10 de febrero de 2011

Rúbricas del primer libro de Lactancio Firmiano sobre los divinos institutos contra los paganos empieza ...

Este trabajo muy raro de Lucio Cecilio Firmiano Lactancio es uno de los primeros libros impresos en Italia y el primer sello italiano con fecha. Fue producido por los tipógrafos alemanes Conrad Sweynheym y Arnold Pannartz, quienes establecieron una imprenta en 1465 en la abadía benedictina de Subiaco, cerca de Roma. De acuerdo con el colofón, el libro se completó "en el año de nuestro Señor 1465, en el segundo año del papado de Pablo II, la indicción trece y el último día menos dos del mes de octubre. En el venerable monasterio de Subiaco. "Sweynheym y Pannartz se trasladaron a Roma en 1467 y en 1475 habían impreso 50 libros, incluyendo obras de los padres de la Iglesia y los autores romanos clásicos. Este volumen contiene los siete libros del trabajo más importante de Lactancio, Divinarum institutionum libri VII (Las divinas instituciones) y dos pequeñas obras del mismo autor. Nacido en África del Norte en el tercer siglo d. de C., Lactancio fue un profesor de retórica, quien, después de su conversión, escribió obras según los modelos clásicos que explicaron el cristianismo de manera tal que pretendía atraer a los romanos educados que aun practicaban las religiones tradicionales de su imperio. Escrito entre 303 y 311, Divinarum institutionum argumenta la inutilidad de las creencias paganas y la lógica y la verdad del cristianismo. El comienzo del volumen contiene una tabla de nueve comentarios explicativos, que introducen los textos que siguen. A lo largo de la mayor parte del libro, las primeras letras de los párrafos son en rojo o azul, y el comienzo de los capítulos se escriben a mano en rojo. Las letras mayúsculas iniciales iluminadas con una hoja de oro abren cada uno de los nueve libros de la obra. El volumen fue encuadernado en cuero rojo de Marruecos con funda de oro a mitad del siglo XIX.

Declaración de diseño para el palacio real de Caserta a su Santa Majestad Real Carlo, rey de las dos Sicilias y de Jerusalén. Infante de España, duque de Parma y Piacenza, Gran Príncipe hereditario de Toscana y de la reina María Amalia de Sajonia

Luigi Vanvitelli (1700–73) fue un arquitecto e ingeniero italiano, hijo del pintor flamenco Caspar van Wittel. Vanvitelli se había capacitado en Roma con el arquitecto Niccolo Salvi,y diseñó iglesias y otras estructuras en Roma y en Ancona, en el centro-este de Italia. Recibió un encargo en 1751 para construir un nuevo palacio real en Caserta, justo al norte de Nápoles para Carlos VII, el rey Borbón de Nápoles y Sicilia. La construcción de este magnífico edificio comenzó en 1752. Fue uno de los edificios más grandes erigidos en Europa en el siglo XVIII y ahora es patrimonio de la humanidad de la UNESCO. Dichiarazione dei disegni del Reale Palazzo di Caserta (Declaración de diseño para el palacio real de Caserta)contiene los diseños de Vanvitelli para el palacio, grabados de Carlo Nolli, Nicola Orazi y Rocco Pozzi. Todos los grabados están firmados por Vanvitelli. La viñeta de Vanvitelli en el frontispicio es de Pozzi; los dos títulos son de Filippo Morghen y Pozzi. El papel utilizado para producir el libro fue facilitado por Giuseppe Vettori di Camerino, fabricante de papel en Pioraco, cerca de Ancona.

Carta náutica de la cuenca del Mediterráneo

Esta carta náutica portulana, de origen catalán, ilustra las áreas costeras del mar Mediterráneo con riqueza de detalle: topónimos de las áreas habitadas independientemente de las divisiones políticas territoriales. Las cartas náuticas comenzaron a ser usadas en barcos de vela en el Mediterráneo hacia el final del siglo XIII, coincidiendo con una actividad marinera y de exploración más amplia. Estas cartas complementaron las instrucciones escritas, o portulanos, que habían sido utilizados durante varios siglos y que, por lo tanto, eran llamadas cartas portulanas. Los principales centros de producción de estas cartas fueron España y el norte de Italia. La Carta nautica del bacino del Mediterraneo (Carta náutica de la cuenca del Mediterráneo), único en su tipo entre los archivos y bibliotecas de Cerdeña, es un testimonio de la cultura y de las relaciones comerciales que existieron entre Cataluña y Cerdeña en el siglo XVI. Originalmente trazado en una sola hoja de papel, el mapa fue dividido en cuatro partes que se encuadernaron en dos volúmenes. La cuarta parte del documento no ha sobrevivido. La carta se atribuye al taller de Mateus Prunes (1532–1594), un destacado miembro de una familia de cartógrafos que vivió y trabajó en la isla de Mallorca desde principios del siglo XVI hasta finales del siglo XVII.

Obras de Galileo Galilei, Parte 2, Volumen 13, Flotadores: Fragmentos y primer borrador relacionado con el tratado "De las cosas que flotan sobre el agua"

Este trabajo fragmentario trata sobre estudios anteriores realizados por el científico, filósofo y matemático italiano Galileo Galilei (1564–1642) sobre el matemático y físico griego Arquímedes de Siracusa (alrededor de 287 a. C.–circa 212 a. C.). Este estudio contiene notas sobre las teorías de flotabilidad y flotación, que Galileo luego recogió de manera más coherente en su Tratado Discorso… intorno alle cose che stanno in sù l’acqua (discurso sobre cuerpos flotantes), publicado en Florencia en 1612. Al igual que con su trabajo más destacado sobre astronomía, Sidereus Nuncius (Mensajero sideral), la obra de Galileo suscitó controversias por sus opiniones sobre la causalidad científica y su relación con el método de Aristóteles. Dos académicos de Pisa, Arturo Pannocchieschi d'Elci y Giorgio Coresio, publicaron tratados, luego en 1612, criticando el trabajo de Galileo.

Obras de Galileo Galilei, Parte 3, Volumen 15, Astronomía: El Ensayador

Il saggiatore (El Ensayador) de Galileo Galilei (1564–1642) es el trabajo final y más importante de la polémica sobre las características de los cometas en la que participó el científico y matemático italiano en los años 1618–23. Tres cometas aparecieron en el cielo sobre Europa en 1618, que dio lugar a un debate sobre la naturaleza de estos cuerpos celestes. En 1619, el sacerdote jesuita Orazio Grassi publicó un tratado bajo un seudónimo sobre los cometas. La interpretación de Grassi, fue luego criticada en el Discorso delle comete (Discurso sobre cometas), una obra publicada por Mario Guiducci pero atribuida a Galileo. Il saggiatore está dirigida a Virginio Cesarini, un joven que había oído la conferencia de Galileo en Roma. Tomando la polémica de Grassi sobre la naturaleza de los cuerpos celestes como punto de partida, Galileo establece un enfoque científico general sobre la investigación de fenómenos celestes, con lo que realiza una defensa indirecta de la teoría copernicana, heliocéntrica, contra el sistema geocéntrico de Ptolomeo. Galileo argumentó que el libro de la naturaleza fue escrito en términos matemáticos y tan sólo podría ser descifrado por aquellos que conocían sobre matemática. Il saggiatore fue publicado en Roma en 1623 bajo los auspicios de la Academia Linceana y dedicado al Papa Urbano VIII. La edición romana fue confiada a Tommaso Stigliani, que hizo un trabajo deficiente, que resultó en numerosos errores tipográficos. Todas las copias de la primera edición de Il saggiatore, por tanto, tienen las correcciones necesarias para dar al texto el significado original de Galileo. Esta copia muestra notas marginales escritas a mano por el propio Galileo.

Ejercicios filosóficos de Antonio Rocco

En Esercitazioni filosofiche (Ejercicios filosóficos), publicado en 1633 y dedicado al Papa Urbano VIII, el sacerdote italiano y maestro de filosofía Antonio Rocco (1586–1653), presentó varias teorías de Aristóteles que pretendían desafiar el nuevo método científico de Galileo Galilei (1564–1642). Un partidario autoproclamado de la escuela peripatética de filosofía, Rocco denunció la ciencia basada en la evidencia de Galileo y abogó por la adhesión del enfoque aristotélico de la derivación de verdades científicas a partir de principios generales. El libro de Rocco fue una agresión directa al Dialogo sopra i massimi sistemi del mondo de Galileo (Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo), publicado en 1632. Galileo ya había sido denunciado por la Inquisición por enseñar la visión copernicana del sistema solar, que situaba al sol, en lugar de la Tierra en el centro del universo, y prudentemente escogió no comprometerse publicando un nuevo material para rebatir a Rocco. En su lugar, escribió una apasionada defensa de sus argumentos directamente en esta copia, mediante numerosas notas marginales y anotaciones en documentos que se agregan al volumen impreso.