11 de agosto de 2011

Versículos coránicos

Este fragmento del Corán incluye los versículos de varios suras (capítulos). A la derecha se encuentran los primeros 24 versículos del capítulo 56, al-Waqi'ah (Lo que ha de ocurrir). El título del sura aparece en el extremo superior a la derecha del folio, en tinta blanca sobre un borde dorado y enmarcado por una orla decorada con motivos de vides sobre un fondo rojo o azul. Debajo del marco hay una franja horizontal simple de vides florales celestes y puntos rojos minúsculos dentro de un panel delineado en dorado. El título afirma que al-Waqi'ah consta de 96 versículos y pertenece al período de Meca. Arriba y a la izquierda de este fragmento están los últimos versículos (38-62) del capítulo 53, al-Najm (El despliegue). En el quinto renglón aparece una glosa marginal en rojo que ofrece la pronunciación alternativa de una de las palabras del texto. Al final del Surat al-Najm, en el extremo inferior del folio, se realizó un hermoso círculo marginal que contiene la palabra sajdah (postración) en dorado sobre un fondo azul. Marca el lugar para la oración antes de leer el próximo sura. Al final del folio izquierdo aparece el título del próximo capítulo, 54, Surat al-Qamar (La luna), seguida de una basmala (En el nombre de Dios) inicial. Se realizó el título de forma muy similar al de al-Waqi'ah en el lado derecho del fragmento y especifica que consta de 55 versículos revelados en Meca. El versículo incluye la continuación de Surat al-Qamar con los versículos 1 a 20. En el margen izquierdo se encuentran las correcciones y los comentarios en tinta roja. A la izquierda de este folio están los últimos versículos (55-78) del capítulo 55, Surat al-Rahman (El más misericordioso). Estos preceden el comienzo del capítulo 56, al-Waqi'ah (Lo que ha de ocurrir), a la derecha del recto del fragmento. En el margen izquierdo aparece el mismo marcador redondo juz' dorado y azul que se encuentra en el margen derecho del mismo folio. El último versículo (78) del capítulo incluye la expresión: «Bendito sea el nombre de tu Señor» escrita en tinta dorada. No es poco común encontrar el nombre de Dios (Alá) o sus epítetos y sinónimos destacados en tinta dorada. Se realizó la escritura del texto en naskh persa negra, mientras que se utilizó thuluth más grande y blanca para los títulos del recto del fragmento. Ambas escrituras cursivas se utilizaban en los Coranes que se realizaban en Irán durante los siglos XVI y XVII.

Página tapiz del Corán; al-Fatihah

Este folio contiene una página tapiz de apertura del Corán. Es el segundo de cinco folios que pertenecen a un Corán manuscrito disperso en las colecciones de la Biblioteca del Congreso. Junto con otro, este folio constituye el frontispicio iluminado de página doble de un hermoso, aunque dañado, Corán mameluco del siglo XIV. Este folio contiene la continuación de los versículos de 76 a 78 del sura (capítulo) 56 del Corán, al-Waqi'ah (Lo que ha de ocurrir), en los paneles rectangulares superior e inferior del frontispicio iluminado de página doble. Los diseños y la paleta decorativos de esta página tapiz son típicos de los Coranes mamelucos del siglo XIV realizados en Egipto. El verso del folio contiene el primer capítulo del Corán, al-Fatihah (La apertura). En los registros rectangulares azules superior e inferior, decorados con motivos de vides doradas entrelazadas, aparece el título del sura en tinta blanca, ahora oxidada. El título especifica que al-Fatihah se reveló en Medina y tiene siete versículos, (29) palabras y 120 letras. La cantidad de palabras, que hubiera aparecido en la esquina inferior derecha del folio, ha desaparecido. El interés de contar el número total de aleyas (versículos), palabras y letras en varios capítulos y a lo largo del Corán no residía en brindar sólo una forma de índice para el Libro Sagrado. También es posible que haya servido a varias prácticas relacionadas con el misticismo de letras o las ciencias esotéricas de las letras. La escritura del marco del texto principal es naskh, el estilo en cursiva preferido en los Coranes que se realizaron en Cario durante los siglos XIV y XV.

Estocolmo

Heinrich Neuhaus (1833-1887) fue un cartógrafo y litógrafo de origen alemán que trabajó en Suecia por muchos años. Su mayor obra, y la más conocida, es este mapa panorámico de Estocolmo, que creó en la década de 1870 utilizando una imagen oblicua en perspectiva isométrica. En el mapa, los edificios están representados con asombrosa precisión. Se dice que Neuhaus decía que para hacer este mapa caminó por cada uno de los barrios de la ciudad y bosquejó el exterior de los edificios y de otras estructuras. El mapa captura el rápido crecimiento de Estocolmo, típico de las ciudades europeas más importantes en la segunda mitad del siglo XIX. Neuhaus produjo mapas de los barrios de Estocolmo de Norrmalm, Södermalm y Östermalm en un estilo tridimensional similar.

Descripción botánica del chiranthodendron

Poco se sabe de José Dionisio Larréategui, más allá de que trabajó en México alrededor de 1795, cuando publicó su obra sobre el árbol de las manitas mexicano por la cual se lo recuerda. El final del 1700 fue una época de intensa actividad científica en México, entonces parte del Imperio español. En 1787, el rey Carlos III autorizó una gran expedición botánica, la creación de un jardín botánico y un curso de estudio científico en la universidad de la ciudad de México. Larréategui, estudiante de medicina de la Real y Pontifica Universidad de México, completó el nuevo curso de botánica en la universidad en 1794. En 1795, se le pidió que pronunciara un discurso para la clase en la apertura del nuevo año académico. Como tema eligió el sistema de Linneo para nombrar y describir las plantas, con una descripción del árbol de las manitas mexicano a modo de ejemplo. Su discurso se publicó luego con el título Descripciones de plantas. La monografía de Larréategui marcó la primera vez en que el árbol de las manitas fue descrito y se le dio un nombre: Chiranthodendron pentadactylon. Se trata de un árbol, conocido en la época por un solo ejemplar de larga vida en Toluca, en el valle de México, que era venerado por los indígenas locales y utilizado en medicinas para el dolor y la inflamación. La monografía de Larréategui, junto con las muestras secas de las hojas, flores y vainas del árbol, se hicieron camino a Francia y a las manos de Daniel Lescallier, un administrador colonial y marino francés. Lescallier reconoció la importancia de la planta y publicó esta traducción de la monografía Larréategui en 1805, con el nombre del autor como Joseph-Denis Larréategui.

Instrumentos para la restauración de la astronomía

Tycho Brahe (1546-1601) fue un astrónomo danés que construyó el mejor observatorio en Europa y estableció un nuevo estándar para la observación astronómica precisa ya antes de la invención del telescopio. Su nobleza le permitió perseguir sus verdaderos intereses en las humanidades y las ciencias, en especial en la astronomía. Durante sus primeros viajes por Europa se convirtió en experto en el diseño de instrumentos científicos y en hacer observaciones. A su regreso a Dinamarca ganó el favor del rey Federico II, quien le proporcionó apoyo económico para continuar con su investigación astronómica y le ofreció la pequeña isla de Hven en los estrechos daneses, donde Tycho comenzó la construcción de su complejo observatorio. Para éste, diseñó enormes instrumentos con los cuales esperaba hacer las observaciones más precisas que se hubieran hecho jamás. El rey Federico murió en 1588 y sus sucesores en la corte real no apoyaron tanto a Tycho. En 1597, Tycho cambió Hven por el norte de Alemania, donde comenzó a trabajar en un libro que pretendía mostrar sus instrumentos, destacar su superioridad y la forma en que proporcionarían las mediciones que llevarían a «restaurar la astronomía». Además del texto, el libro contenía planos e ilustraciones de los instrumentos de Tycho. Tycho terminó la obra en enero de 1598 e hizo imprimir 100 copias al impresor de Hamburgo Philip von Ohrs. Dedicó el libro al emperador del Sacro Imperio Romano, Rodolfo II, con la esperanza de obtener su patrocinio. Rodolfo adoptó con entusiasmo a Tycho y en 1598 le dio un castillo cerca de Praga para que continuara su trabajo astronómico. La muerte de Tycho en 1601 truncó su trabajo y sus asistentes, incluido el gran astrónomo alemán Johannes Kepler (1571–1630), se encargaron de continuar sus observaciones sistemáticas de planetas y estrellas. Aquí se muestra la edición de 1602 de la obra de Tycho, impresa en Nuremberg por Levinus Hulsius.

Teatro de instrumentos y máquinas

A finales del siglo XVI en Europa apareció un nuevo tipo de libro, que representó un género literario conocido como «teatro de máquinas». El primero de los teatros fue producido por Jacques Besson (circa 1540–1573), un protestante francés nacido en Grenoble, quien trabajó más que nada como maestro de matemáticas hasta que recibió el patrocinio real. En 1559, Besson publicó un libro sobre la extracción de aceites y aguas de las drogas simples. Su segundo libro, Le Cosmolabe, publicado en 1567, describía un elaborado instrumento que podía ser usado para la navegación, la topografía, la cartografía y la astronomía. En 1569, el rey Carlos IX nombró a Besson «maestro de las máquinas del rey». Antes de Besson, habían aparecido ilustraciones de máquinas pero eran principalmente sobre tecnología existente o bien daban una limitada explicación de los nuevos inventos. Besson comenzó a trabajar en un libro de diseños para una serie de instrumentos y máquinas que imaginaba podían ser construidas. Su libro se publicó en 1571-1572, con descripciones de Besson y 60 grabados según sus especificaciones que realizó Jacques Androuet du Cerceau. Las láminas muestran instrumentos de medición y dibujo, muchos de los cuales se utilizaron más adelante para crear los planos originales de las máquinas, así como tornos, cortadores de piedra, aserraderos, coches de caballos, cañones, dragas, martinetes, molinos, máquinas de transporte, grúas, elevadores, bombas, máquinas de salvamento, máquinas de propulsión náutica y muchas otras. A raíz de la represión de los protestantes que se inició en Francia en 1572, Besson emigró a Inglaterra, donde murió en 1573. Una nueva edición de su obra apareció en 1578, con descripciones más detalladas de François Béroalde de Verville y cuatro grabados de reemplazo de René Boyvin. Aquí se muestra la edición de 1578.