15 de julio de 2011

El Arco de la Paz, Milán, Italia

Esta impresión fotocroma del Arco de la Paz (Arco della Pace) en Milán es parte de "Vistas de la arquitectura y otros lugares de Italia" del catálogo de la Detroit Publishing Company (1905). Esta estructura de mármol de 23 metros se encuentra en la Piazza Sempione, en un extremo de la Ruta de Simplon, la ruta estratégica a través de los Alpes que tomó Napoleón I cuando invadió el norte de Italia en 1800. Napoleón encargó más tarde el arco para conmemorar sus victorias. La construcción comenzó en 1806 bajo la dirección del arquitecto Luigi Cagnola (1762–1833), pero la obra no se concluyó durante el gobierno de Napoleón. En 1826, el emperador Francisco José I de Austria ordenó que se terminara el arco y lo dedicó a la paz restaurada en 1815, cuando derrotaron y depusieron del poder a Napoleón. La construcción se terminó en 1838 bajo la dirección del arquitecto Francesco Peverelli (1789–1854), que se hizo cargo de la obra después de la muerte de Cagnola. La estructura neoclásica tiene tres arcadas y cuatro columnas corintias de mármol, con gran cantidad de esculturas de Pompeo Marchesi (1790–1858). En la parte superior, el arco está cubierto por varias piezas de bronce, que incluyen dos figuras a caballo en las dos esquinas, y el Sestiga della Pace: una escultura de un carruaje tirado por seis caballos que realizó Abbondio Sangiorgio (1798-1879).

Templo de Vesta, Roma, Italia

Esta impresión fotocroma del Templo de Vesta en Roma es parte de "Vistas de la arquitectura y otros lugares de Italia" del catálogo de la Detroit Publishing Company (1905). El templo está dedicado a Vesta (Hestia, según la mitología griega), la diosa del hogar. Situado en el lado oriental del Foro Romano, el templo original fue construido alrededor del siglo III a. C. con cañas y techo de paja, al estilo de muchas viviendas latinas de la época. Debido a su propensión a los incendios, se reconstruyó el templo alrededor del siglo III d. C. El templo es una estructura cilíndrica con una columnata de pilares y una simple cúpula baja cubierta de metal. Las guardianas del templo (las seis vírgenes vestales o sacerdotisas) mantenían el fuego sagrado que, se decía, representaba la resistencia y fortaleza del Estado romano. En el templo también estaba el Paladio, la estatua de madera protectora de la diosa Minerva (Atenea, según la mitología griega), que trajo Eneas desde Troya donde, se dice, había protegido a la ciudad durante la Guerra de Troya. El arqueólogo italiano Rodolfo Lanciani realizó excavaciones e identificó el templo en 1877 (1845–1929).

Interior del Coliseo, Roma, Italia

Esta impresión fotocroma del interior del Coliseo es parte de "Vistas de la arquitectura y otros lugares de Italia" del catálogo de la Detroit Publishing Company (1905). Entre 64 y 68 d. C. el emperador Nerón construyó un extravagante palacio en el centro de Roma. Después de su muerte, su sucesor, Vespasiano (Titus Flavius Vespasianus), hizo construir un anfiteatro en el lugar del lago dentro el palacio de Nerón. La construcción comenzó alrededor de 70 d. C. y se terminó alrededor de 82 d. C. bajo el mandato de Tito, hijo de Vespasiano. La estructura consta de tres niveles de arcadas en donde se alternan columnas de estilo dórico, jónico y corintio. Forma una elipse que mide aproximadamente 190 metros de largo, 155 metros de ancho, y 50 metros de altura. Las gradas tenían capacidad para aproximadamente 50 000 espectadores que rodeaban un escenario de forma ovalada, la arena, que constituía el espacio de lucha. Aquí, los gladiadores (en general esclavos, criminales, prisioneros u otros individuos que habían perdido sus derechos como ciudadanos) luchaban a muerte. El término «arena» viene de la palabra latina para arena, que se esparcía en el escenario para absorber la sangre de los luchadores. Debajo del escenario había un enorme complejo que incluía túneles y jaulas para animales. Las trampillas en el escenario se usaban para añadir sorpresa al espectáculo. El Coliseo constituyó un centro de entretenimiento romano por casi 500 años.

Vista del Foro, Roma, Italia

Esta impresión fotocroma del Foro romano es parte de "Vistas de la arquitectura y otros sitios en Italia" del catálogo de la Detroit Publishing Company (1905). Ubicado entre el monte Palatino y el Capitolino, el Foro era el nexo de la vida política, comercial y social en la antigua Roma. Tenía un mercado, templos, una sede del senado y tribunales de justicia. A la izquierda, en el extremo oeste del Foro, están las enormes ruinas del Templo de Saturno: el templo más antiguo del Foro, dedicado al dios romano de la agricultura. El templo se consagró en el 498 a. C., los galos lo incendiaron a comienzos del siglo IV d.C. y fue reconstruido en el 42 a. C. bajo el mandato de Lucius Munatius Plancus (circa 87 a. C.-15 a. C.). Una inscripción en el templo dice: «El Senado romano y el pueblo reconstruyeron lo que el fuego había consumido».

El Puente de los Suspiros, Venecia, Italia

Esta impresión fotocroma del Puente de los Suspiros (Ponte dei Sospiri) en Venecia pertenece a "Vistas de la arquitectura y otros lugares de Italia" del catálogo de la Detroit Publishing Company (1905). El puente, de piedra caliza y con dos ventanas con rejas de piedra, tiene 11 metros de ancho y fue construido entre 1595 y 1600 por Antonio Contino (1566–1600). Admirado por su arquitectura decorativa del Renacimiento italiano, el puente conecta las salas de interrogatorio y la prisión en el Palazzo Ducale con la prisión más reciente, el Palazzo delle Prigioni, que se encuentra cruzando el Rio di Palazzo. El nombre del puente fue acuñado en el siglo XVII, cuando se decía que los convictos en camino a prisión suspiraban con nostalgia al mirar Venecia por última vez. El nombre se popularizó en el siglo XIX gracias a «Childe Harold's Pilgrimage» (Las peregrinaciones de Childe Harold) del poeta inglés Lord Byron, donde se encuentran estos versos: «Me detuve en Venecia, en el Puente de los Suspiros. Un palacio y una prisión en cada mano».

Alimentando a las palomas en la plaza San Marcos, Venecia, Italia

Esta impresión fotocroma de la plaza San Marcos (Piazza San Marco) en Venecia es parte de "Vistas de la arquitectura y otros lugares de Italia" del catálogo de la Detroit Publishing Company (1905). La plaza, o piazza, está rodeada por la Basílica de San Marcos, el Palacio Ducal de mármol, la procuraduría y la biblioteca de San Marcos. La basílica que se muestra aquí fue construida por primera vez en 832, poco tiempo después de que se dijera que los restos de San Marcos el Evangelista, santo patrono de Venecia, habían sido traídos desde Alejandría, Egipto, por dos mercaderes venecianos. La iglesia fue destruida en un incendio. Se reconstruyó a finales del siglo X y, de nuevo, en el siglo XI. El exterior de la iglesia tiene decoraciones elaboradas de caballos dorados de bronce que datan del siglo XIII, gran cantidad de arcos y cúpulas, esculturas de mármol y mosaicos bizantinos. A la izquierda se ve la torre de reloj, en estilo renacentista, que data del siglo XV. Los tres enormes mástiles de bronce que enarbolan la bandera del Reino de Italia y los colores de San Marcos se remontan al 1505 y son la creación del escultor y arquitecto italiano Alessandro Leopardi (1482–1522). En la edición de 1906 de Italy: Handbook for Travellers (Italia: manual para viajeros) de Baedeker se informaba a los lectores: «Una gran bandada de palomas anima la Piazza. De acuerdo con una tradición antigua, se soltaron las palomas desde el vestíbulo de San Marcos el Domingo de Ramos, y éstas anidaron en los rincones y las grietas de los edificios circundantes... Al atardecer se posan en grandes cantidades bajo los arcos de San Marcos. En varios puestos de la Piazza se pueden comprar granos y semillas para las palomas».