11 de agosto de 2011

Surat al-Nas y Du'a

Este fragmento contiene, en la línea superior, los dos últimos versículos del sura (capítulo) final del Corán, el Surat al-Nas (Capítulo de la humanidad). Este capítulo ensalza la búsqueda de refugio del Diablo en el Señor, que, como al-jinn (los demonios), susurran maldades en el corazón de las personas (116:5–6). Los versículos en el extremo superior del folio están separados por dos marcadores de versículos en la forma de discos dorados con cinco puntos azules en la periferia. Justo debajo del último versículo aparece una oración de cinco renglones en donde se alaba a Dios, al profeta Mahoma y a todos los profetas o al-mursilin (mensajeros) del islam. Esta du'a (oración en fórmula de rigor) final continúa en franjas iluminadas en el verso del folio. La oración está realizada en una hermosa escritura naskh otomana grande, en la que se alterna tinta dorada y azul. Se dice la oración al completar el Corán. En ella, se alaba a Dios como el que todo lo oye y todo lo sabe. Continúa la oración inicial no iluminada de cinco versos en el recto del folio y funciona como un colofón adecuado para el Libro Sagrado. En ciertos casos, las oraciones finales iluminadas en franjas rectangulares, como ésta, preceden un tratado de cuatro páginas sobre cómo practicar fal (adivinación) usando las letras del Corán. Si bien solo perduró un folio iluminado, se cree que fue creado como un du'a iluminado de dos páginas. Este diseño es típico de los Coranes persas safávidas de la segunda mitad del siglo XVI, así como los Coranes turcos otomanos del mismo período.

Corán safávida (2:11-27)

Este fragmento contiene los versículos 11 a 21 del segundo sura (capítulo) del Corán, al-Baqarah (La vaca), que continúa con los versículos 21 a 27 en el verso del fragmento. Al-Baqarah aparece justo después del capítulo introductorio al-Fatihah (La apertura) y, con un total de 286 versículos, es el capítulo más largo del Corán. Su nombre deriva de la parábola de Moisés y la vaca que se menciona en 2:67–71, que enseña que no se deben poner excusas para justificar la desobediencia. El sura es medinés antiguo y enfatiza la fe y la fiabilidad personal. Los diez versículos en este folio advierten sobre las consecuencias de la falta de sinceridad y duplicidad religiosas. La caligrafía e iluminación del fragmento son claros ejemplos de la Persia safávida (1501-1722). Se realizaron muchos Coranes para la exportación en la ciudad de Shiraz, al sudoeste, en la segunda mitad del siglo XVI y contienen motivos similares. Entre estos, se encuentran flores pintadas de dorado y vides destacadas en rojo y púrpura en los márgenes y la caligrafía remarcada en bandas de nubes doradas que contienen flores azules y anaranjadas. La decoración suntuosa en los márgenes diferencia al folio como uno de los primeros del segundo capítulo del Corán. Las páginas siguientes, como el verso del folio, no tienen diseños marginales tan opulentos. La escritura es rayhani, uno de los seis estilo de cursiva que desarrolló el gran calígrafo ibn al-Bawwab, quien murió en 423 d. H. (1032 d. C.). Se asemeja más al naskh y muhaqqaq, aunque es más pequeño y angosto en escala, y se usaba para los textos donde la legibilidad era una necesidad, en particular de Coranes o, en la tradición otomana, otras obras piadosas como Du'a-namahs o manuales de oraciones.

Basmala y versículo del Corán (81:1-14)

Este fragmento del Corán incluye la basmala (En el nombre de Dios) y los versículos del 1 al 14 del sura (capítulo) 81, al-Takwir (El oscurecimiento). Estos versículos constituyen unas de las más gráficas descripciones del Corán sobre el Juicio Final y la asociada reversión de los fenómenos naturales. El sol se oscurece, las estrellas caen del cielo, las montañas se desvanecen, los océanos se desbordan y se aviva un fuego abrasador. Se clasifican las almas y las acciones de los hombres se sopesan para que «cada alma sepa lo que ha expuesto» (81:14). El fragmento muestra el interés de un coleccionista en preservar solo los versículos 81:1-14, que presentan una imagen completa de la escatología. No se conservaron ni el título del capítulo ni los siguiente versículos, en los que se desarrolla otro tema. La caligrafía se realizó en tinta marrón sobre el folio original laminado de color beis, con marcos de varios colores y bordes azules y violetas pegados con un poco de torpeza. La caligrafía consiste en escritura rayhani, un estilo que se asocia más con el maestro calígrafo Yaqut al-Musta'simi (fallecido en 1298) y los Coranes producidos en Irán en los siglos XIII y XIV. La escritura se relaciona con otros estilos de cursiva, en particular naskh y muhaqqaq. A diferencia de éstas, las letras sublineales muestran menos profundidad de la curva por debajo del renglón, son más angulares y se inclinan hacia la izquierda. Se realizaron las marcas diacríticas con una pluma más fina que para las letras; como se puede ver en el fragmento, son mucho más pequeñas y angostas y de un color marrón más claro que las letras en el renglón principal de escritura. Los versículos están separados por marcadores de aleya (versículos) de simples círculos dorados delineados en tinta de color marrón oscuro. Por encima de estos, aparece una variedad de marcas de recitación, principalmente en tinta roja. Otras marcas un poco descuidadas en tinta azul aparecen en el tercer renglón para prolongar el sonido «a» o agregar la última letra «s» a la palabra truncada, «almas». Estas marcas añadidas demuestran que el fragmento se utilizó durante muchos siglos.

Versículos del Corán (107-9, 110-112)

El recto de este fragmento del Corán incluye los suras (capítulos) de 107 a 109: al-Ma'un (La asistencia), al-Kawthar (La abundancia de bien) y al-Kafirun (Los que niegan la verdad). Los últimos capítulos del Corán tienden a ser mequíes y bastante cortos, por lo que varios pueden entrar en una página. Tratan sobre la sinceridad en la devoción y la adoración verdadera, además de advertir sobre los persecutores de otra fe. Los títulos están escritos en escritura thuluth. Se realizó el título superior para al-Ma'un en tinta blanca, en vez de dorado delineado con negro, y establece que es mequí y consiste en siete versículos. Como los otros títulos, aparece por encima de una flor dorada y entrelazados de vides sobre un fondo rojo y azul. Los marcadores de versículos son rosetas doradas con centros rojos, cada una con 12 pétalos delineados en azul y negro y puntos rojos alrededor del perímetro. El borde rectangular en dorado y azul está un poco desteñido. El verso del fragmento continúa con los suras de 110 a 112: al-Nasr (La victoria), al-Masad (Las fibras retorcidas) y al-Ikhlas (La pureza de la fe), que hablan de la victoria como divina, la crueldad como autodestructiva y Dios como el único ser eterno. Surat al-Ikhlas aparece en la última parte del folio. El título se realizó en thuluth de gran tamaño con tinta blanca, y dice que el sura consiste en cuatro versículos y se reveló en Meca. Como con los otros dos títulos de capítulos en la página, el título aparece por encima de flores doradas y entrelazados de vides sobre un fondo de rojos y azules. Los otros dos títulos están escritos en rojo y delimitados en negro. La caligrafía utilizada para los versículos es masahif, una escritura cursiva que es más pequeña y menos rígida que la muhaqqaq. Su nombre, que significa códices o volúmenes, refleja su uso común para copiar el Corán. Masahif y otras escrituras remarcadas en cursiva, como naskh y muhaqqaq, son típicas de Coranes producidos en los siglos XIV y XV.

Versículos del Corán (4: 94-100, 100-105)

Este fragmento contiene los versículos de 94 a 100 del cuarto sura (capítulo) del Corán, al-Nisa' (Las mujeres). El sura aborda los problemas sociales que enfrenta la comunidad musulmana y la necesidad de establecer la ley y el orden por medio de la práctica comunitaria regulada. Trata en gran medida sobre las mujeres, los huérfanos, la herencia, el matrimonio y los derechos familiares. Estos versículos en particular recomiendan abandonar los lugares que sean hostiles para con el Islam y elogian a los creyentes que mantienen su fe en el exterior. El verso del fragmento incluye los versículos de 100 a 105 del mismo sura, que debaten los deberes religiosos en épocas de guerra y sugieren que, en esos casos, la oración se realice con vigilancia. Se realizaron en papel marrón en la escritura conocida como cúfica oriental. Entre los siglos X y XIII, la escritura cúfica sufrió algunas variaciones en las tierras orientales de Islam (Irak y Persia) que la diferenció de sus equivalentes occidentales. Muchas de las letras se prolongan en los puntos verticales, tienen ángulos afilados y se inclinan un poco, por lo que se conoce esta escritura como «cúfica inclinada». La elongación de las letras ocurrió al mismo tiempo que los Coranes comenzaron a producirse en formato vertical (en vez de horizontal, como se realizaban los primeros Coranes en cúfica y algunos occidentales) y la superficie de escritura cambió de vitela a papel. Los Coranes de la escritura cúfica oriental, como este fragmento, se realizaban en papel de un tono marrón mediano. Muchos Coranes escritos en cúfica oriental, como este ejemplo, muestran el sistema vocal completo inventado por al-Khalil b. Ahmad, el filólogo del siglo VIII, que estableció el estándar para la ortografía árabe de los siglos siguientes. A diferencia de los anteriores Coranes en cúfica, barras diagonales que representaban vocales comenzaron a reemplazar los puntos redondos. En este folio, casi no se notan los marcadores de versículos: consisten en pequeños círculos rojos con un centro simple y parece que se hubieran agregado más adelante.

Versículos poéticos en árabe y persa de autor anónimo

Este fragmento contiene un poema árabe de ocho versos en el panel central y versos poéticos persas en pequeños registros rectangulares ordenados alrededor del panel central y pegados sobre un fondo celeste. El poema árabe enfatiza la habilidad de Mahoma de interceder a favor de su comunidad en el Día del Juicio Final. Es una forma de alabanza o pedido dirigido al Profeta que se ve en numerosos paneles caligráficos con el fin de exhibirlo públicamente o incluirlo en álbumes de caligrafías. Se escribieron los versículos árabes y persas en nasta'liq, también conocido como ta'liq (en Turquía) y farsi (en tierras árabes). El término «nasta'liq», que es una combinación de naskh (cursiva) y ta'liq (colgante), hace referencia a una mezcla de las dos escrituras que, se estima, fueron el invento del calígrafo persa Mir 'Ali Tabrizi, en el siglo XIV. Es posible que este fragmento se haya producido en Persia en el siglo XVI. La hoja central de la caligrafía consta de un papel marrón rociado con fino polvo de oro y contiene cinco cuadrados rugosos de láminas de oro. Los paneles caligráficos están separados por líneas doradas delimitadas en negro, que forman marcos rectangulares para los versículos árabes. El panel central está enmarcado en un borde rosado con diseños florales en dorado, un borde celeste y diseños dorados de viñas doradas que entrelazan los 28 paneles de versículos persas. Estas hojas caligráficas están pegadas en un papel tostado laminado, que se decoró con flores, pájaros y plantas, en dorado.