de India, un devoto budista. Asóka erigió una columna conmemorativa con la leyenda: «Aquí nació el Venerable». Por razones que se desconocen, Lumbini dejó de atraer visitantes después del siglo XV y sus templos se convirtieron en ruinas. Führer, junto con el gobernador de la provincia, el general Khadga Shamsher, descubrió la columna de Asóka que, en combinación con otra evidencia, confirmó que Lumbini era el lugar de nacimiento de Buda. Esta monografía, publicada en 1897, documenta el hallazgo de la columna y los otros resultados de la expedición. Lumbini es uno de los cuatro lugares sagrados del budismo y en 1997 se incluyó como Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Historia de Corea, antigua y moderna; incluye una descripción de usos y costumbres, idioma y geografía

El Reverendo John Ross era un ministro presbiteriano quien, en 1872, partió de su Escocia natal para convertirse en misionero en China. Abrió una escuela para niños varones en 1873 y, cuando ya dominaba a la perfección el chino, publicó en 1877 Mandarin Primer: Being Easy Lessons for Beginners, (Manual de mandarín: lecciones fáciles para principiantes), con el objetivo de ayudar a los angloparlantes a aprender chino. Luego de trabajar un tiempo en Xin Zhuang, provincia de Liaoning, se trasladó a la ciudad manchuriana de Mukden (en la actualidad Shenyang), cerca de la frontera entre China y Corea. En esos tiempos, Corea cumplía con una política de aislamiento y no se permitían misioneros en su territorio. Ross estudió y, con el tiempo, logró dominar a la perfección el coreano. En 1877, publicó la primera gramática del idioma coreano en inglés. Luego realizó la primera traducción de la Biblia del inglés al coreano, utilizando el dialecto de Corea del Norte con el que estaba familiarizado. Ross escribió dos obras históricas muy importantes, The Manchus (Los manchúes) en 1880 y History of Corea (Historia de Corea) en 1891. Esta última obra rastrea el desarrollo de Corea desde el año 2300 a. C. hasta la década de 1870 y contiene capítulos sobre costumbres sociales, religión, gobierno, idioma y geografía, junto con mapas y varias ilustraciones a color de trajes y tipos sociales coreanos. El capítulo de Ross sobre el idioma coreano es especialmente interesante e incluye sus observaciones sobre las similitudes y diferencias entre el coreano, el manchú, el mongol, el japonés y el chino.

Corea

Angus Hamilton fue un periodista británico que escribió para una serie de periódicos y revistas entre 1894 y 1912. Entre los sucesos que cubrió estuvo la Guerra de los Bóers en Sudáfrica, el levantamiento de los bóxers en China y la Guerra Ruso-Japonesa de 1904-1905. Pasó varios meses en Corea, como corresponsal del Pall Mall Gazette en el Lejano Oriente y realizó este libro sobre la base de sus observaciones. En ese momento Corea era poco conocida en Occidente, y el libro de Hamilton contenía mucha información acerca de la economía del país, el comercio internacional y las actividades de las principales potencias extranjeras que entonces competían por tener influencia económica y política en Corea. Entre la información suministrada se encontraba, en el Apéndice I, los horarios para viajar por ferrocarril desde Port Arthur (hoy Dalián, China) hasta Moscú, según el cual el tiempo total de viaje era 13 días, 2 horas y 42 minutos. Otros apéndices trataban sobre los envíos desde Corea, las exportaciones y las importaciones, el comercio costero, los ingresos aduaneros y la exportación de oro. Hamilton estaba escribiendo en la víspera de la Guerra Ruso-Japonesa y dedicó su capítulo de introducción a la crisis política que se estaba gestando en ese entonces entre Rusia y Japón. Se preguntaba si esto llevaría a una guerra y el efecto que tendría una posible guerra en Corea.

Chosön, la tierra de la calma matutina; un bosquejo de Corea

Percival Lowell nació en 1855 en Cambridge, Massachusetts, en una distinguida familia de Nueva Inglaterra. Su hermano, Abbott Lawrence Lowell (1856–1943), fue presidente de la Universidad de Harvard; su hermana, Amy Lowell (1874–1925), una importante poeta y crítica. Lowell estudió matemáticas en Harvard y, después de su graduación, pasó seis años trabajando en el mundo comercial, a cargo de una fábrica de algodón que pertenecía a la familia. En la primavera de 1883, hizo su primer viaje a Japón. En agosto de ese año, la legación de Estados Unidos en Tokio le ofreció prestar servicio como secretario y consejero a la Misión especial de Corea a Estados Unidos, la primera misión de Corea a un país occidental. Lowell aceptó la oferta y, como más tarde escribió, pronto «entré a mi tierra natal como un extranjero». Los coreanos estaban satisfechos con sus servicios y, al final de su misión, invitaron a Lowell a acompañarlos a Corea. Aunque sólo permaneció en Corea unos dos meses, su estadía sirvió de base para Choson, the Land of the Morning Calm (Choson, la tierra de la calma matutina), en la que describió la geografía, el pueblo y la cultura de un país que todavía era poco conocido en Occidente. Lowell pasó la mayor parte de la década siguiente en el Lejano Oriente, en donde escribió varios libros y llegó a dominar tanto el idioma japonés como el coreano. En el otoño de 1893 regresó a Estados Unidos, donde se interesó por la astronomía y fundó, en 1894, el Observatorio Lowell de Flagstaff, Arizona. Su contribución científica más importante fue postular, en 1914, la existencia de un planeta transneptuniano, dieciséis años antes de que un astrónomo del Observatorio Lowell descubriera el planeta que pasó a llamarse Plutón.