11 de agosto de 2011

La Apertura

Este panel caligráfico incluye la basmala (En el nombre de Dios) en el extremo superior, seguida del primer sura (capítulo) del Corán, al-Fatihah (La apertura). El sura introduce el Corán con una alabanza a Dios y el pedido de que sea la guía al camino correcto. En la última línea, un cierto 'Aliriza firma el panel Fatihah y aparece la fecha 1241 d. H. (1825 d. C.). La muestra completa está caligrafiada en naskh (cursiva) de color marrón oscuro sobre un papel beis, tiene una serie de marcos alternados en dorado y azul oscuro y se pegaron en un fondo de cartón grueso. Es posible que 'Aliriza sea el calígrafo persa del siglo XIX, 'Aliriza b. Hajji Muhammad Ja'far, quien realizó una obra caligráfica con fecha de 1258 d. H. (1842 d. C.) que ahora se encuentra en la Biblioteca Nacional de Irán. Su obra muestra un resurgimiento del interés por la escritura naskh durante el período moderno y parece deberse a la obra de su predecesor, el famoso calígrafo persa del siglo XVIII, Ahmad Nayrizi. Nayrizi fue el último gran calígrafo de Irán que dominó la escritura naskh en tiempos en que se le daba preferencia a las ecrituras ta'liq y nasta'liq.

Página tapiz del Corán

Este folio contiene una página tapiz de apertura del Corán. Es el primero de cinco folios que pertenecen a un Corán manuscrito disperso en las colecciones de la Biblioteca del Congreso. Junto con otro, este folio constituye el frontispicio iluminado de página doble de un hermoso, aunque dañado, Corán mameluco del siglo XIV. Este folio contiene los versículos de 76 a 78 del 56.º capítulo del Corán, al-Waqi'ah (Lo que ha de ocurrir), en los paneles rectangulares superior e inferior del frontispicio iluminado de página doble. El folio siguiente continua la inscripción con los versículos 56:79-80. Éstos introducen al Corán como un libro bendito y preciado, revelado por Dios, que sólo debe ser tocado por los que sean puros tanto física como psicológicamente. Los cinco versículos, ya sea en parte o en su totalidad, aparecen en páginas tapiz decorativas que tenían como objetivo introducir el Corán o separar diversas secciones. Recuerdan al lector del carácter sagrado del Corán, al tiempo que sirven de pausa artística y visual del texto mismo. Los diseños y la paleta decorativos de esta página tapiz son típicos de los Coranes mamelucos del siglo XIV realizados en Egipto. La pieza central consiste en un hexágono que se prolonga para formar polígonos alternados en dorado y azul, y cuatro estrellas de ocho puntas en cada esquina del marco rectangular. Las líneas que crean las formas, al igual que las inscripciones, se realizaron en tinta blanca. Los polígonos varían entre diseños dorados en fondos azules, y viceversa, mientras que las estrellas contienen motivos de palmetas y figuras parecidas a focos, en dorado sobre un fondo azul. El borde en el límite del panel consiste en zigzags dorados entrelazados.

La Vaca

Este folio incluye, debajo de un panel rectangular iluminado, parte del último versículo del primer capítulo del Corán, al-Fatihah (La apertura). Debajo del último verso de al-Fatihah aparece el título, en dorado con reborde negro, del segundo capítulo del Corán, al-Baqarah (La vaca). El título aclara que el capítulo consta de 287 versículos. Después del título del capítulo, aparece una basmala (En el nombre de Dios) inicial, las letras misteriosas alif y mim, y el primer versículo: «Éste es el Libro; sin dudas, dentro de él se encuentra el camino para los que temen a Dios». Los versículos en el dorso del fragmento advierten que quienes finjan creer en Dios solo se engañan a sí mismos. Realizado en escritura naskh temprana sobre vitela, este Corán fragmentario probablemente se haya producido entre los siglos XI y XIII, en Irak o Siria. Anticipa el desarrollo de la escritura cursiva con los mamelucos, que gobernaron Egipto y Siria en los siglos XIV y XV. Los paneles decorativos con motivos trenzados, en pintura dorada, tienen remates que apuntan hacia el margen izquierdo. Todas las vocales añadidas del texto figuran en tinta negra. Los marcadores de versículos consisten en rosetas de ocho pédalos rellenos de pintura dorada y círculos rojos que forman parte del perímetro. El folio tiene agujeros y manchas de tinta en el borde vertical izquierdo.

Versículos del Corán (56:77-9) en página tapiz

Como se menciona en los registros rojos rectangulares arriba y abajo de este panel inscrito, este folio introduce la 26.º juz' (sección) del Corán. El espacio central contiene una inscripción con los versículos 77 a 79 del capítulo 56, Surat al-Waqi'ah (Lo que ha de ocurrir). Estos versículos, por lo general, introducen el Corán, aunque pueden aparecen en páginas decoradas que se usan para separar las ajza' (partes) del Corán. El título del sura (capítulo) en el extremo superior se realizó en dorado; los bordes, con tinta negra. Especifica que este sura contiene 35 versículos, mientras que el recto del fragmento introduce la sección 26.º, de la cual constituye el primer capítulo. El verso del fragmento incluye los versículos de 1 a 3 del capítulo 46, Surat al-Ahqaf (Las dunas). Se produjo en thuluth, una escritura cursiva típica del período mameluco (siglos XIV a XV) de Egipto. El fondo de voultas en espiral de esta página decorativa es una característica de los Coranes de este período. Este es el séptimo y último capítulo de la serie ha-min (capítulos 40 a 46). Argumenta que toda creación tiene un propósito divino. Por esta razón, los justos siempre deben tener paciencia, ya que la Verdad y la Revelación se reivindicarán. Las letras ha-mim son las letras abreviadas o misteriosas. Aparecen solas o en combinación al comienzo de ciertos capítulos del Corán. El marcador juz'ofrece una pausa artística en el Corán. Las inscripciones en los extremos superior e inferior se realizaron en tinta dorada con un borde caligráfico negro sobre una página color crema. El fondo es rojo con arabescos de hojas azules y verdes.

«Anwar al-tanzil wa asrar al-ta'wil» de al-Baydawi con frontispicio

Este folio contiene el título y frontispicio iluminado de un manuscrito de Anwar al-tanzil wa asrar al-ta'wil (Las luces de la revelación y los secretos de la interpretación), una obra popular de tafsir (exégesis) sobre el Corán, que compuso el erudito al-Baydawi en el siglo XIII. El título figura en el panel superior del frontispicio, en tinta blanca, con las letras alargadas verticalmente para poder hacerlas entrar en la forma del registro horizontal. Los bordes de las letras blancas están delineados con negro y contrastan con un fondo dorado decorado con puntos azules y blancos. El panel central contiene una variedad de polígonos entrelazados que forman una página tapiz; en la paleta dominada por los tonos marrones, dorados y azules. La pieza central consiste en un panel octogonal que tiene los nombres y títulos del autor en tinta negra, sobre un fondo dorado con diseños en negros que asemejan vides. Aunque la caligrafía del panel ahora es apenas legible, algunos títulos de al-Baydawi pueden entenderse. Entre esos se encuentran, al-shaykh (el teólogo), al-'adil (el justo) y al-qadi (el jurista), que demuestra que él era un experto respetado y prolífico sobre la exégesis del Corán y la ley, jurisprudencia y teología islámica. El verso de este folio contiene la introducción de la obra. Después de la basmala (En el nombre de Dios) inicial, el comentario comienza con una corta apertura en la que el autor ensalza el valor de interpretar los versículos del Corán y argumenta que la exégesis sobre el Corán se encuentra por sobre todas las ciencias. El autor entonces ofrece el nombre de su trabajo antes de lanzarse en la explicación de al-Fatihah (La apertura), el primer capítulo del Corán. El texto mismo es realizado por una mano anónima en escritura naskh desigual, en tinta negra. Las oraciones están separadas por vírgulas rojas invertidas y se han agregado muchas notas posteriores.

Versículos coránicos

Este fragmento caligráfico incluye dos paneles horizontales separados, cortados y pegados en un fondo de cartón. Este fragmento contiene el versículo 86 del tercer sura (capítulo) del Corán, Al 'Imran (La casa de Imran). La franja inferior incluye el versículo 89 del mismo capítulo. El sura pide a los musulmanes que se mantengan juntos en armonía y amistad. El marcador de aleyas (versículo) en la franja inferior consta de un círculo dorado, a su vez compuesto de círculos concéntricos delineados en tinta de color marrón oscuro. Se omitieron tres palabras del texto original y se han añadido en un tamaño más pequeño justo encima del renglón principal del texto. El texto del verso de cada panel puede verse a través del papel. Estos dos fragmentos, pegados en una misma hoja, provienen del mismo Corán y se realizaron en una fina escritura muhaqqaq. A juzgar por la altura de cada panel con un solo renglón de texto, el manuscrito original debe de haber sido grande, quizás 50 centímetros de altura con cinco líneas de texto por página. Con su simpleza y esplendor, el fragmento recuerda al famoso Corán de Baysunghur que se realizó o en Herat o Samarqand alrededor del 1400 d. C., que contenía folios gigantes de 177 x 101 centímetros, escritos solo en los rectos. Aunque es más pequeño y tiene el verso escrito, las similitudes entre este fragmento y el Corán de Baysunghur sugieren que el anterior puede haberse realizado a comienzos del siglo XV en Persia o Asia Central.