10 de febrero de 2011

Hombre pescando en Blue Springs

Esta fotografía sin fecha de Blue Springs en el condado de Marion, Florida, captura la tranquilidad que ofrecían los manantiales de Florida antes de que el rápido desarrollo de centros urbanos en el centro de Florida alterara el paisaje. El Condado de Marion fue sede de una agencia militar del Gobierno de Estados Unidos establecida en 1825 para supervisar a los Seminolas desplazados. Los colonos blancos comenzaron a moverse en el área desde principios hasta mediados del siglo XIX para aprovechar las abundantes tierras de labranza y los numerosos manantiales de agua dulce y ríos alimentados de manantiales. Alrededor de los manantiales se formaron puestos comerciales y comunidades, incluyendo lo que se convertiría más tarde en ciudades como Belleview, Dunnellon y la finalmente capital del condado, Ocala, nombrada así por un asentamiento de Timucuanos. Esta imagen de un hombre pescando con una caña cerca de una cabaña rudimentaria captura un idílico escenario de los comienzos de la vida en Florida centrada en sus manantiales.

Lucreaty Clark tejiendo un cesto de roble blanco

Lucreaty J. Clark nació en 1904 en Lamont, Florida. Continuó con el arte de la cestería de roble blanco, que aprendió de su madre y padre. Sus padres originalmente hacían estas resistentes cestas para uso en la finca donde vivieron y trabajaron en el norte de Florida, una zona donde abundan los robles blancos. Las cestas se utilizaban para colocar algodón y transportar vegetales. Antes de realizar cestas, Clark seleccionaba un árbol del tamaño correcto y, una vez cortado, dividía el tronco en tiras delgadas. Estas divisiones de roble blanco son naturalmente plegables y no requieren remojo para que sean más suaves, como otras maderas. Clark tejía la canasta desde abajo hacia arriba, sin un plano o mediciones formales, y terminaba con el borde. Clark murió en 1986, pero su nieto, Alphonso Jennings continuó la tradición familiar de la cestería de roble blanco. Esta imagen del archivo de vida folclórica de Florida registra esta forma única de arte folclórico del sudeste de Estados Unidos.

Baile de niños de 5to grado de la escuela White Springs

Esta fotografía de niños bailando pertenece al Festival folklórico de Florida de 1959. El festival se llevó a cabo por primera vez en 1953, en el predio del Stephen Foster Memorial a lo largo de las orillas del río Suwanee en White Springs. El Suwannee servía de límite entre los Timucuanos y los Apalaches, y los pueblos Seminolas y Miccosukee consideraban la zona como un área especial. Varios pueblos indígenas de Estados Unidos consideraban que los manantiales tenían poderes curativos. Los colonos, que comenzaron a llegar en la zona en la década de 1830, también apoyaban la idea de tomar el agua y el turismo fue desarrollado para los viajeros que buscaban cura para diversas enfermedades. La ciudad también basó su riqueza en el algodón y la madera. El Festival folklórico de Florida es uno de los festivales más antiguos y más grande en Estados Unidos y festeja el arte y la artesanía de todos los floridanos.

Cubano refugiado rompe en lágrimas a su llegada en Key West, Florida de Mariel, Cuba durante el éxodo del Mariel

El éxodo del Mariel fue un éxodo masivo de cubanos desde el puerto de Mariel en la isla de Cuba a Florida entre abril y noviembre de 1980. Las salidas en barco estaban permitidas por el Gobierno de Castro después de varios años de mejora de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos bajo el mandato del presidente Jimmy Carter, un período que coincidió con una grave recesión en la economía cubana. Quizás alrededor de 125,000 cubanos hicieron el viaje a Florida en embarcaciones atestadas de diferentes tamaños y navegabilidad. La opinión política en Estados Unidos comenzó a volverse contra Carter después de que los informes de prensa revelaban que delincuentes condenados y recientemente liberados y enfermos mentales estaban entre los que solicitaban asilo. Esta imagen, del fotógrafo y bombero Dale M. McDonald, muestra las emociones abrumadoras de un refugiado al llegar sano y salvo a Key West desde Cuba.

Golfistas en el Hotel Biltmore de Miami

El Hotel Biltmore, construido en 1925, es una gran estructura de estilo español con una torre modelada según la torre Giralda de la Catedral de Sevilla. Construida en 19,8 acres (8 hectáreas), el hotel presentó interiores opulentos, patios, un club de campo, sinuosos canales, jardines formales y un campo de golf. Construido por George Merrick, el desarrollador de la parte de Coral Gables de Miami, con John McEntee Bowman, diseños de Leonard Schultze y S. Fullerton Weaver, el hotel pronto se convirtió en un centro vacacional de moda de invierno. Rodeado por su campo de golf de primera categoría y con la piscina más grande del mundo, el Biltmore fue una atracción para turistas ricos, celebridades y líderes políticos de todo el mundo. El duque y la duquesa de Windsor, el Presidente Franklin D. Roosevelt, Ginger Rogers, Judy Garland, Bing Crosby y Al Capone fueron todos invitados frecuentes. El hotel ha contribuido en gran parte al auge del turismo en el sur de Florida en las primeras décadas del siglo XX. Esta imagen de 1927 muestra golfistas en el putting green junto al enorme hotel.

Marinero: al que se agrega, El mundo es un escenario; Sorprendente Abraham Newland; El regreso del marinero

Robert Burns (1759-96) es famoso por sus poemas y canciones que reflejan la herencia cultural de Escocia. Nació en Alloway, Ayrshire, Escocia, el primero de siete hijos de William Burnes, un arrendatario agrícola y su esposa Agnes Broun. Burns recibió una escasa educación formal, pero leía literatura inglesa y absorbió las canciones y cuentos tradicionales del folklore escocés, en su mayoría en forma oral, de su medio ambiente rural. Comenzó a componer canciones en 1774, y publicó su primer libro, Poemas, principalmente en dialecto escocés, en 1786. La obra fue un éxito y sus poemas en escocés y en inglés, sobre una variedad de temas, establecieron la amplia aceptación de Burns. Mientras que Burns construía su reputación literaria, trabajaba como agricultor y en 1788 fue designado como oficial de aduanas en Ellisland. Pasó los últimos 12 años de su vida coleccionando y editando canciones tradicionales de folklore escocés para colecciones que incluyen El Museo Musical Escocés y Una colección selecta de aires escoceses [sic] originales para la voz. Burns contribuyó con cientos de canciones escocesas para estas antologías, en ocasiones volvía a escribir letras tradicionales colocándoles nueva música o bien música revisada. Las obras de Burns fueron ampliamente distribuidas en Escocia y otros lugares, en los chapbooks. Estos pequeños y baratos cuadernillos de 8 páginas estaban ilustrados, generalmente, con xilografías e impresos en papel revestido. Los Chapbooks (llamados guirnaldas si incluían canciones) eran una forma popular de entretenimiento en el siglo XVIII y principios del siglo XIX y la principal manera en que las personas comunes tenían contacto con las canciones y la poesía. Los "chapmen" distribuían los libros en sus viajes y los vendían en mercados o en áreas rurales de puerta en puerta. Los chapbooks generalmente incluían poemas de más de un autor y los autores no eran identificados.