15 de julio de 2011

Concierto en la Plaza de San Marcos, Venecia, Italia

Esta impresión fotocroma de la plaza San Marcos (Piazza San Marco) en Venecia es parte de "Vistas de la arquitectura y otros lugares de Italia" del catálogo de la Detroit Publishing Company (1905). La basílica que se exhibe aquí fue construida originalmente en 832, poco tiempo después de que se dijera que dos mercaderes venecianos trajeron los restos de San Marcos el Evangelista, santo patrono de Venecia, desde Alejandría, Egipto. La iglesia fue destruida en un incendio. Se reconstruyó a finales del siglo X y, de nuevo, en el siglo XI. En el lado derecho de la plaza puede verse la base del Campanile (o campanario) de ladrillo de 99 metros, que data del siglo XVI. La plaza era el principal lugar de reunión de la ciudad. En la edición de 1906 de Italy: Handbook for Travellers (Italia: manual para viajeros) de Baedeker indicaba: «La Plaza de San Marcos es el corazón de Venecia. Desde ella late vida nueva en todas las direcciones, a través de un intrincado sistema de calles y canales que vuelve al centro mismo. En las tardes de verano, se reúnen allí todos los que quieren disfrutar del aire libre. La escena es mucho más animada cuando toca la banda militar… y posee un encanto por sí misma. En invierno, la banda toca los mismos días… y la Piazza entonces se convierte en un paseo de moda».

Vía Roma, Nápoles, Italia

Esta impresión fotocroma de la Vía Roma en Nápoles es parte de "Vistas de la arquitectura y otros lugares de Italia" del catálogo de la Detroit Publishing Company (1905). La Vía Roma, que se extiende por más de dos kilómetros con dirección de sur a norte, es una de las principales arterias de la ciudad. Según la edición de 1909 de Italy from the Alps to Naples: Handbook for Travellers (Italia desde los Alpes hasta Nápoles: manual para viajeros) de Baedaker, «la ruidosa vida callejera de los napolitanos es pintoresca y entretenida . . . De la noche a la mañana las calles resuenan con el ruido de los vehículos, el chasquido de los látigos, los gritos de los conductores y las voces de los vendedores de comestibles y otros artículos». El centro histórico de Nápoles, que tiene arquitectura medieval, renacentista y barroca, se incluyó como Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1995.

Palacio Pitti, residencia real, Florencia, Italia

Esta impresión fotocroma del Palazzo Pitti en Florencia es parte de "Vistas de la arquitectura y otros lugares de Italia" del catálogo de la Detroit Publishing Company (1905). El palacio, al sur del río Arno, fue diseñado por el arquitecto renacentista Filippo Brunelleschi (1377–1466) alrededor de 1458 para Luca Pitti (1398-1472), amigo y sirviente de la familia Médici. Cuando Pitti murió, el palacio todavía no estaba terminado. En 1550, casi 80 años después de la muerte de Pitti, Eleonora de Toledo, la esposa del Gran Duque Cosimo I de’ Médici, compró el palacio, que se convirtió en residencia real en reemplazo del Palazzo Vecchio durante el reinado del hijo de Eleonora, Ferdinando I. El palacio sufrió numerosas renovaciones entre mediados del siglo XVI y el siglo XVII, a cargo, principalmente, de los arquitectos Bartolomeo Ammannati (1511–1592), Giulio Parigi (1571–1635) y Alfonso Parigi (1606–1656). Entre las atracciones turísticas del palacio hay museos y galerías, como la Galería Palatina dentro de los Jardines Boboli y el Museo de Arte Moderno.

Chateau des Comtes, Namur, Bélgica

Esta impresión fotocroma del Château des Comtes en Namur es parte de "Vistas de la arquitectura y otros lugares de Bélgica" del catálogo de la Detroit Publishing Company (1905). La ciudad de Namur, en el centro de Bélgica, aproximadamente a 65 kilómetros de Bruselas, es famosa por su historia militar y su rol clave en la defensa de Bélgica. La ciudad se fundó en un espolón rocoso, en la confluencia de los ríos Sambre y Mosa. La característica principal de la ciudad es la ciudadela de piedra que construyeron los merovingios en la Edad Media. La ciudadela se reconstruyó alrededor de 1230 durante el reinado de Luis IX (San Luis) de Francia (1214-1270). Dentro de la fortaleza se encuentra el Château des Comtes, que funcionó como residencia principal de los condes de Namur desde el siglo X hasta el XV. Como resultado de los numerosos sitios en el transcurso de sucesivas guerras europeas, en particular los que realizaron Luis XIV de Francia en 1692 y Guillermo III de Inglaterra en 1695, quedan pocos edificios históricos en Namur; la ciudadela sobrevivió y es un ícono de la ciudad.

Atlas portuláneo del mar Mediterráneo, Europa Occidental y la costa noroeste de África

Las cartas portuláneas comenzaron a utilizarse en barcos de vela en el mar Mediterráneo hacia finales del siglo XIII. Hechas para, y en muchos casos por, marinos; estas cartas náuticas se caracterizaban por un sistema de líneas loxodrómicas o líneas de rumbo que se intersectaban en todas las cartas y por la rosa de los vientos decorada que aparecía normalmente. Se ha atribuido el atlas de cinco cartas manuscritas a Juan Oliva: un miembro de la ilustre familia Oliva de cartógrafos catalanes, que comenzó a trabajar en Mallorca un poco antes de 1550. El atlas no fue compilado antes de 1590, o incluso en los primeros años del siglo XVII. Los mapas en el atlas son: 1. el Mediterráneo oriental, que incluye Grecia, las islas del Egeo, Creta, Chipre y el mar Negro; 2. el Mediterráneo central, que incluye Italia, Sicilia, Cerdeña, Córcega y Malta; 3. Europa occidental y las islas británicas, donde se muestran las costas de toda España, Portugal, Francia, los Países Bajos, Dinamarca, la costa suroeste de Escandinavia y las islas británicas; 4. el noroeste de África, incluyendo Madeira, las islas Canarias, las islas de Cabo Verde, y parte de Azores; y 5. un mapamundi dibujado en una proyección oval. En el mapamundi, Norteamérica, identificada como «terra florida» y «nova francia», está unida a Asia oriental. Varios de los mapas incluyen dibujos de barcos.

Mapa moderno y completo de todo el mundo

Oronce Fine (1494–1555), también conocido por su nombre en latín, Orontius Finaeus Delphinatus, nació en Briançon, Francia y estudió para médico en la Universidad de París. Fue designado a la cátedra de matemáticas en el Collège Royal de París en 1531 y, como muchos matemáticos de su tiempo, aplicó su conocimiento a la cartografía. Además de hacer mapas, Fine publicó una obra de varios volúmenes sobre matemáticas, astronomía e instrumentos astronómicos, y era experto en fortificaciones militares. Nova, et integra universi orbis descriptio de Fine (1531) es el mapa más antiguo que se conoce donde aparece el nombre Terra australis. Los antiguos geógrafos habían especulado sobre la existencia de un continente al sur y los exploradores europeos a menudo dieron por sentado que las nuevas tierras descubiertas en el hemisferio Sur (como Tierra del Fuego o Nueva Zelandia) eran extensiones de ese continente. La existencia de la Antártida no fue probada definitivamente hasta el siglo XIX. La Terra australis de Fine tiene un cierto parecido con la Antártida, pero es improbable que haya tenido conocimiento del continente más allá de las especulaciones de los antiguos geógrafos renacentistas.